Que­da al me­nos un Vi­deo­cen­tro en el Va­lle de Mé­xi­co.

○ Una fa­mi­lia vive de las ren­tas, aun­que no sa­be por cuán­to tiem­po.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Al­do Ra­fael Gu­tié­rrez

Al pa­re­cer, el tiem­po se de­tu­vo en la dé­ca­da de los no­ven­ta en la co­lo­nia Vi­ve­ros del Va­lle, en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de la ca­pi­tal del país. El as­pec­to de sus al­re­de­do­res lu­ce de la mis­ma for­ma co­mo lo ha­cía la Ciu­dad de Mé­xi­co ha­ce al­gu­nas dé­ca­das: hay za­pa­te­rías, fe­rre­te­rías y tien­das de aba­rro­tes lo­ca­les, o en otras pa­la­bras, no hay un so­lo OXXO a la vis­ta.

En una de las ac­ce­so­rias de la ave­ni­da Vi­ve­ros de la Ha­cien­da, en el nú­me­ro 50 de es­ta vía en el mu­ni­ci­pio de Tlal­ne­pantla, per­ma­ne­ce vi­vo el úl­ti­mo ras­tro de una épo­ca que pla­ta­for­mas co­mo Net­flix ayu­da­ron a en­te­rrar y que, sin em­bar­go, se re­sis­te a mo­rir: uno de los úl­ti­mos Vi­deo­cen­tros del Va­lle de Mé­xi­co que con­ti­núa abier­to.

Po­co des­pués del me­dio­día, se le­van­tan las cor­ti­nas pa­ra vol­ver atrás al me­nos dos dé­ca­das. Daniel Ramírez Ro­sas abre su lo­cal, he­ren­cia de su pa­pá y que atien­de jun­to a su ma­dre Inés, pa­ra se­guir ofre­cien­do al­re­de­dor de cin­co mil tí­tu­los de pe­lí­cu­las pa­ra quie­nes no con­si­de­ra clien­tes, sino fa­mi­lia.

“El con­ven­ci­mien­to a nues­tra clien­te­la es lo prin­ci­pal, dar­le lo que ne­ce­si­ta, no ha­cer­lo sen­tir que es un clien­te más; aquí lo que tra­ta­mos de ha­cer es que el clien­te sea nues­tra amis­tad, que sea par­te de nues­tra fa­mi­lia”, res­pon­de con se­gu­ri­dad el pro­pie­ta­rio de una de las úl­ti­mas con­ce­sio­nes de es­ta ex­tin­ta em­pre­sa.

Aho­ra prin­ci­pal­men­te en el re­cuer­do, Vi­deo­cen­tro fue pro­pie­dad de Vi­deo­vi­sa, sub­si­dia­ria de Te­le­vi­sa.

Es­ta ca­de­na ini­ció a prin­ci­pios de los ochen­ta y fue con­si­de­ra­da un re­fe­ren­te en los vi­deo­clubs. Su mo­de­lo de ne­go­cio ra­di­có en la ven­ta de fran­qui­cias que lle­ga­ron a cos­tar en­tre 20 mil y 250 mil dó­la­res. En su me­jor mo­men­to, Vi­deo­cen­tro tu­vo mil 100 tien­das en el país, sin em­bar­go, la pi­ra­te­ría y la com­pe­ten­cia di­rec­ta con Block­bus­ter, que ofre­cía un ma­yor ca­tá­lo­go de pe­lí­cu­las, ter­mi­na­ron se­pul­tan­do a la em­pre­sa que se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta en 1999.

Pe­se a las de­man­das que la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Tien­das de Vi­deo y En­tre­te­ni­mien­to em­pren­dió en 2001 en con­tra de Vi­deo­vi­sa por da­ños y per­jui­cios oca­sio­na­dos a con­se­cuen­cia del cie­rre de sus puer­tas, que afec­tó a to­dos los so­cios, lo más que pu­die­ron ob­te­ner fue el nom­bre y los lo­go­ti­pos.

“Es­ta fran­qui­cia se ad­qui­rió to­tal­men­te con los de­re­chos, la­men­ta­ble­men­te se fue a la quie­bra Vi­deo­vi­sa y mu­chos vi­deo­clubs se fue­ron des­apa­re­cien­do”, re­cor­dó Daniel. “No­so­tros con­ser­va­mos de­di­ca­da­men­te el nom­bre de Vi­deo­cen­tro, que es nues­tra luz de ca­da día”.

Fran­qui­cia­ta­rios co­mo la fa­mi­lia Ramírez Ro­sas han man­te­ni­do el ne­go­cio, en la me­di­da de lo po­si­ble, des­de ha­ce 22 años, aun­que por es­pa­cio y las al­tas ren­tas, tu­vie­ron que mu­dar­se de su pri­mer lo­cal y se es­ta­ble­cie­ron en uno más pe­que­ño.

“Aquí los es­tre­nos se ren­tan por 24 ho­ras y los tí­tu­los que ya se ma­ne­jan por ca­tá­lo­go son por cua­tro días, aun­que hay pro­mo­cio­nes que pue­den ser por cin­co no­ches, de­pen­dien­do el día de la se­ma­na.” ex­pli­có Daniel.

En el ac­tual Vi­deo­cen­tro se sa­cri­fi­ca­ron anaque­les y so­lo se pu­do ex­hi­bir una par­te de su ca­tá­lo­go. Aho­ra lu­ce co­mo una tien­da hí­bri­da que ade­más de ofre­cer pe­lí­cu­las, pla­ye­ras y otros sou­ve­nirs, tam­bién ven­de pa­le­tas de hie­lo y be­bi­das. “El re­fres­co real­men­te no nos de­ja na­da, lo te­ne­mos na­da más así por ‘hob­bie’”, co­men­tó Inés Ro­sas Cár­de­nas, due­ña ori­gi­nal del Vi­deo­cen­tro.

Dos hi­jos y el gus­to por los gé­ne­ros de ac­ción y te­rror fue lo que mo­ti­vó a Jo­sé As­cen­ción Al­ber­to Ramírez Yá­ñez a fun­dar su vi­deo­club en no­viem­bre de 1996. El ne­go­cio lo aten­dió des­de su aper­tu­ra has­ta el día de su muer­te ha­ce cua­tro años.

Sin em­bar­go, el hom­bre he­re­dó más que una fran­qui­cia a sus hi­jos: el gus­to por el ci­ne y la aten­ción a los clien­tes. Al­ber­to, el ma­yor de sus hi­jos, es un fa­ná­ti­co de las pe­lí­cu­las de Tin Tan, mien­tras que Daniel, unos años me­nor, es un co­no­ce­dor de ca­si to­dos los gé­ne­ros, lo que le per­mi­te acer­car­se a los clien­tes a tra­vés de las re­co­men­da­cio­nes que ha­ce pues, ase­gu­ra, no los en­ga­ña­rá con la ca­li­dad de la cin­ta e in­clu­so re­pro­du­ce un trái­ler de la pe­lí­cu­la en You­Tu­be pa­ra lle­nar el gus­to del sus­crip­tor.

“Es­te sue­ño lo fun­dó mi pa­pá, Al­ber­to. Ini­ció co­mo Vi­deo­cen­tro y así va a pro­ce­der to­dos los años, to­dos los que du­re­mos. Nos po­dría ayu­dar un po­co el ca­tá­lo­go, pe­ro ya es­tá sien­do ca­da vez más di­fí­cil man­te­ner­nos, pe­ro no nos que­da más que lu­char, aho­ri­ta, es­tos 22 años y los que ven­gan” di­jo Daniel.

La fa­mi­lia se ha adap­ta­do a los nue­vos for­ma­tos y han mi­gra­do del VHS al DVD y pos­te­rior­men­te al Blu-Ray. Sus 3 mil 963 so­cios los mo­ti­van pa­ra man­te­ner abier­to el Vi­deo­cen­tro.

“Tal vez me es­toy afe­rran­do a un ne­go­cio que ya no nos da la eco­no­mía co­mo qui­sié­ra­mos, pe­ro me pon­go a pen­sar y di­go: “mi ma­ri­dol ini­ció el ne­go­cio y es­tu­vi­mos con­ten­tos, pe­ro cuan­do él fa­lle­ció las co­sas cam­bia­ron mu­cho; cuan­do se va la per­so­na que uno quie­re ya na­da es igual”, con­fie­sa Inés con la voz en­tre­cor­ta­da y los ojos con­te­nien­do las lá­gri­mas.

“La ver­dad las per­so­nas que vie­nen a ren­tar son nues­tros ami­gos, aquí es al­go fa­mi­liar, por eso nos sen­ti­mos así, or­gu­llo­sos de la gen­te que to­da­vía vie­ne”, agre­gó. “Yo le di­go a mis hi­jos que has­ta don­de se pue­da va­mos a es­tar aquí. Ya cuan­do no se pue­da, ni mo­do... al­gún día nos te­ne­mos que ir”.

A los 17 años, “Via” Mia Co­le­man can­ta­ba en Ame­ri­can Idol, unos años des­pués era co­ris­ta del ra­pe­ro An­der­son .Paak y, a los 28 años, to­da­vía bus­ca su gran opor­tu­ni­dad. Cuan­do en el ve­rano de 2017 lan­zó su pri­mer sen­ci­llo, ‘Lie’, ba­jo el nom­bre de Viaa pa­ra so­bre­sa­lir con la “a” adi­cio­nal, Co­le­man se las vio ne­gras pa­ra abrir­se ca­mino. ‘Lie’ tie­ne unas 60 mil re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify, dán­do­le su­fi­cien­te pa­ra, di­ga­mos, un par de co­mi­das y un ju­gue­te pa­ra su pug ne­gro, Rex. Pa­ra su suer­te, ase­gu­ra, la es­cu­chó la eje­cu­ti­va de Spo­tify Tech­no­logy SA An­gie Ro­me­ro, a quien le gus­tó lo que oyó.

Ro­me­ro re­fi­rió a Co­le­man pa­ra un nue­vo pro­gra­ma de la com­pa­ñía que per­mi­te que un pu­ña­do de can­tan­tes suban su música di­rec­ta­men­te a Spo­tify. El ser­vi­cio pro­mue­ve a es­tos mú­si­cos en­tre sus 191 mi­llo­nes de es­cu­chas co­mo lo ha­ría con ar­tis­tas de gran­des dis­que­ras por­que, sin de­cir­lo tal cual, Spo­tify ac­túa co­mo una de ellas. Aho­ra, Co­le­man tie­ne re­la­ción di­rec­ta con el ser­vi­cio prin­ci­pal de música por strea­ming y, sin un in­ter­me­dia­rio, ga­na más re­ga­lías. La pri­me­ra can­ción que lan­zó ahí, ‘Run Around’, ha si­do por mu­cho su ma­yor éxi­to has­ta aho­ra con más de un mi­llón de re­pro­duc­cio­nes a un año de su lan­za­mien­to y dán­do­le unos 2 mil dó­la­res, se­gún la can­ti­dad de streams pu­bli­ca­da en el blog de in­dus­tria Tri­chor­dist. “Pa­ra mí to­do es po­si­ti­vo”, dice en­tre sor­bos en un ca­fé de Hollywood. “Ten­go con­trol to­tal. Ten­go más di­ne­ro. Eli­jo có­mo me ca­ta­lo­go”.

Es­te es el plan de Spo­tify pa­ra re­for­mar la ima­gen de la in­dus­tria mu­si­cal. Du­ran­te dé­ca­das, los ar­tis­tas de­pen­dían de dis­que­ras pa­ra sa­lir en la ra­dio y te­le­vi­sión y ven­der ál­bu­mes. Pe­ro aho­ra que el strea­ming re­pre­sen­ta 75 por cien­to del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, el más gran­de del mun­do, Spo­tify apues­ta que eso pue­de cam­biar. La com­pa­ñía, que se ne­gó a co­men­tar pa­ra es­ta his­to­ria, ayu­da a ar­tis­tas a lan­zar música por su cuen­ta, pre­sen­tar can­cio­nes pa­ra play­lists po­pu­la­res, lle­var re­gis­tro de sus re­ga­lías y pro­mo­ver con­cier­tos. “El vie­jo mo­de­lo fa­vo­re­cía a cier­tos guar­dia­nes”, es­cri­bió el di­rec­tor ge­ne­ral Daniel Ek en una car­ta a los in­ver­so­res ha­ce unos me­ses. “Hoy en día, los ar­tis­tas pue­den pro­du­cir y lan­zar su pro­pia música”.

Un año des­pués, otros par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma se han he­cho car­go ellos mis­mos de gran par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des de las dis­que­ras. No­na­me, una ra­pe­ra y poe­ta de Chica­go, sa­lió en la por­ta­da de la re­vis­ta Fa­der y en The La­te Show con Step­hen Col­bert. El agen­te del DJ hai­tiano Mi­chael Brun lo­gró in­cluir­lo en los fes­ti­va­les de música Coa­che­lla y Ul­tra sin una dis­que­ra. El trío de rock neo­yor­quino VHS Co­llec­tion ga­na en­tre 10 mil y 15 mil dó­la­res al mes de dos EP, su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar la gra­ba­ción de su pri­mer ál­bum y pró­xi­ma gi­ra, se­gún el gui­ta­rris­ta Co­nor Cook. “Spo­tify es có­mo cons­trui­mos to­dos nues­tro ne­go­cio”, afir­ma, cal­cu­lan­do que en­tre 80 y 90 por cien­to de sus fans los des­cu­brie­ron ahí.

Cla­ro, el pro­gra­ma no es me­ro al­truis­mo. Spo­tify, que es­tá por per­der más de 170 mi­llo­nes de dó­la­res es­te año, da más de 70 por cien­to de sus ven­tas men­sua­les a los te­ne­do­res de de­re­chos. El sis­te­ma de subida di­rec­to au­men­ta la cuo­ta de Spo­tify, in­clu­so cuan­do en­tre­ga 50 por cien­to a los ar­tis­tas, quie­nes so­lían re­ci­bir en­tre 15 y 20 por cien­to ba­jo el sis­te­ma an­te­rior.

La fa­mi­lia Ra­mi­rez Ro­sas fren­te a su Vi­deo­cen­tro, un pe­da­zo de nos­tal­gia en Tlal­ne­pantla.

Un pe­da­ci­to del pa­sa­do

Co­le­man ga­nó unos 2 mil dó­la­res por ‘Run Around’ ba­jo el nue­vo pro­gra­ma de Spo­tify.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.