Pe­mex tie­ne en­fren­te una po­si­ble sa­li­da ma­si­va de ta­len­to, que no pue­de per­mi­tir­se.

○ Des­de 2015, el gi­gan­te pe­tro­le­ro me­xi­cano ha per­di­do ge­ren­tes y per­so­nal de al­to ran­go; aho­ra, se en­fren­ta a re­cor­tes sa­la­ria­les.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Amy Still­man

El día des­pués de que An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor fue ele­gi­do pre­si­den­te del país, las ca­lles ale­da­ñas a la se­de de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex) en la co­lo­nia Ve­ró­ni­ca An­zu­res de la Ciu­dad de Mé­xi­co es­ta­ban lle­nas de rui­do en apo­yo del po­lí­ti­co ta­bas­que­ño. Den­tro de las ofi­ci­nas de la em­pre­sa pro­duc­ti­va del Es­ta­do, el si­len­cio era se­pul­cral. En lu­gar de gri­tos des­afo­ra­dos, hu­bo su­su­rros: “¿Qué vas a ha­cer? ¿A dón­de te vas a ir?"

Des­de 2015, una im­por­tan­te re­es­truc­tu­ra­ción de la com­pa­ñía pe­tro­le­ra ha re­du­ci­do la fuer­za la­bo­ral de Pe­mex en apro­xi­ma­da­men­te 16 por cien­to, lo que ha lle­va­do a mu­chos ge­ren­tes a ju­bi­lar­se.

La em­pre­sa po­dría en­fren­tar­se a una fu­ga de ta­len­to, pe­se a que el nue­vo man­da­ta­rio ha pro­me­ti­do in­cre­men­tar la pro­duc­ción de pe­tró­leo, afir­man per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con la si­tua­ción de la em­pre­sa. Al­gu­nos ge­ren­tes y miem­bros del per­so­nal de al­tos man­dos ya se han ido, se­ña­lan las per­so­nas con­sul­ta­das pa­ra es­te ar­tícu­lo, y se es­pe­ra que otros más los si­gan.

El te­mor de los que se mar­chan es que se les pa­ga­rá me­nos por ha­cer más y que los as­cen­sos a pues­tos más al­tos se­rán aca­pa­ra­dos por per­so­nas aje­nas a la em­pre­sa y se­lec­cio­na­das pa­ra di­ri­gir la com­pa­ñía, aña­den las fuen­tes. Ló­pez Obra­dor ya nom­bró a Oc­ta­vio Ro­me­ro Oro­pe­za, un alia­do po­lí­ti­co e in­ge­nie­ro agró­no­mo sin an­te­ce­den­tes pe­tro­le­ros, pa­ra li­de­rar a Pe­mex y ayu­da­rá a se­lec­cio­nar una nue­va jun­ta di­rec­ti­va com­pues­ta la mi­tad por fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les. Si bien Pe­mex tie­ne más de 129 mil em­plea­dos, la pér­di­da de per­so­nal di­rec­ti­vo y ge­ren­tes ta­len­to­sos po­dría cau­sar “mu­chas in­te­rrup­cio­nes y tiem­po per­di­do en apren­di­za­je e in­efi­cien­cia, el pro­ble­ma nú­me­ro uno de la com­pa­ñía hoy en día”, se­ña­la Ny­mia Al­mei­da, vi­ce­pre­si­den­te se­nior y ana­lis­ta prin­ci­pal de Pe­mex pa­ra Moody's In­ves­tors Ser­vi­ce.

Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre la can­ti­dad de per­so­nal de al­to ni­vel que se ha ido des­de la elec­ción pre­si­den­cial, Pe­mex ase­gu­ró en un co­mu­ni­ca­do que la in­for­ma­ción no es­ta­ba dis­po­ni­ble. Un por­ta­voz de Ló­pez Obra­dor de­cli­nó ha­cer co­men­ta­rios.

El te­mor a una re­duc­ción en los sa­la­rios es­tá fun­da­men­ta­do en una ley que en­tra­rá en vi­gen­cia en enero y que prohí­be que los fun­cio­na­rios del sec­tor pú­bli­co ga­nen más que el suel­do del pre­si­den­te, que es­tá si­tua­do en 108 mil pe­sos al mes. No es­tá cla­ro si la ley in­clui­rá a Pe­mex, pe­ro la jun­ta di­rec­ti­va de la com­pa­ñía po­dría apro­bar un cam­bio si­mi­lar. "Es pro­ba­ble que Pe­mex re­duz­ca los sa­la­rios por­que van a ha­cer lo que el go­bierno quie­ra", ex­pli­ca Al­mei­da.

La amar­gu­ra se ha es­ta­do ges­tan­do en­tre los ge­ren­tes in­ter­me­dios de la com­pa­ñía des­de el ini­cio de las re­for­mas ener­gé­ti­cas en 2014, se­gún cua­tro em­plea­dos de al­to ni­vel y dos que de­ja­ron la em­pre­sa a prin­ci­pios de es­te año.

Ellos ase­gu­ran que los di­rec­to­res y ge­ren­tes se han vis­to obli­ga­dos a sus­ti­tuir a los que se fue­ron du­ran­te la re­es­truc­tu­ra­ción. Aho­ra, el te­mor de esos ge­ren­tes es que ten­drán que asu­mir to­da­vía más tra­ba­jo, in­clui­da la ca­pa­ci­ta­ción de los em­plea­dos re­cién lle­ga­dos.

"Mu­chos de los chi­cos es­tán ama­rran­do sus fon­dos de ju­bi­la­ción pa­ra no per­der­los, por lo que es­to ten­drá un gran cos­to", ase­gu­ra John Pa­di­lla, di­rec­tor ge­ren­te de la con­sul­to­ra de ener­gía IPD La­tin Ame­ri­ca LLC. "Es­to ten­drá un cos­to enor­me pa­ra Pe­mex, tan­to di­rec­ta co­mo in­di­rec­ta­men­te".

La pro­duc­ción de cru­do de la com­pa­ñía ha caí­do por 13 años con­se­cu­ti­vos y sus re­fi­ne­rías es­tán ope­ran­do a so­lo 37 por cien­to de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. Ló­pez Obra­dor ha pro­me­ti­do gas­tar al­re­de­dor de 160 mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría du­ran­te tres años, mis­ma que so­me­te­ría a una con­sul­ta po­pu­lar an­tes de lan­za el pro­yec­to, y mo­der­ni­zar las exis­ten­tes. Otros 75 mil mi­llo­nes de pe­sos irían pa­ra ayu­dar a au­men­tar la pro­duc­ción de pe­tró­leo en un ter­cio en los pró­xi­mos dos años. Sus agre­si­vos pla­nes, sin em­bar­go, lle­gan en un mo­men­to en que la cre­cien­te deu­da de Pe­mex, que aho­ra as­cien­de a unos 106 mil mi­llo­nes de dó­la­res, ha con­ver­ti­do a la em­pre­sa me­xi­ca­na en el ma­yor deu­dor cor­po­ra­ti­vo de Amé­ri­ca La­ti­na. Las re­for­mas a las pen­sio­nes y los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios son otra fuen­te de frus­tra­ción. A cam­bio de que el go­bierno asu­mie­ra una par­te de las obli­ga­cio­nes de pen­sio­nes de Pe­mex en 2016, la com­pa­ñía agre­gó cin­co años a los re­qui­si­tos de antigüedad y edad pa­ra re­ti­rar­se con be­ne­fi­cios com­ple­tos.

No obs­tan­te, al­gu­nos em­plea­dos man­tie­nen la es­pe­ran­za de que los cam­bios pro­pues­tos in­yec­ten nue­va vi­da a la em­pre­sa. Des­de 2014, Pe­mex ha sus­pen­di­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sio­nes en pro­yec­tos de re­fi­ne­ría, gas na­tu­ral y pe­tro­quí­mi­ca, se­ña­la Jo­sé Luis Váz­quez Vi­te, su­per­vi­sor de Pe­mex Trans­for­ma­ción In­dus­trial, el bra­zo de re­fi­na­ción de la com­pa­ñía. "No hay mu­cho que ha­cer en es­tos días", afir­ma Vi­te, quien se unió a Pe­mex ha­ce 36 años. Aho­ra, tal vez, dice, los pro­yec­tos se re­ini­cia­rán de nue­vo.

Fitch Ra­tings Inc. ha re­ba­ja­do la pers­pec­ti­va de Pe­mex de es­ta­ble a ne­ga­ti­va des­de la elec­ción de Ló­pez Obra­dor el 1 de ju­lio, y Moody's ha emi­ti­do una ad­ver­ten­cia. “Pe­mex en­fren­ta in­cer­ti­dum­bre en la es­tra­te­gia y el fu­tu­ro de la com­pa­ñía, jun­to a po­lí­ti­cas po­co atrac­ti­vas pa­ra los em­plea­dos", se­ña­la Ignacio Que­sa­da, quien es di­rec­tor ge­ren­te de Alvarez & Mar­sal Hol­dings LLC y ex di­rec­tor de fi­nan­zas de Pe­mex. "El fu­tu­ro de Pe­mex es un gran desafío por­que el mer­ca­do ha cam­bia­do y la com­pa­ñía no es­tá lis­ta".

○Pro­duc­ción de pe­tró­leo cru­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.