Las po­lí­ti­cas y san­cio­nes co­mer­cia­les de Trump han acer­ca­do a Ru­sia y Chi­na.

Tex­to y fo­to­gra­fías por Ni­co­lás Ta­vi­ra

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

La ca­ra­va­na de cen­troa­me­ri­ca­nos, que ha­ce se­ma­nas par­tió de Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, hu­yen­do de la po­bre­za y la vio­len­cia de las pan­di­llas y el cri­men or­ga­ni­za­do, lle­gó a Mé­xi­co tras un mes de mar­cha y aven­to­nes en ca­mio­nes de car­ga.

Su tra­ve­sía los lle­vó a cru­zar el te­rri­to­rio me­xi­cano has­ta Ti­jua­na, a un pa­so de lo­grar su sue­ño ame­ri­cano, pe­ro don­de tam­bién los es­pe­ra una sociedad al­ta­men­te po­la­ri­za­da con su lle­ga­da.

Los mi­les de mi­gran­tes, que vie­ron en la ca­ra­va­na una for­ma más se­gu­ra de mi­grar a Es­ta­dos Uni­dos, han pa­sa­do al­gu­nas no­ches en au­di­to­rios, uni­da­des de­por­ti­vas y a la in­tem­pe­rie.

Su re­sis­ten­cia ha de­caí­do con el pa­so de los días y mu­chos en­tien­den que to­da­vía la es­pe­ra se­rá lar­ga y di­fí­cil.

Al nor­te, es­tá el ejér­ci­to de EU, al cual el pre­si­den­te Trump ha per­mi­ti­do el uso de fuer­za le­tal pa­ra de­te­ner­los. Pe­ro quie­nes mar­chan son fa­mi­lias, ni­ños, ni­ñas, mu­je­res y hom­bres que a ca­da pa­so re­afir­man su de­re­cho de mi­grar y bus­car una me­jor ca­li­dad de vi­da, le­jos del si­tio que al­gu­na vez lla­ma­ron ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.