La DEA quie­re dar­le un du­ro gol­pe al nar­co­trá­fi­co me­xi­cano a ba­se de ‘so­plo­nes’ y ‘bi­lle­ta­zos’

○ La agen­cia an­ti­dro­gas de EU ha bus­ca­do a tra­vés del di­ne­ro gol­pear el ne­go­cio del trá­fi­co ile­gal de es­tu­pe­fa­cien­tes pro­ve­nien­te del país.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - —Oli­via Car­vi­lle

Dos agen­tes en­cu­bier­tos de la DEA, la agen­cia an­ti­nar­có­ti­cos es­ta­dou­ni­den­se, en­tra­ron en una ha­bi­ta­ción de ho­tel en la Ciu­dad de Mé­xi­co con dos ma­le­tas Sam­so­ni­te re­ple­tas de bi­lle­tes de cien dó­la­res.

Mi­nu­tos des­pués, un nar­co­tra­fi­can­te lle­gó, re­ci­bió las ma­le­tas y co­lo­có en la ca­ma to­dos los fa­jos de 10 mil dó­la­res. El di­ne­ro, 2 mi­llo­nes de dó­la­res, ter­mi­nó por cu­brir el col­chón. Cuan­do aca­bó de con­tar­lo, el hom­bre fir­mó un re­ci­bo, re­co­gió su di­ne­ro y se fue.

Era 1994. La en­tre­ga, re­la­ta­da por el exa­gen­te de la DEA Mi­ke Vi­gil, po­dría ser una es­ce­na de la se­rie Nar­cos de Net­flix, que en su más re­cien­te tem­po­ra­da se cen­tra en ca­pos me­xi­ca­nos. Pe­ro en el mun­do de los in­for­man­tes, es un ejem­plo del cálcu­lo que ri­ge el lar­go y fa­lli­do es­fuer­zo de EU por fre­nar el tra­sie­go de dro­gas ha­cia un país lleno de ávi­dos con­su­mi­do­res.

Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te, las trai­cio­nes au­men­ta­ron, los tra­fi­can­tes es­tán más dis­pues­tos a de­la­tar a sus je­fes por di­ne­ro. Una ra­zón pue­de ser el én­fa­sis en un pro­gra­ma po­co co­no­ci­do del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que lle­va tres dé­ca­das re­par­tien­do mi­llo­nes de dó­la­res a de­la­to­res, in­for­man­tes o chi­va­tos.

El Pro­gra­ma de Re­com­pen­sas An­ti­nar­có­ti­cos (NRP, por sus si­glas en inglés) se va­le de la ten­ta­ción de ser mi­llo­na­rio de la no­che a la ma­ña­na. En los úl­ti­mos cin­co años, ha en­tre­ga­do 32 mi­llo­nes de dó­la­res a 33 per­so­nas, al­gu­nas de las cua­les re­ci­bie­ron has­ta 5 mi­llo­nes, se­gún la Ofi­ci­na de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de Nar­có­ti­cos y Apli­ca­ción de la Ley del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. El pro­gra­ma, afir­ma EU, ha re­sul­ta­do en el arres­to de 70 im­por­tan­tes nar­cos ex­tran­je­ros. El to­tal de las re­com­pen­sas des­de su crea­ción es de 108 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es­te oc­tu­bre, la ad­mi­nis­tra­ción Trump vi­si­bi­li­zó fuer­te­men­te el pro­gra­ma cuan­do el ex­fis­cal Ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos, Jeff Ses­sions, anun­ció que la re­com­pen­sa por Ne­me­sio Ose­gue­ra Cer­van­tes se ha­bía du­pli­ca­do a 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Cer­van­tes, de 52 años, es el pre­sun­to lí­der del Car­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción. “El gru­po es res­pon­sa­ble del trá­fi­co de mu­chas to­ne­la­das de co­caí­na, me­tan­fe­ta­mi­na y he­roí­na cor­ta­da con fen­ta­ni­lo en Es­ta­dos Uni­dos”, ase­ve­ra el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

Ese úl­ti­mo cóc­tel de opiá­ceos es cru­cial pa­ra com­pren­der la ma­rea que arra­sa EU y có­mo la au­to­ri­dad es­pe­ra que el NRP ayu­de a de­te­ner­la. La he­roí­na y los opiá­ceos flu­yen ha­cia el nor­te pa­ra re­em­pla­zar a los anal­gé­si­cos que an­tes se con­se­guían con fa­ci­li­dad. El re­sul­ta­do: una epi­de­mia na­cio­nal, ca­sos de so­bre­do­sis por los cie­los y me­nor es­pe­ran­za de vi­da en EU.

Los crí­ti­cos del pro­gra­ma de re­com­pen­sas ad­vier­ten que las enor­mes re­com­pen­sas au­men­tan la vio­len­cia de los cár­te­les y alien­tan la co­rrup­ción en­tre los ofi­cia­les de la fuer­za pú­bli­ca. Pe­ro el éxi­to del pro­gra­ma es di­fí­cil de ig­no­rar, sos­tie­nen sus de­fen­so­res.

Las per­so­nas en el ra­dar del NRP apa­re­cen en un si­tio web del go­bierno que pa­re­ce una ver­sión ba­ra­ta de Tin­der, con fo­tos de per­fil, su­cin­tas bio­gra­fías, al­tu­ra, pe­so e in­clu­so co­lor de ojos. Tam­bién se enu­me­ran los su­pues­tos de­li­tos y la can­ti­dad de di­ne­ro que ofre­ce por de­la­tar­los.

Uno es Faus­to Isi­dro Me­za Flo­res. “El Cha­po Isi­dro” es, se­gún el FBI, el pre­sun­to je­fe de un im­por­tan­te cár­tel de Si­na­loa. El go­bierno afir­ma que Me­za Flo­res, de 36 años, es res­pon­sa­ble de la “po­se­sión, dis­tri­bu­ción e im­por­ta­ción de gran­des can­ti­da­des de he­roí­na, me­tan­fe­ta­mi­na, co­caí­na y ma­rihua­na a EU”. La re­com­pen­sa es de 5 mi­llo­nes de dó­la­res.

En la ci­ma de la pi­rá­mi­de del NRP es­tá Ra­fael Ca­ro Quin­te­ro, cu­ya re­com­pen­sa se in­cre­men­tó a 20 mi­llo­nes de dó­la­res en abril, la más al­ta en la his­to­ria del pro­gra­ma. Quin­te­ro, in­clui­do en la lis­ta de los “Diez más bus­ca­dos” del FBI, es el pre­sun­to lí­der de una de las re­des de nar­co­trá­fi­co más po­de­ro­sas de Mé­xi­co, y de acuer­do con la DEA, or­de­nó el se­cues­tro, la tor­tu­ra y el ase­si­na­to del agen­te en­cu­bier­to En­ri­que “Ki­ki”

Ca­ma­re­na Sa­la­zar en 1985. Quin­te­ro fue li­be­ra­do en 2013 por un tri­bu­nal me­xi­cano que adu­jo fa­llas en el pro­ce­so, des­de en­ton­ces no se co­no­ce su pa­ra­de­ro.

El pro­gra­ma de re­com­pen­sas NRP se creó un año des­pués de la muer­te de Ca­ma­re­na, en el apo­geo de la epi­de­mia del crack en EU. A lo lar­go de los años, las re­com­pen­sas ofre­ci­das ba­jo los aus­pi­cios del pro­gra­ma han ayu­da­do a atra­par ca­pos, co­man­dan­tes de las FARC, tra­fi­can­tes ve­ne­zo­la­nos e in­clu­so un “zar de la he­roí­na” af­gano, se­gún el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y el In­ter­na­tio­nal Jus­ti­ce Re­sour­ce Cen­ter.

Pe­ro a me­di­da que au­men­ta­ban las re­com­pen­sas, el pro­gra­ma ati­za­ba la preo­cu­pa­ción en­tre ex­per­tos en jus­ti­cia pe­nal, so­bre to­do so­bre si la fal­ta de trans­pa­ren­cia del NRP lo ha­ce sus­cep­ti­ble a la co­rrup­ción.

“Si en­tre­gas di­ne­ro en efec­ti­vo a per­so­nas que de­la­tan a nar­co­tra­fi­can­tes, es muy po­si­ble que lo úni­co que es­tés ha­cien­do es fi­nan­ciar al pró­xi­mo gran nar­co­tra­fi­can­te”, men­cio­na Wi­lliam Cow­den, ex­fis­cal fe­de­ral.

El NRP es el más os­cu­ro de va­rios pro­gra­mas de re­com­pen­sas del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Los otros, di­ri­gi­dos a pre­sun­tos te­rro­ris­tas, cri­mi­na­les de gue­rra y el cri­men or­ga­ni­za­do in­ter­na­cio­nal, han pa­ga­do en con­jun­to 173 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún el go­bierno. Sin em­bar­go, una di­fe­ren­cia cla­ve es que los in­for­man­tes del NRP son ma­ne­ja­dos so­lo por agen­tes en el te­rreno. Los fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Es­ta­do y la DEA no tie­nen nin­gún con­tac­to di­rec­to con los in­for­man­tes y es­tos de­pen­den ex­clu­si­va­men­te de los agen­tes que ac­túan co­mo in­ter­me­dia­rios.

Aun­que se re­ser­vó de­ta­lles es­pe­cí­fi­cos, la DEA di­jo a Bloom­berg que los in­for­man­tes son ma­ne­ja­dos de la mis­ma ma­ne­ra, in­de­pen­dien­te­men­te del pro­gra­ma al que es­tén aso­cia­dos. “La po­lí­ti­ca de la DEA con res­pec­to a las fuen­tes con­fi­den­cia­les es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción en fun­ción del li­de­raz­go, las ins­pec­cio­nes, las re­co­men­da­cio­nes [de la Ofi­ci­na del Ins­pec­tor Ge­ne­ral], la tec­no­lo­gía y mu­chos otros fac­to­res”, co­men­tó un por­ta­voz.

Mi­ke Vi­gil, quien fue­ra di­rec­tor de ope­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la DEA an­tes de re­ti­rar­se en 2004, de­fien­de el se­cre­tis­mo del NRP y el uso de di­ne­ro. Los in­for­man­tes sue­len ser de­lin­cuen­tes y sa­ben bien que trai­cio­nar a un cár­tel pue­de cos­tar­les la vi­da, afir­ma.

El go­bierno “no pue­de usar mo­na­gui­llos, des­afor­tu­na­da­men­te tie­nes que li­diar con per­so­na­jes in­de­sea­bles”, apun­ta.

Ca­da in­for­man­te del NRP es­tá iden­ti­fi­ca­do por un nú­me­ro de có­di­go y tie­ne un ex­pe­dien­te guar­da­do ba­jo lla­ve den­tro de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en su país de ori­gen, ex­pli­ca Vi­gil. Po­cos co­no­cen su ver­da­de­ra iden­ti­dad.

“Los cár­te­les per­pe­tran ac­tos de vio­len­cia in­des­crip­ti­bles co­mo re­sul­ta­do de la pa­ra­noia de los to­pos den­tro de su or­ga­ni­za­ción”, dice Wa­de Sparks, un por­ta­voz de la DEA.

Fi­gu­rar en la lis­ta de ob­je­ti­vos del NRP no es co­sa fá­cil, es­tá di­se­ña­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra los gran­des za­res de la dro­ga. La DEA, el FBI y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do pri­me­ro de­ben po­ner­se de acuer­do so­bre un can­di­da­to. Lue­go, se le pi­de al em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en el país don­de se cree que se lo­ca­li­za el ob­je­ti­vo, que eva­lúe qué tan gran­de de­be ser la re­com­pen­sa (si es de­ma­sia­do pe­que­ña, no ten­ta­rá a na­die). Una vez que se eli­ge una ci­fra, la re­com­pen­sa se anun­cia en el si­tio web del NRP, se pu­bli­ca en pe­rió­di­cos, se re­par­ten vo­lan­tes, se pe­gan avi­sos en las ca­lles. Los agen­tes de la DEA se ase­gu­ran de in­for­mar tam­bién a sus fuen­tes con­fi­den­cia­les. En otras pa­la­bras, se co­rre la voz.

El exa­gen­te de la DEA Tom Pas­qua­re­llo, quien di­ri­gió la ofi­ci­na de la agen­cia en el su­des­te asiá­ti­co en­tre 2007 y 2011, re­la­ta que anun­cia­ba las re­com­pen­sas en ca­mi­se­tas, ca­jas de ce­ri­llos, nai­pes y go­rras, con los nom­bres, las ca­ras y las re­com­pen­sas. La po­li­cía lo­cal iba a clu­bes de strip­tea­se y ba­res noc­tur­nos pa­ra re­par­tir el ma­te­rial.

Esas mo­der­nas ver­sio­nes de los le­tre­ros de “Se bus­ca” tu­vie­ron el efec­to desea­do. “Es­tas per­so­nas a las que es­tá­ba­mos ca­zan­do se po­nían ner­vio­sas y cam­bia­ban su es­ti­lo de vi­da”, men­cio­na Pas­qua­re­llo. “Ahí es cuan­do son más vul­ne­ra­bles”.

Vi­gil hi­zo múl­ti­ples pa­gos a in­for­man­tes du­ran­te sus quin­ce años co­mo agen­te en­cu­bier­to.

En Mé­xi­co, una de sus fuen­tes era un si­ca­rio que tam­bién trans­por­ta­ba dro­ga y so­bor­na­ba a fun­cio­na­rios lo­ca­les. El in­for­man­te ayu­dó a cap­tu­rar a un je­fe nar­co a cam­bio de una re­com­pen­sa de 2 mi­llo­nes de dó­la­res. Al­gu­nos in­for­man­tes to­man el di­ne­ro y hu­yen. Otros exi­gen un bo­le­to a Es­ta­dos Uni­dos, una nue­va iden­ti­dad y un nue­vo co­mien­zo.

Pe­ro en 2016, la Ofi­ci­na del Ins­pec­tor Ge­ne­ral del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia cri­ti­có el uso de fuen­tes con­fi­den­cia­les por par­te del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. Tras una au­di­to­ría, la ofi­ci­na emi­tió un fe­roz in­for­me que ata­ca­ba los pro­gra­mas de de­la­to­res al con­si­de­rar­los pla­ga­dos de de­fi­cien­cias y muy vul­ne­ra­bles al frau­de.

“La DEA no su­per­vi­só ade­cua­da­men­te los pa­gos a sus fuen­tes, ex­po­nién­do­se a una po­si­bi­li­dad inacep­ta­ble­men­te al­ta de frau­de, de­rro­che y abu­so, es­pe­cial­men­te da­da la fre­cuen­cia con la que las ofi­ci­nas de la DEA uti­li­zan y pa­gan a fuen­tes con­fi­den­cia­les”, re­za el in­for­me.

Co­mo ejem­plo, el Ins­pec­tor Ge­ne­ral se­ña­la que en los años fis­ca­les 2011 a 2015, la DEA pa­gó al­re­de­dor de 9 mi­llo­nes 400 mil dó­la­res a más de 800 an­ti­guos in­for­man­tes que ya no pro­por­cio­na­ban da­tos. La agen­cia no reali­zó un se­gui­mien­to ade­cua­do de la ac­ti­vi­dad de los de­la­to­res y “no do­cu­men­tó las jus­ti­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes de to­dos los pa­gos a in­for­man­tes”, afir­ma la au­di­to­ría. (El por­ta­voz de la DEA, Sparks, ase­gu­ra que los pa­gos del NRP son es­tre­cha­men­te su­per­vi­sa­dos).

Un des­cu­bri­mien­to “ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te”, se­gún el Ins­pec­tor Ge­ne­ral, fue que la DEA apro­bó el pa­go de “subin­for­man­tes”, in­di­vi­duos re­clu­ta­dos y pa­ga­dos por los in­for­man­tes con­fi­den­cia­les de la agen­cia. Su uso, de­ta­lla la ofi­ci­na, “au­men­ta la po­si­bi­li­dad de que las per­so­nas reali­cen ac­ti­vi­da­des ile­ga­les en nom­bre de la DEA”. Por su par­te, la agen­cia dice que res­pon­dió a la au­di­to­ría ins­tru­men­tan­do “cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos” en sus po­lí­ti­cas y em­pren­dien­do pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la coor­di­na­ción de fuen­tes con­fi­den­cia­les.

El in­for­me del Ins­pec­tor Ge­ne­ral lla­mó la aten­ción del le­gis­la­dor Step­hen Lynch de Mas­sa­chu­setts. De suer­te que el año pa­sa­do pro­pu­so la Ley de Ren­di­ción de Cuen­tas so­bre In­for­man­tes Con­fi­den­cia­les pa­ra trans­pa­ren­tar el te­ma. “Las agen­cias es­tán gas­tan­do mi­llo­nes de dó­la­res en pro­gra­mas de in­for­man­tes con­fi­den­cia­les, y el Con­gre­so no tie­ne nin­gu­na in­for­ma­ción so­bre quié­nes son es­tos in­for­man­tes, si co­me­tie­ron al­gún de­li­to y si han si­do de­bi­da­men­te in­ves­ti­ga­dos”, men­cio­na.

Lynch es­tá pi­dien­do que las agen­cias fe­de­ra­les re­ve­len los de­li­tos que sus in­for­man­tes con­fi­den­cia­les han co­me­ti­do y cuán­to di­ne­ro se les ha da­do. “No hay ren­di­ción de cuen­tas, por­que es un te­ma de di­ne­ro en efec­ti­vo”, se­ña­la. En al­gu­nos ca­sos, el NRP ha co­rrom­pi­do la ob­ser­van­cia de la ley, dice el con­gre­sis­ta, sin pro­por­cio­nar ejem­plos.

“Hay agen­tes de la DEA y del FBI que ga­nan 120 mil dó­la­res al año y tra­tan con cár­te­les que in­gre­san eso en un so­lo día”, agre­gó.

Un por­ta­voz de la DEA apun­ta que la agen­cia tie­ne una ofi­ci­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra in­ves­ti­gar las de­nun­cias de con­duc­ta in­de­bi­da de los em­plea­dos, pe­ro se ne­gó a co­men­tar en par­ti­cu­lar las acu­sa­cio­nes de Lynch. La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes re­mi­tió la pro­pues­ta de ley de Lynch al Sub­co­mi­té de De­li­tos, Te­rro­ris­mo, Se­gu­ri­dad Na­cio­nal e In­ves­ti­ga­cio­nes en abril de 2017, y allí se que­dó en un ca­jón.

Alexandra Na­ta­poff, pro­fe­so­ra de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y au­to­ra de un li­bro so­bre in­for­man­tes con­fi­den­cia­les, cree que el pro­yec­to de Lynch arro­ja­ría la luz ne­ce­sa­ria so­bre ese os­cu­ro rin­cón de agen­cias fe­de­ra­les. “Hay tan­to se­cre­tis­mo en el otor­ga­mien­to de re­com­pen­sas que la ver­dad es que no te­ne­mos idea de cuá­les son las re­com­pen­sas má­xi­mas”, dice Na­ta­poff. “Esa in­ter­sec­ción es un as­pec­to preo­cu­pan­te de nues­tro sis­te­ma cri­mi­nal que ha­ce pa­re­cer que la jus­ti­cia es­tá a la ven­ta”.

Cow­den, el ex­fis­cal fe­de­ral, dice que los in­for­man­tes y las ne­go­cia­cio­nes de con­de­na (don­de el acu­sa­do coope­ra co­mo in­for­man­te) siem­pre se han uti­li­za­do co­mo par­te de la jus­ti­cia pe­nal en el país. “Ha­ce­mos esa cla­se de tra­tos to­do el tiem­po, el sis­te­ma fun­cio­na de esa ma­ne­ra”, dice. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia del NRP, esos acuer­dos ge­ne­ral­men­te tie­nen una ex­haus­ti­va su­per­vi­sión, aña­de. Sin ella, la ten­ta­ción de que la po­li­cía y los agen­tes to­men el ca­mino más fá­cil pue­de ser de­ma­sia­do gran­de.

En opi­nión de Cow­den, los ciu­da­da­nos en una de­mo­cra­cia siem­pre de­ben exi­gir trans­pa­ren­cia y preo­cu­par­se cuan­do se les nie­ga. “No me voy a sen­tar aquí tan cam­pan­te y de­cir que de­be­ría­mos con­fiar en que la DEA ha­ga lo co­rrec­to”.

El exa­gen­te de la DEA, Mi­ke Vi­gil, en una fo­to sin fe­cha.

Ne­me­sio Ose­gue­ra y Faus­to Me­za es­tán en­tre los hom­bres más bus­ca­dos de la DEA.

El nar­co­tra­fi­can­te co­lom­biano Die­go León Mon­to­ya cus­to­dia­do por sol­da­dos en 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.