¿Bus­cas al­tos re­tor­nos? Pres­ta di­ne­ro

○ Aun­que los ren­di­mien­tos son al­tos, la ola de acuer­dos de prés­ta­mos ge­ne­ra que los es­tán­da­res de cré­di­tos va­yan en una caí­da cons­tan­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - —Heat­her Perl­berg

La fór­mu­la de los prés­ta­mos di­rec­tos de las com­pa­ñías de desa­rro­llo em­pre­sa­rial (co­no­ci­das co­mo BDC por su nom­bre en inglés: bu­si­ness de­ve­lop­ment com­pa­nies) ofre­ce a los in­ver­so­res una for­ma de ga­nar di­ne­ro con la deu­da de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. La nue­va le­gis­la­ción en Es­ta­dos Uni­dos les per­mi­te asu­mir ma­yo­res ries­gos.

Los ge­me­los Seth y Brook Tau­be ga­nan di­ne­ro a la vie­ja usan­za, lo pres­tan. Pe­ro los Tau­be no tie­nen un ban­co, sino com­pa­ñías de desa­rro­llo em­pre­sa­rial, fir­mas que ejer­cen el bo­yan­te ne­go­cio de los prés­ta­mos pri­va­dos.

De­di­ca­das a pro­veer fi­nan­cia­mien­to a pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, las han exis­ti­do des­de la dé­ca­da de 1990. Al igual que los fon­dos de in­ver­sión ce­rra­dos o los fi­dei­co­mi­sos de in­ver­sión en bie­nes raí­ces, ge­ne­ral­men­te se ne­go­cian co­mo ac­cio­nes, pe­ro ca­da una es esen­cial­men­te una car­te­ra de in­ver­sio­nes.

En el ca­so de las BDC, las in­ver­sio­nes son prés­ta­mos a em­pre­sas. Úl­ti­ma­men­te se han ex­ten­di­do co­mo la pól­vo­ra pa­ra sa­ciar el cre­cien­te ape­ti­to de los in­ver­so­res es­ta­dou­ni­den­ses por los prés­ta­mos pri­va­dos. Al­re­de­dor de 90 de ellas aho­ra su­man ac­ti­vos por un to­tal com­bi­na­do de 97 mil mi­llo­nes de dó­la­res, más del do­ble de sus ac­ti­vos ha­ce ape­nas cin­co años.

La ló­gi­ca de la deu­da pri­va­da es sim­ple. Mu­chos ban­cos han es­ta­do re­du­cien­do los prés­ta­mos, en tan­to que los fon­dos de pen­sio­nes, los fon­dos de do­ta­ción, los fon­dos hed­ge y si­mi­la­res tie­nen mu­cho di­ne­ro dis­po­ni­ble.

En­ton­ces, ¿por qué no ha­cer que los in­ver­so­res pres­ten di­ne­ro di­rec­ta­men­te a las em­pre­sas? Los pe­ces gor­dos del ca­pi­tal pri­va­do co­mo Blacks­to­ne, Carly­le Group y KKR han in­cur­sio­na­do en el cam­po de es­ta fi­nan­cia­ción al­ter­na­ti­va, for­man­do BDC y ha­cien­do prés­ta­mos más di­rec­tos.

Los in­ver­so­res de a pie se sien­ten atraí­dos por las ac­cio­nes de las BDC por­que pa­gan sus­tan­cio­sos di­vi­den­dos gra­cias al in­te­rés que co­bran por sus prés­ta­mos. Los pres­ta­ta­rios son prin­ci­pal­men­te pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que pro­ba­ble­men­te no pue­den ob­te­ner prés­ta­mos de los ban­cos. En los úl­ti­mos do­ce me­ses, las ac­cio­nes en el ín­di­ce de­di­ca­do “Wells Far­go Bu­si­ness De­ve­lop­ment Com­pany in­dex” pa­ga­ron una ren­ta­bi­li­dad me­dia por di­vi­den­do de más del 10 por cien­to. En com­pa­ra­ción, un fon­do de bo­nos tí­pi­co re­por­ta un ren­di­mien­to de al­re­de­dor del 3 por cien­to.

Pe­ro al igual que los sis­mó­gra­fos que re­gis­tran tem­blo­res le­ja­nos, las BDC son par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles a los ru­mo­res en torno al cré­di­to cor­po­ra­ti­vo. Y has­ta los cur­ti­dos pro­fe­sio­na­les de la deu­da pri­va­da aler­tan que los es­tán­da­res de con­ce­sión de prés­ta­mos se es­tán re­la­jan­do an­te la ava­lan­cha de di­ne­ro y se con­ce­den ca­da vez más prés­ta­mos, un in­di­cio de que po­drían ave­ci­nar­se pro­ble­mas.

Med­ley Ca­pi­tal Corp., una de las dos com­pa­ñías BDC ad­mi­nis­tra­das por los Tau­be, es un ejem­plo de los ries­gos que a ve­ces se es­con­den de­trás de un ren­di­mien­to atrac­ti­vo. Los Tau­be co­lo­ca­ron su com­pa­ñía en bolsa en enero de 2011, des­de en­ton­ces el pre­cio de su ac­ción se ha des­plo­ma­do 70 por cien­to. Pa­ra los in­ver­so­res, ese co­lap­so ha si­do en par­te amor­ti­gua­do por los pa­gos de di­vi­den­dos. Te­nien­do eso en cuen­ta, y su­po­nien­do que rein­vir­tie­ron en Med­ley, los in­ver­so­res han per­di­do al­re­de­dor del 28 por cien­to.

Un no­to­rio tro­pie­zo de Med­ley fue Plas­tics Group Inc., un fa­bri­can­te de pro­duc­tos plás­ti­cos con se­de en Wi­llow­brook, Illi­nois, al que Med­ley le pres­tó 22 mi­llo­nes de dó­la­res en 2014. El fa­bri­can­te per­dió al­gu­nos gran­des clien­tes y re­du­jo su ta­ma­ño. Pa­ra mar­zo de es­te año, la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia Kroll Bond Ra­ting Agency Inc. es­ti­mó el va­lor del prés­ta­mo de Med­ley en 3 mi­llo­nes y me­dio de dó­la­res, una pér­di­da del 84 por cien­to. His­to­rias pa­re­ci­das han su­ce­di­do en com­pa­ñías fi­nan­cia­das por Med­ley en Ca­li­for­nia y Nue­va Jer­sey.

Per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con Med­ley di­cen que sus ge­ren­tes te­nían pri­sa por otor­gar prés­ta­mos con el di­ne­ro re­cau­da­do en su ofer­ta ini­cial de 125 mi­llo­nes de dó­la­res y en las sub­si­guien­tes ven­tas de ac­cio­nes. Eso tie­ne sen­ti­do pa­ra los ge­ren­tes de las BDC, ya que se les pa­ga una co­mi­sión ba­sa­da en los ac­ti­vos to­ta­les; mien­tras más ac­ti­vos ten­gas, ma­yo­res se­rán esas co­mi­sio­nes.

Esa me­cá­ni­ca, di­cen los de­trac­to­res, alien­ta a las BDC a asu­mir ries­gos que la ban­ca tra­di­cio­nal evi­ta­ría. Des­de 2011, las co­mi­sio­nes pa­ga­das a los ge­ren­tes de Med­ley han as­cen­di­do a 171 mil 600 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún da­tos de Wells Far­go & Co. Adi­cio­nal­men­te, in­gre­sa­ron otros 97 mi­llo­nes y me­dio de dó­la­res por con­cep­to de co­mi­sio­nes en la se­gun­da BDC que ope­ran, és­ta no co­ti­za en bolsa.

Los her­ma­nos Tau­be de­cli­na­ron co­men­tar pa­ra es­te ar­tícu­lo. Han re­co­no­ci­do an­te los in­ver­sio­nis­tas que co­me­tie­ron errores, con­ce­dien­do prés­ta­mos ries­go­sos que lue­go ter­mi­na­ron mal. Pe­ro eso que­dó en el pa­sa­do. Aho­ra es­tán fu­sio­nan­do las dos com­pa­ñías que po­seen pa­ra crear una gran BDC de 5 mil mi­llo­nes de dó­la­res que co­ti­za­rá en bolsa y que otor­ga­rá prés­ta­mos más gran­des a com­pa­ñías de ma­yor ca­li­dad.

Otras BDC se han desem­pe­ña­do me­jor, co­mo ca­bría es­pe­rar en una eco­no­mía en ex­pan­sión que ha fa­ci­li­ta­do a las em­pre­sas el pa­go de sus prés­ta­mos. Se­gún el ci­ta­do ín­di­ce de Wells Far­go, el ren­di­mien­to to­tal de las BDC des­de fe­bre­ro de 2011 es­tá cer­ca del 6 por cien­to anua­li­za­do. ¿Pe­ro qué de­pa­ra el fu­tu­ro?

Las BDC son so­lo una pie­za del gran rom­pe­ca­be­zas del cré­di­to pri­va­do que se es­tá desa­rro­llan­do to­da­vía en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

Se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, el va­lor com­bi­na­do de la deu­da pri­va­da se apro­xi­ma al bi­llón de dó­la­res. La preo­cu­pa­ción es que las per­so­nas es­tán in­vir­tien­do tan­to di­ne­ro en los prés­ta­mos di­rec­tos que es pro­ba­ble que se co­me­tan errores. S&P Glo­bal Ra­tings ad­vier­te que es­ta cla­se de pres­ta­mis­tas es­tá asu­mien­do ries­gos ca­da vez más gran­des pre­ci­sa­men­te en el mo­men­to equi­vo­ca­do. Los tér­mi­nos más re­la­ja­dos de los prés­ta­mos es­tán “co­lán­do­se len­ta­men­te en el mer­ca­do me­dio”, dice Tre­vor Mar­tin, di­rec­tor aso­cia­do en S&P. Las ta­sas de in­te­rés es­tán au­men­tan­do, y las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses es­tán más en­deu­da­das que nun­ca.

“Hay una gran can­ti­dad de prés­ta­mos cues­tio­na­bles”, di­jo a su vez Kipp DeVeer, di­rec­tor de Ares Ca­pi­tal Corp., una de las ma­yo­res BDC con 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos, en una con­fe­ren­cia con in­ver­sio­nis­tas en agos­to. “Se es­tán co­me­tien­do mu­chos errores. Es­ta­mos tra­tan­do de evi­tar­los, pe­ro ya ve­re­mos”.

Por aho­ra, la fie­bre de los prés­ta­mos di­rec­tos es­tá desata­da. El año pa­sa­do, KKR & Co. for­mó una sociedad con FS In­vest­ments que crea­rá la BDC más gran­de de to­das, con más de 17 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos. Blacks­to­ne ha di­cho que tam­bién pla­nea co­men­zar una com­pa­ñía de desa­rro­llo em­pre­sa­rial o BDC con cer­ca de 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Las BDC de Carly­le y Gold­man Sachs Group Inc. han de­bu­ta­do en bolsa en los úl­ti­mos años.

A diez años de la cri­sis fi­nan­cie­ra, el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se es­tá fo­men­tan­do la ex­plo­sión de la deu­da pri­va­da. Es­ta pri­ma­ve­ra, en un mo­vi­mien­to bi­par­ti­dis­ta, los le­gis­la­do­res per­mi­tie­ron a las BDC do­blar su apa­lan­ca­mien­to, es de­cir, pe­dir pres­ta­do más pa­ra fi­nan­ciar prés­ta­mos.

Los de­fen­so­res de la in­dus­tria di­cen que es­to les da a los me­jo­res ju­ga­do­res más fle­xi­bi­li­dad y a los malos más cuer­da pa­ra col­gar­se. La ca­li­fi­ca­do­ra S&P dice que pue­de re­ba­jar la ca­li­fi­ca­ción de las BDC que se apa­lan­quen de­ma­sia­do. “Da­dos los ti­pos de prés­ta­mos y el en­torno en el que los es­tán otor­gan­do, cree­mos que es pru­den­te ba­jar las ca­li­fi­ca­cio­nes si si­guen ade­lan­te”, se­ña­la Mar­tin.

En es­te mo­men­to, los in­ver­so­res mi­no­ris­tas pa­re­cen en­can­di­la­dos por el cré­di­to pri­va­do, es­pe­cial­men­te en la fór­mu­la de las BDC. “La ma­yo­ría de la gen­te so­lo ve el ren­di­mien­to y no sa­be na­da más”, dice John Co­le Scott, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Clo­sed-End Fund Ad­vi­sors.

En Ne­bras­ka, ho­gar de Wa­rren Buf­fett, al­gu­nos co­rre­do­res de bolsa pro­mue­ven las BDC al des­cri­bir­las co­mo mi­ni-Berks­hi­re Hat­ha­ways, dice Patricia Van­noy, so­cia de la fir­ma de abo­ga­dos Mat­tson Ric­ketts, en­fo­ca­da en los de­re­chos de los in­ver­sio­nis­tas. “No tie­ne sen­ti­do, pe­ro a la gen­te le re­sul­ta fa­mi­liar”, se­ña­la.

Seth Tau­be

Brook Tau­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.