○ Erra­di­car la de­sigual­dad re­quie­re más que cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pa­ra ello ha­cen fal­ta más da­tos.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

○ El cre­ci­mien­to no lo es to­do y pa­ra en­fren­tar la dis­pa­ri­dad de in­gre­sos se re­quie­re in­for­ma­ción más de­ta­lla­da pa­ra afron­tar el pro­ble­ma.

A juz­gar por los da­tos ofi­cia­les, EU es­tá en un pe­rio­do de pros­pe­ri­dad: en tér­mi­nos ajus­ta­dos a la in­fla­ción, la eco­no­mía ha cre­ci­do más de 20 por cien­to des­de la úl­ti­ma vez que to­có fon­do en 2009. ¿Pe­ro quién se es­tá be­ne­fi­cian­do? ¿Las ga­nan­cias son com­par­ti­das o van prin­ci­pal­men­te a unos po­cos? Es­tas pre­gun­tas ne­ce­si­tan me­jo­res res­pues­tas.

EU ha pro­du­ci­do du­ran­te mu­cho tiem­po al­gu­nos de los da­tos más de­ta­lla­dos y con­fia­bles del mun­do. Es una tra­di­ción que se re­mon­ta a la Gran De­pre­sión de 1930, cuan­do el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio, con el ob­je­ti­vo de com­pren­der lo que es­ta­ba su­ce­dien­do, en­car­gó al eco­no­mis­ta Si­mon Kuz­nets que pro­du­je­ra las pri­me­ras es­ti­ma­cio­nes de­ta­lla­das del in­gre­so na­cio­nal.

Has­ta hoy, una va­ria­ción de esa me­di­da (pro­duc­to in­terno bru­to) sir­ve co­mo un in­di­ca­dor prin­ci­pal en el que los paí­ses de to­do el mun­do com­pa­ran su desem­pe­ño.

Sin em­bar­go, in­clu­so en 1934, Kuz­nets re­co­no­ció que sus me­di­das es­ta­ban in­com­ple­tas. No hay una vi­sión de la ex­pe­rien­cia de las per­so­nas. Si Bill Ga­tes en­tra en un co­me­dor so­cial, el in­gre­so pro­me­dio de la sa­la se dis­pa­ra­rá, pe­ro a na­die le va me­jor. La ca­li­dad del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es tan im­por­tan­te co­mo la can­ti­dad, y la ca­li­dad de­pen­de de có­mo se dis­tri­bu­yen sus be­ne­fi­cios.

La cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 evi­den­ció es­to. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la dé­ca­da del 2000 no be­ne­fi­ció a mi­llo­nes que se en­deu­da­ron pa­ra com­pen­sar sus in­gre­sos y ello de­ri­vó en el desas­tre fi­nan­cie­ro que vi­vi­mos.

Des­de la cri­sis, el in­te­rés aca­dé­mi­co por la de­sigual­dad se ha in­cre­men­ta­do en va­rios paí­ses aun­que el pa­no­ra­ma es di­fe­ren­te en EU. Un ar­tícu­lo re­cien­te de los eco­no­mis­tas Tho­mas Pi­ketty, Em­ma­nuel Saez y Ga­briel Zuc­man con­clu­ye que los in­gre­sos an­tes de im­pues­tos ajus­ta­dos a la in­fla­ción del 50 por cien­to de es­ta­dou­ni­den­ses más po­bres no au­men­ta­ron en­tre 1980 y 2014, mien­tras que los in­gre­sos del 1 por cien­to más ri­co se tri­pli­ca­ron. Pa­ra pro­por­cio­nar una ima­gen más com­ple­ta y con­ce­der al pro­ble­ma la im­por­tan­cia que me­re­ce, el go­bierno de­be pu­bli­car cuen­tas de dis­tri­bu­ción de ma­ne­ra re­gu­lar. Los nú­me­ros de­ben in­cluir las dis­tri­bu­cio­nes an­tes y des­pués de im­pues­tos pa­ra mos­trar el efec­to de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les.

Las per­so­nas ra­zo­na­bles pue­den es­tar en desacuer­do so­bre có­mo abor­dar las dis­pa­ri­da­des en los in­gre­sos y la ri­que­za, pe­ro no en la ne­ce­si­dad de da­tos pa­ra mos­trar lo que es­tá su­ce­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.