“Nun­ca hay un mo­men­to per­fec­to pa­ra una dispu­ta co­mer­cial”

Al se­cre­ta­rio de co­mer­cio de EU, Wilbur Ross, le tie­nen sin cui­da­do las dispu­tas que ge­ne­ra por el mun­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Ilus­tra­cio­nes de Ga­rrett Young Por De­vin Leo­nard and Jenny Leo­nard

46

Wilbur Ross, el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos y el más vi­si­ble com­ba­tien­te del pre­si­den­te Trump en esas li­des, fue el 2 de oc­tu­bre al sim­po­sio anual de una aso­cia­ción na­cio­nal de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras co­mo ora­dor prin­ci­pal. Cuan­do ha­bla de las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les del “Ame­ri­ca First”, su voz, ac­ti­tud y dis­cur­so me­tó­di­co ha­cen que sue­ne me­nos re­sen­ti­do y re­van­chis­ta que cuan­do el pro­pio pre­si­den­te las ex­pre­sa.

An­te unas cien per­so­nas, Ross re­co­no­ció el ner­vio­sis­mo por la de­ci­sión de Trump de im­po­ner mi­llo­nes de dó­la­res en aran­ce­les a pro­duc­tos ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te de Chi­na. Co­mo re­sul­ta­do, los ex­por­ta­do­res de EU aho­ra tie­nen que li­diar con aran­ce­les de re­pre­sa­lia que otros paí­ses les han apli­ca­do. Ross les dice que no hay na­da que te­mer. "Co­mo ya les di­je an­tes, no juz­guen al pre­si­den­te por sus tác­ti­cas, sino por sus re­sul­ta­dos. Y creo que ca­da vez es­tá más cla­ro que sus po­lí­ti­cas co­mer­cia­les es­tán fun­cio­nan­do muy bien", di­jo. Y aña­dió que otros paí­ses se han su­ma­do a EU pa­ra de­te­ner a Chi­na.

La pers­pec­ti­va de un en­fren­ta­mien­to en­tre EU y Chi­na in­quie­ta a mu­chos, pe­ro Ross ha­bla de ello co­mo si no fue­ra un pro­ble­ma. "Nun­ca hay un mo­men­to per­fec­to pa­ra una dispu­ta co­mer­cial", men­cio­nó a los ex­por­ta­do­res. "Pe­ro aho­ra, con nues­tra eco­no­mía tan fuer­te y otras eco­no­mías en di­fi­cul­ta­des, es un buen mo­men­to pa­ra un po­co de con­fron­ta­ción".

"¿Es es­ta gue­rra co­mer­cial par­te de una es­tra­te­gia más gran­de con­tra la agre­sión po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Chi­na? ¿O es so­lo un mé­to­do pa­ra co­rre­gir las ma­las prác­ti­cas de Chi­na en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y co­mer­cia­les?" le pre­gun­ta­ron. Ross se li­mi­tó a res­pon­der que el go­bierno de Trump so­lo quie­re que Chi­na jue­gue de ma­ne­ra más lim­pia. Sin em­bar­go, dos días des­pués, el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce emi­tía una con­de­na más am­plia con­tra Chi­na, vin­cu­lan­do sus prác­ti­cas co­mer­cia­les con su ex­pan­sión mi­li­tar en el Mar de Chi­na Me­ri­dio­nal y su re­pre­sión de la li­ber­tad re­li­gio­sa, de­bi­li­tan­do las re­la­cio­nes. Ross ha­bía si­do eva­si­vo, se­gu­ra­men­te sa­bía la ver­da­de­ra res­pues­ta.

El se­cre­ta­rio de Co­mer­cio no sue­le es­tar en­tre los miem­bros más des­ta­ca­dos del ga­bi­ne­te, ni si­quie­ra en te­mas de co­mer­cio. Aun­que pre­si­de una gran división de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal con

em­plea­dos en em­ba­ja­das es­ta­dou­ni­den­ses en to­do el mun­do, es el re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio, ac­tual­men­te Ro­bert Light­hi­zer, quien re­por­ta al pre­si­den­te y es el ne­go­cia­dor en asun­tos co­mer­cia­les. El se­cre­ta­rio del Te­so­ro y el di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca tam­bién se in­vo­lu­cran en el te­ma. Lue­go, el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio se ocu­pa del de­par­ta­men­to, que in­clu­ye la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca y la Ofi­ci­na del Cen­so. "No es un pues­to cla­ve o im­por­tan­te si quie­res te­ner in­fluen­cia po­lí­ti­ca", se­ña­la De­rek Shea­rer, pro­fe­sor en el Oc­ci­den­tal Co­lle­ge.

Pe­ro Ross no es un fun­cio­na­rio co­mún, se ha con­ver­ti­do en el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio de más al­to per­fil en dé­ca­das. An­tes de acep­tar el car­go, ya era co­no­ci­do co­mo un mul­ti­mi­llo­na­rio in­ver­sio­nis­ta bui­tre. Pe­ro Trump vio al­go más en él. Cuan­do lo eli­gió pa­ra el pues­to en 2016, lo lla­mó "un ase­sino" y pro­me­tió que Ross se­ría un ase­sor cla­ve en la cru­za­da pa­ra cam­biar de tác­ti­ca en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les de EU. "Wilbur es­tá en to­das las reunio­nes, en to­das. Ha si­do un gran agen­te en la ad­mi­nis­tra­ción de Trump", dice Larry Kud­low, di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca.

La ofi­ci­na de Ross en Was­hing­ton es­tá lle­na de grá­fi­cas, que lle­va al Con­gre­so cuan­do tes­ti­fi­ca pa­ra mos­trar có­mo su país ha su­fri­do eco­nó­mi­ca­men­te con el as­cen­so de Chi­na. Afir­ma que eso cam­bia­rá aho­ra que Trump ha de­mos­tra­do que es­tá dis­pues­to a blan­dir los aran­ce­les pa­ra lo­grar lo que quie­re. Ross cree que las ac­cio­nes del go­bierno de EU po­drían lle­var a Chi­na a una re­ce­sión. "Su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se re­du­ci­rá de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va", an­ti­ci­pa. Ad­mi­te que una re­ce­sión chi­na se­gu­ra­men­te se sen­ti­ría en otros paí­ses, in­clui­do EU, pe­ro no es­tá preo­cu­pa­do. Su man­tra es que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se es tan fuer­te que pue­de so­por­tar la ré­pli­ca des­de Asia.

Ross cre­ció en Nue­va Jer­sey y es­tu­dió en Ya­le y Har­vard. En 1976, se unió a Roths­child Inc., don­de se con­vir­tió en un ase­sor es­tre­lla en si­tua­cio­nes de ban­ca­rro­ta, co­no­ci­do por ayu­dar a los te­ne­do­res de bo­nos a re­cu­pe­rar sus in­ver­sio­nes en pro­yec­tos pro­ble­má­ti­cos. Uno de ellos fue el ca­sino Trump Taj Mahal en Atlan­tic City, que que­bró a prin­ci­pios de los años no­ven­ta. Aun­que Ross y Trump in­ter­cam­bia­ron in­sul­tos en la pren­sa, se al­can­zó un acuer­do y los dos se hi­cie­ron ami­gos.

En 2000, Ross fun­dó su pro­pia fir­ma de re­es­truc­tu­ra­cio­nes y ad­qui­si­cio­nes, WL Ross & Co. Su operación más me­mo­ra­ble fue cuan­do com­pró plan­tas si­de­rúr­gi­cas en quie­bra y las ven­dió a un mul­ti­mi­llo­na­rio in­dio por 4 mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res, ob­te­nien­do una ga­nan­cia de 2 mil 500 mi­llo­nes pa­ra su fir­ma y 300 mi­llo­nes pa­ra sí mis­mo.

Ross fue uno de los pri­me­ros par­ti­da­rios de Trump en 2015 cuan­do lan­zó su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, do­nan­do 200 mil dó­la­res al PAC o co­mi­té de ac­ción po­lí­ti­ca Trump Vic­tory. "Pen­sé que él era el úni­co que real­men­te en­ten­día lo que es­ta­ba en la men­te de la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses", co­men­ta.

Es­cri­bió un li­bro blan­co pa­ra la cam­pa­ña con Pe­ter Na­va­rro, ase­sor de Trump y fe­roz crí­ti­co de Chi­na, que se re­fi­rió a Bei­jing co­mo "el ma­yor tram­po­so co­mer­cial del mun­do".

El in­ver­sio­nis­ta bui­tre fue re­ci­bi­do con elo­gios en su au­dien­cia de con­fir­ma­ción en 2017. "En los úl­ti­mos años, el car­go de se­cre­ta­rio de co­mer­cio no ha si­do uno de los pues­tos más bus­ca­dos ni uno de los más va­lo­ra­dos en Was­hing­ton", afir­mó el se­na­dor de­mó­cra­ta Bill Nel­son. Otros se­na­do­res aplau­die­ron su pro­me­sa de des­ha­cer­se del 90 por cien­to de sus ac­ti­vos, a di­fe­ren­cia de Trump.

En los pri­me­ros me­ses de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, Ross fue el ne­go­cia­dor co­mer­cial del pre­si­den­te, an­tes de que Light­hi­zer fue­ra con­fir­ma­do. Es­tu­vo pre­sen­te cuan­do Trump sos­tu­vo su pri­me­ra reunión con el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping en abril de 2017. Dos ex­fun­cio­na­rios del ga­bi­ne­te ex­pli­can que Ross es­ta­ba tan con­cen­tra­do en do­mi­nar la dis­cu­sión que de­jó fue­ra de la reunión a Ken­neth Jus­ter, en­ton­ces asis­ten­te ad­jun­to de Trump pa­ra asun­tos eco­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les.

Con to­do, fue evi­den­te que le fal­ta­ban ta­blas pa­ra el car­go.

Un mes des­pués de esa reunión es­ta­ba lis­to pa­ra re­ve­lar los pri­me­ros re­sul­ta­dos de sus con­ver­sa­cio­nes con Chi­na. Bei­jing acor­dó re­la­jar las res­tric­cio­nes a las im­por­ta­cio­nes de car­ne de res de EU, y Trump per­mi­ti­ría la en­tra­da de más car­ne aví­co­la chi­na. Fun­cio­na­rios del ga­bi­ne­te le ad­vir­tie­ron a Ross que no le die­ra mu­cho bom­bo a los acuer­dos. De­so­be­de­ció y ca­li­fi­có los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de "her­cú­leos". El anun­cio, o más bien el au­to­en­gran­de­ci­mien­to de Ross, fue cri­ti­ca­do por ex­per­tos co­mer­cia­les.

Cuan­do la de­le­ga­ción chi­na vol­vió en ju­lio pa­ra una nue­va ron­da de con­ver­sa­cio­nes, el se­cre­ta­rio es­ta­ba an­sio­so por lle­gar a un acuer­do que re­du­ci­ría la so­bre­pro­duc­ción de ace­ro chino, que le per­mi­tía al país asiá­ti­co inun­dar el mun­do con ma­te­rial ba­ra­to. Los chi­nos acep­ta­ron. Ross or­ga­ni­zó una ce­na pa­ra fun­cio­na­rios chi­nos y es­ta­dou­ni­den­ses y al día si­guien­te vi­si­tó la Ca­sa Blan­ca pa­ra ven­der­le el pac­to a Trump, quien lo con­si­de­ró una ver­güen­za y lo re­le­vó de sus obli­ga­cio­nes co­mo prin­ci­pal ne­go­cia­dor con Chi­na.

Trump se­guía dis­gus­ta­do con Ross en un via­je pre­si­den­cial a Bei­jing en no­viem­bre de 2017 pa­ra una reunión con Xi. Aun­que Ross acom­pa­ñó a la comitiva, Trump no lo de­jó en­trar en la sa­la con el pre­si­den­te chino.

Por las mis­mas fe­chas, Ross, cu­ya for­tu­na pre­via­men­te ha­bía si­do va­lo­ra­da en 3 mil mi­llo­nes de dó­la­res, des­apa­re­ció de las lis­tas de mul­ti­mi­llo­na­rios de Bloom­berg y For­bes. Du­ran­te su pro­ce­so de con­fir­ma­ción, él ha­bía de­cla­ra­do so­lo 700 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos; se­gún For­bes, in­ten­tó ex­pli­car la dis­cre­pan­cia di­cien­do que ha­bía co­lo­ca­do 2 mil mi­llo­nes de dó­la­res adi­cio­na­les en un fi­dei­co­mi­so fa­mi­liar, sin ofre­cer do­cu­men­ta­ción. El 5 de no­viem­bre de 2017, The New York Ti­mes y otras agen­cias de no­ti­cias in­for­ma­ron que los do­cu­men­tos co­no­ci­dos

“Los bra­vu­co­nes son bra­vu­co­nes so­lo si otros ni­ños los de­jan"

co­mo Pa­ra­di­se Pa­pers re­ve­la­ban que Ross se­guía sien­do in­ver­sor en una na­vie­ra lla­ma­da Na­vi­ga­tor Hol­dings Ltd. Uno de los ma­yo­res clien­tes de Na­vi­ga­tor era la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca ru­sa Si­bur Hol­ding PAO, en­tre cu­yos due­ños fi­gu­ra­ba el yerno del pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin. Seis se­na­do­res de­mó­cra­tas pi­die­ron una in­ves­ti­ga­ción del ins­pec­tor ge­ne­ral del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio. Ross mi­ni­mi­zó la no­ti­cia, di­cien­do que no ha­bía he­cho na­da ma­lo y que ya ha­bía re­du­ci­do su par­ti­ci­pa­ción en la na­vie­ra.

Ross que­ría res­tau­rar su re­la­ción con Trump. En enero de 2018, el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio ter­mi­nó un es­tu­dio so­bre las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio y con­clu­yó que ha­bía una jus­ti­fi­ca­ción de se­gu­ri­dad na­cio­nal pa­ra los aran­ce­les. Trump po­día ele­gir: arre­me­ter con­tra malos ju­ga­do­res co­mo Chi­na, o ir con­tra to­do el ace­ro im­por­ta­do, in­clu­so si eso sig­ni­fi­ca­ba cas­ti­gar a alia­dos co­mo la Unión Eu­ro­pea. El desafío pa­ra Ross era su­pe­rar la opo­si­ción de las fuer­zas an­ti­aran­ce­la­rias en la Ca­sa Blan­ca.

Lo lo­gró. En mar­zo, Trump anun­ció a un con­tin­gen­te de pe­rio­dis­tas que im­pon­dría aran­ce­les a la im­por­ta­ción y que se­rían más bien glo­ba­les. Un 25 por cien­to so­bre el ace­ro y un 10 por cien­to so­bre el alu­mi­nio. "Ha­bía gen­te que no es­ta­ba de acuer­do, pe­ro Wilbur pre­sio­nó y con­ven­ció al pre­si­den­te", dice Kud­low.

Esa mis­ma se­ma­na, un Ross vic­to­rio­so apa­re­ció en CNBC con una la­ta de so­pa Camp­bell’s. Ar­gu­men­tó que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses ape­nas se da­rían cuen­ta de los aran­ce­les. Sos­te­nien­do la la­ta, di­jo que con­te­nía so­lo 2.6 cen­ta­vos de ace­ro. "Si eso au­men­ta un 25 por cien­to, son seis dé­ci­mas de un cen­ta­vo. ¿Quién re­sen­ti­ría seis dé­ci­mas de cen­ta­vo?"

En ma­yo, Ross for­mó par­te de una de­le­ga­ción que via­jó a Bei­jing pa­ra ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les de al­to ni­vel, evi­den­cian­do que go­za­ba otra vez del fa­vor de Trump. Ese mis­mo mes, anun­ció una nue­va in­ves­ti­ga­ción aran­ce­la­ria, aho­ra so­bre los co­ches im­por­ta­dos. La pers­pec­ti­va al­te­ró a los alia­dos de EU. En una in­ten­sa dis­cu­sión es­ta pri­ma­ve­ra, Ce­ci­lia Malms­tröm, la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Co­mer­cio, le pi­dió a Ross un pac­to me­nos con­ten­cio­so en­tre EU y Eu­ro­pa; que­ría co­mo pri­mer pa­so que se eli­mi­na­ran los aran­ce­les al ace­ro y el alu­mi­nio, que aún no ha­bían en­tra­do en vi­gor pa­ra los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea.

"No creo que el pre­si­den­te le con­ce­da la ab­so­lu­ción en eso", ase­gu­ró Ross, se­gún una fuen­te con co­no­ci­mien­to de la dis­cu­sión. "Él no es el Pa­pa", re­pli­có Malms­tröm. "Se pa­re­ce más a la ma­fia ru­sa que te­ne­mos en Sue­cia. Di­cen ‘Da­me di­ne­ro o que­ma­ré tu ca­sa’".

El de­par­ta­men­to de Ross de­di­có me­ses a la in­ves­ti­ga­ción del ace­ro y el alu­mi­nio, pe­ro no desa­rro­lló un plan pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de las com­pa­ñías de EU que de­pen­den de cier­tos ti­pos de ace­ro que no son fa­bri­ca­dos en can­ti­dad su­fi­cien­te por los na­cio­na­les. El De­par­ta­men­to de Co­mer­cio ha­bía an­ti­ci­pa­do 6 mil so­li­ci­tu­des de ex­clu­sión de aran­ce­les de ta­les com­pa­ñías, re­ci­bió ca­si 50 mil. "Wilbur Ross dice que una la­ta de so­pa so­lo cues­ta seis dé­ci­mas de cen­ta­vo más", ob­je­ta Le­wis Lei­bo­witz, abo­ga­do en Was­hing­ton. "Esa no es la ecua­ción. La ecua­ción es: si fa­bri­cas la­tas, ya te fre­gas­te".

Re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas con­fron­ta­ron a Ross con que­jas si­mi­la­res cuan­do com­pa­re­ció an­te el Co­mi­té de Fi­nan­zas del Se­na­do. El se­cre­ta­rio pre­sen­tó grá­fi­cos que mos­tra­ban que el pro­ce­so de ex­clu­sión aran­ce­la­ria es­ta­ba fun­cio­nan­do len­ta­men­te. No con­ven­ció a mu­chos es­cép­ti­cos. "Se­ñor se­cre­ta­rio, a pe­sar de sus grá­fi­cos, las pe­que­ñas em­pre­sas de EU se sien­ten rehe­nes de un lim­bo bu­ro­crá­ti­co”, di­jo el de­mó­cra­ta Ron Wy­den.

La Ofi­ci­na de Éti­ca Gu­ber­na­men­tal pu­bli­có la de­cla­ra­ción pa­tri­mo­nial de Ross, don­de afir­ma­ba ha­ber des­cu­bier­to que ha­cia fi­nes de 2017 to­da­vía po­seía al­gu­nas in­ver­sio­nes que ha­bía pro­me­ti­do ven­der. El abo­ga­do de Ross, Theo­do­re Kas­sin­ger, dice que el se­cre­ta­rio de co­mer­cio no en­ten­dió las re­gu­la­cio­nes de di­vul­ga­ción fi­nan­cie­ra. Pe­ro no to­dos es­tán sa­tis­fe­chos con esa ex­cu­sa.

Wilbur Ross tam­bién es­tá ba­jo es­cru­ti­nio por in­cluir en el cen­so de 2020 una pre­gun­ta so­bre la ciu­da­da­nía, un he­cho que ha in­dig­na­do a gru­pos que de­fien­den los de­re­chos de in­mi­gran­tes, que in­ter­pu­sie­ron una de­man­da con­tra el de­par­ta­men­to.

En el desaho­go del li­ti­gio, se su­po que Ross ha­bía con­sul­ta­do a Kris Ko­bach, se­cre­ta­rio de es­ta­do de Kan­sas, un fun­cio­na­rio de “lí­nea du­ra” en in­mi­gra­ción que ase­so­ró a Trump so­bre el plan del mu­ro con Mé­xi­co, quien ar­gu­yó que esa pre­gun­ta de­be ha­cer­se pa­ra que el go­bierno pue­da con­si­de­rar re­du­cir la re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so de áreas con gran­des po­bla­cio­nes de in­do­cu­men­ta­dos. El ca­so fue a jui­cio el 5 de no­viem­bre. Una de­rro­ta se­ría ver­gon­zo­sa pa­ra Ross.

Aho­ra que los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­ron la Cá­ma­ra, es pro­ba­ble que in­ves­ti­guen a fon­do es­tas con­tro­ver­sias, lo que po­dría acor­tar el tiem­po de Ross en Was­hing­ton. Mien­tras tan­to, él dis­fru­ta de los re­flec­to­res. Ha­cia el fi­nal del ve­rano via­jó a Far­go, en Da­ko­ta del Nor­te, pa­ra ase­gu­rar­les a agri­cul­to­res y ga­na­de­ros que los aran­ce­les de Trump da­ban re­sul­ta­do. Ross di­jo que los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea se es­ta­ban unien­do a EU an­te Chi­na. "An­tes te­nían mie­do", ex­pli­có. "Es co­mo un bra­vu­cón en el pa­tio de la es­cue­la (…) Los bra­vu­co­nes son bra­vu­co­nes so­lo si los otros ni­ños los de­jan. Si dos ni­ños pe­que­ños se jun­tan y en­fren­tan al bra­vu­cón, y le dan una pa­li­za, ¿sa­ben qué?, ese es el fi­nal del bra­vu­cón". Ross di­jo es­to con cal­ma, pe­ro su hi­po­té­ti­ca pe­lea en el pa­tio de la es­cue­la sue­na co­mo al­go que po­dría te­ner gra­ves con­se­cuen­cias.

Uno de los pre­sen­tes, un pro­duc­tor de so­ya preo­cu­pa­do por los aran­ce­les de re­pre­sa­lia que en­fren­tan de­bi­do a las ac­cio­nes de Trump, le re­pli­có: "Oí­mos a mu­cha gen­te de­cir ‘to­do va a es­tar bien, Chi­na tie­ne que com­prar nues­tros gra­nos’. Esa es una pé­si­ma res­pues­ta. No es­tán obli­ga­dos a ha­cer­lo".

Pe­ro la ma­yo­ría de las per­so­nas en Far­go pa­re­cían no te­ner pro­ble­ma con la gue­rra co­mer­cial, Trump les ha pro­me­ti­do una ayu­da de 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ca­pear la si­tua­ción. Kenny Gra­ner, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ga­na­de­ros de Es­ta­dos Uni­dos, res­pal­dó a Ross. "Los pro­duc­to­res de ga­na­do apo­yan que la ad­mi­nis­tra­ción lu­che por el co­mer­cio”, le di­jo al se­cre­ta­rio. “Es­ta­mos con­ti­go. Es­ta­mos en es­to pa­ra ga­nar". —Con la co­la­bo­ra­ción de Andrew Ma­ye­da y Pe­ter Mar­tin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.