Ga­me Chan­ger: Ben­ja­mín Ro­mano

Es­te ar­qui­tec­to me­xi­cano ha con­tri­bui­do a trans­for­mar el pai­sa­je y la con­vi­ven­cia de los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal del país.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Eduar­do Bau­tis­ta

Frank Lloyd Wright di­jo que, si un ar­qui­tec­to no pue­de ver por lo me­nos 10 años ha­cia de­lan­te, no va­le la pe­na re­cor­dar su nom­bre. Des­de ha­ce tiem­po que el cre­ci­mien­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co es ver­ti­cal. Uno de los pri­me­ros ar­qui­tec­tos en vis­lum­brar es­ta ten­den­cia fue Ben­ja­mín Ro­mano, quien aca­ba de ga­nar el In­ter­na­tio­nal High­ri­se Award 2018 —el re­co­no­ci­mien­to más im­por­tan­te en la ar­qui­tec­tu­ra de ras­ca­cie­los— por ha­ber cons­trui­do la To­rre Re­for­ma, un gi­gan­te de 246 me­tros de al­tu­ra que mar­ca el ini­cio de una nue­va me­tró­po­li.

“In­dis­cu­ti­ble­men­te va­mos ha­cia arri­ba. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, hay más gen­te vi­vien­do en las ciu­da­des que en el cam­po. De­be­mos en­con­trar la for­ma pa­ra me­ter a más gen­te en las ur­bes”, dice es­te egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, quien de­ci­dió de­di­car­se a la ar­qui­tec­tu­ra cuan­do co­no­ció al in­ge­nie­ro He­ber­to Castillo, el gran em­ble­ma de la iz­quier­da y fun­da­dor del PRD.

Ben­ja­mín no cree que la ar­qui­tec­tu­ra sea un ar­te, sino un ofi­cio que sir­ve pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. Pa­ra él, la fun­cio­na­li­dad siem­pre es­tá por en­ci­ma del or­na­men­to. Hay mu­cha gen­te que le pre­gun­ta en qué se ins­pi­ra pa­ra cons­truir sus edi­fi­cios; él res­pon­de que no cree en la ins­pi­ra­ción. Co­mo Adolf Loos —el gran ar­qui­tec­to aus­tria­co— quie­re li­be­rar a la hu­ma­ni­dad de los tra­ba­jos inú­ti­les.

“La ar­qui­tec­tu­ra de­be res­pon­der a un en­torno, un pro­gra­ma, un aná­li­sis de flu­jo y una es­truc­tu­ra­ción. El re­sul­ta­do pue­de no ser be­llo, pe­ro eso no im­por­ta. La ar­qui­tec­tu­ra na­ce de aden­tro pa­ra afue­ra, no al re­vés”, co­men­ta. Cre­cer ha­cia arri­ba, sin em­bar­go, im­pli­ca re­tos de mo­vi­li­dad y ser­vi­cios: “Ir­nos has­ta Ojo de Agua pa­ra abas­te­cer­nos es un error eco­nó­mi­co y sus­ten­ta­ble. Las ciu­da­des com­pac­tas son ver­ti­ca­les, ge­ne­ran más in­ter­ac­cio­nes hu­ma­nas, ac­ti­vi­da­des efi­cien­tes y ele­van la ca­li­dad de vi­da. La Ciu­dad de Mé­xi­co de­be mez­clar sus es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos, co­mo en Nue­va York, don­de hay un bono al pre­dial pa­ra las desa­rro­lla­do­ras que com­bi­nan low-cost hou­sing con high-cost hou­sing”. Cuan­do Ben­ja­mín ca­mi­na por Pa­seo de la Re­for­ma y ob­ser­va a su hi­jo más al­to, dice: “mi­sión cum­pli­da”. Fue­ron ocho años de in­ten­so tra­ba­jo. No son po­cos los obs­tácu­los pa­ra quie­nes se atre­ven a mo­di­fi­car el pai­sa­je. Hay que con­ven­cer a ve­ci­nos, au­to­ri­da­des, in­ver­sio­nis­tas e in­ge­nie­ros. “Mis gran­des di­fi­cul­ta­des, co­mo cual­quier me­xi­cano, han si­do las cri­sis eco­nó­mi­cas. La de 2008 fue par­ti­cu­lar­ment e di­fí­cil por­que fue el año en el que em­pe­za­mos a cons­truir To­rre Re­for­ma. Ape­nas es­tá­ba­mos ad­qui­rien­do los per­mi­sos de cons­truc­ción cuan­do de pron­to nos in­va­dió la in­cer­ti­dum­bre. No sa­bía­mos si iba a re­gre­sar el ape­ti­to pa­ra ins­ta­lar ofi­ci­nas ni si iban a lle­gar los cré­di­tos. To­do el pro­yec­to se tam­ba­leó. Un ar­qui­tec­to siem­pre de­be pro­yec­tar. Las cri­sis son nues­tras peo­res enemi­gas, aun­que sa­be­mos que hay una ca­da 10 años, no sa­be­mos su mag­ni­tud”. A pun­to de ini­ciar un nue­vo se­xe­nio, Ben­ja­mín Ro­mano no tie­ne mie­do. Se man­tie­ne fir­me, co­mo su to­rre, por­que Mé­xi­co, dice, es un fe­rro­ca­rril de 130 mi­llo­nes de per­so­nas que se­rá muy di­fí­cil de de­te­ner.

Des­de 1982 ha si­do pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na Su di­se­ño su­peró al de fi­gu­ras co­mo Nor­man Fos­ter y Rem Kool­haas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.