... Y SU PE­TRÓ­LEO NO LO SA­CA­RÁ DE APU­ROS

La ex­plo­ta­ción del ener­gé­ti­co ya no es op­ción pa­ra ha­cer fren­te a la cre­cien­te cri­sis.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEWS - — Lu­cia Kas­sai, Da­vid Ma­rino y Je­remy C.F. Lin

El pe­tró­leo es­tá en el cen­tro de la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na, re­pre­sen­ta el 95 por cien­to de sus in­gre­sos por ex­por­ta­ción y fi­nan­cia el ré­gi­men del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

Aun cuan­do los pre­cios mun­dia­les to­ca­ron los 80 dó­la­res por ba­rril, la pro­duc­ción del país cae.

Mien­tras los pro­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses de gas de es­quis­to au­men­ta­ron la ofer­ta en un 23 por cien­to el año pa­sa­do, en Ve­ne­zue­la, que po­see las re­ser­vas pe­tro­le­ras más gran­des del mun­do, los con­flic­tos ci­vi­les y el co­lap­so eco­nó­mi­co hi­cie­ron que la pro­duc­ción ca­ye­ra un 37 por cien­to.

Al tiem­po que la ex­trac­ción ve­ne­zo­la­na de pe­tró­leo des­cien­de al mi­llón de ba­rri­les dia­rios, el ni­vel más ba­jo en al me­nos sie­te dé­ca­das, el país se es­tá que­dan­do sin di­ne­ro pa­ra pa­gar ali­men­tos y me­di­ca­men­tos. Los sa­la­rios no pue­den ha­cer fren­te a la hi­per­in­fla­ción, es­ti­ma­da en la des­ca­be­lla­da ta­sa de un mi­llón 370 mil por cien­to. Vi­vir en un país don­de el pre­cio de los ali­men­tos pue­de cam­biar en cues­tión de ho­ras pro­vo­có que más de mi­llón y me­dio de ve­ne­zo­la­nos emi­gra­ran en los úl­ti­mos cua­tro años.

La Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das es­ti­ma que hay apro­xi­ma­da­men­te tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos vi­vien­do en el ex­tran­je­ro, la gran ma­yo­ría en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Quie­nes bus­can sa­lir del país y no pue­den pa­gar las ta­sas del mer­ca­do ne­gro tie­nen que for­mar­se por días pa­ra ob­te­ner un pa­sa­por­te.

La si­tua­ción em­peo­ró en agos­to de 2017, cuan­do el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump im­pu­so san­cio­nes fi­nan­cie­ras con­tra Ve­ne­zue­la y su pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA, en un in­ten­to por cas­ti­gar a Ma­du­ro por la ma­la ges­tión eco­nó­mi­ca y la co­rrup­ción en­dé­mi­ca.

Los ban­cos es­ta­dou­ni­den­ses se vol­vie­ron más es­cru­pu­lo­sos pa­ra otor­gar cré­di­to a las re­fi­ne­rías de EU pa­ra com­prar cru­do ve­ne­zo­lano, te­me­ro­sos de una po­si­ble prohi­bi­ción to­tal de las im­por­ta­cio­nes. En­tre­tan­to, las com­pa­ñías pe­tro­le­ras in­ter­na­cio­na­les que ope­ran en el país sud­ame­ri­cano re­cor­tan las in­ver­sio­nes an­te la preo­cu­pa­ción de in­cu­rrir en vio­la­ción de las san­cio­nes.

La men­gua­da pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la ha re­du­ci­do la in­fluen­cia del país en La­ti­noa­mé­ri­ca. La Ve­ne­zue­la que en otro tiem­po abas­te­cía de pe­tró­leo sub­si­dia­do a sus ve­ci­nos aho­ra ne­ce­si­ta aco­piar to­do el que pro­du­ce pa­ra po­der pa­gar a los te­ne­do­res de bo­nos, así co­mo a Chi­na y Ru­sia, que le han pres­ta­do ca­si 69 mil mi­llo­nes de dó­la­res en la úl­ti­ma dé­ca­da a cam­bio de pe­tró­leo.

Has­ta aho­ra, la es­tra­te­gia del go­bierno pa­ra el ma­ne­jo de la deu­da era un im­pa­go se­lec­ti­vo que se es­ti­ma en 6 mil 100 mi­llo­nes de dó­la­res. Los prés­ta­mos otor­ga­dos por el Ban­co de Desa­rro­llo de Chi­na y la com­pa­ñía pe­tro­le­ra ru­sa Ros­neft Oil Co PJSC han si­do o bien re­ne­go­cia­dos o pa­ga­dos con de­mo­ras. Un bono que PDVSA con­ti­núa pa­gan­do es uno ga­ran­ti­za­do por su par­ti­ci­pa­ción en Cit­go, su lu­cra­ti­vo bra­zo re­fi­na­dor en Es­ta­dos Uni­dos.

Sin di­ne­ro, Ve­ne­zue­la pa­ga sus deu­das a Chi­na e In­dia con pe­tró­leo. Pe­ro con la caí­da de la pro­duc­ción, Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la ha ham­brea­do a sus pro­pias re­fi­ne­rías. Mien­tras que las re­fi­ne­rías de Es­ta­dos Uni­dos ope­ran ca­si a su ca­pa­ci­dad má­xi­ma, las de Ve­ne­zue­la es­tán ope­ran­do a me­nos de un cuar­to de su ca­pa­ci­dad.

El re­sul­ta­do es una es­ca­sez im­por­tan­te de com­bus­ti­ble en el país, es­pe­cial­men­te en las zo­nas ru­ra­les, lo que agra­va la ya pe­no­sa si­tua­ción de los ve­ne­zo­la­nos.

Las ma­nio­bras im­ple­men­ta­das no han si­do su­fi­cien­tes pa­ra de­te­ner una caí­da en las ex­por­ta­cio­nes de cru­do que pa­gan deu­das y apor­tan la li­qui­dez ne­ce­sa­ria pa­ra que la eco­no­mía fun­cio­ne. Las ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron ca­si un cuar­to en el úl­ti­mo año.

En úl­ti­mas fe­chas, las com­pa­ñías han re­cu­rri­do con éxi­to a los tri­bu­na­les pa­ra obli­gar a PDVSA a pa­gar al­gu­nas de sus deu­das más apre­mian­tes. La pe­tro­le­ra es­ta­dou­ni­den­se Co­no­coPhi­llips lo­gró que la com­pa­ñía ve­ne­zo­la­na ac­ce­die­ra a pa­gar 2 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra zan­jar una dispu­ta (re­la­cio­na­da con la ex­pro­pia­ción de ac­ti­vos lle­va­da a ca­bo en 2007 ba­jo el man­da­to del en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Chá­vez) lue­go de ob­te­ner ór­de­nes ju­di­cia­les que im­pe­dían que la pe­tro­le­ra su­da­me­ri­ca­na usa­ra su ex­ten­sa red de ter­mi­na­les pe­tro­lí­fe­ras en el Ca­ri­be. Las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les tam­bién im­pi­die­ron que PDVSA ope­ra­ra su re­fi­ne­ría en Cu­ra­zao, que even­tual­men­te de­bió ce­rrar por fal­ta de pe­tró­leo.

PDVSA ga­ran­ti­zó el pa­go a Co­no­co con car­ga­men­tos de pe­tró­leo pa­ra li­be­rar las ter­mi­na­les que ne­ce­si­ta pa­ra al­ma­ce­nar y re­ex­por­tar cru­do y com­bus­tó­leo.

Los pro­ble­mas de la in­dus­tria pe­tro­le­ra del país no tie­nen vi­sos de ter­mi­nar pron­to. A pe­sar de que Chi­na le pres­ta­rá 5 mil mi­llo­nes de dó­la­res a Ve­ne­zue­la pa­ra ca­si du­pli­car la pro­duc­ción de pe­tró­leo que ha caí­do a un mí­ni­mo de se­ten­ta años, los ana­lis­tas an­ti­ci­pan que la pro­duc­ción se des­plo­ma­rá aún más el pró­xi­mo año, a me­nos de un mi­llón de ba­rri­les dia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.