Tor­tas de chis­to­rra

Cambio - - PANORAMA -

En la ma­yo­ría de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, “tor­ta” sig­ni­fi­ca lo que en Mé­xi­co lla­man pas­tel. Es al­go di­fí­cil de cambiar aún pa­ra mi ce­re­bro, pe­ro bueno. Cuan­do me pre­sen­ta­ron el con­cep­to de tor­tas, re­cuer­do que di­je li­te­ral­men­te “ah, un sánd­wich”. Qué equi­vo­ca­do es­ta­ba. El agua­ca­te con chis­to­rra es de las me­jo­res com­bi­na­cio­nes des­de que al­gún ser eru­di­to di­jo que el hot dog de­be­ría lle­var cát­sup. Y si le su­ma­mos los fri­jo­les, bueno... ¿A qué ge­nio o ge­nia se le ocu­rrió eso? Su­mar to­dos es­tos sa­bo­res y co­lo­res con cual­quier sal­sa pi­can­te, real­men­te pue­de lle­var la ex­pe­rien­cia a otro ni­vel. Les di­go, ami­gos la­ti­nos, las tor­tas no son sánd­wi­ches. Es al­go que sí, pa­re­cie­ra bas­tan­te bá­si­co, aun­que real­men­te es una gran ma­ne­ra de dar­le uso a un sim­ple pan. Si de­ci­den pe­dir una tor­ta aho­ga­da, la ex­pe­rien­cia se mul­ti­pli­ca­rá por mil. Pi­dan to­do aho­ga­do, siem­pre. Vi­va Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.