¿Al cuer­po lo que pi­da?

Cambio - - OPINIÓN - POR ELI­ZA­BETH SAN­TA­NA* @Ro­da­da2pun­to0

¿Re­cuer­das la pri­me­ra vez que pro­bas­te la co­mi­da callejera?, ¿qué co­mis­te? Me es­for­cé en tra­tar de re­cor­dar cuál fue mi pri­me­ra co­mi­da callejera, y la ver­dad es que a mi men­te vie­nen va­rios re­cuer­dos; to­dos me re­mon­tan a los fi­nes de se­ma­na en mi in­fan­cia y con mi fa­mi­lia: los co­ches que vendían sánd­wi­ches de he­la­do, el se­ñor de las man­za­nas ca­ra­me­li­za­das, la se­ño­ra de los dulces tí­pi­cos me­xi­ca­nos, el chi­co que ha­cía so­nar un trian­gu­li­to de ace­ro con el fin de ven­der unas ga­lle­tas re­don­das y gi­gan­tes o el se­ñor de los elo­tes que, jun­to a su fa­mi­lia y en un ca­mión de re­di­las, tam­bién vendían es­qui­tes.

Me cues­ta mu­cho tra­ba­jo es­cri­bir so­bre la co­mi­da callejera por­que, si bien la co­mo, me es­fuer­zo en ha­cer­lo lo me­nos po­si­ble, di­ga­mos que pre­fie­ro de­fen­der la co­mi­da corrida en pos de un con­su­mo del pla­to del buen co­mer (pa­ra com­pen­sar lo que en ca­sa no co­cino); sin em­bar­go, es­toy cons­cien­te de que es un te­ma de­li­ca­do que tam­bién ape­la a la eco­no­mía. Asi­mis­mo es un asun­to de lim­pie­za y de im­pues­tos: vi­vo en el Cen­tro His­tó­ri­co y he vis­to có­mo in­fi­ni­dad de lo­ca­les que in­vier­ten no lo­gran com­pe­tir, por ob­via des­ven­ta­ja, con los pues­tos irre­gu­la­res.

Aun­que se pue­de de­cir que me muer­do la len­gua cuan­do com­pro al­gún elo­te, es­qui­tes o ta­cos de ca­nas­ta, es­tos úl­ti­mos tan re­co­no­ci­dos por via­jar en una bi­ci­cle­ta, me atre­ve­ría a de­cir que son una pos­tal em­ble­má­ti­ca de nues­tra ciu­dad –me voy en­te­ran­do, gra­cias a un in­ter­nau­ta, que la ma­yo­ría de es­tos ta­qui­tos pro­vie­nen de San Vi­cen­te Xi­lo­xo­chitla, en Tlax­ca­la, don­de in­clu­so en ho­nor al san­to, se ha­ce una ca­ra­va­na de ta­que­ros de ca­nas­ta con su res­pec­ti­va bi­ci.

La po­si­ción geo­grá­fi­ca de Mé­xi­co es pri­vi­le­gia­da, y nues­tra gas­tro­no­mía es in­fi­ni­ta­men­te ri­ca, por ello es Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unesco). Aun­que en cuan­to a la co­mi­da callejera exis­tan dis­tin­tos di­le­mas, pa­ra mi ami­ga Mó­ni­ca que es nu­trió­lo­ga, es­tá cla­ro que es­tos ali­men­tos res­pon­den a una ne­ce­si­dad, son ba­ra­tos e in­me­dia­tos, sin em­bar­go, re­co­no­ce que mu­chas son lo pri­me­ro que in­ge­ri­mos por­que no te­ne­mos el há­bi­to de desa­yu­nar, y es­tos ali­men­tos son los que más azú­car, gra­sa, ma­sa y so­dio tie­nen.

El pun­to es que si consumimos co­mi­da callejera y no ha­ce­mos ejer­ci­cio, se de­to­nan en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo la obe­si­dad, dia­be­tes e hi­per­ten­sión, que en­ci­ma, si no son bien con­tro­la­das, ab­sor­ben el pre­su­pues­to gu­ber­na­men­tal pa­ra la sa­lud. No obs­tan­te, en el ca­so de quie­nes pe­da­lea­mos las co­sas son dis­tin­tas, siem­pre y cuan­do pre­vea­mos un balance ener­gé­ti­co, por­que lo que co­me­mos lo gas­ta­mos al rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca; pe­ro si nos ex­ce­de­mos en gra­sa y azú­car sí hay pro­ba­bi­li­dad de que se acu­mu­le; se tra­ta de un te­ma de au­to­cui­da­do, se­gún Mó­ni­ca.

En re­su­men: no es bueno o ma­lo, sino cues­tión de can­ti­dad y del nú­me­ro de oca­sio­nes que la con­su­ma­mos, y es por ello que jun­to a la co­mi­da corrida o en­sa­la­das, otras op­cio­nes ca­lle­je­ras bue­na on­da po­drían ser ta­cos de gui­sa­do y ali­men­tos sin ca­pear, que­sa­di­llas de co­mal (no fri­tas), tla­co­yos, ali­men­tos sin em­pa­ni­zar –acom­pa­ña­dos de agua o té, en vez de re­fres­co–. Es de­cir, de­be­mos apren­der a ele­gir al­go dis­tin­to que no va­ya en de­tri­men­to de nues­tra sa­lud.

El po­der de elec­ción tam­bién es­tá al es­co­ger cen­tros de con­su­mo. Por ejem­plo, el res­tau­ran­te Mun­do Ceiba A.C., en Oa­xa­ca, co­ci­na en un horno aho­rra­dor de le­ña, y lo que pre­pa­ran ahí, ade­más de ser co­mi­da lo­cal y no fri­ta, in­cen­ti­va a com­par­tir el le­ga­do gas­tro­nó­mi­co. Por otra par­te, en su ta­ller de co­ci­na con nix­ta­mal, una téc­ni­ca tra­di­cio­nal don­de el maíz es pro­ta­go­nis­ta de me­me­las, tla­yu­das, te­té­las, tor­ti­llas y em­pa­na­das, se apren­de a co­ci­nar en co­mal con le­ña, y a ela­bo­rar sal­sas de mol­ca­je­te.

Es­te 22 de no­viem­bre la Cen­tral de Abas­to cum­ple 36 años, se ubi­ca en Iztapalapa y sus 327 hec­tá­reas al­ma­ce­nan 120 000 to­ne­la­das en 6 000 lo­ca­les. Sin du­da es otro re­fe­ren­te de la ca­pi­tal pa­ra aven­tu­rar­se a co­mer co­mi­da callejera. ¿Ya has ido?

*Pe­rio­dis­ta. Au­to­ra de Ro­da­da 2.0, mar­ca que ce­le­bra la in­clu­sión de la bi­ci co­mo es­ti­lo de vi­da en to­das sus mo­da­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.