Mú­si­ca sin lí­mi­tes

Con 20 años de tra­yec­to­ria, el can­tau­tor ar­gen­tino Lu­ciano Pe­rey­ra ofre­ce­rá en Mé­xi­co un con­cier­to el pró­xi­mo 25 de oc­tu­bre pa­ra con­quis­tar a los aman­tes de las bue­nas le­tras y los so­ni­dos mo­der­nos con raí­ces fol­cló­ri­cas

Cambio - - MÚSICA - POR DA­VID GU­TIÉ­RREZ

“La mú­si­ca no so­la­men­te me ha ido for­man­do co­mo ar­tis­ta, tam­bién co­mo per­so­na. En es­tos 20 años de gi­ras, can­cio­nes, es­ce­na­rios y con­cier­tos, tam­bién han pa­sa­do dos dé­ca­das de vi­da que ha trans­cu­rri­do en com­pa­ñía de mi gran pa­sión que es la mú­si­ca, al­go que es una gran ben­di­ción pa­ra mí”, me cuen­ta el can­tau­tor ar­gen­tino Lu­ciano Pe­rey­ra.

Con dos dé­ca­das de tra­yec­to­ria mu­si­cal en su país, el ar­tis­ta se en­cuen­tra de vi­si­ta en la Ciu­dad de Mé­xi­co con el fin de pre­sen­tar su más re­cien­te pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca La vi­da al vien­to, y pa­ra ofre­cer un con­cier­to es­te 25 de oc­tu­bre, en el Lu­na­rio del Au­di­to­rio Na­cio­nal, en el mar­co de su gi­ra por Amé­ri­ca La­ti­na.

Pe­rey­ra re­ve­la que el nom­bre de su dis­co na­ce a raíz de que en un prin­ci­pio no en­con­tra­ba la ins­pi­ra­ción pa­ra los te­mas, por lo que de­ci­dió “de­jar la vi­da al vien­to”, con el pro­pó­si­to de ver qué su­ce­día.

“Al fi­nal, to­dos los que par­ti­ci­pa­mos en es­te dis­co le in­yec­ta­mos una ma­ne­ra y asen­tó dis­tin­to a la ho­ra de ha­cer poe­sía, eso fue muy sa­lu­da­ble en es­te tra­ba­jo”, des­ta­ca.

Ce­le­bra la par­ti­ci­pa­ción de An­drés Cas­tro, en la pro­duc­ción, pues él su­po in­ter­pre­tar lo que el can­tan­te que­ría del dis­co en su so­ni­do, al fu­sio­nar di­fe­ren­tes gé­ne­ros y rit­mos, sin de­jar la raíz fol­cló­ri­ca que Pe­rey­ra arras­tra des­de Ar­gen­ti­na, con los si­kus, cha­ran­gos, ke­nas y bom­bos.

“Real­men­te, es­te tra­ba­jo es una fu­sión de to­dos esos ins­tru­men­tos con la mú­si­ca que hoy sue­na, pe­ro sin de­jar de la­do las ba­la­das ro­mán­ti­cas que siem­pre me ha gus­ta­do in­ter­pre­tar”.

En ese sen­ti­do, con­si­de­ra que La vi­da al vien­to, por ser un ál­bum mu­cho más fol­cló­ri­co que sus an­te­rio­res pro­duc­cio­nes – los ins­tru­men­tos au­tóc­to­nos tie­nen una gran pre­sen­cia me­ló­di­ca–, “es una fu­sión de lo que sue­na hoy con di­fe­ren­tes gé­ne­ros y rit­mos”.

De acuer­do con el can­tau­tor, el ma­yor re­to al que se en­fren­ta al fu­sio­nar to­dos es­tos rit­mos y so­ni­dos es que le gus­te pe­ro, so­bre to­do, de­be es­tar con­ven­ci­do de lo que crea. “No me gus­ta gra­bar al­go só­lo por gra­bar, ten­go que es­tar se­du­ci­do y enamo­ra­do de la obra. Eso es al­go muy lin­do, por­que a me­di­da que vas ha­cien­do las can­cio­nes te vas enamo­ran­do, al­go que a mí me en­can­ta ha­cer”.

Lu­ciano gra­bó en 1998 su pri­mer dis­co lla­ma­do Ama­ne­cien­do, que mez­cla so­ni­dos fol­cló­ri­cos ar­gen­ti­nos co­mo la sam­ba, car­na­va­li­to, val­ses, cha­ca­re­ras y ba­la­das. Su pri­mer hit se lla­mó “Soy un in­cons­cien­te”, con el que ven­dió 26 000 dis­cos y le va­lió ob­te­ner cuá­dru­ple dis­co de pla­tino. En 1999 se pre­sen­tó por pri­me­ra vez en el Tea­tro Ópe­ra, de Bue­nos Ai­res.

Al igual que en la vi­da, en la mú­si­ca uno tie­ne que de­jar­se lle­var, di­ce muy con­ven­ci­do, ade­más de que se evo­lu­cio­na y cre­ce: “no me gus­ta en­ca­si­llar­me en un só­lo gé­ne­ro o rit­mo. La mú­si­ca no es pa­ra com­pa­rar, sino pa­ra dis­fru­tar; hay tan­tos rit­mos y gé­ne­ros, que ha­cer só­lo uno de ellos se­ría li­mi­tar­me, de­jar de cre­cer y de se­guir evo­lu­cio­nan­do den­tro de lo mu­si­cal y ar­tís­ti­co”.

Lu­ciano con­si­de­ra que le can­ta al amor, por­que cree to­da­vía en ese sen­ti­mien­to que vie­ne del co­ra­zón, so­bre to­do, en una épo­ca tan in­to­xi­ca­da por la tec­no­lo­gía. “An­tes de can­tar­le al amor me can­to a mí, por­que me ha­ce muy fe­liz y por­que me gus­ta com­par­tir. Di­cen que una ale­gría com­par­ti­da es el do­ble de la ale­gría, y una tris­te­za com­par­ti­da es la mi­tad de la tris­te­za, por eso com­par­tir la ale­gría me ha­ce in­men­sa­men­te fe­liz, y po­der com­par­tir­la con tan­ta gen­te, a tra­vés de la mú­si­ca, es ma­ra­vi­llo­so”.

Pe­rey­ra sa­be que ha re­co­rri­do un lar­go ca­mino jun­to a la mú­si­ca que, se­gún él, lo acom­pa­ña des­de que na­ció. Re­cuer­da con nos­tal­gia y ale­gría cuan­do a sus 16 años te­nía en sus ma­nos su pri­mer dis­co, y dos años más tar­de le can­ta­ba al pa­pa Juan Pa­blo II en un ju­bi­leo an­te dos mi­llo­nes y me­dio de jó­ve­nes de to­do el mun­do; y de ahí has­ta hoy, ca­da mo­men­to, ca­da show, ca­da gi­ra, ca­da dis­co, ca­da lu­gar que ha vi­si­ta­do.

El in­tér­pre­te de 37 años di­ce que des­de que tie­ne uso de ra­zón es­tá ro­dea­do de mú­si­ca. “Mi pa­dre es can­tan­te, aun­que sea pin­tor de casas, pe­ro siem­pre la mú­si­ca es­tu­vo pre­sen­te. Yo de chi­co dis­fru­ta­ba mu­cho las reunio­nes en la ca­sa de mis pa­dres, por­que ter­mi­na­ban de co­mer y en­se­gui­da apa­re­cía un ban­do­neón y una gui­ta­rra y un bom­bo y se ar­ma­ba la gui­ta­rrea­da. Yo apren­dí de eso. Y así el día de ma­ña­na ya no ha­ga más mú­si­ca, es­ta siem­pre me va a se­guir acom­pa­ñan­do”.

Al ser cues­tio­na­do en torno a la fu­sión de gé­ne­ros, lue­go de ha­ber­se da­do a co­no­cer co­mo in­tér­pre­te de mú­si­ca fol­cló­ri­ca, Pe­rey­ra ase­gu­ra que se tra­ta “de una cues­tión ló­gi­ca”, y lo ejem­pli­fi­ca: “Vos por ahí no ha­rás so­la­men­te en­tre­vis­tas a fol­clo­ris­tas, se­gu­ro se las ha­rás a un mon­tón de mú­si­cos de otros gé­ne­ros. O sea, te vas a adap­tar, aun­que tu raíz y tu esen­cia de pre­gun­tar co­mo pe­rio­dis­ta no va a cambiar. Mi esen­cia mu­si­cal no va a cambiar. El res­to es ir apren­dien­do, es­cu­chan­do, fu­sio­nan­do, co­mo lo he he­cho en mis úl­ti­mos dis­cos”.

Agre­ga que de ni­ño y ado­les­cen­te es­cu­chó más de un gé­ne­ro en la ca­sa de sus pa­dres. “Pa­sá­ba­mos de Los del Su­quía a Car­los Gar­del, Mer­ce­des So­sa, Ho­ra­cio Gua­ra­ní, Frank Si­na­tra, Ro­ber­to Car­los y Juan Ga­briel. Ha­bía una mez­cla de mú­si­ca, yo me crié con eso. Aho­ra, ¿por qué la raíz más fuer­te es el fol­clor? Su­pon­go que por­que mis pa­dres son del in­te­rior de Ar­gen­ti­na; ten­go a mi ma­dre que es de Mi­sio­nes, y mi pa­dre de En­tre Ríos; él siem­pre can­tó fol­clor, pe­ro aho­ra me di­ce que le en­can­ta la mú­si­ca ma­ria­chi”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.