El ci­ne co­mo ins­pi­ra­ción

El di­rec­tor Lex Or­te­ga desea que Atroz, un per­tur­ba­dor fil­me de vio­len­cia ex­plí­ci­ta, sir­va pa­ra que los jó­ve­nes se ani­men a to­mar una cá­ma­ra y ha­gan pe­lí­cu­las di­fe­ren­tes

Cambio - - CINE & SERIES - Por Ja­vier Pé­rez

De acuer­do con su pu­bli­ci­dad pro­mo­cio­nal, Atroz, la ópe­ra pri­ma de Lex Or­te­ga, es la cin­ta me­xi­ca­na más vio­len­ta de la his­to­ria. Tras un ac­ci­den­te de trá­fi­co, unos po­li­cías des­cu­bren va­rios vi­deos que mues­tran las tor­tu­ras a las que un par de ase­si­nos en se­rie so­me­tie­ron a sus víc­ti­mas. En el fil­me, que cuen­ta con la pro­duc­ción aso­cia­da del rea­li­za­dor ita­liano Rug­ge­ro Deo­da­to (Ho­lo­caus­to ca­ní­bal, 1980), uno de los re­fe­ren­tes del ci­ne go­re y su va­rian­te de found foo­ta­ge a la que Atroz rin­de tributo, na­da se de­ja a la ima­gi­na­ción.

“Una par­te muy im­por­tan­te pa­ra mí y mi desa­rro­llo crea­ti­vo es pen­sar qué me fal­ta ver en el ci­ne me­xi­cano –di­ce Lex, co­no­ci­do por ser el pro­mo­tor de un par de bien re­ci­bi­dos lar­go­me­tra­jes co­lec­ti­vos, Mé­xi­co bár­ba­ro 1 y 2, he­chos con cor­tos de te­rror–. Y co­mo fan del ci­ne ex­tre­mo y el ci­ne de te­rror, me ha­cía fal­ta ver una pe­lí­cu­la así de grá­fi­ca. Na­rra­ti­va­men­te es la for­ma co­mo a mí me gus­ta con­tar las his­to­rias, que se vea y te ha­ga sen­tir es­te ma­les­tar en las tri­pas”.

Atroz no em­pe­zó co­mo lar­go­me­tra­je. Lex pri­me­ro fil­mó un cor­to, el de la par­te del tra­ves­ti, y lue­go uno más, de la bai­la­ri­na de ta­ble dan­ce; el an­te­ce­den­te, no obs­tan­te, es­ta­ba en “una prác­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de una tor­tu­ra. Que­ría man­dar­la a no­ti­cie­ros y sol­tar­lo en lí­nea sin cré­di­tos, que pa­re­cie­ra un vi­deo snuff. Pe­ro al ha­cer es­ta idea e in­vo­lu­crar a más ta­len­to e in­ver­tir más di­ne­ro, creí más con­ve­nien­te que en reali­dad con­ta­ra una his­to­ria. To­do fue for­mán­do­se co­mo un error acer­ta­do, di­ga­mos”.

Es­te di­rec­tor no con­fia­ba en que la cin­ta lle­ga­ra a es­tre­nar­se al­gún día –con el pro­pó­si­to de ter­mi­nar­la, re­cu­rrió a un fon­deo de tres me­ses pa­ra re­unir cien mil pe­sos–. Ha­ce un par de años for­mó par­te del pro­gra­ma del Fes­ti­val Ma­ca­bro y, des­pués de eso, él y la pro­duc­to­ra Abi­gail Bo­ni­lla con­si­de­ra­ron sol­tar­la en la pi­ra­te­ría. “Sien­to que es un lo­gro, no na­da más por ser mi pe­lí­cu­la, sino pa­ra el ci­ne in­de­pen­dien­te y el ci­ne go­re me­xi­cano. Creo que el pú­bli­co lo hay. Por da­tos de la Ame­ri­can Film Mar­ket, so­mos el país que más con­su­me te­rror en el mun­do”.

Así pues, su per­tur­ba­dor fil­me de vio­len­cia ex­plí­ci­ta, he­cho ba­jo el es­que­ma de ci­ne de gue­rri­lla que per­mi­te ba­jar cos­tos, se es­tre­na­rá es­te 26 de oc­tu­bre en el cir­cui­to co­mer­cial me­xi­cano. La bru­ta­li­dad grá­fi­ca de Atroz, sos­tie­ne Lex, tie­ne un tras­fon­do de crí­ti­ca so­cial. “Es más bien una crí­ti­ca a las ins­ti­tu­cio­nes, una ins­ti­tu­ción des­de la fa­mi­lia; si lle­ga a ha­ber al­gún ti­po de da­ño des­de ese nú­cleo pue­de ge­ne­rar di­fe­ren­tes cues­tio­nes en un fu­tu­ro. Y tam­bién es una crí­ti­ca has­ta el go­bierno. Por ahí Gui­ller­mo del To­ro di­jo al­gu­na vez que el ci­ne era una muy bue­na for­ma de pro­tes­ta, y yo creo que sí. Es­ta es una pe­lí­cu­la de pro­tes­ta, y abar­ca des­de la crí­ti­ca de una fa­mi­lia co­rrom­pi­da has­ta ho­mo­fo­bia, pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y to­do es­te ti­po de prác­ti­cas”.

Y a pe­sar de que han pa­sa­do dos años des­de que Atroz es­tu­vo ter­mi­na­da, per­ma­ne­ce vi­gen­te. “La gen­te de la dis­tri­bui­do­ra, Ci­ne­nau­ta, me di­jo que con­si­de­ra­ban que la pe­lí­cu­la no te­nía ca­du­ci­dad por­que re­tra­ta pro­ble­mas ac­tua­les, los cua­les han su­ce­di­do des­de ha­ce una lar­ga épo­ca. Des­afor­tu­na­da­men­te siem­pre se en­cuen­tra una re­la­ción con ca­sos que van su­ce­dien­do. Y tam­po­co es que ha­ya­mos te­ni­do una res­pues­ta co­mo so­cie­dad an­te ese ti­po de ca­sos, creo que si­gue ha­bien­do la mis­ma incompetencia y la mis­ma im­pu­ni­dad, se­gui­mos es­tan­do en un es­ta­do de in­de­fen­sión co­mo so­cie­dad. Son si­tua­cio­nes que ahí es­tán y ahí han es­ta­do, que no las que­ra­mos ver no quie­re de­cir que no exis­tan”.

Tal vez ha­ya, le di­go, quie­nes con­si­de­ren opor­tu­nis­ta el fil­me an­te el so­na­do ca­so re­cien­te del lla­ma­do “mons­truo de Eca­te­pec”. “La gen­te tie­ne el de­re­cho de opi­nar y creer lo que quie­ra. Creo que la pe­lí­cu­la pue­de afec­tar a ca­da quien en di­fe­ren­tes ni­ve­les y que hay in­clu­so quie­nes no ten­drían por qué es­tar­la vien­do. Siem­pre te po­ne a pen­sar qué lec­tu­ra pue­da dar­le la gen­te a lo que ha­ces. Eso es in­du­da­ble y no pue­des evi­tar sus reac­cio­nes. Yo no es­toy pro­mo­vien­do ni quie­ro ge­ne­rar con es­ta pe­lí­cu­la ase­si­nos se­ria­les ni mu­cho me­nos. Es­to es una for­ma de ex­pre­sión y es un ar­te a fi­nal de cuen­tas. Pe­ro yo creo que la pe­lí­cu­la sa­le a muy buen tiem­po. No creo que la ca­ta­lo­guen co­mo opor­tu­nis­ta, sino que es­ta­mos des­per­tan­do co­mo so­cie­dad y es jus­to eso: una crí­ti­ca a las ins­ti­tu­cio­nes”.

Lex di­ce que el he­cho de que uno de los ase­si­nos se lla­me Go­yo es sim­ple­men­te por­que a al­guien se le ocu­rrió lla­mar­lo así du­ran­te la fil­ma­ción, co­mo re­fe­ren­cia al ase­sino en se­rie más co­no­ci­do de Mé­xi­co. “Pe­ro no qui­se ha­cer al­gu­na his­to­ria bio­grá­fi­ca de un ase­sino se­rial. Cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do el guion sí hi­ce al­gún es­tu­dio por ahí pa­ra crear el per­fil: hay una te­sis de pa­ra­mi­li­ta­ris­mo de una chi­ca co­lom­bia­na; y vien­do mu­chos ca­sos de ase­si­nos se­ria­les, co­mo Je­ro­me Bru­dos, con eso fui cons­tru­yen­do el per­so­na­je de es­tos dos ti­pos”.

Si bien Atroz se fil­mó con un pre­su­pues­to ba­jí­si­mo, la idea de Lex y su pro­duc­to­ra siem­pre fue in­ver­tir los re­cur­sos en lo que se vie­ra en pan­ta­lla. Uno de los pun­tos de ma­yor aten­ción fue el de los efec­tos es­pe­cia­les. “La gen­te de Reality Ef­fects, que es Freddy Ol­guín y Jai­me Ló­pez Nie­to, hi­zo un tra­ba­jo in­creí­ble. Tam­bién pa­ra ellos fue un re­to bas­tan­te im­por­tan­te por­que por lo re­gu­lar en otros pro­yec­tos es de qui­tar­le”.

Y sos­tie­ne: “El he­cho de que sea ci­ne de gue­rri­lla no quie­re de­cir que sea un ci­ne im­pro­vi­sa­do ni mal he­cho. La úni­ca di­fe­ren­cia son los re­cur­sos eco­nó­mi­cos. De ahí, ne­ce­si­tas te­ner una pla­nea­ción, un guion. Hu­bo mu­chas to­mas en la pe­lí­cu­la que fue­ron one shot, por­que no te­nía­mos op­ción de ha­cer otra: no te­nía­mos otro ves­tua­rio, otro día de lla­ma­do ni re­cur­sos pa­ra vol­ver a ha­cer efec­tos es­pe­cia­les”.

Por lo pron­to, Lex tra­ba­ja en su si­guien­te lar­go­me­tra­je. Co­mo no pu­do con­se­guir fi­nan­cia­mien­to por los ca­na­les tra­di­cio­na­les, se pu­so a tra­ba­jar un guion ba­jo el mis­mo es­que­ma de gue­rri­lla. “La ver­dad es que no sé si me sal­ga otra co­sa que no sea te­rror, y no me in­tere­sa­ría otra co­sa. Tam­po­co es que quie­ra ha­cer Atroz 2, me gus­ta­ría to­car otros sub­gé­ne­ros del te­rror. Sí es te­rror, sí tie­ne par­tes bru­ta­les, aun­que no es lo mis­mo, no son tor­tu­ras, no es al­go que ya vi­mos”.

Es­pe­ra que su tra­ba­jo sir­va de ins­pi­ra­ción pa­ra los jó­ve­nes ci­neas­tas. “Tal vez no por el pro­yec­to en sí, pe­ro que es­ta for­ma de ha­cer ci­ne sir­va de ins­pi­ra­ción pa­ra al­guien más, que se de­ci­da a aga­rrar una cá­ma­ra, que se de­ci­da a jun­tar­se con sus ami­gos a fil­mar y que vea que se pue­den ha­cer mu­chas co­sas de mu­chas for­mas di­fe­ren­tes y lo­grar la mis­ma fi­na­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.