El ca­so de Willy To­le­do (II)

Cambio - - OPINIÓN - Por ro­ge­lio Se­go­viano* *Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en cul­tu­ra. @ro­ger­se­go­viano

Pa­ra con­ti­nuar con la co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da, des­de que se co­no­ció la de­nun­cia por par­te de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos y el juez lla­mó a de­cla­rar al ac­tor es­pa­ñol Willy To­le­do con el fin de ve­ri­fi­car si fue él quien pu­bli­có en su mu­ro de Fa­ce­book el men­sa­je que de­cía: “Yo me ca­go en Dios y me so­bra mier­da pa­ra ca­gar­me en el dogma de la san­ti­dad y vir­gi­ni­dad de la Vir­gen Ma­ría. Es­te país es una ver­güen­za in­so­por­ta­ble. Me pue­de el as­co. Iros a la mier­da. Vi­va el co­ño in­su­mi­so”, el ca­so ha es­ta­do en­vuel­to en una gran po­lé­mi­ca.

De en­tra­da, se cri­ti­ca que aún exis­ta en el or­de­na­mien­to pe­nal es­pa­ñol una fi­gu­ra que cas­ti­ga con cár­cel lo que se con­si­de­ra “ofen­sas a los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos”, ya que en­tra en con­flic­to con el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión de las per­so­nas.

Willy To­le­do ali­men­tó el de­ba­te al ne­gar­se a com­pa­re­cer pa­ra de­cla­rar an­te el juez en dos oca­sio­nes, por lo que fue de­te­ni­do y per­ma­ne­ció una no­che tras las re­jas, an­tes de ne­gar­se a de­cla­rar, nue­va­men­te, en una cor­te de Ma­drid.

En el trans­cur­so de to­do es­te pe­ri­plo, el ac­tor –quien ha tra­ba­ja­do ba­jo las ór­de­nes de sus pai­sa­nos Pe­dro Al­mo­dó­var, Alex de la Igle­sia, Da­vid True­ba y Vi­cen­te Aran­da– ha re­ci­bi­do nu­me­ro­sas mues­tras de apo­yo y ha apa­re­ci­do en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, don­de ha dicho, con el sar­cas­mo que lo ca­rac­te­ri­za, que es ado­ra­dor de Sa­tán y que la Igle­sia “católica, apos­tó­li­ca, pe­de­ras­ta y ro­ma­na” lo ofen­de cuan­do lo lla­man “ma­ligno”.

In­clu­so, ha­ce unos días el hash­tag “#meca­goen­dios” se ubi­ca­ba en los pri­me­ros si­tios del trending topic en Es­pa­ña, co­mo par­te de una cam­pa­ña crea­da pa­ra so­li­da­ri­zar­se con la si­tua­ción por la que atra­vie­sa.

Aún así, por ri­dícu­lo que pa­rez­ca, el juez Ja­vier Pé­rez Pé­rez de­ci­dió ini­ciar un pro­ce­so en con­tra de Willy To­le­do por in­sul­tar a Dios y a la Vir­gen Ma­ría en Fa­ce­book, así co­mo por cri­ti­car los jui­cios ora­les con­tra las tres mu­je­res que par­ti­ci­pa­ron en la Pro­ce­sión del Co­ño In­su­mi­so, en Se­vi­lla. Se tra­ta de un de­li­to “con­tra los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos por sus co­men­ta­rios po­ten­cial­men­te ofen­si­vos pa­ra la re­li­gión católica y sus prac­ti­can­tes. Es una enu­me­ra­ción de exa­brup­tos en con­tra de la fe cris­tia­na”, se­ña­ló el ma­gis­tra­do.

Ade­más, Pé­rez Pé­rez con­si­de­ra que los men­sa­jes pu­bli­ca­dos en Fa­ce­book po­drían no es­tar am­pa­ra­dos por la li­ber­tad de ex­pre­sión –de­re­cho fun­da­men­tal del ser hu­mano–, por lo que exis­ten mo­ti­vos pa­ra lle­var­lo a jui­cio, aun­que ca­be la po­si­bi­li­dad de que las par­tes en con­flic­to lle­guen a un acuer­do y así dar­le car­pe­ta­zo al ca­so de Willy To­le­do; pe­ro eso ja­más su­ce­de­rá.

El abo­ga­do de To­le­do, En­di­ka Zu­lue­ta, ha dicho que no quie­re per­der su ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa. “Me sorprende que to­da­vía en Es­pa­ña se cri­mi­na­li­ce lo que se pien­sa y se di­ce. Me sor­pren­dí cuan­do hay un fis­cal que re­co­ge es­to de Fa­ce­book y con­si­de­ra que es de­li­to; cuan­do la po­li­cía in­ves­ti­ga to­dos los men­sa­jes del se­ñor To­le­do en su his­to­rial; cuan­do el juz­ga­do ad­mi­te a trá­mi­te la de­nun­cia; cuan­do es­tu­vo pri­va­do de li­ber­tad 20 ho­ras y aho­ra cuan­do el juez con­si­de­ra que es de­li­to es­cri­bir dos fra­ses que di­cen de­ce­nas de mi­les de es­pa­ño­les y que ten­drán es­cri­tas en Fa­ce­book otras de­ce­nas de mi­les”, co­men­tó Zu­lue­ta.

Willy To­le­do ase­gu­ró que es “in­dig­nan­te” que una “aso­cia­ción ul­tra­fun­da­men­ta­lis­ta” pue­da, hoy en día, pre­sen­tar una de­nun­cia por blas­fe­mia, “co­mo si es­tu­vié­ra­mos en la Edad Me­dia”. Pa­ra el ac­tor, la ley que re­co­ge el de­li­to con­tra los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos es an­ti­de­mo­crá­ti­ca, “por­que im­pi­de a los ateos ex­pre­sar su opi­nión. Yo soy ateo y no creo en la vir­gi­ni­dad ni en la san­ti­dad de la Vir­gen Ma­ría”. Fi­nal­men­te, en­fa­ti­zó que se­gui­rá pen­san­do lo mis­mo, aun­que en los si­guien­tes días lo me­tan a la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.