Ha­llo­ween

Es­ta nue­va cin­ta es la me­jor se­cue­la que se ha fil­ma­do de la pe­lí­cu­la ori­gi­nal, en­tre otras co­sas, por­que en ella las mu­je­res han de­ci­di­do dar un gi­ro a la his­to­ria

Cambio - - CINE & SERIES - POR ALE­JAN­DRO ALE­MÁN

Si la Ha­llo­ween ori­gi­nal era un gran ho­me­na­je al ci­ne de Hitch­cock y en par­ti­cu­lar a Psy­cho (1960), es­ta nue­va se­cue­la es un ho­me­na­je al clá­si­co de 1978 y al ci­ne de John Car­pen­ter mis­mo. Dicho así, es­to po­dría pa­re­cer el peor ejer­ci­cio de ona­nis­mo, pe­ro lo fa­bu­lo­so e ines­pe­ra­do es que la cin­ta fun­cio­na. De he­cho, es­ta nue­va Ha­llo­ween es la me­jor se­cue­la que se ha he­cho de la cin­ta ori­gi­nal; es la úni­ca que ha sa­bi­do re­uti­li­zar la fór­mu­la no co­mo un signo de pe­re­za ar­gu­men­tal, sino co­mo una de­cons­truc­ción mis­ma de los me­ca­nis­mos del te­rror de los cua­les Mi­ke Myers se vuel­ve pie­za no­dal del gé­ne­ro.

De un plu­ma­zo y sin per­der mu­cho tiem­po en ex­pli­ca­cio­nes, es­ta nue­va cin­ta di­ri­gi­da por Da­vid Gor­don Green qui­ta del ma­pa las nu­me­ro­sas y muy po­bres se­cue­las a la cin­ta ori­gi­nal pa­ra si­tuar­nos en el pe­rio­do ac­tual.

Han pa­sa­do ya cua­ren­ta años des­de los he­chos ocu­rri­dos la no­che de Ha­llo­ween de 1978 en Had­don­field, Illi­nois, don­de un hom­bre en­mas­ca­ra­do ma­tó vio­len­ta­men­te a cin­co per­so­nas. La úni­ca so­bre­vi­vien­te de aquel ata­que fue Lau­rie Stro­de (fa­bu­lo­sa Ja­mie Lee Cur­tis), quien a pe­sar de tan­tos años aún vi­ve con el trau­ma de lo ocu­rri­do aque­lla fa­tal no­che de bru­jas, por lo que se ha en­car­ga­do de trans­mi­tir a su hi­ja Ka­ren (Judy Greer) y a su nie­ta ado­les­cen­te Ally­son (An­di Ma­ti­chak) no só­lo el mie­do por el even­tual re­gre­so de Mi­ke Myers, sino la for­ma de com­ba­tir­lo, en­tre­nán­do­las des­de pe­que­ñas en el uso de ar­mas de fue­go y téc­ni­cas de de­fen­sa.

Así, el guion del di­rec­tor (jun­to con Danny Mcb­ri­de y Jeff Frad­ley) con­vier­te a la otro­ra cán­di­da e inocen­te ni­ñe­ra de ha­ce cua­ren­ta años en una ru­da amal­ga­ma en­tre Sa­rah Con­nor (Lin­da Ha­mil­ton en The ter­mi­na­tor, 1984), la siem­pre ague­rri­da Ri­pley (Si­gour­ney Wea­ver en Alien,1979) y la de­ter­mi­na­da Fu­rio­sa (Char­li­ze The­ron en Mad Max: fury road, 2015).

La se­sen­to­na Lau­rie es aho­ra ex­per­ta en ar­mas y po­see un vas­to ar­se­nal con to­do y cuar­to de pá­ni­co in­clui­do. Ka­ren y Ally­son creen que su ma­dre/abue­la es­tá de­men­te, pe­ro só­lo es cues­tión de tiem­po pa­ra que des­cu­bran, de la peor ma­ne­ra po­si­ble, que to­da la pa­ra­noia era en reali­dad pre­cau­ción: se acer­ca la no­che de Ha­llo­ween y el mal vol­ve­rá a ca­mi­nar en las ca­lles de aquel en apa­rien­cia apa­ci­ble su­bur­bio de la Amé­ri­ca pro­fun­da.

El prin­ci­pal re­to de es­ta se­cue­la es el tiem­po. Co­mo bien lo apun­ta uno de los per­so­na­jes: que un ase­sino se­rial ha­ya ma­ta­do a cin­co per­so­nas ha­ce cua­ren­ta años es ca­si in­tras­cen­den­te pa­ra los es­tán­da­res co­ti­dia­nos de hoy día don­de, por ejem­plo, un chi­co pue­de to­mar un ar­ma y ma­tar a cien­tos en una tar­de de es­cue­la. Nor­tea­mé­ri­ca ya no es la mis­ma, la vio­len­cia ha au­men­ta­do y por ello un per­so­na­je co­mo Mi­chael Myers po­dría pa­re­cer (o de he­cho es) anacró­ni­co, pro­pio de tiem­pos mu­cho más ci­vi­li­za­dos e in­ge­nuos (re­cor­de­mos que el ar­ma pre­fe­ri­da de Myers es el cu­chi­llo ce­bo­lle­ro, na­da de ar­mas au­to­má­ti­cas o pis­to­las de nin­gún ti­po).

An­te es­ta po­de­ro­sa dis­yun­ti­va, Da­vid Gor­don Green op­ta por lo ob­vio: vol­ver a la esen­cia. Mi­ke Myers si­gue sien­do un en­va­se sin eti­que­tas ni ros­tro, que no ne­ce­si­ta ma­yor ex­pli­ca­ción ni adi­ción. “Es el mal en­car­na­do –di­ría el vie­jo Dr. Loo­mis (Do­nald Plea­sen­ce)–, sin ra­zón, con­cien­cia ni en­ten­di­mien­to”. Mi­ke Myers re­gre­sa y el úni­co agre­ga­do al per­so­na­je es una bar­ba blan­ca que ape­nas y se su­gie­re. En épo­cas de ti­ro­teos y de cien­tos de muer­tos en mi­nu­tos, el vie­jo Myers va en bus­ca de un nue­vo cu­chi­llo, al fin y al ca­bo que víc­ti­mas y ado­les­cen­tes ca­len­tu­rien­tos hay de so­bra.

La que ha cam­bia­do es la víc­ti­ma, las mu­je­res; y es aquí don­de la pe­lí­cu­la da su gi­ro más ge­nial y ma­ra­vi­llo­so. Lau­rie, su hi­ja y su nie­ta, no pre­ten­den ser más las eter­nas víc­ti­mas, el jue­go de pre­sa y ca­za­dor cam­bia. Es­te es el Ha­llo­ween del mo­vi­mien­to #Me­too, don­de las mu­je­res ha­rán lo ne­ce­sa­rio –con va­len­tía y re­so­lu­ción– con el fin de ter­mi­nar con el de­pre­da­dor que las ace­cha des­de ha­ce 40 años.

No son bue­nos tiem­pos pa­ra el vie­jo Mi­ke Myers, pe­ro sí pa­ra las mu­je­res que fi­nal­men­te han de­ci­di­do de­jar el mie­do atrás.

Di­rec­ción: Da­vid Gor­don Green. Guion: Da­vid Gor­don Green, Danny Mcb­ri­de, Jeff Frad­ley ba­sa­do en los per­so­na­jes crea­dos por John Car­pen­ter.Pro­duc­ción: Bill Block, Ja­son Blum, John Car­pen­ter, Ja­mie Lee Cur­tis. EU, 2018. Fo­to­gra­fía: Mi­chael Sim­monds. Edi­ción: Ti­mothy Al­ver­son. Con: Ja­mie Lee Cur­tis, Judy Greer, An­di Ma­ti­chak, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.