Ca­la­ve­ri­ta en bi­ci

Cambio - - OPINIÓN - POR ELI­ZA­BETH SAN­TA­NA* @Ro­da­da2pun­to0

¿Sa­bías que el sim­bo­lis­mo de Día de Muer­tos fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cultura en el 2003? Yo no lo sa­bía, aun­que es de mis fes­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas. El aro­ma a co­pal, los pé­ta­los de cem­pa­sú­chil, los oji­tos de len­te­jue­la en las ca­la­ve­ri­tas de azú­car, y el pa­pel chi­na de colores son par­te de lo que más lla­ma mi aten­ción.

El Día de Muer­tos es una ce­le­bra­ción de esen­cias, por ello en el al­tar a nues­tros di­fun­tos co­lo­ca­mos su co­mi­da fa­vo­ri­ta. No só­lo es una tem­po­ra­da que le da la bien­ve­ni­da a las man­da­ri­nas y a las ca­ñas, tam­bién es la fe­cha idó­nea pa­ra cho­pear pan de muer­to en ca­fé de olla y chocolate; igual se cue­ce ca­mo­te y ca­la­ba­za en pi­lon­ci­llo con ca­ne­la, y quie­nes tie­nen más ape­go por la tra­di­cio­nes, has­ta di­se­ñan ca­la­ve­ri­tas en chi­la­ca­yo­tes con el pro­pó­si­to de co­lo­car una ve­la den­tro de ellos.

En lo que res­pec­ta a los ci­clis­tas de la CDMX, el Pa­seo Noc­turno “No­che de Muer­tos en Bi­ci­cle­ta” ya se po­si­cio­nó co­mo un clá­si­co. La afluen­cia lo de­mues­tra, pues en 2017 más de 142 000 per­so­nas se die­ron ci­ta con­tra las 135 000 que lo vi­si­ta­ron en 2016. Se tra­ta de una no­che de gala, en la que crea­ti­vi­dad e in­ge­nio se pa­sean en bi­ci, a con­se­cuen­cia del con­cur­so anual de dis­fra­ces que se con­me­mo­ra en el Án­gel de la In­de­pen­den­cia.

El pa­seo noc­turno, asi­mis­mo, res­pon­de a una ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el espacio pú­bli­co pa­ra la re­crea­ción y sa­na con­vi­ven­cia. Es por ello que se tra­ta de una ru­ta ade­cua­da pa­ra ni­ños y adul­tos que, por lo ge­ne­ral, no re­ba­sa los 20 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, y cu­yo pa­seo atra­vie­sa si­tios co­mo el Bos­que de Cha­pul­te­pec, ave­ni­da Pa­seo de la Re­for­ma y par­te del Cen­tro His­tó­ri­co; un es­fuer­zo or­ga­ni­za­do por la Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te (Se­de­ma) de la ca­pi­tal.

Esa no­che ha si­do opor­tu­na pa­ra re­fren­dar a nues­tro vehícu­lo no mo­to­ri­za­do co­mo un mo­do de trans­por­te ap­to en cual­quier ho­ra del día, por lo que tam­bién se ha­ce pre­sen­te el pro­gra­ma Haz­te Bi­ci­ble CDMX, que nos ob­se­quia pla­cas re­fle­jan­tes, y que de ma­ne­ra sim­bó­li­ca nos re­cuer­da tran­si­tar con se­gu­ri­dad por la no­che –sin omi­tir nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad de por­tar luz ro­ja tra­se­ra y blan­ca de­lan­te­ra, ade­más de cha­le­co y ban­das re­fle­jan­tes–, y, des­de lue­go, sin exi­mir la obli­ga­ción de los con­duc­to­res de au­to de com­par­tir la vía.

La ver­be­na po­pu­lar que nos con­ce­de el Día de Muer­tos es tal, que pa­ra es­te pa­seo noc­turno se nos per­mi­te via­jar con nues­tra bi­ci en otros me­dios de trans­por­te, por ejem­plo en el Me­tro y Me­tro­bús, que de 7 p.m. a 11 p.m. per­mi­ten es­ta in­ter­mo­da­li­dad. Pe­ro lo mis­mo su­ce­de en la ca­lle, pues den­tro del Pa­seo Noc­turno “No­che de Muer­tos en Bi­ci­cle­ta” tam­bién hay lu­gar pa­ra pa­ti­nes, pa­ti­ne­tas, pa­tín del dia­blo y has­ta tri­ci­clo. Y tú, ¿ya pe­dis­te tu quin­to ca­la­ve­ra?

*Pe­rio­dis­ta. Au­to­ra de Ro­da­da 2.0, mar­ca que ce­le­bra la in­clu­sión de la bi­ci co­mo es­ti­lo de vi­da en to­das sus mo­da­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.