La his­to­ria un hit de sin igual

“Des­pa­ci­to”, la can­ción más gi­gan­te del reg­gae­tón, fue un par­tea­guas y mar­có un an­tes y un des­pués pa­ra la mú­si­ca, por ello, uno de sus au­to­res y el prin­ci­pal in­tér­pre­te nos cuen­ta la his­to­ria de es­te éxi­to

Cambio - - MÚSICA - POR JU­LIÁN VERÓN

Hay al­go muy par­ti­cu­lar en los hits: cuan­do los es­cu­chas sa­bes que tie­nen un je ne seis quo; se escapan de la nor­ma­li­dad, hu­yen de los lu­ga­res co­mu­nes co­mo si su vi­da de­pen­die­ra de ello; y eso es­tá ca­brón. Ha­blar de éxi­tos co­yun­tu­ra­les es ha­blar de “Des­pa­ci­to”: la can­ción en es­pa­ñol y en cual­quier idio­ma más strea­mea­da del pla­ne­ta. Y pa­ra el idio­ma de Cor­tá­zar, es la can­ción más exi­to­sa de su his­to­ria.

¿A dón­de se pue­de ir des­pués de ha­cer un hit tan gi­gan­te? Es di­fí­cil. Ima­gi­nen te­ner que se­guir ha­cien­do can­cio­nes y es­cu­chan­do las com­pa­ra­cio­nes con un mons­truo de ese ta­ma­ño. Ha­ce tiem­po pla­ti­qué con uno de sus com­po­si­to­res, Luis Fon­si, so­bre la his­to­ria de la can­ción. “Cuan­do es­cu­cha­mos las ma­que­tas del dis­co pa­ra de­ci­dir con la dis­que­ra cuál iba a ser el sen­ci­llo, yo les in­sis­tía que te­nía que ser ‘Des­pa­ci­to’, por­que era un te­ma im­por­tan­te y va­lía la pe­na lan­zar­lo co­mo pri­mer sen­ci­llo. Sa­bía que te­nía­mos al­go bueno en­tre las ma­nos”, me di­jo Luis Fon­si.

Aun­que cla­ro, hoy en día es fá­cil ha­blar del me­ga­éxi­to que fue y es. ¿Pe­ro re­cuer­dan cuán­do sa­lió? Yo sí. Mu­chí­si­ma gen­te es­ta­ba im­pre­sio­na­da con el cam­bio de ba­la­dis­ta a reg­gae­to­ne­ro de Fon­si. Hu­bo bur­las y más. Él no sa­bía si la can­ción iba a fun­cio­nar al 100 por cien­to: “La ver­dad es que cuan­do es­cri­bes un te­ma o cuan­do es­tás en el es­tu­dio, no tie­nes idea si va a fun­cio­nar o si a la gen­te le va a gus­tar. Sim­ple­men­te no sa­bes, por lo que es im­por­tan­te, por lo me­nos pa­ra mí, dar siem­pre el cien por cien­to. La de­ci­sión fi­nal la tie­ne el pú­bli­co”.

Siem­pre que ha­blo de “Des­pa­ci­to” di­go que Daddy Yan­kee es la co­lum­na ver­te­bral de esa can­ción. Sin él, no hu­bie­se si­do ja­más lo mis­mo; le dio es­truc­tu­ra y mo­vi­li­dad. “Una vez que ya gra­bé mi voz en el es­tu­dio y los pro­duc­to­res An­drés To­rres y Mau­ri­cio Ren­gi­fo tra­ba­ja­ron en el te­ma, ‘Des­pa­ci­to’ se trans­for­mó en es­ta mez­cla la­ti­na en­tre el pop y reg­gae­tón. Sa­bía que la can­ción ne­ce­si­ta esa chis­pa, es­pe­cial­men­te en el se­gun­do co­ro; y fue en­ton­ces cuan­do me co­mu­ni­qué con Daddy Yan­kee, un gran ami­go con el que he co­la­bo­ra­do en va­rias oca­sio­nes, y le di­je: ‘te voy man­dar una can­ción muy es­pe­cial, so­lo es­cú­cha­la y di­me qué opi­nas’. Esa mis­ma tar­de me lla­mó y me di­jo: ‘¡esa can­ción es un hit!’. Dos se­ma­nas des­pués via­jó de Puer­to Ri­co a Mia­mi, en­tró al es­tu­dio e hi­zo su ma­gia. Pa­ra mí ele­vó la can­ción

“La ver­dad es que cuan­do es­cri­bes un te­ma o cuan­do es­tás en el es­tu­dio, no tie­nes idea si va a fun­cio­nar o si a la gen­te le va a gus­tar. Sim­ple­men­te no sa­bes, por lo que es im­por­tan­te, por lo me­nos pa­ra mí, dar siem­pre el cien por cien­to” Luis Fon­si Can­tau­tor

a otro ni­vel”. Y pues, co­mo efec­ti­va­men­te to­dos es­cu­cha­mos: Daddy Yan­kee ele­vó la can­ción a ni­ve­les que ni el mis­mo Luis es­pe­ra­ba.

Siem­pre que pla­ti­co con ar­tis­tas so­bre sus hits, les pre­gun­to so­bre lo más ra­ro que les ha pa­sa­do con ellos. A pro­pó­si­to, una vez hi­ce mú­si­ca en mi país, y com­pu­se una can­ción que lle­gó a nú­me­ro uno na­cio­nal. Me sen­tí John Len­non, cla­ro. Y lo más ra­ro que re­cuer­do es ha­ber en­tra­do a una far­ma­cia y que es­tu­vie­ra so­nan­do la can­ción mien­tras pe­día un re­me­dio pa­ra la gri­pe. En­ton­ces le pre­gun­té a Luis qué era lo más ra­ro o me­jor que le ha­bía pa­sa­do con “Des­pa­ci­to”: “Con suer­te, las co­sas que han pa­sa­do son más po­si­ti­vas y agra­da­bles que ra­ras. Ver có­mo la gen­te de to­das par­tes del mun­do ha he­cho su pro­pia ver­sión de la can­ción, so­bre to­do la de paí­ses don­de no se ha­bla es­pa­ñol, co­mo Ja­pón, Ita­lia, Ru­sia, Ale­ma­nia son los más sor­pren­den­tes por­que no es su len­gua­je ni su cultura. To­dos los días veo al­go nue­vo, y cla­ro, es al­go que me ale­gra el día. To­do lo que ha pa­sa­do con ‘Des­pa­ci­to’ ha si­do or­gá­ni­co, na­da ha si­do for­za­do o pre­me­di­ta­do, por eso me lo es­toy dis­fru­tan­do tan­to”. Bueno, eso su­pera mi his­to­ria de la far­ma­cia.

Cuan­do “Des­pa­ci­to” so­nó en la ra­dio, con­fie­so que me sor­pren­dió mu­chí­si­mo la voz de Luis Fon­si en reg­gae­tón. A ver: yo cre­cí con “Ima­gí­na­me sin ti” y sus ba­la­das exi­to­sí­si­mas, así que no sa- bía qué pen­sar so­bre su nue­vo gé­ne­ro ni có­mo lo iba a re­ci­bir la ra­dio, pe­ro pron­to se con­vir­tió en un vi­rus ra­dial. No de­ja­ba de so­nar en to­dos la­dos.

Una no­che, una ami­ga me pa­só el link del re­mix de “Des­pa­ci­to” con Jus­tin Bie­ber, y lo es­cu­ché can­tar “Des-pa-ci­tou” en es­pa­ñol; di­je li­te­ral­men­te: “Va a rom­per el mun­do es­ta can­ción”.

Leí mu­chas his­to­rias so­bre có­mo se unie­ron Luis y Bie­ber, así que no pu­de no pre­gun­tar­le a Fon­si so­bre real­men­te có­mo se con­tac­ta­ron. “Re­cuer­do es­tar de pro­mo­ción en Eu­ro­pa y re­ci­bir una lla­ma­da a las 2:00 a.m. de mi dis­que­ra (ahí ha­bía es­ta­do ha­blan­do se­ma­nas an­tes so­bre po­si­ble­men­te ha­cer un re­mix con un ar­tis­ta ame­ri­cano), di­cién­do­me que Jus­tin Bie­ber ha­bía es­cu­cha­do ‘Des­pa­ci­to’ en un club en Co­lom­bia [don­de él se en­con­tra­ba de gi­ra] y que que­ría gra­bar el re­mix al día si­guien­te, mez­clar­la y lan­zar­la en tres días. Mi reac­ción fue sor­pre­sa e in­me­dia­ta­men­te les di­je que sí. Le man­da­mos la se­cuen­cia y el hi­zo su par­te en in­glés, lo que no sa­bía es que can­ta­ría el co­ro en es­pa­ñol has­ta que es­cu­ché el pri­mer cor­te. El res­to es his­to­ria”.

Efec­ti­va­men­te, el res­to es his­to­ria. “Des­pa­ci­to” se con­vir­tió en un hi­to pa­ra la mú­si­ca la­ti­na y la universal; que­bró una ba­rre­ra del len­gua­je que nun­ca an­tes ha­bía si­do ro­ta a tan al­to ni­vel des­de “Ma­ca­re­na”. A ve­ces la mú­si­ca nos de­ja es­te ti­po de si­tua­cio­nes con el fin de que la ana­li­ce­mos de una for­ma pau­sa­da.

“Des­pa­ci­to” fue la me­jor pro­pa­gan­da que ha exis­ti­do pa­ra los be­ne­fi­cios que pue­den sur­gir de la glo­ba­li­za­ción; cam­bió el rum­bo, fue un par­tea­guas, un an­tes y un des­pués en la ca­rre­ra de Fon­si y Daddy Yan­kee, y le dio un em­pu­jón su­ma­men­te ne­ce­sa­rio a un gé­ne­ro que es­ta­ba en pro­ce­so de con­quis­tar el mun­do.

Cuan­do en al­gu­nos años se ha­ble de có­mo el reg­gae­tón fue el gé­ne­ro más po­pu­lar del pla­ne­ta, se ten­drá que ha­blar de “Des­pa­ci­to” de ma­ne­ra obli­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.