Una fies­ta muy vi­va

El Día de Muer­tos, y to­da la ce­le­bra­ción que con­lle­va, es, qui­zá, lo que más iden­ti­fi­ca a Mé­xi­co en to­do el mun­do; por ello, la tra­di­ción ha evo­lu­cio­na­do con el pa­so de los años... y de las pe­lí­cu­las

Cambio - - SUMARIO - POR CAR­LOS TOMASINI

Co­mo to­da tra­di­ción, la ce­le­bra­ción del Día de Muer­tos se ha adap­ta­do a los nue­vos tiem­pos, in­clu­so ha to­ma­do al­gu­nos ele­men­tos pro­ve­nien­tes de Holly­wood

Ha­ce tres años, cuan­do fil­ma­ron la pe­lí­cu­la Spec­tre –de la sa­ga de Ja­mes Bond– en la Ciu­dad de Mé­xi­co, die­ron la vuel­ta al mun­do las imá­ge­nes de gran­des ca­la­ve­ras que des­fi­la­ban por el Cen­tro His­tó­ri­co y de mi­les de per­so­nas dis­fra­za­das con mo­ti­vos del Día de Muer­tos.

En esos días yo vi­vía en Can­cún, y un ale­mán que es­ta­ba de va­ca­cio­nes me pre­gun­tó en qué fe­cha ha­cían ese des­fi­le por­que le gus­ta­ría ver­lo. Su ca­ra fue de sor­pre­sa y de­silu­sión cuan­do le res­pon­dí que ese es­pec­tácu­lo so­la­men­te ha­bía si­do mon­ta­do pa­ra la pe­lí­cu­la.

“Pues us­te­des se lo han es­ta­do per­dien­do”, me con­tes­tó y si­guió le­yen­do el pe­rió­di­co de cortesía que es­ta­ba en el lobby de su ho­tel y que mos­tra­ba las fo­tos de la fil­ma­ción de esa es­ce­na en su pri­me­ra pla­na.

El Día de Muer­tos es la ce­le­bra­ción na­cio­nal más im­por­tan­te de Mé­xi­co, por en­ci­ma del 15-16 de sep­tiem­bre, el mar­chi­to 20 de no­viem­bre o el re­li­gio­so 12 de di­ciem­bre. In­clu­si­ve es más es­pe­ra­do que la Se­ma­na Santa o un par­ti­do de la Se­lec­ción Na­cio­nal.

Ade­más, el Día de Muer­tos y to­do lo que le ro­dea es, qui­zá, lo que más iden­ti­fi­ca a Mé­xi­co en to­do el mun­do, y lo ha si­do du­ran­te mu­chos años. “¿En­ton­ces por qué esa fe­cha no se ce­le­bra a lo gran­de en el país?”, pen­sé.

Así, cuan­do pla­ti­ca­ba con otras per­so­nas que se­ría bue­na idea que hu­bie­ra un des­fi­le co­mo el de la pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, no fal­tó quien me di­je­ra que “hay co­sas más im­por­tan­tes”, “no va­mos a ha­cer lo que di­ga Holly­wood” o el con­tun­den­te “qué bueno que en Mé­xi­co no se ha­cen esas ma­ma­das”.

Po­co más de un año des­pués, es­ta­ba en Pa­seo de la Re­for­ma ha­cien­do un Fa­ce­book Li­ve con en­tre­vis­tas a los cha­vos que es­ta­ban a pun­to de par­ti­ci­par en el pri­mer des­fi­le de Día de Muer­tos que se ce­le­bra­ba en to­da la his­to­ria y que, de­fi­ni­ti­va­men­te, ins­pi­ró la pe­lí­cu­la Spec­tre.

Hay per­so­nas que ca­li­fi­can es­to co­mo “una im­po­si­ción de Holly­wood”, “un aten­ta­do a las tra­di­cio­nes” y has­ta “la co­mer­cia­li­za­ción de una fies­ta de ori­gen prehis­pá­ni­co”

Spec­tre ins­pi­ró el des­fi­le de Día de Muer­tos e hi­zo que la ce­le­bra­ción se vie­ra en to­do el pla­ne­ta

o “al­go más pa­re­ci­do al Ha­llo­ween”, aun­que po­cos sa­ben que la ce­le­bra­ción del Día de Muer­tos, tal y co­mo la co­no­ce­mos hoy, es una co­lec­ción de sím­bo­los que se han in­cor­po­ra­do a lo lar­go de la his­to­ria del país y qui­zá por eso es tan ri­ca.

El ci­ne

Spec­tre ins­pi­ró el des­fi­le de Día de Muer­tos e hi­zo que la ce­le­bra­ción se vie­ra en to­do el pla­ne­ta. Por si fue­ra po­co, el año pa­sa­do lle­gó Co­co, que pro­vo­có que per­so­nas de paí­ses co­mo Chi­na ca­ye­ran ren­di­das an­te la cu­rio­si­dad de sa­ber más so­bre esa tra­di­ción.

Pe­ro no fue la pri­me­ra vez que el ci­ne sus­ci­ta­ba al­go si­mi­lar por el Día de Muer­tos, ya que des­de la dé­ca­da de los 30, ese me­dio sir­vió pa­ra que lo co­no­cie­ran en el mun­do.

Atraí­do por di­ver­sas cró­ni­cas que ha­bía leí­do so­bre Mé­xi­co, el ci­neas­ta so­vié­ti­co Ser­gei Ei­sens­tein lle­gó al país en 1930 con el pro­pó­si­to de fil­mar una pe­lí­cu­la que iba a re­tra­tar las tra­di­cio­nes na­cio­na­les y que lle­va­ría el tí­tu­lo ¡Que vi­va Mé­xi­co!; sin em­bar­go, el di­rec­tor de El aco­ra­za­do Po­tem­kin no pu­do ter­mi­nar su obra por di­ver­sas cau­sas (una de ellas fue que tar­do tan­to tiem­po que se le aca­bó el di­ne­ro)

En 1972, Gri­go­ri Alek­san­drov –otro ci­neas­ta so­vié­ti­co– re­to­mó el pro­yec­to y lo­gró edi­tar una ver­sión de es­ta pe­lí­cu­la que

cons­ta de cua­tro epi­so­dios: “San­dun­ga”, “Ma­guey”, “Fies­ta” y “Sol­da­de­ra”, ade­más de un pró­lo­go y un epílogo.

Pre­ci­sa­men­te la par­te fi­nal es­tá de­di­ca­da al Día de Muer­tos e ins­pi­ra­da, en­tre otras co­sas, en los gra­ba­dos de Jo­sé Gua­da­lu­pe Po­sa­da. Así, Ei­sens­tein fue el pri­me­ro que lle­vó al mun­do, a tra­vés del ci­ne, es­ta fes­ti­vi­dad que tan­to le ha­bía lla­ma­do la aten­ción.

La Ca­tri­na

Cu­rio­sa­men­te, ¡Que vi­va Mé­xi­co! se hi­zo mun­dial­men­te fa­mo­sa en los 70, cuan­do que­dó ter­mi­na­da, aun­que mu­chos de sus frag­men­tos, es­pe­cial­men­te el del Día de Muer­tos, se co­no­cie­ron des­de an­tes.

En esa mis­ma dé­ca­da, la pin­to­ra Fri­da Kah­lo (mu­rió en 1954) tam­bién em­pe­zó a ad­qui­rir más fa­ma en el mun­do, es­pe­cial­men­te por­que hu­bo gru­pos que la to­ma­ron co­mo una ban­de­ra del fe­mi­nis­mo, mo­vi­mien­to que tu­vo un im­pul­so muy im­por­tan­te en los años 70.

Pa­ra la dé­ca­da de los 80, la fa­ma de Fri­da Kah­lo en Mé­xi­co al­can­zó los ni­ve­les que tie­ne hoy en día gra­cias tam­bién al im­pul­so que le dio el ci­ne cuan­do el di­rec­tor Re­na­to Le­duc (era me­xi­cano, na­ci­do en Tlal­pan) es­tre­nó en 1983 la pe­lí­cu­la Fri­da. Na­tu­ra­le­za vi­va, pro­ta­go­ni­za­da por la ac­triz Ofe­lia Me­di­na.

Fri­da vie­ne al ca­so por­que tam­bién se le sue­le re­la­cio­nar con la fes­ti­vi­dad de Día de Muer­tos, lo cual se de­be a que ella fue una de las prin­ci­pa­les im­pul­so­ras de esa tra­di­ción, es­pe­cial­men­te en la dé­ca­da de los 40, cuan­do los sím­bo­los na­cio­na­les es­ta­ban por to­das par­tes por­que se in­ten­ta­ba cons­truir una nue­va ima­gen na­cio­nal des­pués de la Re­vo­lu­ción.

Otro de los im­pul­so­res del Día de Muer­tos fue su es­po­so, el pin­tor Die­go Rivera, quien era un apa­sio­na­do del te­ma, y gra­cias a él tam­bién se hi­zo fa­mo­sa otra ima­gen re­cu­rren­te de esa ce­le­bra­ción: La Ca­tri­na.

Si es­to fue­ra Twit­ter, aquí ya hu­bie­ran sal­ta­do las vo­ces de “No es cier­to, no es cier­to. La Ca­tri­na es de Jo­sé Gua­da­lu­pe Po­sa­da, mal­di­to ig­no­ran­te”. Y sí, es ver­dad, pe­ro Die­go nos dio la ima­gen que co­no­ce­mos hoy en día y que se usa en grá­fi­cas, dis­fra­ces y de­co­ra­cio­nes.

Re­sul­ta que los ca­ri­ca­tu­ris­tas de fi­na­les del si­glo XIX e ini­cios del XX so­lían usar las ca­la­ve­ras con la fi­na­li­dad de ha­cer crí­ti­ca so­cial, y uno de esos per­so­na­jes fue la que hoy co­no­ce­mos co­mo La Ca­tri­na, la cual fue di­bu­ja­da en 1912 por Po­sa­da y que se tra­ta del úl­ti­mo gra­ba­do de esas ca­rac­te­rís­ti­cas que hi­zo an­tes de mo­rir (so­lía ha­cer­los jus­to pa­ra las fe­chas del Día de Muer­tos).

Ese di­bu­jo úni­ca­men­te mos­tra­ba la ca­ra y la par­te su­pe­rior del tor­so de una ca­la­ve­ra que no te­nía ro­pa y so­la­men­te por­ta­ba un ele­gan­te som­bre­ro de plu­mas. Esa ca-

“no es cier­to, no es cier­to. La Ca­tri­na es de Jo­sé Gua­da­lu­pe Po­sa­da, mal­di­to ig­no­ran­te”. Y sí, es ver­dad, pe­ro Die­go nos dio la ima­gen que co­no­ce­mos hoy en día y que se usa en grá­fi­cas, dis­fra­ces y de­co­ra­cio­nes

la­ve­ra en reali­dad era La Gar­ban­ce­ra: así lla­ma­ban a las mu­je­res de ori­gen in­dí­ge­na que ven­dían gar­ban­zos du­ran­te la tem­po­ra­da en la que se da­ba es­ta le­gu­mi­no­sa y el res­to del año tra­ba­ja­ban co­mo em­plea­das do­més­ti­cas.

Mu­chas de es­tas gar­ban­ce­ras apro­ve­cha­ban la épo­ca de va­ca­cio­nes con el ob­je­ti­vo de to­mar “pres­ta­da” la ro­pa de sus “pa­tro­nas” que es­ta­ban de via­je, y se la po­nían pa­ra sa­lir a lu­cir­la a la ca­lle co­mo si fue­ra de ellas, lo cual era tam­bién una ma­ne­ra de re­ne­gar de sus raí­ces. Ese fue el per­so­na­je que re­tra­tó Po­sa­da.

Unos 35 años des­pués, en 1947, Die­go Rivera la re­to­mó con el fin de dar­le un cuer­po, un ves­ti­do com­ple­to, ac­ce­so­rios y has­ta una cla­se so­cial: en su mu­ral Sueño de una tar­de do­mi­ni­cal en la Ala­me­da Cen­tral, que pin­tó en el res­tau­ran­te Ver­sa­lles del Ho­tel Del Pra­do –se en­con­tra­ba en la Ave­ni­da Juá­rez del Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co– el ar­tis­ta se au­to­rre­tra­tó co­mo un niño que le da la mano a una ca­la­ve­ra, ella por­ta un ele­gan­te ves­ti­do que ha­ce jue­go con su vie­jo som­bre­ro.

Di­cho per­so­na­je, que apa­re­ce en la par­te cen­tral del fa­mo­so mu­ral, pro­vo­có que esa ca­la­ve­ra ad­qui­rie­ra más po­pu­la­ri­dad y se le que­da­ra pa­ra siem­pre el apo­do de La Ca­tri­na.

Aun­que sí se le con­si­de­ra­ba un ele­men­to de Día de Muer­tos, en reali­dad se em­pe­zó a usar con más fuer­za du­ran­te esas fe­chas, has­ta por allá de los años 80, cuan­do en di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les, co­mo el rock y otras ex­pre­sio­nes, hu­bo una co­rrien­te que es­car­ba­ba en los orí­ge­nes me­xi­ca­nos con el pro­pó­si­to de bus­car di­fe­ren­tes ti­pos de iden­ti­dad.

Die­go Rivera fue tam­bién un im­pul­sor de tra­di­cio­nes co­mo la ofren­da de Día de Muer­tos, así que por to­do es­to, él, Fri­da y La Ca­tri­na hoy son sím­bo­los que se in­cor­po­ra­ron en las úl­ti­mas dé­ca­das a es­ta ce­le­bra­ción. Por cier­to, Co­yoa­cán es un lu­gar muy vi­si­ta­do esos días, ya que am­bos vi­vie­ron mu­cho tiem­po en ese ba­rrio de la Ciu­dad e Mé­xi­co.

El pan de muer­to

Otro ele­men­to que se in­cor­po­ró a la fes­ti­vi­dad del Día de Muer­tos y que hoy con­si­de­ra­mos muy me­xi­cano es el pan de muer­to (el tra­di­cio­nal, no las ver­sio­nes re­bus­ca­das que hoy ven­den en las pa­na­de­rías híps­ters y que son más pa­re­ci­das, cu­rio­sa­men­te, a los pos­tres es­ta­dou­ni­den­ses).

El lla­ma­do “cul­to a la muer­te” que ha­bía en el Mé­xi­co prehis­pá­ni­co no era del gus­to de los es­pa­ño­les que lle­ga­ron du­ran­te la Con­quis­ta, por lo que re­cha­za­ban to­do lo re­la­cio­na­do con los sa­cri­fi­cios y ri­tua­les si­mi­la­res.

An­te eso, de­ci­die­ron crear un pan de tri­go en for­ma de co­ra­zón, ba­ña­do de azú­car y que era pin­ta­do de ro­jo pa­ra si­mu­lar que era la san­gre de una don­ce­lla (eso hoy sue­na to­da­vía más te­rro­rí­fi­co).

Ese es el an­te­ce­den­te del pan de muer­to, que lue­go fue re­don­do con “hue­si­tos” o “lá­gri­mas” y to­dos los de­más sig­ni­fi­ca­dos que, en reali­dad, le han da­do los pa­na­de­ros de ori­gen eu­ro­peo con el tiem­po.

Y dis­ney

Así que lo ri­co de la fes­ti­vi­dad del Día de Muer­tos es que se ha en­ri­que­ci­do con el pa­so de los años, adop­tan­do ele­men­tos de ca­da épo­ca, in­clu­yen­do ex­tran­je­ros, co­mo las ca­la­ve­ri­tas de azú­car que son crea­das con un dul­ce de ori­gen ára­be y que tra­je­ron los es­pa­ño­les, o los tec­no­ló­gi­cos, co­mo las fo­to­gra­fías.

Y el año pa­sa­do, la pe­lí­cu­la Co­co se en­car­gó de dar­le un to­que in­te­gra­dor al Día de Muer­tos, en don­de com­bi­na tra­di­ción y mo­der­ni­dad agre­gan­do ele­men­tos que le que­dan muy bien, co­mo los ale­bri­jes o el mun­do don­de vi­ven las per­so­nas que ya mu­rie­ron con un to­que ur­bano in­tere­san­te.

Ade­más, ese fil­me ya es­tá en­tre los más vis­tos de la his­to­ria de Dis­ney-pi­xar, y fue muy po­pu­lar en paí­ses co­mo Chi­na o Ru­sia. Es­to nos lle­va al te­ma con el que ini­cia­mos: ha­ce unos días, pla­ti­qué con Ali­na Be­ní­tez Huerta, la en­car­ga­da de coor­di­nar a los vo­lun­ta­rios que par­ti­ci­pan en el des­fi­le de Día de Muer­tos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, quien me di­jo que es­te año lle­gó gen­te des­de esos paí­ses pa­ra in­te­grar­se al even­to.

Así que el Día de Muer­tos, iró­ni­ca­men­te, es una tra­di­ción vi­va, que evo­lu­cio­na y que ac­tual­men­te es mu­cho más ma­si­va y fa­mo­sa a ni­vel mun­dial. ¿En­ton­ces por qué hay quien se enoja cun­do se mo­di­fi­ca? Es el si­glo XXI, y hoy, el Día de Muer­tos se ha adap­ta­do a él. A dis­fru­tar­lo, pues.

la pe­lí­cu­la Co­co se en­car­gó de dar­le un to­que in­te­gra­dor al día de muer­tos, en don­de com­bi­na tra­di­ción y mo­der­ni­dad agre­gan­do ele­men­tos que le que­dan muy bien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.