Be­lle­za eco­nó­mi­ca

Sus pé­ta­los na­ran­jas ador­nan mer­ca­dos, pan­teo­nes, casas, es­cue­las, cen­tros de tra­ba­jo, igle­sias y ca­lles. La par­ti­cu­lar be­lle­za de es­ta flor fue mos­tra­da a otras na­cio­nes en la pe­lí­cu­la Co­co, me­dian­te un co­lo­ri­do puen­te que co­nec­ta el mun­do de los vi­vos c

Cambio - - SUMARIO - tex­to y fo­tos RO­GER VE­LA

Las flores de cem­pa­sú­chil no só­lo de­co­ran mer­ca­dos, pan­teo­nes, casas, es­cue­las, al­ta­res y ca­lles, tam­bién son una fuen­te de in­gre­sos pa­ra cien­tos de fa­mi­lias

El co­lor na­ran­ja cu­bre Pa­seo de la Re­for­ma, la ave­ni­da más tu­rís­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Sus ca­me­llo­nes for­ma­dos por trián­gu­los isós­ce­les es­tán re­lle­nos por mi­les de flores que con­tras­tan con el gris del as­fal­to y le dan vi­da al pai­sa­je ur­bano. Su prin­ci­pal guar­dián, el Án­gel de la In­de­pen­den­cia, des­can­sa so­bre una sá­ba­na de pé­ta­los anaran­ja­dos que arro­pa la ba­se que lo sos­tie­ne.

La gen­te es­pe­ra el al­to de los vehícu­los pa­ra sa­car­se fo­tos. Apro­ve­chan la pos­tal atí­pi­ca de la ca­pi­tal. La flor de cem­pa­sú­chil ha ves­ti­do de gala al ya de por sí ele­gan­te bu­le­var y ad­vier­te la lle­ga­da de una ce­le­bra­ción tra­di­cio­nal en Mé­xi­co. Al­guien di­ce por ahí: “Ya hue­le a Día de Muer­tos”.

Des­de que so­mos ni­ños, los me­xi­ca­nos aso­cia­mos el co­lor y el olor de esa flor con la ce­le­bra­ción anual de­di­ca­da a nues­tros di­fun­tos. El cem­pa­sú­chil es qui­zá las flor más co­mún uti­li­za­da en al­gu­na fes­ti­vi­dad en nues­tro país, mu­cho más po­pu­lar que las plan­tas de No­che Bue­na en Na­vi­dad.

Sus pé­ta­los na­ran­jas ador­nan mer­ca­dos, pan­teo­nes, casas, es­cue­las, cen­tros de tra­ba­jo, igle­sias y ca­lles. Su par­ti­cu­lar be­lle­za fue mos­tra­da a otras na­cio­nes en la pe­lí­cu­la Co­co, me­dian­te un co­lo­ri­do puen­te que co­nec­ta el mun­do de los vi­vos con el de los muer­tos. Las es­ce­nas don­de se mues­tra fue­ron con­si­de­ra­das una jo­ya de la ani­ma­ción, y el mun­do co­no­ció a Mé­xi­co gra­cias a la tra­di­cio­nal plan­ta na­ti­va de nues­tro país usa­da des­de la épo­ca prehis­pá­ni­ca.

Sin em­bar­go, ade­más de ser­vir pa­ra dar­le una es­pec­ta­cu­lar vis­ta al Día de Muer­tos, el cem­pa­sú­chil es una fuen­te de in­gre­sos pa­ra cien­tos de fa­mi­lias en es­ta tem­po­ra­da. Una de ellas es la fa­mi­lia de Hum­ber­to Cruz, ha­bi­tan­te de Xo­chi­mil­co. Des­de ha­ce ca­si 20 años se de­di­ca a cul­ti­var dis­tin­tas plan­tas al sur de la CDMX: ade­más de cem­pa­sú­chil, cul­ti­va li­la, ama­ran­to, vio­le­ta im­pe­rial y an­tu­rio, en­tre otras. Aun­que la flor de Día de Muer­tos es, sin du­da, la que más le de­ja ga­nan­cias en es­ta tem­po­ra­da.

“Ca­da año sem­bra­mos en­tre 25 000 y 30 000 plan­tas pa­ra po­der ven­der­las du­ran­te es­tos días. Ca­da una la ven­de­mos a 30 pe­sos. Es la plan­ta que más se ven­de en es­tas fe­chas. Pe­ro aho­ri­ta es el pri­mer año que es­ta­mos ven­dien­do en Re­for­ma, ha es­ta­do muy tran­qui­lo, se es­pe­ra­ba un po­co más de ven­ta pe­ro ha es­ta­do bien”, di­ce.

Es la pri­me­ra vez que ofre­ce sus pro­duc­tos en una de las ave­ni­das prin­ci­pa­les del país, co­mún­men­te lo ha­ce en el fa­mo­so mer­ca­do de plan­tas de Cue­man­co, aun­que en es­ta oca­sión, ade­más de ven­der ahí, apro­ve­chó la in­vi­ta­ción del go­bierno de la ciu­dad con el pro­pó­si­to de ofre­cer sus flores en el Fes­ti­val de Cem­pa­sú­chil, una fe­ria que con­tó con la pre­sen­cia de más de 30 ex­po­si­to­res pro­ve­nien­tes de dos al­cal­días: Xo­chi­mil­co y Tláhuac.

Ade­más de la fa­mo­sa flor que le da nom­bre al fes­ti­val, du­ran­te cua­tro días los vi­si­tan­tes pu­die­ron en­con­trar hortalizas or­gá­ni­cas, de­ri­va­dos de miel, ama­ran­to, no­pal, lác­teos, tru­chas asa­das, car­ne de pa­vo y de co­ne­jo, chocolate, ca­fé; car­to­ne­ría, ce­rá­mi­ca, jo­ye­ría y ar­tícu­los de­co­ra­ti­vos; pro­duc­tos uti­li­za­dos en las ofren­das co­mo ca­la­ve­ri­tas de dul­ce, mo­le, in­cien­sos y ve­la­do­ras, to­do el kit bá­si­co pa­ra una ofren­da de muer­tos.

Hum­ber­to apren­dió el ar­te del cul­ti­vo del cem­pa­sú­chil por sus tíos, quie­nes le en­se­ña­ron des­de pe­que­ño a fer­ti­li­zar, re­gar y fu­mi­gar las plan­tas con el fin de te­ner una am­plia pro­duc­ción ca­da año. “La sem­bra­mos apro­xi­ma­da­men­te en­tre los me­ses de ju­nio y ju­lio, lue­go las po­da­mos unas dos ve­ces pa­ra ha­cer­las más re­sis­ten­te y pa­ra que du­ren más tiem­po y no se cai­gan. Des­pués de tres me­ses es­tán lis­tas pa­ra po­ner­las a la ven­ta”.

Es un pro­ce­so que ha re­pe­ti­do du­ran­te años y que le de­ja una de­rra­ma eco­nó­mi­ca fa­mi­liar de apro­xi­ma­da­men­te 900 00 pe­sos en es­ta fe­chas; cla­ro, des­con­tan­do los cos­tos de pro­duc­ción, la in­ver­sión, los in­su­mos uti­li­za­dos, las he­rra­mien­tas y ma­te­ria­les, la trans­por­ta­ción y las plan­tas que no se ven­dan o se mal­tra­ten en el pro­ce­sos. Por ello, ade­más de ven­der sus flores en va­rios lo­ca­les de Cue­man­co, de­be sa­lir al co­ra­zón de la ciu­dad con el ob­je­ti­vo de ofre­cer­las a aque­llos tran­seún­tes y tu­ris­tas que se mues­tren ma­ra­vi­lla­dos con el co­lor de los pé­ta­los.

En ese sen­ti­do, de acuer­do con ci­fras de 2017 de la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría, De­sa­rro­llo Ru­ral, Pes­ca y Ali­men­ta­ción (Sa­gar­pa), en esa tem­po­ra­da fue­ron sem­bra­das cer­ca de 14 000 toneladas de cem­pa­sú­chil en unas 1 500 hec­tá­reas de to­do el país. La pro­duc­ción se con­cen­tró en Pue­bla, Gue­rre­ro, Hi­dal­go, Oa­xa­ca y San Luis Po­to­sí; la ven­ta ge­ne­ró una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de en­tre 40 y 50 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra los pro­duc­to­res.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co, por el con­tra­rio, en 2018 la pro­duc­ción se re­du­jo ca­si 25 por cien­to en Xo­chi­mil­co y Tláhuac. Los 600 pro­duc­to­res de esa zo­na han pues­to a la ven­ta cer­ca de 800 000 ma­ce­tas de la plan­ta, mien­tras que en años an­te­rio­res fue­ron cer­ca de un mi­llón.

Sin em­bar­go, pa­ra es­te año, de­bi­do a to­das las ce­le­bra­cio­nes de Día de Muer­tos en la ca­pi­tal, se es­pe­ra una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de 400 mi­llo­nes de pe­sos, de acuer­do con da­tos del go­bierno ca­pi­ta­lino. Asi­mis­mo, en cues­tión ho­te­le­ra, se es­pe­ran ob­te­ner 1 053 mi­llo­nes de pe­sos por los tu­ris­tas que se hos­pe­dan con el pro­pó­si­to de asis­tir a la ce­le­bra­cio­nes en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad.

Pe­ro más allá de las ga­nan­cias ge­ne­ra­das por la ce­le­bra­ción y la ven­ta del cem­pa­sú­chil, la co­ne­xión de los me­xi­ca­nos con esa flor con­ti­núa. La tra­di­ción in­di­ca que los pé­ta­los de la plan­ta sir­ven pa­ra guiar a los di­fun­tos a las ofren­das que les co­lo­can sus fa­mi­lias ca­da año. Su nom­bre vie­ne del náhuatl y es una va­ria­ción de las pa­la­bras cem­pohua­lli, que sig­ni­fi­ca vein­te, y xó­chitl, que sig­ni­fi­ca flor, lo que da co­mo re­sul­ta­do: flor de vein­te pé­ta­los.

Ade­más de su uso en las ce­le­bra­cio­nes de Día de Muer­tos, pue­de em­plear­se in­clu­so en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal y has­ta en la co­ci­na. Edith To­rre­ro, pro­duc­to­ra de Xo­chi­mil­co, ex­pli­ca có­mo ha­cer una cre­ma de cem­pa­sú­chil: “Se des­ho­ja la flor, des­pués se la­va con agua y sal de grano, la de­jas re­po­sar en­tre 5 y 10 mi­nu­tos pa­ra que se lim­pie com­ple­ta­men­te, lue­go po­nes los pé­ta­los en una li­cua­do­ra jun­to con cebolla, ajo y po­qui­ta sal. Pre­via­men­te a es­to va­mos a so­freír ca­la­ba­ci­ta en cua­dros y gra­nos de elo­te, tam­bién con cebolla y ajo, y una vez que es­té blan­da la ver­du­ra echa­mos la mez­cla de la li­cua­do­ra, de­ja­mos que suel­te el her­vor y agre­ga­mos al fi­nal cua­dri­tos de que­so pa­ne­la y lis­to”.

Ade­más, ex­pli­ca, po­de­mos uti­li­zar la flor con el fin de ali­viar el do­lor es­to­ma­cal, ba­jar la fie­bre o in­clu­so des­in­fla­mar el vien­tre de una mu­jer re­cién pa­ri­da. “Pa­ra mí es un gus­to po­der com­par­tir con la gen­te no só­lo la ven­ta de las plan­tas, sino tam­bién al­gún co­no­ci­mien­to que ten­ga­mos de la mis­ma. Es una di­cha po­der dis­fru­tar de to­do el co­lo­ri­do que nos dan las es­tas flores y la paz que pue­den atraer­nos”.

Es así co­mo a tra­vés de los si­glos el uso del cem­pa­sú­chil ha per­du­ra­do en nues­tro país y ha man­te­ni­do eco­nó­mi­ca­men­te a fa­mi­lias en­te­ras que no dejan mo­rir la tra­di­ción. Es im­po­si­ble ima­gi­nar­nos el Día de Muer­tos sin su ca­rac­te­rís­ti­co co­lor na­ran­ja y su inconfundible olor. Pe­ro más allá de sus dis­tin­tos usos, qui­zá lo más im­por­tan­te de es­ta flor es que nos ha­ce sen­tir un po­co más cer­ca de nues­tros se­res que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.