Cuan­do lle­ga­ron los es­pa­ño­les, ho­rro­ri­za­dos por los sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, de­ci­die­ron re­pre­sen­tar los co­ra­zo­nes con pan, al que pin­ta­ban de ro­jo pa­ra sim­bo­li­zar la san­gre

Con el tiem­po, es­te fue adap­ta­do a ca­da re­gión, y aho­ra te­ne­mos di­ver­sos pa­nes de muer­to

Cambio - - PINTORIETA -

Pan de ye­ma

Su tex­tu­ra se ale­ja un po­co de lo es­pon­jo­so pa­ra que pue­das re­mo­jar­lo en ca­fé o chocolate. Es de la re­gión del ist­mo de Tehuan­te­pec

Azu­ca­ra­do

Con­ser­va los ador­nos del tra­di­cio­nal, pe­ro es­tá es­pol­vo­rea­do con azú­car

Tra­di­cio­nal

Sin azú­car. La bo­li­ta de arri­ba re­pre­sen­ta un crá­neo, y las cua­tro ca­ni­llas son los hue­sos

Azú­car ro­ja

Es­te pan re­to­ma la tra­di­ción de sim­bo­li­zar la san­gre del di­fun­to. Es de la mix­te­ca po­bla­na

Ajon­jo­lí

En Pue­bla es co­mún que en lu­gar de azú­car le pon­gan ajon­jo­lí, pe­ga­do con hue­vo, ade­más de un po­co de anís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.