UNA APUES­TA pa­ra SANAR

El en­torno pue­de in­fluir drás­ti­ca­men­te en el bie­nes­tar de una per­so­na, por eso ar­qui­tec­tos se ocu­pan en di­se­ñar es­pa­cios que re­per­cu­tan po­si­ti­va­men­te en la sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca de la gen­te

Cambio - - SUMARIO - Por Lu­cía Bur­bano

Exis­ten ar­qui­tec­tos que se ocu­pan en di­se­ñar es­pa­cios pa­ra re­per­cu­tir po­si­ti­va­men­te en la sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca de la gen­te

Que la ar­qui­tec­tu­ra y los in­te­rio­res en los que trans­cu­rre nues­tro día a día tie­nen un efec­to en nues­tro es­ta­do de áni­mo es prác­ti­ca­men­te in­cues­tio­na­ble. En la sa­ni­dad, la de­li­ca­de­za que se em­plea en las in­ter­ven­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas co­bra aún más im­por­tan­cia por­que ha­bla­mos de es­pa­cios don­de trans­cu­rren si­tua­cio­nes vi­ta­les ex­tre­mas en las que pre­do­mi­nan el su­fri­mien­to y el do­lor. En es­tos ca­sos, un di­se­ño bien con­ce­bi­do pue­de acom­pa­ñar y re­con­for­tar a la per­so­na en­fer­ma, a sus fa­mi­lia­res y a los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en los cen­tros de sa­lud.

Es­to lo en­ten­die­ron y apli­ca­ron ha­ce ca­si un si­glo va­rios ar­qui­tec­tos europeos que per­te­ne­cie­ron al mo­vi­mien­to mo­derno. Fins­bury Health Cen­tre (Bert­hold Lu­bet­kin y Tec­ton, 1938) en Londres, Pai­mio Sa­na­to­rium (Al­var Aal­to, 1933) en Fin­lan­dia, o el Dis­pen­sa­rio An­ti­tu­bercu­loso (GATCPAC, 1930) en Barcelona son al­gu­nos ejem­plos. Los tres desa­rro­lla­ron con­cep­tos que hoy pa­re­cen ob­vios, aun­que a prin­ci­pios del si­glo XX eran la ex­cep­ción; cir­cu­la­ción del ai­re, luz na­tu­ral y mo­bi­lia­rio que ade­más de funcional fue­ra es­té­ti­co y er­go­nó­mi­ca­men­te agra­da­ble, co­mo la si­lla Pai­mio, cu­yo di­se­ño es­tá to­da­vía vi­gen­te. Es más, pa­ra es­ta co­rrien­te ar­qui­tec­tó­ni­ca, los edi­fi­cios eran al­go más que un en­vol­to­rio, eran am­bien­tes cu­yo pro­pó­si­to era ejer­cer una fun­ción es­pe­cí­fi­ca: en el ca­so de hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud, creían en su po­ten­cial co­mo uten­si­lios mé­di­cos.

“El fac­tor hu­mano en es­te ti­po de pro­yec­tos es su­ma­men­te im­por­tan­te. Una gran par­te de lo que pi­de el clien­te es que, co­mo ar­qui­tec­tos, bus­que­mos for­mas de ge­ne­rar con­fort a per­so­nas que se en­cuen­tran en cir­cuns­tan­cias muy di­fí­ci­les”, ex­pli­ca Su­san Le Good, di­rec­to­ra aso­cia­da del des­pa­cho in­glés All­ford Hall Mo­nag­han y Mo­rris (AHMM).

Am­bien­te ho­ga­re­ño

Le Good ha di­ri­gi­do dos pro­yec­tos que de­bían cum­plir es­ta pre­mi­sa: un hos­pi­cio en el nor­te de Londres pa­ra per­so­nas que pre­ci­san cui­da­dos pa­lia­ti­vos y que fue inau­gu­ra­do en 2012, y el centro Al­der, en Li­ver­pool, que atien­de a pa­dres y ma­dres que han per­di­do a sus hi­jos.

En el ca­so del centro en Londres, el clien­te, North Lon­don Hos­pi­ce Cha­rity, con­tac­tó a los ar­qui­tec­tos en 2009 por­que re­que­rían un nue­vo edi­fi­cio que aten­die­ra una ma­yor de­man­da pa­ra es­te ti­po de ser­vi­cios clí­ni­cos y de cui­da­dos, y don­de tam­bién pu­die­ran desa­rro­llar ta­lle­res te­ra­péu­ti­cos. Du­ran­te tres años tra­ba­ja­ron co­do con co­do, ade­más de con los pa­cien­tes, con el fin de di­se­ñar un es­pa­cio cu­yo in­te­rior y ex­te­rior es­tu­vie­ran ale­ja­dos del clá­si­co len­gua­je hos­pi­ta­la­rio.

Su for­ma de L en­mar­ca un pa­tio pri­va­do si­tua­do en la ca­ra sur, y los ma­te­ria­les, la­dri­llo y ma­de­ra, per­mi­ten la en­tra­da de luz, ven­ti­la­ción y ab­sor­ben la acús­ti­ca. Am­plios ven­ta­na­les co­nec­tan con el ex­te­rior ajar­di­na­do vi­sual y fí­si­ca­men­te, y la dis­po­si­ción y de­co­ra­ción in­te­rior evo­can un am­bien­te ho­ga­re­ño.

“Ha­bla­mos de do­mes­ti­ci­dad a ni­vel de es­ca­la, en el uso de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, la elec­ción del mo­bi­lia­rio y de obras de ar­te y la im­por­tan­cia de con­tar con un es­pa­cio ex­te­rior que es un re­fu­gio co­nec­ta­do vi­sual­men­te con el in­te­rior. Son es­pa­cios que re­per­cu­ten po­si­ti­va­men­te en el bie­nes­tar emo­cio­nal de los usua­rios”, afir­ma Le Good.

Du­ran­te la fa­se con­cep­tual, la ar­qui­tec­ta com­par­te que em­plea­ron ma­que­tas que re­crean la at­mós­fe­ra del lu­gar, ade­más de soft­wa­re que mi­de con pre­ci­sión fac­to­res co­mo la can­ti­dad de luz pa­ra con­tro­lar su in­ten­si­dad.

La opi­nión de los usua­rios an­tes, du­ran­te y des­pués del di­se­ño es su­ma­men­te im­por­tan­te. “La re­la­ción es muy cer­ca­na. Lo pri­me­ro es en­ten­der sus ne­ce­si­da­des, así que vi­si­ta­mos el hos­pi­cio que ya es­ta­ba en mar­cha pa­ra com­pren­der cuál es su fun­ción; ha­bla­mos con los cui­da­do­res, con los pa­cien­tes y fa­mi­lia­res pa­ra sa­ber lo que ne­ce­si­tan y les en­se­ña­mos di­bu­jos, ma­que­tas y otros ma­te­ria­les que re­fle­ja­ban nues­tras ideas de una for­ma sen­ci­lla”, com­par­te.

Del centro de Londres, Le Good di­ce que los co­men­ta­rios de sus ocu­pan­tes son alen­ta­do­res, y es que aque­llos que acu­den a re­ci­bir cui­da­dos y te­ra­pias y los que tra­ba­jan allá le han trans­mi­ti­do que es un lu­gar al que les gus­ta ir por­que, en­tre co­sas, en­sal­za el sen­ti­do de co­mu­ni­dad. “En si­tua­cio­nes di­fí­ci­les es muy im­por­tan­te crear am­bien­tes en don­de los usua­rios se sien­tan có­mo­dos y pue­dan com­par­tir emo­cio­nes que son ex­tra­or­di­na­ria­men­te com­pli­ca­das de ex­pre­sar. En es­te sen­ti­do, los co­men­ta­rios que he­mos re­ci­bi­do son muy po­si­ti­vos”, ce­le­bra la ar­qui­tec­ta.

La vi­sión de Mag­gie

En 1993, a la es­co­ce­sa Mag­gie Kes­wick le de­tec­ta­ron un cán­cer de ma­ma y le anun­cia­ron que ape­nas le que­da­ban tres me­ses de vi­da. Aun­que el diag­nós­ti­co fue erró­neo y Kes­wick vi­vió dos años más, gra­cias a su ex­pe­rien­cia pu­do idear, jun­to con su ma­ri­do, el ar­qui­tec­to Char­les Jencks, una nue­va fi­lo­so­fía pa­ra que aque­llos que es­tu­vie­ran en una si­tua­ción pa­re­ci­da no per­die­ran la ale­gría de vi­vir. Así co­mien­za la his­to­ria de Mag­gie’s Cen­tres, una se­rie de cen­tros a los que per­so­nas con es­ta en­fer­me­dad y sus fa­mi­lia­res pue­den acu­dir en bus­ca de in­for­ma­ción, com­pa­ñía y apo­yo. Des­de que abrie­ron el pri­me­ro en Edim­bur­go, en 1996, le han se­gui­do 16 más que atien­den a unas 200 000 per­so­nas al año; y to­dos tie­nen al­go en co­mún: su apues­ta por la ar­qui­tec­tu­ra co­mo par­te de la te­ra­pia que re­ci­ben.

Die­go Ale­jan­dro Seis­de­dos es el ar­qui­tec­to de Mag­gie’s des­de ha­ce dos años, y es el en­car­ga­do de tra­ba­jar jun­to con los des­pa­chos con­tra­ta­dos con el pro­pó­si­to di­se­ñar los cen­tros, que a me­nu­do son gran­des nom­bres co­mo Ri­chard Ro­gers, Frank Gehry, Zaha Ha­did o Nor­man Fos­ter. “La ar­qui­tec­tu­ra tie­ne la ca­pa­ci­dad de sanar o de ha­cer­te em­peo­rar, ten­de­mos a sub­es­ti­mar su po­der. En Mag­gie’s cree­mos que el en-

torno pue­de afec­tar drás­ti­ca­men­te el bie­nes­tar de una per­so­na, por eso apos­ta­mos por am­bien­tes que re­fuer­cen el tra­ba­jo que se lle­va a ca­bo en los cen­tros”, afir­ma.

El pro­ce­so es co­la­bo­ra­ti­vo. Seis­de­dos ex­pli­ca que aun­que in­vi­tan a los ar­qui­tec­tos a que vi­si­ten los cen­tros ya cons­trui­dos, les in­tere­sa co­no­cer su opi­nión so­bre nue­vas téc­ni­cas y so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da lu­gar, con el fin de lo­grar, co­mo en el ca­so de Le Good, un am­bien­te do­més­ti­co don­de los usua­rios pue­dan to­mar­se un res­pi­ro. El en­vol­to­rio de ca­da uno es di­fe­ren­te, y a ve­ces su ubi­ca­ción de­ter­mi­na el di­se­ño, co­mo es el ca­so de los cen­tros de Ox­ford y Old­ham, don­de la par­ce­la in­vi­ta­ba a ele­var los edi­fi­cios y a co­lo­car el jar­dín –otro ele­men­to esen­cial– en la plan­ta in­fe­rior.

“La luz, los co­lo­res... to­do con­tri­bu­ye a que aque­llos que vi­ven con es­ta en­fer­me­dad pue­dan pro­ce­sar me­jor sus emo­cio­nes. El es­pa­cio es in­tui­ti­vo, lo que pro­vo­ca que se sien­tan par­te de él”, de­ta­lla el ar­qui­tec­to. El ele­men­to cen­tral es siem­pre una gran me­sa en el centro de una co­ci­na diá­fa­na don­de los pa­cien­tes pue­den pre­pa­rar­se una ta­za de té. Tam­bién exis­ten di­fe­ren­tes sa­las de me­nor ta­ma­ño don­de se realizan con­sul­tas in­di­vi­dua­les con psi­có­lo­gos, otras más gran­des don­de se pro­gra­man cla­ses de yo­ga o de co­ci­na, y es­pa­cios don­de los usua­rios re­fle­xio­nen en so­le­dad si así lo desean.

El apren­di­za­je es fun­da­men­tal. Seis­de­dos com­par­te que ac­tual­men­te es­tán re­no­van­do el centro de Edim­bur­go por tercera vez y que es­tas me­jo­ras son el re­sul­ta­do de es­cu­char y aten­der las ne­ce­si­da­des de los usua­rios en com­bi­na­ción con los co­no­ci­mien­tos del ar­qui­tec­to que pla­neó el es­pa­cio.

Si es­tos re­sul­ta­dos fun­cio­nan, ¿por qué son la ex­cep­ción y no la re­gla? “Exis­ten va­rios mo­ti­vos, se­gu­ra­men­te el prin­ci­pal es que los cen­tros de­ben com­pren­der que un buen di­se­ño mar­ca la di­fe­ren­cia. Lo más fá­cil es ad­qui­rir mo­bi­lia­rio es­tán­dar de un mis­mo pro­vee­dor, cuan­do por un po­co más de pre­su­pues­to –no mu­cho– se pue­den ele­gir ele­men­tos más ecléc­ti­cos, pe­ro cla­ro, es­to con­lle­va más tiem­po”, la­men­ta Le Good.

Aun­que el sec­tor no es­cu­cha lo su­fi­cien­te a los ar­qui­tec­tos, exis­ten aque­llos que sí apues­tan por el di­se­ño co­mo par­te de la te­ra­pia. Seis­de­dos lo tie­ne cla­ro: “Co­mo de­ci­mos en Mag­gie’s: nues­tros edi­fi­cios son un miem­bro más del equi­po”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.