El tra­zo per­fec­to

Su tra­za urbana po­dría fun­cio­nar has­ta nues­tros días co­mo un mo­de­lo pa­ra fu­tu­ros asen­ta­mien­tos y no, no es­ta­mos lo­cos, es­ta­mos ha­blan­do de Ciu­dad Ne­za por­que, aun­que no co­noz­cas no te pier­des si no, mi­ra Goo­gle Maps y lee es­te tex­to

Cambio - - SUMARIO - POR RO­GER VELA

El di­se­ño de Ciu­dad Ne­za es un buen ejem­plo de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca, su es­truc­tu­ra po­dría fun­cio­nar co­mo un mo­de­lo a se­guir pa­ra fu­tu­ros asen­ta­mien­tos

To­dos los chi­lan­gos he­mos es­cu­cha­do ha­blar de Ciu­dad Ne­za, un mu­ni­ci­pio del Es­ta­do de Mé­xi­co con más de 1 100 00 ha­bi­tan­tes que co­lin­da con la par­te orien­te de la ca­pi­tal. Cuan­do al­guien lo nom­bra, in­me­dia­ta­men­te pen­sa­mos en mar­gi­na­ción, po­bre­za, ha­ci­na­mien­to o vio­len­cia. Es un lu­gar que his­tó­ri­ca­men­te se ha dis­tin­gui­do por la fal­ta de ser­vi­cios bá­si­cos, co­mo agua po­ta­ble, y trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te, y cons­tan­te­men­te es tra­ta­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo un lu­gar in­hós­pi­to al que no se re­co­mien­da ir. En re­su­men, Ne­za es el ejem­plo per­fec­to que se uti­li­za re­gu­lar­men­te con el fin de des­cri­bir el aban­dono en el que se ha su­mer­gi­do la pe­ri­fe­ria de la CDMX. En­ton­ces, ¿a qué se de­be el tí­tu­lo de es­te tex­to?

Pa­ra res­pon­der la pre­gun­ta te va­mos a pe­dir lo si­guien­te: abre Goo­gle Maps o cual­quier apli­ca­ción de na­ve­ga­ción que ten­gas en tu dis­po­si­ti­vo mó­vil o compu­tado­ra. Aho­ra ob­ser­va con aten­ción qué zo­na de la Ciu­dad de Mé­xi­co y su área me­tro­po­li­ta­na mues­tra una cua­drí­cu­la per­fec­ta en el tra­zo de sus ca­lles. ¿Ya? ¿Có­mo se lla­ma el lu­gar? Sí, es Ciu­dad Ne­za.

Si bien otros lu­ga­res mues­tran un di­se­ño cua­dri­cu­lar en sus co­lo­nias, nin­guno abar­ca tan­to es­pa­cio en el ma­pa co­mo Ne­zahual­có­yotl. ¿Pe­ro por qué es­te lu­gar apo­da­do “ne­zahual­pol­vo” en épo­cas de ca­lor y “ne­zahua­lo­do” en épo­cas de lluvias se mues­tra co­mo una pie­za im­pe­ca­ble del di­se­ño ur­bano, al me­nos des­de las al­tu­ras?

Fue en 1963 cuan­do se fun­dó ofi­cial­men­te es­te mu­ni­ci­pio, aun­que va­rios años an­tes ya exis­tían pe­que­ños asen­ta­mien­tos den­tro de sus lí­mi­tes te­rri­to­ria­les. Su nom­bre es un ho­me­na­je al em­pe­ra­dor y poe­ta tex­co­cano Ne­zahual­có­yotl, cu­yos do­mi­nios abar­ca­ban a me­dia­dos del si­glo XV bue­na par­te de lo que hoy es tam­bién co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo “Ne­za York”. Sin em­bar­go, en la dé­ca­da de los 70 esa zo­na de­sér­ti­ca lle­na de sa­li­tre co­men­zó a po­blar­se ma­si­va­men­te.

En el vie­jo do­cu­men­tal El de­sier­to de sal, rea­li­za­do por Agus­tín Ba­rrios y De­me­trio Bil­ba­túa, men­cio­nan que Ne­za se en­cuen­tra a tan só­lo nue­ve ki­ló­me­tros del Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino y se ex­tien­de has­ta el ki­ló­me­tro 17 de la ca­rre­te­ra que lle­va a Pue­bla. “1972 da ca­bi­da a tres cuar­tas par­tes de mi­llón de se­res, y es­tá cre­cien­do pa­vo­ro­sa­men­te, a ra­zón de 15 ha­bi­tan­tes por ho­ra, 300 y pi­co dia­rios, más de 10 000 al mes. Es­to es una co­sa pa­té­ti­ca; es una ver­da­de­ra ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca”, di­ce una voz en off mien­tras se mues­tran imá­ge­nes en tono se­pia del cre­cien­te mu­ni­ci­pio. La ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes lle­gó de es­ta­dos co­mo Oa­xa­ca, Mi­choa­cán y Ja­lis­co; y mu­chos otros per­te­ne­cían a ba­rrios po­pu­la­res del centro de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Años an­tes, a fi­na­les de los 40, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Mi­guel Ale­mán, de­cre­tó que los te­rre­nos del La­go de Tex­co­co –don­de aho­ra es Ne­za– fue­ran en­tre­ga­dos al Es­ta­do de Mé­xi­co con el pro­pó­si­to de apro­ve­char­los co­mo zo­nas de asen­ta­mien­tos ur­ba­nos. Des­pués, a fi­na­les de los 50, ini­ció el frac­cio­na­mien­to de las co­lo­nias que em­pe­za­ban a cre­cer en dis­tin­tos pun­tos de “Mi­ne­zo­ta”, co­mo tam­bién se le co­no­ce a es­ta de­mar­ca­ción.

Po­co a po­co, la for­ma re­ti­cu­la­da se em­pe­zó a di­bu­jar en­tre lo que se­rían las ave­ni­das prin­ci­pa­les del lu­gar; los ser­vi­cios co­mo dre­na­je, agua po­ta­ble y luz eléc­tri­ca co­men­za­ron a ser una reali­dad pa­ra los cien­tos de mi­les de ha­bi­tan­tes. Pe­ro fue has­ta 1973 –10 años des­pués de la fun­da­ción del mu­ni­ci­pio– cuan­do el ex­pre­si­den­te Luis Eche­ve­rría creó el Fi­dei­co­mi­so Irre­vo­ca­ble Trans­la­ti­vo de Do­mi­nio so­bre Bie­nes de Ne­zahual­có­yotl, cu­yo ob­je­ti­vo era re­gu­lar los asen­ta­mien­tos, frac­cio­nar equi­li­bra­da­men­te, con­tro­lar la com­pra y ven­ta de lo­tes y ur­ba­ni­zar de for­ma or­de­na­da y funcional la na­cien­te ciu­dad.

Fue así co­mo el tra­za­do de Ne­za per­mi­tió co­nec­tar a cien­tos de mi­les de re­si­den­tes me­dian­te cua­tro ave­ni­das ho­ri­zon­ta­les que, si las mos­tra­mos en un cua­dran­te, re­pre­sen­tan el eje X (Tex­co­co, Pan­titlán, Chi­mal­hua­cán y Bor­do de Xo­chia­ca) y sie­te ave­ni­das ver­ti­ca­les que for­man el eje Y (Ca­lle 7, Ri­va Pa­la­cio, Ne­zahual­có­yotl, Adol­fo López Ma­teos, Sor Jua­na, Vi­cen­te Vi­lla­da, Car­me­lo Pérez y Te­po­za­nes). En­tre ellas se co­nec­tan va­rias ave­ni­das se­cun­da­rias y cien­tos de ca­lles.

Por eso, el di­se­ño de es­te lu­gar con­tras­ta mu­cho con sus de­mar­ca­cio­nes ve­ci­nas, co­mo las al­cal­días de Iz­ta­pa­la­pa, Iz­ta­cal­co, Ve­nus­tiano Ca­rran­za y Gus­ta­vo A. Ma­de­ro y los mu­ni­ci­pios de Los Re­yes La Paz, Chi­mal­hua­cán y Ecatepec.

De acuer­do con el ur­ba­nis­ta Ro­mán Con­tre­ras, Ciu­dad Ne­za no só­lo se tra­zó de ma­ne­ra ca­si per­fec­ta con el pa­so del tiem­po: su di­se­ño es un buen ejem­plo de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca y su es­truc­tu­ra po­dría fun­cio­nar has­ta nues­tros días co­mo mo­de­lo de fu­tu­ros asen­ta­mien­tos.

“La tra­za de una re­tí­cu­la ha si­do la for­ma más fá­cil que te­ne­mos de re­sol­ver un pro­ble­ma, no­so­tros le lla­ma­mos tra­za­do de da­me­ro –en re­fe­ren­cia al jue­go de da­mas–, y lo que hi­cie­ron en Ne­za es muy pa­re­ci­do a lo que hi­zo Il­de­fon­so Cer­dá en Barcelona o lo que hi­cie­ron en una par­te histórica de Ate­nas, Gre­cia”, ex­pli­ca.

Co­men­ta que en es­te ti­po de plan­tea­mien­to ur­ba­nís­ti­co se bus­ca que el nú­me­ro de co­ne­xio­nes en­tre ca­lles sea re­gu­lar y que en ca­da nú­me­ro de­ter­mi­na­do de es­tas exis­ta una ave­ni­da prin­ci­pal. Ade­más, en­tre sus cua­dran­tes se co­lo­can cen­tros de ba­rrio, que son es­pa­cios des­ti­na­dos pa­ra hos­pi­ta­les, mer­ca­dos, es­cue­las, par­ques o cen­tros de­por­ti­vos, co­mo ocu­rre en Ne­za. “Son so­lu­cio­nes de ma­nual y es la me­jor ma­ne­ra de ha­cer un tra­zo por­que, in­clu­so, fun­cio­na pa­ra ali­viar el trá­fi­co: si se sa­tu­ra una ave­ni­da, exis­te una pa­ra­le­la que te lle­va­rá a tu des­tino”.

—¿Qué per­mi­tió que se cons­tru­ye­ra de esa ma­ne­ra el mu­ni­ci­pio?

—Les ayu­dó bas­tan­te la pri­me­ra Ley Ge­ne­ral de Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos ex­pe­di­da en 1976 pa­ra re­gu­lar los asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res. Por ello Ne­za es un buen ejem­plo de có­mo el sue­lo ejidal, por or­den fe­de­ral, se re­gu­la­ri­zó de ma­ne­ra ade­cua­da. Si des­de la par­te po­lí­ti­ca se tie­nen li­nea­mien­tos cla­ros y los tres ni­ve­les de go­bierno –fe­de­ral, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal– las cumplen, es más fá­cil ha­cer pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos a gran es­ca­la.

A mi­tad de los años 80, la par­te nor­te del mu­ni­ci­pio cre­ció 250 hec­tá­reas con la in­cor­po­ra­ción de co­lo­nias co­mo Bos­ques de Ara­gón; hoy en día su su­per­fi­cie abar­ca 63 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Pe­ro más allá de los pro­ble­mas hí­dri­cos y de in­se­gu­ri­dad que per­mean la zo­na, Ne­za cuen­ta con 3 hos­pi­ta­les re­gio­na­les y de es­pe­cia­li­da­des, 4 clí­ni­cas, 10 cen­tros y ca­sas de cul­tu­ra, 12 bi­blio­te­cas pú­bli­cas, un zoo­ló­gi­co que al­ber­ga a 260 ani­ma­les de 57 dis­tin­tas es­pe­cies y 70 es­pa­cios pú­bli­cos re­cu­pe­ra­dos, en­tre ellos par­ques acuá­ti­cos y te­má­ti­cos.

Ade­más tie­ne una al­ber­ca olím­pi­ca, un es­ta­dio que fue se­de mundialista en 1986 y cua­tro ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, co­mo un cam­pus de la UNAM y otro de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle, ade­más de va­rios cen­tros y pla­zas co­mer­cia­les que han atraí­do los ojos de los in­ver­sio­nis­tas a la zo­na.

“Qui­zá el pro­ble­ma de Ne­za no sea el tra­zo sino la es­ca­la, sus ca­lles son lar­gas y eso no es ami­ga­ble con los pea­to­nes, so­bre to­do con los adul­tos ma­yo­res que se can­san más rá­pi­do, aun­que la reali­dad es que en el mu­ni­ci­pio a nin­gún ni­ño le que­da le­jos las escuela”, co­men­ta el ur­ba­nis­ta. —¿Qué fal­ta por me­jo­rar en la zo­na? —Lo tie­nen ca­si to­do, fal­ta­ría crear más fuen­tes de em­pleo en el lu­gar pa­ra que sus ha­bi­tan­tes no ten­gan que ha­cer tras­la­dos tan ex­ten­sos to­dos los días, y tra­ba­jar en lo que les ha fun­cio­na­do en ma­te­ria ur­ba­nís­ti­ca.

Ru­bén Flo­res, un ha­bi­tan­te del lu­gar, re­su­me en po­cas fra­ses la ciu­dad don­de ha vi­vi­do to­da su vi­da: “¡Uy! En Ne­za, aun­que no co­noz­cas no te pier­des por­que las ca­lles son su­per­sen­ci­llas y ami­ga­bles pa­ra ma­ne­jar. Pe­ro yo qué te pue­do de­cir, ven y co­no­ce”.

Y fi­na­li­za con una re­fle­xión so­bre el fu­tu­ro: “La ver­dad, Ne­za York ya no es lo que era an­tes cuan­do se lle­na­ban tus za­pa­tos de lodo y vi­vía­mos en ca­sas de car­tón, hoy vi­vi­mos me­jor y aun­que nos ha cos­ta­do sa­lir ade­lan­te y nos fal­ta un chin­go, aquí na­die se ra­ja. Va­mos pa­ra de­lan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.