Re­cons­truir una na­ción

Un país co­mo Venezuela, don­de to­dos los días apa­re­ce un pro­ble­ma di­fe­ren­te que hay que re­sol­ver, jó­ve­nes ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros es­tán se­gu­ros de que su na­ción ne­ce­si­ta ser re­edi­fi­ca­da, y es­tán dis­pues­tos a ha­cer­lo me­dian­te el di­se­ño y el urbanismo

Cambio - - PANORAMA - POR JU­LIÁN VERÓN

Venezuela es un país su­ma­men­te su­mer­gi­do en la peor cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social de su his­to­ria. Re­cien­te­men­te, Step­ha­ne Du­ja­rric, por­ta­voz del se­cre­ta­rio de la ONU, ca­ta­lo­gó el éxo­do ma­si­vo de los ve­ne­zo­la­nos co­mo la mi­gra­ción más gran­de de la his­to­ria de Amé­ri­ca.

Yo emi­gré ha­ce dos años. Ade­más de to­das las ra­zo­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, una de las co­sas que me­nos me gus­ta­ba de mi país era la ca­li­dad de vi­da y có­mo es­ta­ban di­se­ña­das las ciu­da­des. El te­rri­ble fun­cio­na­mien­to del trans­por­te pú­bli­co, las ca­si nu­las áreas ver­des y las po­cas obras que exis­ten ha­cían de mi vi­da en las ca­lles de Ma­ra­cai­bo al­go pa­re­ci­do a una pri­sión au­to­im­pues­ta: co­mo no ha­bía na­da qué ha­cer pa­ra dis­fru­tar la ciu­dad, pre­fe­ría que­dar­me en mi ca­sa. Y es­tá el te­ma de la in­se­gu­ri­dad: pro­vo­ca que las ca­lles del país sean muy po­co ca­mi­na­bles; y si no tie­nes au­to, di­fí­cil­men­te pue­des mo­ver­te. No es pre­ci­sa­men­te un país que re­co­men­da­ría a los jó­ve­nes por es­te ti­po de co­yun­tu­ra.

Mu­chí­si­ma gen­te sa­lió del país, pe­ro aún que­dan per­so­nas que es­tán de­di­ca­das a ha­cer de Venezuela un lu­gar me­jor, así sue­ne a cli­ché bas­tan­te usa­do. Con to­das las di­fi­cul­ta­des, Venezuela se ha con­ver­ti­do en un país con de­ma­sia­dos ries­gos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas, in­clu­so in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ras pú­bli­cas es una uto­pía. En­ton­ces, ¿có­mo se pue­de in­ver­tir en un país con és­tas ca­rac­te­rís­ti­cas? ¿Es po­si­ble, me­dian­te el urbanismo y el di­se­ño de las ciu­da­des de Venezuela, me­jo­rar una ca­li­dad de vi­da de los ve­ne­zo­la­nos que ya es­tá en con­di­cio­nes pre­ca­rias? En un país don­de el sa­la­rio mí­ni­mo ac­tual­men­te ron­da los 10 dó­la­res, ¿qué pa­pel le to­ca a los cons­truc­to­res, di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos?

Pla­ti­qué so­bre es­to con Mi­che­le Ca­sa­rin: ve­ne­zo­lano, di­rec­tor de MAT LATINAMERICA, em­pre­sa de pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra, in­ge­nie­ría y cons­truc­ción, y di­rec­tor de De­sign Group Latinamerica, industria de pro­yec­tos in­te­gra­les de di­se­ño in­te­rior en La­ti­noa­mé­ri­ca.

En paí­ses con tan­tos pro­ble­mas co­mo Venezuela, ¿qué tan ren­ta­ble es se­guir in­vir­tien­do en di­se­ño y urbanismo?

Pri­me­ro ten­go que dar­te el con­tex­to: en Venezuela ac­tual­men­te la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca –ca­rre­te­ras, pla­zas, hos­pi­ta­les, co­le­gios– no exis­te. En­ton­ces hay un de­te­rio­ro no­ta­ble en to­dos los sec­to­res. En­tre los más no­ta­bles te­ne­mos las ca­rre­te­ras, lle­nas de hue­cos, y po­cos se­má­fo­ros fun­cio­nan en las ciu­da­des. Cuan­do llue­ve las ca­rre­te­ras se inun­dan de­bi­do al po­co man­te­ni­mien­to de los dre­na­jes. Los hos­pi­ta­les es­tán sin me­di­ci­nas y sin ser­vi­cios bá­si­cos co­mo ai­re acon­di­cio­na­do y sis­te­ma de agua po­ta­ble. El ser­vi­cio eléc­tri­co de las ciu­da­des es in­su­fi­cien­te, por cul­pa del po­co man­te­ni­mien­to e inexis­ten­te in­ver­sión, en­ton­ces es­to ha­ce que ha­ya un ra­cio­na­mien­to eléc­tri­co se­ma­nal en to­das las ciu­da­des del país.

En las es­cue­las no hay in­su­mos bá­si­cos y las in­fra­es­truc­tu­ras tie­nen pe­li­gros es­truc­tu­ra­les. No hay in­ver­sión en man­te­ni­mien­to de pla­zas o cons­truc­ción de nue­vas pla­zas, mu­cho me­nos pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra con uso cul­tu­ral co­mo mu­seos o tea­tros. No to­do el mun­do tie­ne ac­ce­so a agua po­ta­ble, y los que tie­nen, es de for­ma po­co con­ti­nua. Hay una tre­men­da acu­mu­la­ción de ba­su­ra en las ca­lles, ya que las al­cal­días no tie­nen los equi­pos ne­ce­sa­rios pa­ra su ade­cua­da re­co­lec­ción y dis­po­si­ción. En con­clu­sión, no exis­te in­ver­sión pú­bli­ca en urbanismo y di­se­ño de in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca.

En­ton­ces, en Venezuela exis­te un con­tex­to in­mo­bi­lia­rio úni­co. De­bi­do a la emi­gra­ción que exis­te, don­de ca­si 5 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos (15 % de la po­bla­ción, 40 % de la po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va, en su ma­yo­ría pro­fe­sio­na­les) se han ido bus­can­do una me­jor ca­li­dad de vi­da en el ex­te­rior, exis­te un mer­ca­do de ven­ta de in­mue­bles a pre­cios ex­tre­ma­da­men­te ba­jos, ya que las per­so­nas, de­ses­pe­ra­das, bus­can ven­der de for­ma rá­pi­da sus bie­nes con el fin de po­der em­pe­zar en otro país una nue­va vi­da. Es­tos pre­cios son me­no­res a los cos­tos de cons­truc­ción, por lo tan­to no exis­te en es­te mo­men­to ca­si nin­gu­na obra pri­va­da nue­va. Pa­ra dar un ejem­plo nu­mé­ri­co: si me cues­ta cons­truir un edi­fi­cio 40 000 dó­la­res por apar­ta­men­to, ac­tual­men­te en el mer­ca­do hay apar­ta­men­tos ven­dién­do­se a 25 000 dó­la­res, y es­to ha­ce com­ple­ta­men­te in­via­ble la nue­va in­ver­sión en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio.

Aho­ra, si la ren­ta­bi­li­dad se bus­ca a me­diano o lar­go pla­zo (lue­go que ha­ya un cam­bio po­lí­ti­co im­por­tan­te), pien­so que no hay me­jor país don­de in­ver­tir que en Venezuela. Los cos­tos son no­ta­ble­men­te ba­jos –com­pa­ra­dos con re­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les–, pe­ro es ne­ce­sa­rio es­pe­rar un cam­bio en el país pa­ra ven­der a pre­cios ren­ta­bles; cons­truir aho­ra (a pre­cios ba­jos), con el pro­pó­si­to de ven­der ma­ña­na (a pre­cios al­tos). Exis­ten gran­des fon­dos de in­ver­sión in­ter­na­cio­na­les que com­pran mu­chos bie­nes en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio en es­tos mo­men­tos.

¿Có­mo logra so­bre­vi­vir una em­pre­sa que quie­ra in­ver­tir en Venezuela?

Las em­pre­sas de­ben ser ex­tre­ma­da­men­te fle­xi­bles pa­ra so­bre­vi­vir en un mer­ca­do co­mo el ve­ne­zo­lano, siem­pre adap­tán­do­se a las úl­ti­mas pro­ble­má­ti­cas del país y a las lo­cas re­so­lu­cio­nes del go­bierno. Las [em­pre­sas] que si­guen ope­ra­ti­vas es­tán en su mí­ni­ma ex­pre­sión, só­lo es­pe­ran que ha­ya un cam­bio de go­bierno, ya que en ese mo­men­to las opor­tu­ni­da­des se­rán in­fi­ni­tas.

A los po­cos em­pre­sa­rios que in­vier­ten en el sec­tor cons­truc­ción, les to­ca pla­ni­fi­car muy bien eco­nó­mi­ca­men­te los pro­yec­tos y cui­dar la ges­tión y uso de to­do ti­po de re­cur­sos.

Es in­tere­san­te có­mo, de­bi­do a que el go­bierno no cum­ple su par­te y ofre­ce de for­ma in­efi­cien­te los ser­vi­cios bá­si­cos que cual­quier otro go­bierno ofre­ce, le ha to­ca­do al sec­tor pri­va­do ocu­par­se de res­pon­sa­bi­li­da­des in­he­ren­tes al Es­ta­do, des­de el pun­to de vis­ta del urbanismo y los ser­vi­cios pú­bli­cos. Los edi­fi­cios pri­va­dos han te­ni­do que vol­ver­se autónomos e in­de­pen­dien­tes de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les: tie­nen po­zos de don­de ob­tie­nen el agua po­ta­ble, tie­nen tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to y pu­ri­fi­ca­do­res pa­ra al­ma­ce­nar y tra­tar la po­co agua que lle­ga, in­clu­so co­lo­can plan­tas eléc­tri­cas con el fin de abas­te­cer el cien por cien­to del con­su­mo.

Tam­bién les to­ca di­fe­ren­ciar y con­tra­tar em­pre­sas pri­va­das que re­co­lec­ten los desechos só­li­dos; si no lo ha­cen, se acu­mu­lan en­fren­te de las ca­lles. Ins­ta­lan y

man­tie­nen la ilu­mi­na­ción pú­bli­ca, di­rec­ta­men­te en­fren­te de ellos. In­vier­ten im­por­tan­tes mon­tos en sis­te­mas de vigilancia y vi­gi­lan­tes, ya que las ciu­da­des se han vuel­to ca­da vez más pe­li­gro­sas. En oca­sio­nes las co­mu­ni­da­des de los edi­fi­cios han te­ni­do que arre­glar ca­rre­te­ras, pla­zas o man­tie­nen la ve­ge­ta­ción pú­bli­ca, cer­ca­na a ellos, pa­ra te­ner ser­vi­cios de­cen­tes.

¿Cuál es tu pa­pel en Venezuela?, ¿qué quie­res lo­grar?

El pa­pel de mis em­pre­sas y mío, co­mo jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les, es de ser cons­tan­te­men­te crí­ti­cos con to­do lo que es­tá su­ce­dien­do, y pre­pa­rar­nos bien pa­ra el mo­men­to en que el go­bierno y sus po­lí­ti­cas de­mo­le­do­ras cam­bien. Soy pro­fe­sor en las fa­cul­ta­des de In­ge­nie­ría y Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ra­fael Ur­da­ne­ta en mi ciu­dad, Ma­ra­cai­bo, así que des­de el pun­to de vis­ta edu­ca­ti­vo, yo veo dar cla­ses co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia mi país y mi uni­ver­si­dad. La par­te edu­ca­ti­va se ha vis­to muy afec­ta­da por la mi­gra­ción de pro­fe­so­res ca­pa­ci­ta­dos a otros paí­ses; ha ba­ja­do no­ta­ble­men­te el ni­vel de pre­pa­ra­ción con el que sa­len los es­tu­dian­tes. No­so­tros apor­ta­mos to­da nues­tra ex­pe­rien­cia y edu­ca­ción que he­mos te­ni­do, den­tro y fue­ra de Venezuela, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a que los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les sean ca­pa­ces de ayu­dar­nos a re­cons­truir el país.

¿Pien­sas que es po­si­ble me­jo­rar uno de los paí­ses más pe­li­gro­sos del mun­do me­dian­te el urbanismo y el di­se­ño?

To­tal­men­te. El urbanismo tie­ne un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la se­gu­ri­dad de una ciu­dad, y hay mu­chos ejem­plos de ca­sos exi­to­sos la­ti­noa­me­ri­ca­nos don­de el urbanismo ha lo­gra­do me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y la se­gu­ri­dad, co­mo Me­de­llín. Una de las prin­ci­pa­les ar­mas del urbanismo es lo­grar in­clu­sión social, o sea, ce­rrar las bre­chas que exis­ten hoy en día en­tre cla­ses so­cia­les. Hay mu­chas teo­rías que tra­tan de ex­pli­car por qué es­tá su­ce­dien­do lo que hoy en día su­ce­de en Venezuela, y la ma­yo­ría coin­ci­de en que uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes es la po­la­ri­za­ción social del país.

¿Cuá­les son los re­tos más im­po­nen­tes que en­cuen­tras a dia­rio en Venezuela pa­ra po­der ha­cer tu tra­ba­jo?

Venezuela es un país en el que es im­po­si­ble caer en la ru­ti­na. To­dos los días apa­re­ce un pro­ble­ma di­fe­ren­te que hay que re­sol­ver, y el go­bierno lo úni­co que ha­ce es

Es in­tere­san­te có­mo, de­bi­do a que el go­bierno no cum­ple su par­te y ofre­ce de for­ma in­efi­cien­te los ser­vi­cios bá­si­cos que cual­quier otro go­bierno ofre­ce, le ha to­ca­do al sec­tor pri­va­do ocu­par­se de res­pon­sa­bi­li­da­des in­he­ren­tes al Es­ta­do

ha­cer­lo más y más com­pli­ca­do. To­do em­pe­zó con pro­ble­mas eléc­tri­cos, en­ton­ces ins­ta­la­mos plan­tas eléc­tri­cas en la ofi­ci­na. Lue­go el In­ter­net no fun­cio­na­ba ade­cua­da­men­te y tu­vi­mos que po­ner In­ter­net sa­te­li­tal a pre­cio in­ter­na­cio­nal. Lue­go las per­so­nas no po­dían lle­gar a tra­ba­jar por­que no te­nían efec­ti­vo (por la cri­sis de efec­ti­vo en el país) con qué pa­gar el trans­por­te pú­bli­co (acá so­lo se pue­de pa­gar en efec­ti­vo), en­ton­ces em­pe­za­mos a pa­gar par­te del sa­la­rio en efec­ti­vo (no era una ta­rea fá­cil). Des­pués, sim­ple­men­te el trans­por­te pú­bli­co des­apa­re­ció, y 60 % de las per­so­nas no te­nían au­to­mó­vil pro­pio o com­par­ti­do. Tu­vi­mos que com­prar una camioneta pa­ra trans­por­tar a las per­so­nas de la em­pre­sa. Cual­quier ti­po de trá­mi­te que in­vo­lu­cre al sec­tor pú­bli­co, des­de pa­gar los im­pues­tos has­ta re­gis­trar una em­pre­sa nue­va, im­pli­ca pro­ble­mas que se de­ben re­sol­ver a tra­vés de co­rrup­ción y so­bor­nos.

Pe­ro di­ga­mos que el pro­ble­ma más fuer­te es la al­ta ro­ta­ción de per­so­nal que exis­ten en las em­pre­sas de­bi­do a la mi­gra­ción y a la po­ca ofer­ta de per­so­nas pre­pa­ra­das en el mer­ca­do (to­dos han emi­gra­do). Nos to­ca con­tra­tar per­so­nas que aún es­tén es­tu­dian­do, con el fin de ga­ran­ti­zar que se que­den en el país tra­ba­jan­do con no­so­tros, al me­nos has­ta que se gra­dúen. La par­te mo­ti­va­cio­nal es un pun­to im­por­tan­te den­tro de los equi­pos de tra­ba­jo, ya que aún en em­pre­sas que pa­guen bien, los sa­la­rios ape­nas al­can­zan pa­ra cu­brir ne­ce­si­da­des bá­si­cas. No po­de­mos de­jar por fue­ra el he­cho de que te­ne­mos una in­fla­ción de 3 % dia­ria. Los pre­su­pues­tos tie­nen va­li­dez por una ho­ra, los pre­cios cam­bian de un día a otro. Exis­te po­ca ofer­ta pa­ra cual­quier ti­po de pro­duc­to. Es ca­si im­po­si­ble te­ner una pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca a me­diano pla­zo que fun­cio­ne. Des­de el pun­to de vis­ta de urbanismo y di­se­ño, hay po­ca ofer­ta de ma­te­ria­les y equi­pos con qué ha­cer cual­quier ti­po de obra de cons­truc­ción; y si es­to lo su­mas a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, social y po­lí­ti­ca que cam­bia to­dos los días, es una fór­mu­la pa­ra fre­nar cual­quier ti­po de in­ver­sión en el área.

Con es­te ti­po de pro­ble­mas, su­pon­go que se­ría más fá­cil ha­cer tu cham­ba en cual­quier ciu­dad del pla­ne­ta. ¿Por qué si­gues en Venezuela?

Si­go en Venezuela por­que es un país que ne­ce­si­ta ser re­cons­trui­do y quiero ser par­te de esa re­cons­truc­ción, pa­ra de­vol­ver­le a mi país to­do lo que me ha da­do. Las opor­tu­ni­da­des siem­pre apa­re­cen en tiem­pos de cri­sis, y hay que sa­ber­las apro­ve­char. Es un país ri­co en re­cur­sos, so­bre to­do hu­ma­nos. Creo que el res­to del mun­do es­tá em­pe­zan­do a dar­se cuen­ta de lo ta­len­to­sos que son los ve­ne­zo­la­nos y eso me lle­na de or­gu­llo. Quiero es­tar aquí du­ran­te el mo­men­to en que las co­sas cam­bien, y así re­ci­bir con los bra­zos abier­tos a to­dos los ve­ne­zo­la­nos, de­vol­vién­do­se a ayu­dar­nos a re­cons­truir nues­tro país.

¿Qué apli­ca­rías afue­ra de lo que has apren­di­do en Venezuela?

Creo que lo que más he apren­di­do en Venezuela es a te­ner una pla­ni­fi­ca­ción y or­ga­ni­za­ción pre­ci­sa y efi­cien­te, ya sea eco­nó­mi­ca o es­truc­tu­ral. He apren­di­do a uti­li­zar los re­cur­sos de for­ma efi­cien­te, a cons­truir una em­pre­sa con la su­fi­cien­te fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver de for­ma exi­to­sa cual­quier ti­po de pro­ble­ma que se nos pue­da en­fren­tar, sean lo­gís­ti­cos o de mer­ca­dos cam­bian­tes. He apren­di­do que el co­ra­zón de cual­quier em­pre­sa es su gen­te. Nos he­mos vuel­to ex­per­tos en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas de to­do ti­po, y he­mos lo­gra­do ma­ne­jar em­pre­sas en un con­tex­to y am­bien­te ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil pa­ra el sec­tor pri­va­do. Pe­ro, lo más im­por­tan­te, es que he­mos apren­di­do a va­lo­rar las co­sas bá­si­cas que ofre­ce un país funcional, y apren­der a no con­for­mar­nos y a ser más ac­ti­vos en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de nues­tro país.

El pro­ble­ma más fuer­te es la al­ta ro­ta­ción de per­so­nal que exis­ten en las em­pre­sas de­bi­do a la mi­gra­ción y a la po­ca ofer­ta de per­so­nas pre­pa­ra­das en el mer­ca­do (to­dos han emi­gra­do)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.