Una di­men­sión pa­ra so­ñar

Ste­ven Spiel­berg no es­tá tan equi­vo­ca­do en có­mo plan­tea el fu­tu­ro: los pies en la tie­rra y los ojos cla­va­dos en un vi­sor que te­le­trans­por­ta a otras di­men­sio­nes

Cambio - - PANORAMA - POR GIOVANNA FRANZONI

Re­cuer­do, co­mo si fue­ra ayer, la pri­me­ra vez que vi el pro­to­ti­po de un au­to vo­la­dor en una re­vis­ta Se­lec­cio­nes a fi­na­les de los 90. Era una ilus­tra­ción de un ca­rro co­lor me­tal con puer­tas que abrían ha­cia arri­ba y te­nía un par de alas a los cos­ta­dos.

Ca­da una de sus par­tes es­ta­ba se­ña­la­da con una fle­cha a la que le se­guía una bre­ve des­crip­ción que in­di­ca­ba que es­te se­ría el ca­rro del fu­tu­ro, ese que yo ma­ne­ja­ría cuan­do fue­ra gran­de, cuan­do tu­vie­ra mi li­cen­cia de con­du­cir.

Lle­gó en­ton­ces el día de cum­plir 16 años, pe­ro los ca­rros se­guían sin te­ner alas. Esa tec­no­lo­gía fu­tu­ris­ta se re­du­cía a un puer­to USB en el ta­ble­ro y la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar tu ce­lu­lar vía blue­tooth con el fin de es­cu­char música –de­cep­cio­nan­te pa­ra esa ni­ña que so­ña­ba con re­co­rrer la ciu­dad co­mo lo ha­ce Jeff Brid­ges en Tron: Le­gacy.

Lo que yo no sa­bía es que esos au­tos vo­la­do­res que tan­to so­ña­ba ma­ne­jar no ne­ce­sa­ria­men­te eran par­te de es­ta di­men­sión, y más bien se es­ta­ban co­ci­nan­do en otro la­do, en una reali­dad au­men­ta­da a la que se po­día lle­gar con len­tes de VR.

Por­que si bien im­pli­ca gran­des lo­gros que a tra­vés de los avan­ces en tec­no­lo­gía los se­res hu­ma­nos al­gún día lle­gue­mos a Mar­te, re­sul­ta irreal e increíble que con to­do y los pies en la Tie­rra po­da­mos via­jar pa­ra vi­si­tar a ex­tra­te­rres­tres o na­dar en lo más pro­fun­do del mar.

Y aun­que la reali­dad vir­tual no es un in­ven­to ac­tual –co­men­zó a desa­rro­llar­se du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial den­tro de las ba­ses mi­li­ta­res, don­de bus­ca­ban de­ses­pe­ra­da­men­te un dis­po­si­ti­vo que per­mi­tie­ra crear si­mu­la­do­res con el pro­pó­si­to de en­tre­nar con ma­yor efi­cien­cia a los pi­lo­tos y sol­da­dos–, no fue has­ta ha­ce me­nos de una dé­ca­da que co­men­zó a per­mear­se en la co­ti­dia­ni­dad.

Es­to se de­bió a que, por un la­do, los vi­so­res pa­ra su­mer­gir­se en esos nue­vos es­pa­cios vir­tua­les eran inac­ce­si­bles por sus ele­va­dos cos­tos y, por el otro, los desa­rro­lla­do­res de es­ta nue­va tec­no­lo­gía se en­fren­ta­ban a un gran re­to que aún no ter­mi­na de re­sol­ver­se del to­do: có­mo hi­lar y ha­cer fun­cio­nar una na­rra­ti­va que no es com­pa­ra­ble con nin­gu­na otra.

Pues así co­mo nun­ca po­drá equi­pa­rar­se el su­mer­gir­se en las pá­gi­nas de un li­bro con ver un lar­go­me­tra­je que cuen­te la mis­ma his­to­ria, la reali­dad vir­tual tie­ne tan­tas po­si­bi­li­da­des den­tro de su pro­pia na­rra­ti­va que no han si­do ex­plo­ra­das to­tal­men­te; son te­rre­nos que ape­nas es­tán son­dean­do los di­se­ña­do­res de es­tos nue­vos mundos.

Aun así, los avan­ces son im­pre­sio­nan­tes y el uso del VR tie­ne un sin­fín de po­si­bi­li­da­des. Ya hay reali­dad au­men­ta­da pa­ra dis­traer a los pa­cien­tes du­ran­te ope­ra­cio­nes en Ja­pón, hay par­ques te­má­ti­cos en Du­bai en di­men­sión 7D que lo­gran en­ga­ñar al ojo a tal gra­do, que es po­si­ble ver a una ba­lle­na azul dan­do un es­pec­tácu­lo den­tro de una can­cha de bas­quet­bol.

Hay, in­clu­so, desa­rro­lla­do­res que plan­tean usar el VR con el ob­je­ti­vo de alie­nar a los ni­ños en los sa­lo­nes de cla­se y así ge­ne­rar en ellos un apren­di­za­je mu­cho más in­ter­ac­ti­vo sin fac­to­res ex­ter­nos que los dis­trai­gan.

El fu­tu­ro en­ton­ces no son los ca­rros vo­la­do­res, el fu­tu­ro son los len­tes. Vi­so­res que te lle­van a otra di­men­sión, que te te­le­trans­por­tan, que te acer­can a esa Ma­trix en don­de, co­mo a Neo, po­co a po­co se nos va des­di­bu­jar esa lí­nea que se­pa­ra lo real de lo di­gi­tal; de lo que se cons­tru­ye a tra­vés de pla­ta­for­mas vir­tua­les.

Es­ta­mos fren­te a la con­quis­ta de nue­vos mundos, los cua­les ade­más ya pue­den ser ex­plo­ra­dos en par­ques te­má­ti­cos con el Ins­pi­ra­park, un es­pa­cio de­di­ca­do al VR que le hu­bie­ra en­can­ta­do a esa ni­ña de ocho años que so­ña­ba con vo­lar. Son ex­pe­rien­cias co­mo es­tas en las que se pue­de di­men­sio­nar ha­cia dón­de apun­ta el ma­ña­na del en­tre­te­ni­mien­to, for­mas de con­vi­ven­cia y es­pa­cios ha­bi­ta­bles pa­ra los hu­ma­nos.

Me ima­gino en­ton­ces a mis so­bri­nos mien­tras dis­fru­tan un fes­ti­val de música des­de el si­llón de su ca­sa con los vi­so­res bien pues­tos, o a mi ma­má com­pran­do la des­pen­sa des­de su co­ci­na gra­cias a una tien­da en VR. Esos len­tes de reali­dad au­men­ta­da van a ser par­te de nues­tro día a día, co­mo Goo­gle se con­vir­tió en el orácu­lo ha­bi­tual de gran par­te de la po­bla­ción mun­dial o Fa­ce­book en una red in­dis­pen­sa­ble pa­ra co­nec­tar tu ne­go­cio o tu vi­da per­so­nal.

Tal vez el ca­mino a re­co­rrer con el fin de que la reali­dad vir­tual sea un must en la ca­sa de cual­quier fa­mi­lia –co­mo pa­sa con las con­so­las de vi­deo­jue­gos– to­da­vía es lar­go, pe­ro gra­cias a es­tos par­ques de reali­dad vir­tual, di­se­ña­dos con el pro­pó­si­to de te­le­trans­por­tar­te a un con­cier­to de lu­ces de co­lo­res o a una di­men­sión don­de no hay prin­ci­pio o fin, es­te ti­po de tec­no­lo­gía ya es tan­gi­ble.

Por eso es­tos par­ques de reali­dad vir­tual son dis­fru­ta­bles pa­ra quie­nes so­ña­mos con echar­le un vis­ta­zo al fu­tu­ro, y ne­ce­sa­rio pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que se­rán due­ñas de esos mundos, ter­mi­na­rán de di­se­ñar­los y do­mi­na­rán su len­gua­je.

Con es­to en men­te, en vez de pa­sar la tar­de del sá­ba­do hur­gan­do en Youtu­be y man­dan­do me­mes por What­sapp, me­jor bus­ca ex­pe­rien­cias en reali­dad vir­tual que te sa­quen un rato de aquí. Es bue­na idea ex­plo­rar esas di­men­sio­nes a las que no tar­da en mi­grar el pla­ne­ta, igua­li­to a co­mo pa­só con el In­ter­net. No di­gas que no te lo ad­ver­ti­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.