4 días sin agua

Cambio - - OPINIÓN - POR VA­LE­RIA GAL­VÁN* @va­le­ria_­gal­vanl

na ciu­dad sin agua. Es­pe­ren, ¿es­toy bien? Una ciu­dad... ¿sin agua? Pa­re­ce una es­pe­cie de pre­gun­ta cap­cio­sa. An­tes de res­pon­der, re­pí­te­lo. Es in­cohe­ren­te, ¿no?

Va­ya­mos con san Goo­gle a pre­gun­tar­le so­bre la pa­la­bra ciu­dad. Bien: eti­mo­ló­gi­ca­men­te de­ri­va del la­tín ci­vi­tas y el su­fi­jo -dad, que sig­ni­fi­ca afi­ni­dad, se­re­ni­dad y dig­ni­dad. En­ton­ces es­to me da a en­ten­der que quie­nes vi­vi­mos en la ciu­dad de­be­ría­mos te­ner una ca­li­dad de vi­da dig­na y tran­qui­la; no de­be­ría­mos preo­cu­par­nos por pe­que­ños de­ta­lles, co­mo la fal­ta de agua por re­pa­ra­cio­nes o man­te­ni­mien­to.

La vi­da pue­de ser to­do, se pue­de dar el lu­jo de pre­sen­tar­nos pa­no­ra­mas in­ve­ro­sí­mi­les en nues­tras na­ri­ces y obli­gar­nos a ver­los co­mo al­go nor­mal.

¿Qué pa­sa cuan­do la im­per­fec­ción de las con­di­cio­nes en las que nos en­con­tra­mos da lu­gar a si­tua­cio­nes fue­ra de con­trol?

To­do co­men­zó cuan­do nos anun­cia­ron el me­ga­cor­te de agua. De re­pen­te fue co­mo si una trom­pe­ta en el cie­lo anun­cia­ra el Apo­ca­lip­sis, un apo­ca­lip­sis que pa­sa­ría en 100 años. Lo to­ma­mos un

Upo­co a la li­ge­ra, y co­mo bue­nos aman­tes del “aho­ri­ta” con­ti­nua­mos con nues­tra vi­da co­ti­dia­na y fe­liz.

Los días trans­cu­rrie­ron y los friendly re­min­ders por par­te de las au­to­ri­da­des se hi­cie­ron ca­da vez más cons­tan­tes, en­ton­ces sucedió lo de siem­pre: de­ja­mos to­do pa­ra el fi­nal y un día an­tes de la fe­cha ofi­cial de cor­te sa­li­mos de la ma­dri­gue­ra a con­se­guir bo­tes, cu­be­tas, tam­bos o lo que nos sir­vie­ra con el fin de acu­mu­lar el lí­qui­do vi­tal.

Co­mo nues­tras cla­ses bá­si­cas de eco­no­mía nos de­cían “a ma­yor de­man­da, ma­yor cos­to”, los pre­cios de las lin­das cu­be­ti­tas de plás­ti­co se dispararon co­mo si es­tu­vié­ra­mos com­pran­do agua pre­vio a la ca­tás­tro­fe; es una an­tí­te­sis del buen fin (que ya es­tá cer­ca, por cier­to, y nos re­gre­sa­rá la fe­li­ci­dad per­di­da en es­tos días). Al­go que po­cas ve­ces con­si­de­ra­mos una com­pra útil de re­pen­te es to­do lo que nos in­tere­sa te­ner y es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar has­ta cin­co ve­ces su pre­cio. Pa­só co­mo era de es­pe­rar­se. Los ven­de­do­res y dis­tri­bui­do­res de plás­ti­cos hi­cie­ron su agos­to, agos­to que ha si­do mermado por las múl­ti­ples cam­pa­ñas de ¡no al plás­ti­co! Iro­nías de la vi­da.

Iro­nía la de des­pe­dir­nos por ca­si cua­tro días de un re­cur­so tan pe­lea­do, pro­te­gi­do, va­lio­so, que al mis­mo tiem­po si­gue sien­do des­per­di­cia­do y con­ta­mi­na­do pa­ra de­cir­le “¡ho­la, bien­ve­ni­do!” al ma­te­rial más uti­li­za­do pa­ra con­te­ner­lo y ad­mi­nis­trar­lo en días de Apo­ca­lip­sis: el abo­rre­ci­do y le­tal plás­ti­co.

Lle­gó el día del me­ga­cor­te, el día que nos re­cor­dó lo vul­ne­ra­bles que so­mos (ha­blan­do de los que no ca­re­ce­mos día con día), que vi­vi­mos en el “aho­ri­ta”, que pa­ga­mos lo que sea con tal de no per­der el con­fort y la es­ta­bi­li­dad de nues­tra vi­da sen­ci­lla, in­me­dia­ta y ama­ble, que pen­sa­mos que la zo­na orien­te de la ciu­dad (acos­tum­bra­da al apo­ca­lip­sis) só­lo es una le­yen­da urbana ale­ja­da de no­so­tros.

Ha bas­ta­do con de­cir­nos ¡cua­tro días! (me acor­dé de Sa­ma­ra de la película El aro) pa­ra vul­ne­rar nues­tro con­trol. ¿Es es­ta una prue­ba de que la pa­la­bra ciu­da­da­nos nos que­da gran­de?

Tal vez es­to es un recordatorio pa­ra to­dos de que la ba­se de to­da ci­vi­li­za­ción ra­di­ca en la edu­ca­ción, y es­ta no dic­ta la fal­ta de em­pa­tía, el abu­so por par­te de los co­mer­cian­tes ni el amor tan gran­de por el “aho­ri­ta”.

*Bus­ca­do­ra de his­to­rias ur­ba­nas de sus con­tem­po­rá­neos Pon­te aten­to, tu his­to­ria pue­de ser la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.