Tres es­tam­pas ícono de un

A 45 años de su muer­te, el co­me­dian­te Ger­mán Val­dés si­gue sien­do una de las fi­gu­ras más em­ble­má­ti­cas de la Épo­ca de Oro del Ci­ne Me­xi­cano, y su hi­ja Ro­sa­lía no pier­de opor­tu­ni­dad de honrar su me­mo­ria y vi­gi­lar el buen uso de su nom­bre

Cambio - - CULTURA - POR ROGELIO SEGOVIANO

Cuen­ta Ro­sa­lía Val­dés Ju­lián, hi­ja de Tin Tan, que a los po­cos días de que ha­bía na­ci­do su pa­dre, cuan­do lo lle­va­ban a bau­ti­zar en la pa­rro­quia de un hu­mil­de ba­rrio del Centro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co, a fi­na­les de 1915, su fa­mi­lia no pa­sa­ba por uno de sus me­jo­res mo­men­tos y que, a la me­nor pro­vo­ca­ción, sur­gían plei­tos y re­cla­mos en­tre ellos.

A pe­sar de la di­cha por el na­ci­mien­to del nue­vo trom­pu­di­to de la ca­sa, na­die se po­nía de acuer­do en có­mo lo iban a lla­mar. La abue­la del re­cién na­ci­do que­ría ele­gir el nom­bre pa­ra su nieto y te­nía en men­te uno que le pa­re­cía muy ele­gan­te y de ori­gen eu­ro­peo: Ger­mán. Sin em­bar­go, los de­más no es­ta­ban de acuer­do con ella. La ma­má del ni­ño de­sea­ba po­ner­le Ge­na­ro, co­mo un co­mer­cian­te ita­liano que co­no­cía; mien­tras que el pa­pá es­ta­ba ne­cio en que se lla­ma­ra Ci­priano, quién sa­be por qué.

cuan­do lle­ga­ron an­te el sa­cer­do­te y es­te les pre­gun­tó por el nom­bre de la cria­tu­ra, ca­da miem­bro de la fa­mi­lia co­men­zó a de­cir el que más le gus­ta­ba, su­bien­do el tono de voz. “Se lla­ma­rá Ger­mán, pa­dre­ci­to”, “¡Ge­na­ro, pón­ga­le Ge­na­ro!”, “No les ha­ga ca­so, yo di­go que Ci­priano”, exi­gía ca­da uno.

An­te el caos rei­nan­te, el cu­ra les pi­dió que se pu­sie­ran de acuer­do, pe­ro le­jos de ha­cer­lo, ca­da uno se em­pe­ñó en que su pro­pues­ta de­bía ser la ele­gi­da. In­clu­so, has­ta se co­men­za­ron a arre­ba­tar al pe­que­ño en me­dio de gri­tos y som­bre­ra­zos. Lle­gó un mo­men­to en que el ro­pón del bebé se ras­gó, de­jan­do las nal­gui­tas de Tin Tan al ai­re. En ese ins­tan­te el bebé co­men­zó a ha­cer pi­pí, sal­pi­can­do al pa­dre­ci­to, a la ma­má, a la abue­la, al pa­pá, a los pa­dri­nos y a va­rios de los in­vi­ta­dos a la ce­re­mo­nia, quie­nes, li­te­ral­men­te, tam­bién ter­mi­na­ron bau­ti­za­dos.

Fas­ti­dia­do del es­pec­tácu­lo, el cu­ra to­mó al ni­ño y le di­jo a la fa­mi­lia: “¡Ya bas­ta! Co­mo us­te­des no se pue­den po­ner de acuer­do, voy a bau­ti­zar­lo ba­jo el nom­bre de Ger­mán Ge­na­ro Ci­priano Gó­mez-val­dés Cas­ti­llo”. Y san­to re­me­dio, to­dos se fue­ron fe­li­ces y contentos, sin ima­gi­nar que el pe­que­ño meón que los ha­bía con­vo­ca­do se con­ver­ti­ría no só­lo en co­me­dian­te e ícono de la cul­tu­ra po­pu­lar, sino tam­bién, co­mo di­je­ra Car­los Mon­si­váis, en el pri­mer me­xi­cano del si­glo XXI.

SAN GER­MÁN EN CADILLAC

Ro­sa­lía Val­dés Ju­lián, quien se en­car­ga de pre­ser­var el le­ga­do de su pa­dre, di­ce que, cuan­do era ni­ña, co­men­zó a dar­se cuen­ta de que te­nía un pa­pá muy fa­mo­so, por­que ade­más de que Tin Tan sa­lía con fre­cuen­cia en los pe­rió­di­cos, su ca­sa siem­pre es­ta­ba lle­na de per­so­nas ex­tra­ñas. To­da­vía re­cuer­da los nom­bres o apo­dos de quie­nes los vi­si­ta­ban ca­si a dia­rio: Te­lli­tos, Ar­te­mio, Cha­va Go­dí­nez, Za­mo­ri­ta, el Cho­co­la­te, el Che­ves, el tío Cris­to­bal, el Sa­po, el Sa­bio. Aun­que eran sus ami­gos con los que se sen­ta­ba a to­mar co­ñac, to­dos ellos re­ci­bían di­ne­ro de Ger­mán Val­dés y fun­gían co­mo cho­fe­res, se­cre­ta­rios y mo­zos.

“Me acuer­do del úl­ti­mo, el Sa­bio, por­que un día que fes­te­ja­ban que es­te le ha­bía traí­do su Porsche ale­mán com­pra­do en Es­ta­dos Uni­dos a mi pa­pá, re­cor­da­ban con ri­sas có­mo ha­bía si­do que lo co­no­ció”, cuen­ta la hi­ja del có­mi­co.

“Ve­nía­mos de re­gre­so de Aca­pul­co en el Cadillac ne­gro. Eran cer­ca de las 4 de la tar­de y mi pa­pá de­ci­dió pa­rar en Chil­pan­cin­go a po­ner ga­so­li­na. En lo que el co­che car­ga­ba, nos di­mos cuen­ta de que ha­bía un se­ñor acos­ta­do en el pi­so, jun­to a la pa­red, en una par­te te­cha­da de la ga­so­li­ne­ra. Se apre­ta­ba el es­tó­ma­go y se que­ja­ba. Mi pa­pá lo vio y no di­jo na­da. Lo oyó que­jar­se y le pre­gun­tó al que nos ser­vía ga­so­li­na si sa­bía qué le pa­sa­ba a aquel hom­bre. El em­plea­do só­lo di­jo que pa­re­cía que es­ta­ba en­fer­mo y pe­día un doc­tor. Al ver que na­die lo ayu­da­ba, se echó en re­ver­sa y cuan­do lo vi­mos de cer­ca me pu­se a llo­rar. Por la ven­ta­na mi pa­pá le pre­gun­tó: ‘¿Qué tie­nes, qué te pa­sa?’. El hom­bre, de unos 30 años, tra­tó de dar res­pues­ta, aun­que en su ros­tro po­día ver­se que era te­rri­ble su do­lor de es­tó­ma­go. Mi pa­pá abrió su puer­ta y le di­jo a mi ma­má: ‘Me lo voy a lle­var a Mé­xi­co’. Mi ma­má tra­tó de de­te­ner­lo, pe­ro mi pa­pá ya se ha­bía in­cli­na­do pa­ra re­co­ger al hom­bre. Lo car­gó y lo de­po­si­tó en la ca­jue­la del Cadillac. Lue­go nos pi­dió una de las al­moha­das que lle­vá­ba­mos y la co­lo­có ba­jo la ca­be­za del hom­bre, tam­bién se qui­tó la agu­je­ta de un za­pa­to y ama­rró la ca­jue­la de mo­do que que­da­ra en­tre­abier­ta pa­ra que en­tra­ra ai­re. Lue­go, co­mo si na­da, subió al co­che y arran­có”.

Ro­sa­lía Val­dés re­cuer­da que no de­jó de llo­rar du­ran­te el via­je, so­bre to­do por­que po­día es­cu­char los que­ji­dos que no ce­sa­ron ni un mo­men­to. “Mi pa­pá se de­tu­vo en el pri­mer anun­cio de hos­pi­tal que ha­lló y, tras es­ta­cio­nar­se, pi­dió ayu­da pa­ra ba­jar al hom­bre y nos de­jó en el co­che. Lue­go su­pi­mos que el hom­bre traía re­ven­ta­da una úl­ce­ra que, de no ha­ber si­do in­ter­ve­ni­da, co­mo ocu­rrió esa no­che, hu­bie­ra muer­to. La ma­má del Sa­bio le es­tu­vo lle­van­do flo­res a mi pa­pá to­das las se­ma­nas, co­mo du­ran­te cin­co años. Lo lla­ma­ba San Ger­mán”.

EL ÚL­TI­MO BE­SO

Si bien no cuen­ta con los de­re­chos de la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­zaa­sí, das por su pa­dre, Ro­sa­lía Val­dés Ju­lián si tie­ne los de­re­chos de uso de la ima­gen y mar­ca del nom­bre del fa­mo­so co­me­dian­te.

“No­so­tros, la fa­mi­lia, no so­mos co­mer­cian­tes. Con­ta­mos con una ofi­ci­na de abo­ga­dos con la que lle­va­mos más de 15 años tra­ba­jan­do en Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, y he­mos po­di­do res­pe­tar la vo­lun­tad de mi pa­pá de cui­dar su obra, no só­lo el ar­chi­vo de fo­to­gra­fías y ob­je­tos que pres­ta­mos pa­ra las di­fe­ren­tes ex­po­si­cio­nes y ho­me­na­jes que se le ha­cen, sino to­do un con­cep­to de la co­me­dia, de có­mo le hu­bie­ra gus­ta­do a él que se tra­ta­ra su ima­gen. Nos preo­cu­pa­mos por que no se con­vier­ta en al­go co­mer­cial”, di­ce Ro­sa­lía.

Re­cuer­da que de pe­que­ña lla­ma­ba a su pa­pá “Ba­bi­to”. Am­bos te­nían una es­pe­cie de ru­ti­na cuan­do ella re­gre­sa­ba de la escuela, en la que él le pe­día un be­so. “Yo era su mu­ñe­qui­ta, en­ton­ces le da­ba su be­so y él se des­ma­ya­ba. Le te­nía que dar otro pa­ra que des­per­ta­ra”, cuen­ta Ro­sa­lía. Lue­go, Tin Tan se des­per­ta­ba, pe­ro no re­co­no­cía a na­die, y por ahí se­guía el jue­go. Cuan­do él le pe­día sus ca­li­fi­ca­cio­nes, ella sa­lía co­rrien­do y Tin Tan la per­se­guía.

Pa­ra la tam­bién ac­triz y can­tan­te –pu­bli­có en 2003 La his­to­ria iné­di­ta de Tin Tan, y en 2015 Tin Tan, to­do por amor–, la muer­te de Ger­mán Val­dés, en 1973, a cau­sa de un cán­cer, fue un gol­pe que la afec­tó de­ma­sia­do du­ran­te mu­cho tiem­po.

Val­dés Ju­lián di­ce que una no­che en­tró a la re­cá­ma­ra de Tin Tan con el pro­pó­si­to de can­tar­le, y lo en­con­tró apre­tán­do­se el es­tó­ma­go. “Al día si­guien­te lle­ga­ba yo de la escuela y vi una am­bu­lan­cia es­ta­cio­na­da fren­te a la ca­sa. Sen­tí al­go ar­dien­te que me opri­mía del ce­re­bro a las pier­nas y no me de­ja­ba res­pi­rar. Cuan­do mi pa­pá vio que yo es­ta­ba allí, ac­tuó co­mo si na­da di­fe­ren­te es­tu­vie­ra pa­san­do. Hi­zo que quie­nes lo lle­va­ban en la ca­mi­lla se de­tu­vie­ran y se in­cor­po­ró pa­ra abra­zar­me. Me hi­zo se­ñas de que le die­ra un be­so y me acer­qué con mie­do a dár­se­lo. Fin­gió des­ma­yar­se pa­ra que le die­ra un se­gun­do be­so, co­mo era cos­tum­bre, yo se lo di, pe­ro es­ta vez ya no vol­vió en sí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.