La no­che de Jenny Sa­vi­lle

Cambio - - OPINIÓN - Por rogelio Segoviano* *Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en cul­tu­ra. @ro­ger­se­go­viano

En la en­tre­ga de la se­ma­na pa­sa­da, ha­blá­ba­mos del ar­tis­ta ur­bano Banksy y de có­mo ha­bía “crea­do” una obra de ar­te a par­tir de la des­truc­ción de otra, jus­to en el mo­men­to en que es­ta era subas­ta­da en la ca­sa Sot­heby’s, fren­te a de­ce­nas de per­so­nas que se que­da­ban ató­ni­tas an­te lo que veían. El pro­pó­si­to del gra­fi­te­ro bri­tá­ni­co era rea­li­zar una crí­ti­ca de al­can­ces mun­dia­les en torno a la im­pa­ra­ble co­mer­cia­li­za­ción del ar­te; al­go que ter­mi­nó po­nién­do­se en du­da, pues la pin­tu­ra que des­tru­yó a me­dias, que ha­bía si­do subas­ta­da en 1.4 mi­llo­nes de dó­la­res –ini­ció con un pre­cio de sa­li­da de ape­nas 7 000 dó­la­res—, se re­va­luó en for­ma in­me­dia­ta al doble de su va­lor.

Pe­ro con esa ac­ción, Banksy no só­lo des­tru­yó un cua­dro, tam­bién el mo­men­to de glo­ria de Jenny Sa­vi­lle, una joven pin­to­ra ori­gi­na­ria de Cam­brid­ge, quien la mis­ma no­che en que el des­co­no­ci­do ar­tis­ta tri­tu­ró la pie­za Girl with ba­llon, mi­nu­tos an­tes ha­bía he­cho his­to­ria al ven­der su cua­dro Prop­ped (Apo­ya­da) en más de 13 mi­llo­nes de dó­la­res, con­vir­tién­do­se así en la ar­tis­ta vi­va cu­ya obra ha­bía si­do com­pra­da con el pre­cio más al­to ja­más pa­ga­do en una subas­ta.

La pin­tu­ra de Sa­vi­lle, con­si­de­ra­da por los crí­ti­cos y es­pe­cia­lis­tas “una de las obras maes­tras in­dis­cu­ti­bles de los Young Bri­tish Ar­tists”, al­can­zó la histórica ci­fra lue­go de una ce­rra­da pu­ja en­tre va­rios co­lec­cio­nis­tas y re­pre­sen­tan­tes de im­por­tan­tes mu­seos, quie­nes que­rían te­ner en su acer­vo la im­po­nen­te obra, la cual no se ha­bía vuel­to a ver en pú­bli­co por más de 20 años, lue­go de la le­gen­da­ria ex­po­si­ción Sen­sa­tion, rea­li­za­da en 1997 en la Ro­yal Aca­demy of Arts de Londres, que sir­vió co­mo ac­to fun­da­cio­nal de una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas bri­tá­ni­cos.

En 2003, la ar­tis­ta hi­zo sal­tar por los ai­res to­da esa pla­cen­te­ra tra­di­ción con la mues­tra Mi­gran­tes, en Nue­va York, don­de in­clu­yó imá­ge­nes sa­ca­das de las fo­to­gra­fías de los mal­tra­tos co­me­ti­dos en la cár­cel ira­quí de Abu Gh­raib; un tra­ba­jo agre­si­vo en un mun­do en el que se de­vo­ran las imá­ge­nes y se con­su­men ex­pe­rien­cias. A fin de cuen­tas, el cuer­po de Cris­to azo­ta­do y mal­he­ri­do es un ele­men­to re­cu­rren­te en la ima­gi­ne­ría re­li­gio­sa, ob­je­to de ado­ra­ción y pie­dad en el pa­sa­do. De acuer­do con los crí­ti­cos, Sa­vi­lle con­vir­tió esa vio­len­cia en un fin en sí mis­mo.

Esa mues­tra fue un ex­pe­ri­men­to pa­sa­je­ro, “una lo­cu­ra de ve­rano” que se es­fu­mó pa­ra re­gre­sar a la be­lle­za, con una en­tre­ga que la pin­to­ra no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Ella sue­le de­cir que su ma­ter­ni­dad cam­bió su tra­ba­jo, que mi­ra a sus hi­jos y agra­de­ce que la be­lle­za ha­ya en­tra­do en su vi­da.

La pin­to­ra bri­tá­ni­ca es co­no­ci­da por sus des­nu­dos fe­me­ni­nos gi­gan­tes; cuer­pos que es­tán muy le­jos de ser el ideal de la be­lle­za con­ven­cio­nal, de los es­te­reo­ti­pos pu­bli­ci­ta­rios y de las por­ta­das de re­vis­tas. Por el con­tra­rio, sus mo­nu­men­ta­les y exa­ge­ra­dos per­so­na­jes des­bor­dan car­ne, en lo que po­dría con­si­de­rar­se una muy in­tere­san­te y no­ve­do­sa va­ria­ción en el es­ti­lo ini­cia­do por Lu­cian Freud, Fernando Bo­te­ro y Jo­sé Luis Cue­vas, con la su­til di­fe­ren­cia de que es­tas mu­je­res obe­sas ya no son vis­tas a tra­vés de los ojos de un hom­bre.

Tal vez Banksy y su per­for­man­ce le ha­yan ro­ba­do su no­che de glo­ria a Jenny Sa­vi­lle, sin em­bar­go, la tras­cen­den­cia que en un fu­tu­ro al­can­za­rá to­do el tra­ba­jo de la pin­to­ra ter­mi­na­rá, sin du­da, por ubi­car­la en un si­tio pri­vi­le­gia­do en la his­to­ria mo­der­na del ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.