El CRÉ­DI­TO ETERNO

Cambio - - SUMARIO - POR RO­GER VE­LA

Mi­les de per­so­nas apues­tan por el cré­di­to pa­ra so­lu­cio­nar sus gas­tos, pe­ro ¿de dón­de sa­le es­te gus­to por en­deu­dar­se?

Natalia sa­có su pri­mer tar­je­ta con un to­pe de 2 000 pe­sos, pa­só la prue­ba y se arries­gó por un cré­di­to ma­yor. El desen­la­ce de esa his­to­ria es un desas­tre, igual que el de mi­les de me­xi­ca­nos que apues­tan por cré­di­tos que creen que se­rán la so­lu­ción pa­ra sus gas­tos

La pri­me­ra vez que Natalia pen­só en sa­car un cré­di­to te­nía 23 años. En ese en­ton­ces no te­nía un tra­ba­jo es­ta­ble. De lu­nes a vier­nes es­tu­dia­ba en la uni­ver­si­dad y tra­ba­ja­ba de me­se­ra los fi­nes de se­ma­na por un suel­do de 100 pe­sos más pro­pi­nas, que iban de los 300 a los 600 pe­sos por jor­na­da. A pe­sar de eso, ne­ce­si­ta­ba una tar­je­ta pa­ra sa­car un te­lé­fono ce­lu­lar en un plan ta­ri­fa­rio, pa­gar un via­je a Can­cún y re­no­var su guar­da­rro­pa. Con su suel­do, cos­tear to­do aque­llo al con­ta­do pa­re­cía im­po­si­ble, pe­ro una tar­je­ta de cré­di­to po­dría ser la so­lu­ción.

En un mó­du­lo ban­ca­rio, ubi­ca­do cer­ca del cam­pus prin­ci­pal de la UNAM, tra­mi­tó una tar­je­ta de dé­bi­to uni­ver­si­ta­ria. Su ase­sor fi­nan­cie­ro, un mu­cha­cho sim­pá­ti­co que pa­re­cía un buen ti­po, no le exi­gió un mon­to mí­ni­mo en la cuen­ta, y con ama­bi­li­dad le men­cio­nó la po­si­bi­li­dad de tra­mi­tar una tar­je­ta de cré­di­to con un to­pe má­xi­mo de 2 000 pe­sos –así, na­da más, sin nin­gún com­pro­ban­te de in­gre­sos–. Ella no pen­só que fue­ra tan sen­ci­llo te­ner el plás­ti­co de las ilu­sio­nes mo­ne­ta­rias en tan po­co tiem­po, sin em­bar­go, tar­dó me­nos de un mes pa­ra te­ner en­tre sus ma­nos su pri­me­ra tar­je­ta de cré­di­to.

Du­ran­te ca­si un año só­lo la uti­li­zó con el fin de pa­gar su plan de ce­lu­lar y ca­da mes li­qui­da­ba el to­tal del gas­to en la tar­je­ta, no ge­ne­ra­ba in­tere­ses y se man­te­nía al co­rrien­te con sus pa­gos. Es­te com­por­ta­mien­to ban­ca­rio le ayu­dó a ge­ne­rar una nue­va ilu­sión ad­qui­si­ti­va, una tar­je­ta con más cré­di­to: el eje­cu­ti­vo le ofre­ció un to­pe de 9 800 pe­sos, tam­bién sin com­pro­bar los mon­tos de sus en­tra­das de di­ne­ro. “Si ya ha­bía fun­cio­na­do una vez, ¿por qué aho­ra no po­dría ser si­mi­lar?”, pen­só. Su em­pleo ha­bía cam­bia­do, aho­ra era de­mos­tra­do­ra de tem­po­ra­da en tien­das de­par­ta­men­ta­les.

El ofre­ci­mien­to pa­re­cía ideal pa­ra se­guir con sus an­he­los de com­prar a cré­di­to, pe­ro ca­si sin dar­se cuen­ta, gas­tó más de lo que ga­na­ba y de un día a otro se que­dó sin em­pleo. Co­mo era de es­pe­rar­se, el cré­di­to se ter­mi­nó, los in­tere­ses co­rrie­ron y re­ba­sa­ron el to­pe por 3 000 pe­sos. Su úni­ca op­ción fue re­ti­rar di­ne­ro en efec­ti­vo de la mis­ma tar­je­ta con el fin de pa­gar­la. Es de­cir, pa­gar una deu­da ge­ne­ran­do otra.

MA­LOS HÁ­BI­TOS

La an­te­rior es una de las his­to­rias más clá­si­cas en es­te país. Y es que Natalia no es la úni­ca cuen­taha­bien­te que ha apli­ca­do ese vie­jo y ries­go­so tru­co, to­dos te­ne­mos al­gún fa­mi­liar, ami­go o ve­cino con un ca­so si­mi­lar. Son mu­chos los ciu­da­da­nos que so­li­ci­tan cré­di­tos en es­te país.

Se­gún da­tos del in­for­me In­di­ca­do­res bá­si­cos de cré­di­tos per­so­na­les del Ban­co de Mé­xi­co, en el 2017 se otor­ga­ron en Mé­xi­co 6 000 310 cré­di­tos per­so­na­les, de los que el 46 % fue­ron por mon­tos me­no­res a 5 000 pe­sos. En ese sen­ti­do, el im­por­te pro­me­dio de los cré­di­tos per­so­na­les otor­ga­dos fue de 18 700 pe­sos.

¿Por qué nos atraen tan­to los cré­di­tos?, ¿qué sec­tor de la po­bla­ción me­xi­ca­na ad­quie­re más co­sas ba­jo es­te es­que­ma? Pa­ra pla­ti­car so­bre es­te com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res me­xi­ca­nos, con­tac­ta­mos al eco­no­mis­ta Is­rael Pie­dras Evan­ge­lis­tas, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

Él sos­tie­ne que los ma­los há­bi­tos fi­nan­cie­ros son uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas

En Mé­xi­co se otor­ga­ron 6 mi­llo­nes 310 cré­di­tos per­so­na­les, de los que el 46 por cien­to fue­ron por mon­tos me­no­res a 5 mil pe­sos, se­gún da­tos del in­for­me In­di­ca­do­res Bá­si­cos de Cré­di­tos Per­so­na­les del Ban­co de Mé­xi­co, en el 2017

en­tre los ciu­da­da­nos de nues­tro país: “El gran pro­ble­ma es que la ma­yo­ría ven el cré­di­to co­mo un in­gre­so ex­tra y no co­mo un me­dio de pa­go que se des­cuen­ta ca­da mes de tus in­gre­sos”; se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta. Ade­más, ubi­ca a la ma­yo­ría de los deu­do­res de cré­di­tos den­tro de la cla­se me­dia ba­ja.

Natalia in­cre­men­tó su deu­da por­que só­lo pa­ga­ba el mon­to mí­ni­mo que, de acuer­do con Is­rael Pie­dras, só­lo sir­ve pa­ra pa­gar los in­tere­ses, “abo­nas muy po­co ca­pi­tal y es una deu­da que no va des­apa­re­cer”. El error de la uni­ver­si­ta­ria fue jus­to pa­gar el mí­ni­mo y to­mar co­mo un in­gre­so ex­tra el di­ne­ro que re­ti­ra­ba de su tar­je­ta, y pe­se a que es­ta no co­bra una co­mi­sión por dis­po­si­ción en el ca­je­ro, sí ge­ne­ra una deu­da com­ple­ta que no pue­de pa­gar­se a me­ses sin in­tere­ses. En­ton­ces, ¿qué op­cio­nes tie­nen los uni­ver­si­ta­rios?

Pa­ra aque­llos que aún cur­san la li­cen­cia­tu­ra, exis­ten dos alternativas. Por un la­do las tar­je­tas de cré­di­to de tien­das de­par­ta­men­ta­les, o tar­je­tas uni­ver­si­ta­rias, pe­ro de­ben co­no­cer sus cuo­tas por ma­ne­jos mí­ni­mos o nu­los y sus be­ne­fi­cios, de lo con­tra­rio el sue­ño cre­di­ti­cio se po­dría con­ver­tir en pe­sa­di­lla de deu­dor.

An­te eso, el eco­no­mis­ta no re­co­mien­da los pa­gos pe­que­ños por­que son un en­ga­ño y se alar­gan has­ta el in­fi­ni­to. “Por ejem­plo, si pa­gas 120 pe­sos men­sua­les por una pan­ta­lla, la tram­pa ra­di­ca en que li­qui­das mon­tos mí­ni­mos pe­ro lo ha­ces du­ran­te bas­tan­te tiem­po, y en oca­sio­nes el pre­cio en ese es­que­ma du­pli­ca o tri­pli­ca el pre­cio al con­ta­do”.

La ilu­sión de ad­qui­rir bie­nes, pe­se a no es­tar to­tal­men­te pa­ga­dos, ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so don­de las per­so­nas com­pran con el pro­pó­si­to de guar­dar las apa­rien­cias y man­te­ner un es­ti­lo que no les re­sul­ta cos­tea­ble o fin­gir al­go que no son, por eso Is­rael des­ta­ca que di­chas ac­ti­tu­des con­tri­bu­yen a que los deu­do­res vi­van eter­na­men­te an­gus­tia­dos pen­san­do en pa­gar o en eva­dir a los des­pa­chos de co­bran­za.

El mo­de­lo de en­deu­da­mien­to por cré­di­tos no es al­go nue­vo en Mé­xi­co, bas­ta re­cor­dar a las tien­das de ra­ya que an­tes de la Re­vo­lu­ción man­te­nían a los tra­ba­ja­do­res con una deu­da im­pa­ga­ble, y aun­que en es­te ca­so se ad­qui­rían ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad la ló­gi­ca era la mis­ma: man­te­ner a los obre­ros do­mi­na­dos con exor­bi­tan­tes cuen­tas.

Aho­ra es muy pa­re­ci­do. Una de las má­xi­mas de los ban­que­ros es que las ins­ti­tu­cio­nes cre­di­ti­cias nun­ca pier­dan. “El plus en ese mo­de­lo de ne­go­cios es que con los cré­di­tos los ban­cos ga­nen más”, men­cio­na Is­rael.

CO­SA DEL DIA­BLO

No es que los cré­di­tos sean Sa­ta­nás, por eso te com­par­ti­mos las ma­ne­ras de con­ver­tir­los en tus aliados fi­nan­cie­ros, con el ob­je­ti­vo de que me­jo­res tu eco­no­mía y com­pres de ma­ne­ra más res­pon­sa­ble, pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que fi­jes pla­zos, te pro­pon­gas me­tas de pa­go y que ubi­ques en dis­tin­tos lu­ga­res tan­to el di­ne­ro de los in­tere­ses có­mo la li­qui­da­ción de la deu­da, así no ex­ten­de­rás el pla­zo de los pa­gos.

Is­rael Pie­dras men­cio­na los Do’s y Dont’s pa­ra ad­qui­rir co­sas a cré­di­to. Va­mos con los Do’s: mue­bles, apa­ra­tos elec­tró­ni­cos o au­to­mó­vi­les a pla­zos sin in­tere­ses, emer­gen­cias mé­di­cas; sin em­bar­go, ten cui­da­do de no dar el tar­je­ta­zo a ca­da ra­to y de no ex­ce­der los pa­gos al tiem­po es­ta­ble­ci­dos des­de un ini­cio. Res­pec­to a los Dont’s: co­mi­da, Uber, no­ches de fies­ta o las cuen­tas en un bar o an­tro.

Re­cuer­da la fa­mo­sa es­ce­na de El Lo­bo de Wall Street: cuan­do Jor­dan Bel­fort, in­ter­pre­ta­do por Leo­nar­do Dica­prio, pre­gun­ta so­bre el fu­tu­ro de los aho­rra­do­res, su je­fe le res­pon­de: “Que los clien­tes se jo­dan. Nues­tro úni­co ob­je­ti­vo es lle­var di­ne­ro del clien­te a nues­tro bol­si­llo. Ese di­ne­ro es al­go fu­gaz, real­men­te no exis­te, bueno, sí en el pa­pel, pe­ro no en la reali­dad”. Lo mis­mo pa­sa con las tar­je­tas de cré­di­to, es pe­dir­le pres­ta­do al fu­tu­ro al­go que na­da te ase­gu­ra que po­drás pa­gar.

Com­prar a cré­di­to es eso: una ilu­sión que enamo­ra a la cla­se me­dia, que nos ha­ce sen­tir que te­ne­mos un ma­yor ni­vel ad­qui­si­ti­vo y que es­ta­mos más cer­ca de la cla­se al­ta que de la ba­ja. ¿Cuán­tas ve­ces no he­mos vis­to a los Re­yes Ma­gos en­deu­da­dos por ad­qui­rir ju­gue­tes ca­ros o ami­gos tu­ris­tas que dan el tar­je­ta­zo al pa­gar sus vue­los al ex­tran­je­ro? Ter­mi­nan pa­gan­do en años una se­ma­na de va­ca­cio­nes. Lo ma­lo no es­tá en usar la tar­je­ta pa­ra di­cho fin, sino en pos­ter­gar el pla­zo fi­ja­do, por­que ba­jo esas cir­cuns­tan­cias los plás­ti­cos re­sul­tan un las­tre que es­tan­ca las fi­nan­zas per­so­na­les.

Sa­be­mos que cau­sa cier­to pla­cer pa­sar la tar­je­ta una y otra vez; mues­tra que he­mos he­cho al­go de nues­tra vi­da y que soa­fron­tar mos sol­ven­tes fi­nan­cie­ra­men­te, al me­nos en es mo­men­to, pe­ro ¿a qué cos­to? Re­cuer­da que una com­pra in­for­ma­da siem­pre se­rá la cla­ve si deseas vi­vir días li­bres de es­trés; de lo con­tra­rio, es­ta­rás des­vian­do lla­ma­das en tu ce­lu­lar a ca­da ra­to pa­ra evi­tar la mo­les­ta voz de em­plea­dos que te exi­gen pa­gar lo que de­bes. Fi­nal­men­te na­die te obli­gó a tra­mi­tar un cré­di­to y de­bes tus res­pon­sa­bi­li­da­des cre­di­ti­cias en al­gún mo­men­to.

Re­cuer­da que una tar­je­ta de cré­di­to es co­mo sa­bo­rear un he­la­do mien­tras es­tás ves­ti­do con ro­pa blan­ca: es muy pro­ba­ble que lo dis­fru­tes, aun­que co­rres el ries­go de em­ba­rrar­te y es muy pro­ba­ble que tar­des más tiem­po del es­pe­ra­do en qui­tar las man­chas. Natalia si­gue ta­llan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.