No lo ne­ce­si­tas

Cambio - - SUMARIO - POR GIOVANNA FRANZONI

Te da­mos nue­ve tips con el fin de que com­pres de ma­ne­ra in­te­li­gen­te y no cai­gas en el la­do os­cu­ro de los des­cuen­tos

Aquí te de­ja­mos nue­ve tips que te ayu­da­rán a com­prar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, le­jos del la­do os­cu­ro de los des­cuen­tos (en una de esas has­ta cam­bias de de­ci­sión y evi­tas ad­qui­rir al­go por­que NO LO NE­CE­SI­TAS)

El Buen Fin es­tá a na­da, Fa­ce­book ya tie­ne bien de­tec­ta­do lo que te gus­ta y los ads en tu mu­ro son una cons­tan­te ba­jo la mis­ma cons­tan­te: des­cuen­tos de no­viem­bre.

Pa­ra al­gu­nos, es­to sig­ni­fi­ca la opor­tu­ni­dad de com­prar ese te­le­vi­sor con el que lle­van to­do el año co­que­tean­do; pa­ra otros, una pe­sa­di­lla de bom­bar­deo pro­mo­cio­nal en las re­des, y pa­ra mu­chí­si­mos más, el Buen Fin im­pli­ca una deu­da con­si­de­ra­ble du­ran­te el res­to del pró­xi­mo año.

Si más de un ami­go a re­sal­ta­do tu adic­ción a gas­tar tu di­ne­ro en ob­je­tos que no te sir­ven del to­do o tu com­pul­sión por com­prar en Ama­zon, acá aba­jo hay un par de tips cu­yo pro­pó­si­to es que el fin de se­ma­na de no­viem­bre, en­tre 16 y el 19, no he­re­des un nue­vo sal­do en con­tra en tu tar­je­ta de cré­di­to –o una deu­da que no ha­ya va­li­do la pe­na.

Prio­ri­za los gas­tos

Hay una di­fe­ren­cia abis­mal en­tre aho­rrar di­ne­ro pa­ra com­prar al­go que ne­ce­si­tas y te­ner di­ne­ro pe­ro bus­car en qué gas­tar­lo.

Tal vez es ho­ra de com­prar esa ca­fe­te­ra que tan­to quie­res con la fi­na­li­dad de de­jar de ha­cer gas­tos hor­mi­ga, sin em­bar­go, de­bes prio­ri­zar esa com­pra en­tre las de­más, de lo con­tra­rio sal­drás del Buen Fin con una do­ta­ción de ve­las de aro­ma­te­ra­pia y ja­bo­nes pa­ra una ti­na que ni si­quie­ra hay en tu ca­sa.

Mi su­ge­ren­cia: ar­ma una lis­ta. Si enu­me­ras lo que te ha­ce fal­ta y lo or­de­nas por prio­ri­dad, ten­drás un pa­no­ra­ma mu­cho más cla­ro de lo que ver­da­de­ra­men­te te ur­ge y cuán­to pue­des gas­tar en ca­da co­sa. Ese es el pri­mer pa­so ha­cia una com­pra in­te­li­gen­te.

In­ves­ti­ga y com­pa­ra

Una vez es­cri­ta tu wish­list, Goo­gle se con­ver­ti­rá en el orácu­lo de tus com­pras. In­ves­ti­ga y com­pa­ra los pre­cios, pro­mo­cio­nes y ga­ran­tías de ca­da tien­da, así co­mo los pros y con­tras del pro­duc­to que es­tás a pun­to de ad­qui­rir.

A di­fe­ren­cia de cuan­do no ha­bía In­ter­net, ya no tie­nes que ca­mi­nar ho­ras en un cen­tro co­mer­cial con el ob­je­ti­vo de sa­ber cuál es la me­jor op­ción, así que no des­per­di­cies el bus­ca­dor que tie­nes in­te­gra­do en el ce­lu­lar pa­ra ver cuál es la me­jor al­ter­na­ti­va en tu nue­va com­pra.

Ten un plan B

¿Re­cuer­das que Sch­war­ze­neg­ger tu­vo que pe­lear a muer­te por con­se­guir un Tur­bo Man en Jin­gle all the way? Bueno, pues eso sue­le pa­sar cuan­do exis­ten otros cien­tos de per­so­nas co­mo tú, que bus­can cier­to pro­duc­to en de­ter­mi­na­da fe­cha.

Tal vez al fi­nal ten­gas suer­te y en­cuen­tres a buen pre­cio el pro­duc­to que bus­ca­bas, pe­ro no pa­sa na­da si tie­nes un op­ción B a eso que te ha­ce fal­ta pa­ra que no ar­da el mun­do por­que no con­se­guis­te lo que que­rías en es­te fin de se­ma­na de pro­mo­cio­nes.

Bus­ca pro­mos por In­ter­net

Mu­chas ve­ces las tien­das es­ta­ble­cen pre­cios es­pe­cia­les pa­ra las com­pras en lí­nea, lo que es un ga­nar ga­nar por don­de lo veas pues con un clic com­pras sin te­ner que qui­tar­te la pi­ja­ma. Eso sí, bus­ca lu­ga­res se­gu­ros de ven­ta que cuen­ten con la ve­ri­fi­ca­ción de Goo­gle y don­de las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad pro­te­jan tus da­tos.

De­ja a los ni­ños en ca­sa

Si ha­cer una fi­la gi­gan­tes­ca con el pro­pó­si­to de pa­gar te pa­re­ce in­su­fri­ble, ima­gí­na­te for­mar­te mien­tras hay un ni­ño a tu cos­ta­do ha­cien­do be­rrin­che por­que quie­re una nue­va ta­blet. O peor: que mien­tras ca­mi­nas muy en tu pa­pel de es­co­ger la me­jor pan­ta­lla plana que se adap­te a tu pre­su­pues­to, un pe­que­ño sa­le co­rrien­do jus­to de­trás de otro que te pi­só el pie.

Pa­pás, tíos y abue­los: por fa­vor no lle­ven ni­ños al Buen Fin, por su paz men­tal y la de los de­más; así aho­rran di­ne­ro en be­rrin­ches que no te­nían con­tem­pla­dos, no le ha­cen pa­sar ho­ras abu­rri­das a los pe­que­ños y no con­tri­bu­yen al caos que es com­prar en los cen­tros co­mer­cia­les esos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.