He­cho con amor

Cambio - - SUMARIO - POR SE­BAS­TIÁN SE­RRANO

Es­tas mu­je­res de­ci­die­ron de­jar de com­prar in­su­mos de con­su­mo per­so­nal pa­ra co­men­zar a fa­bri­car­los ellas mis­mas y ser más ama­bles con el me­dio am­bien­te

Ellas de­ci­die­ron dar un gi­ro a su vi­da. Co­men­za­ron a bus­car pro­duc­tos más lim­pios, fres­cos, lo­ca­les y or­gá­ni­cos pa­ra me­jo­rar su for­ma de con­su­mo, pe­ro an­te las po­cas alternativas que no las sa­tis­fa­cían, op­ta­ron por ela­bo­rar sus pro­pios in­su­mos. Aho­ra no son só­lo más ami­ga­bles con el pla­ne­ta, sino tam­bién con sus cuer­pos

Pen ara Tania Arro­yo to­do em­pe­zó de nie­ve: 2013, y fue co­mo una bo­la a la otra una co­sa fue lle­van­do Em­pe­zó y cre­cía a ca­da mo­men­to. pro­ble­mas so­cia­les por dar­se cuen­ta de los la ba­su­ra y am­bien­ta­les que pro­vo­can un cam­bio sim­ple: que ge­ne­ra­mos, e ini­ció con plás­ti­cas y lle­var de­jar de uti­li­zar bol­sas bol­sas de te­la, así co­mo re­ci­pien­tes. pe­ro al en­con­trar Lue­go em­pe­zó a se­pa­rar, un sis­te­ma efi­cien­te que real­men­te no ha­bía que lo me­jor de re­co­lec­ción, de­ci­dió y no te­ner pa­pe­les, era de­jar de ge­ne­rar residuos inú­ti­les. “A par­tir car­tón o en­vol­tu­ras a ver qué es­ta­ba de la ba­su­ra em­pe­cé pro­duc­tos em­pa­ca­dos co­mien­do, de­jé de com­prar de­ci­dí com­prar o ins­tan­tá­neos y lo­ca­les y ali­men­tos más lim­pios, fres­cos, evi­tar em­pa­ques or­gá­ni­cos”. Con el fin de no pe­re­ce­de­ras se­pa­ra­dos, com­pra las co­sas lác­teos los ad­quie­re a gra­nel; el ja­món y los en los mer­ca­dos. cam­pos Sin em­bar­go, los prin­ci­pa­les han si­do los de ex­pe­ri­men­ta­ción de Tania na­ció uno de sus pro­duc­tos de lim­pie­za, así de un año sin prin­ci­pa­les re­tos: vi­vir más de los con­se­jos y com­prar cham­pú. A par­tir em­pe­zó a pro­bar tu­to­ria­les que vio e In­ter­net, de so­dio y una mez­cla de bi­car­bo­na­to ex­pli­ca que lue­go vi­na­gre de man­za­na. Me pe­ro no era ex­pe­ri­men­tó con miel di­lui­da, ye­ma de hue­vo tan bueno; y fi­nal­men­te con y le re­ga­la­ba –su ma­má te­nía una tien­da con vi­na­gre? los que es­ta­ban ro­tos–. ¿Hue­vo una mez­cla Le pre­gun­té que si no re­sul­ta­ba que pa­ra na­da. muy olo­ro­sa, me res­pon­dió hue­le. Mo­jas el “El vi­na­gre de man­za­na no te ta­llas y te po­nes pe­lo, te po­nes la ye­ma, lue­go es co­mo si vi­na­gre de man­za­na di­lui­do, más sua­ve”. uti­li­za­ras un acon­di­cio­na­dor dien­tes. En un In­clu­so pre­pa­ra su pas­ta de de que du­re fras­co pe­que­ño, con el ob­je­ti­vo acei­te de coco, un mes, mez­cla bi­car­bo­na­to, y go­ti­tas de un po­co de es­te­via o azú­car no uti­li­za men­ta. Pa­ra lim­piar las su­per­fi­cies o clo­ro, nin­gún de­ter­gen­te in­dus­tria­li­za­do po­ne ja­bón y en la cu­be­ta sim­ple­men­te la ro­pa con ja­bón vi­na­gre de man­za­na. La­va y vi­na­gre. só­li­do mez­cla­do con bi­car­bo­na­to que es or­ga­ni­za­do­ra Tania tie­ne la ven­ta­ja de sus­ten­ta­bles, de un ba­zar de pro­duc­tos cui­da­do per­so­nal así que ca­si to­do lo de de la gen­te lo con­si­gue di­rec­ta­men­te in­su­mos or­gá­ni­cos que los ela­bo­ra, uti­li­zan­do en­con­tró un y lo­ca­les. Por ejem­plo, cham­pú na­tu­ral, muy buen pro­vee­dor de un cham­pú y en la ac­tua­li­dad es­tá pro­ban­do con el fin de que só­li­do que le ofre­cie­ron acuer­do con ella, es­cri­bie­ra una re­se­ña. De que to­do lo que otro pun­to fun­da­men­tal es que pue­da com­pre de­be es­tar en en­va­ses re­ci­clar y re­gre­sar a los pro­duc­to­res

¿Qué ha si­do lo más di­fí­cil, qué no ha po­di­do de­jar? Uno de sus pun­tos dé­bi­les es el ma­qui­lla­je, no ha lo­gra­do en­con­trar una al­ter­na­ti­va or­gá­ni­ca, in­clu­so ex­pe­ri­men­tó con pro­duc­tos na­tu­ra­les, pe­ro sin éxi­to. El otro pro­duc­to al que no le ha en­con­tra­do un sus­ti­tu­to y que no quie­re de­jar es el per­fu­me.

He­chos a mano

Ca­ro­li­na era muy con­su­mis­ta, com­pra­ba co­sas y acu­mu­la­ba pro­duc­tos que no ne­ce­si­ta­ba. Un día de­ci­dió em­pe­zar a sa­car to­do lo que te­nía, mez­clar­lo y re­uti­li­zar­lo: reali­zó com­bi­na­cio­nes de cre­mas que fun­día con res­tos de ja­bón co­mer­cia­les y los jun­ta­ba en una so­la ba­rra. In­clu­so em­pe­zó a uti­li­zar lo que le que­da­ba en otros usos, co­mo cham­pú pa­ra la­var la ro­pa. Me ex­pli­ca que mu­cha de es­ta tra­di­ción vie­nen de su fa­mi­lia, pues a su ma­má tam­bién le gus­ta­ba ha­cer sus com­bi­na­cio­nes y cre­mas. So­bre to­do tie­ne la ima­gen gra­ba­da de su bi­sa­bue­la, quien ba­tía en una ca­zue­la la so­sa y el acei­te; verla mez­clar a mano con el ob­je­ti­vo de pro­du­cir ja­bón que­dó en su in­cons­cien­te.

Así que cuan­do de­jó su tra­ba­jo de ofi­ci­nis­ta, de­ci­dió que que­ría desa­rro­llar su em­pren­di­mien­to de ja­bo­nes na­tu­ra­les ca­se­ros. Pri­me­ro em­pe­zó a ave­ri­guar los ele­men­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra fa­bri­car­los, y con­sul­tó tu­to­ria­les por In­ter­net que mos­tra­ban re­ce­tas na­tu­ra­les. “Voy ima­gi­nan­do có­mo se pue­de com­bi­nar con el fin de me­jo­rar la re­ce­ta. An­tes le agre­ga­ba to­da la miel del mun­do que­da­ba co­mo pa­ra co­mer, has­ta que su­pe la can­ti­dad exac­ta. Tam­bién apren­dí que el car­bón es muy buen an­ti­oxi­dan­te, y que la sal es me­jor que el azú­car y las­ti­ma me­nos la piel”.

Así que em­pe­zó a fa­bri­car ja­bo­nes en la ca­sa, los ven­día a la fa­mi­lia y ami­gos. Ac­tual­men­te tam­bién los ofre­ce en un tian­guis sos­te­ni­ble que se po­ne el ter­cer do­min­go de ca­da mes en Te­pe­pan, en don­de só­lo se ofer­tan pro­duc­tos he­chos a mano. Ade­más ven­de a tra­vés de su pá­gi­na de Fa­ce­book y tie­ne 8 pun­tos de ven­ta. A par­tir de lo apren­di­do con el ja­bón, fa­bri­ca di­fe­ren­tes pro­duc­tos, des­de cham­pú has­ta cre­ma; acei­tes, aro­ma­ti­zan­tes na­tu­ra­les pa­ra la piel y pa­ra lim­piar, e in­clu­so cos­mé­ti­cos pa­ra hom­bres: es­pu­ma de afei­tar o sue­ro.

Ca­ro­li­na co­no­ció a unos pro­duc­to­res yu­ca­te­cos que ha­cen a mano y de for­ma lo­cal

los in­su­mos bá­si­cos pa­ra sus pro­duc­tos: acei­tes or­gá­ni­cos de al­men­dras o ca­lén­du­la; las ba­ses pa­ra los cham­pús: so­sa y sul­fa­tos más sua­ves; las ba­ses de las cre­mas de man­te­ca y ce­ras de pa­nal de abe­ja. Se­gún ella, es fun­da­men­tal que ven­ga lo má­xi­mo po­si­ble de pro­duc­tos na­tu­ra­les con el mí­ni­mo de efec­tos al me­dio am­bien­te y que se pa­gue un pre­cio jus­to por el tra­ba­jo de las per­so­nas que tam­bién lo ha­cen a mano. Ade­más bus­ca re­uti­li­zar to­do con el pro­pó­si­to de no de­jar residuos, por­que con­si­de­ra que la in­dus­tria de los cos­mé­ti­cos y los pro­duc­tos de lim­pie­za es­tá muy vi­cia­da ac­tual­men­te.

Con la idea de pro­du­cir mu­cho en muy po­co tiem­po, al me­nor cos­to po­si­ble, con los má­xi­mos ren­di­mien­tos eco­nó­mi­cos, al fi­nal es­tán afec­tan­do los re­cur­sos na­tu­ra­les y al me­dio am­bien­te. Ade­más le agre­gan quí­mi­cos y otros de­ri­va­dos del pe­tró­leo que con­ta­mi­nan, con los desechos de pro­duc­ción, los ríos y el mar. Por otra par­te, ella con­si­de­ra que es­tos pro­ce­sos tam­po­co son bue­nos pa­ra la piel. “Si usa­ra ja- bón co­mer­cial me re­se­ca­ría la piel, tie­ne mu­cha gli­ce­ri­na. No lo ha­cen a mano, no le po­nen acei­tes”. Mien­tras que en­vuel­ve unos ja­bo­nes, me co­men­ta que lo úni­co de sus pro­duc­tos que si­gue sien­do con­ta­mi­nan­te son los em­pa­ques, aun­que bus­ca que se pue­dan re­ci­clar y así evi­tar al má­xi­mo ti­rar­los. Agre­ga que ha ge­ne­ra­do un es­que­ma en el que cuan­do los clien­tes le re­gre­san el em­pa­que ella les de­vuel­ve 10 pe­sos o les da des­cuen­tos en otros pro­duc­tos, se­gún lo de­ci­dan.

Que lle­gue a más gen­te

La me­ta de Tania no con­sis­te só­lo en cam­biar al­gu­nos há­bi­tos, tam­bién quie­re lle­gar a más gen­te, dar con­se­jos pa­ra que to­dos vea­mos que es po­si­ble y em­pe­ce­mos a ac­tuar. Por eso des­de ha­ce un año, con una ami­ga, abrió su pá­gi­na de Fa­ce­book, Gra­mo, en don­de dan con­se­jos úti­les, que par­ten de la ex­pe­rien­cia pro­pia o de gru­pos y pá­gi­nas de In­ter­net de don­de ob­tie­nen in­for­ma­ción.

A par­tir de la ex­pe­rien­cia del ba­zar tam­bién pue­de com­par­tir a los usua­rios en dón­de con­se­guir pro­duc­tos y ser­vi­cios sus­ten­ta­bles. Bus­can ge­ne­rar una co­mu­ni­dad que fo­men­te un con­su­mo res­pon­sa­ble, cons­cien­te y bien in­for­ma­do, en don­de se ge­ne­re me­nos ba­su­ra. Por ejem­plo, es­tán di­se­ñan­do una cam­pa­ña con Eco­li­llas, en don­de en vez de juz­gar a los fu­ma­do­res que no quie­ren de­jar el ci­ga­rri­llo, los im­pul­san pa­ra que se ha­gan res­pon­sa­bles de las co­li­llas, pues es­tas son muy contaminantes.

“Voy ima­gi­nan­do có­mo se pue­de com­bi­nar con el fin de me­jo­rar la re­ce­ta.

An­tes le agre­ga­ba to­da la miel del mun­do que­da­ba co­mo pa­ra co­mer, has­ta que su­pe la can­ti­dad exac­ta”

Ca­ro­li­na

Su en­fo­que es ge­ne­rar una co­mu­ni­ca­ción que no sea crí­ti­ca, sino to­do lo con­tra­rio: que sea pro­po­si­ti­va y que in­vi­te a las per­so­nas a ser cons­cien­tes del cam­bio que pue­den lo­grar mo­di­fi­can­do cier­tos há­bi­tos. Aun­que más allá de las cam­pa­ñas, la co­mu­ni­ca­ción y los vi­deos edu­ca­ti­vos a tra­vés de las re­des, desean ge­ne­rar alian­zas con el ob­je­ti­vo de que los cam­bios se ma­te­ria­li­cen con le­yes y ac­cio­nes en los go­bier­nos lo­ca­les.

Me ex­pli­ca que si al­guien qui­sie­ra em­pe­zar hoy, el con­se­jo que ella le da­ría se­ría lle­var a to­das par­tes una bol­sa de te­la con un kit bá­si­co de co­sas que te­ne­mos en ca­sa: una bo­te­lla pa­ra el agua o un ta­rro pa­ra el ca­fé, cu­bier­tos y un tó­per dón­de guar­dar la co­mi­da. “Así pue­des co­mer lo que quie­ras en la ca­lle, o si quie­res lle­var­te la co­mi­da, vas a evi­tar que te den desecha­bles, so­bre to­do uni­cel. Cual­quie­ra pue­de em­pe­zar hoy, es un cam­bio sim­ple”.

Cuan­do le pre­gun­to a Tania si es más cos­to­so con­su­mir es­te ti­po de pro­duc­tos, me res­pon­de que su fi­lo­so­fía es com­prar me­nos y me­jor; lo real­men­te ne­ce­sa­rio, y de bue­na ca­li­dad. “Al­gu­nos pro­duc­tos pue­den ser más ca­ros, pe­ro sé que no da­ñan mi cuer­po, así que pre­fie­ro pa­gar un po­co más. Ade­más al evi­tar com­prar co­sas que no ne­ce­si­to, me aho­rro di­ne­ro y ten­go pa­ra dar­me es­tos gus­tos”. Agre­ga que, por otra par­te, sien­te una gran sa­tis­fac­ción cuan­do mi­ra atrás y se da cuen­ta de que en to­do el día no re­ci­bió una pie­za de ba­su­ra, y eso la ani­ma a dar otro pa­so.

El cam­bio Es po­si­ble

Ca­ro­li­na, quien es téc­ni­ca en Computación, nun­ca pen­só que al ini­ciar Oo­na en fe­bre­ro de 2015 iba a ha­cer un ne­go­cio de im­pac­to am­bien­tal y so­cial; sin em­bar­go, las co­sas se han da­do y le ha ido bas­tan­te bien. Le han ofre­ci­do in­dus­tria­li­zar­lo y ha­cer­lo a gran es­ca­la; ella se nie­ga y pre­fie­re man­te­ner­lo co­mo al­go pro­pio y ca­se­ro. “No me in­tere­sa per­der el de­ta­lle im­por­tan­te que es pro­du­cir­lo con ca­ri­ño y que los que tra­ba­jan con­mi­go re­ci­ben un pa­go jus­to. El bi­lle­te no pue­de ser la ba­se pa­ra ha­cer las co­sas, es una he­rra­mien­ta de in­ter­cam­bio”.

La fi­lo­so­fía del con­su­mo res­pon­sa­ble y de ce­ro ba­su­ra, la em­pe­zó ha­ce 30 años Bea John­son, y aun­que en la ac­tua­li­dad si­gue con­for­ma­da por un nú­cleo pe­que­ño de per­so­nas in­quie­tas, es una ten­den­cia que ca­da vez mue­ve a más per­so­nas que apues­tan por pro­duc­tos di­fe­ren­tes, ya sea fa­bri­ca­dos en ca­sa o por pro­duc­to­res lo­ca­les, lo cual abre to­do un es­pa­cio al em­pren­di­mien­to de im­pac­to que pue­de im­pul­sar es­ta eco­no­mía al­ter­na­ti­va.

Prác­ti­cas co­mo lle­var nues­tros fras­cos, com­prar a gra­nel o fo­men­tar el re­ci­cla­je en las tien­das ayu­da­rán mu­cho a re­du­cir la ba­su­ra que ge­ne­ra­mos. Es­te ideal in­clu­so pue­de lle­gar a em­pu­jar a las gran­des in­dus­trias, pa­ra que se vean obli­ga­das a tran­si­tar ha­cia un mo­de­lo que ge­ne­re el mí­ni­mo de ba­su­ra y que fo­men­te es­tos cam­bios.

Pa­ra ella, lo fun­da­men­tal es vol­ver a ser muy cons­cien­tes y no op­tar con nues­tro di­ne­ro por man­te­ner un sis­te­ma con­ta­mi­nan­te e in­jus­to. Em­pe­zan­do por la em­pa­tía des­de quién hi­zo las co­sas y en qué con­di­cio­nes, to­ca el te­ma de la pro­duc­ción de ro­pa y la ex­plo­ta­ción la­bo­ral a ni­ños y mu­je­res, a quie­nes les pa­gan una mi­se­ria. “Te­ne­mos que ser con­su­mi­do­res res­pon­sa­bles y em­po­de­ra­dos, cons­cien­tes de los efec­tos que tie­ne lo que com­pra­mos en la na­tu­ra­le­za, en nues­tro en­torno y co­mu­ni­dad. Tam­bién es fun­da­men­tal te­ner amor, ade­más de por los otros, por no­so­tros, por nues­tro cuer­po, có­mo lo ali­men­ta­mos y qué le po­ne­mos”. Me ex­pli­ca que ha pa­sa­do por to­do un pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción y de apren­der a leer su cuer­po. “Sien­to que es­to me ha en­se­ña­do mu­cho pa­ra es­tar con­mi­go mis­ma; apren­der có­mo fun­cio­na mi cuer­po, re­co­no­cer mi olor y mis hu­mo­res”.

Fi­nal­men­te, Tania me di­ce que “la cla­ve es­tá en la ba­su­ra, me hi­ce cons­cien­te de mu­chas va­ria­bles, y al ha­cer un cam­bio de há­bi­tos, me di cuen­ta de que tam­bién se re­suel­ven va­rias co­sas; es cues­tión de te­ner con­cien­cia y asu­mir un con­su­mo res­pon­sa­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.