LA MAL­DI­TA OB­SO­LES­CEN­CIA PRO­GRA­MA­DA

Hoy en día la hu­ma­ni­dad tie­ne que pen­sar en có­mo alar­gar la vi­da útil de las co­sas, y la me­jor for­ma de em­pe­zar es ha­cien­do pe­que­ños cam­bios en uno mis­mo. ¿Por dón­de vas a em­pe­zar?

Cambio - - TENDENCIAS - Por Car­los To­ma­si­ni

Es­tás usan­do tu im­pre­so­ra y en la pan­ta­lla de tu lap­top apa­re­ce un men­sa­je que te in­di­ca que es mo­men­to de cam­biar el car­tu­cho. Sa­bes que to­da­vía ren­di­rá al­gu­nas pá­gi­nas más, pe­ro es di­fí­cil evi­tar ese mie­do que pro­du­ce pen­sar en que te po­drías que­dar a la mi­tad de la im­pre­sión de tu tra­ba­jo fi­nal por que­dar­te sin tin­ta, así que vas al cen­tro co­mer­cial a com­prar uno nue­vo que, en reali­dad, no sa­bes cuán­to tiem­po te va a du­rar y que tam­po­co sa­bes exac­ta­men­te cuán­do lo de­bes ins­ta­lar.

O, qui­zá, los te­nis que usas pa­ra ha­cer ejer­ci­cio to­da­vía son có­mo­dos y lu­cen bien, aun­que la sue­la ya es­tá tan plana que van un par de ve­ces que te res­ba­las cuan­do el sue­lo es­tá mo­ja­do por la llu­via. Por eso de­ci­dis­te ir a la za­pa­te­ría por otros a pe­sar de que te si­guen gus­tan­do los ac­tua­les.

To­do es­to mien­tras el ce­lu­lar que te com­pras­te ha­ce dos años ya no to­ma las sel­fies con la ca­li­dad de un te­lé­fono nue­vo y tie­ne aplicaciones que no fun­cio­nan con la úl­ti­ma ver­sión del sis­te­ma ope­ra­ti­vo de tu dis­po­si­ti­vo, por lo que es­tás con­si­de­ran­do cam­biar­lo a pe­sar de que las app que más usas son tu co­rreo y tu What­sapp, las cua­les tra­ba­jan sin pro­ble­ma al­guno.

Los ejem­plos an­te­rio­res son con­se­cuen­cia de al­go lla­ma­do “ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da”, es de­cir, la vi­da útil que las em­pre­sas de­ci­den que ten­gan sus pro­duc­tos con el fin de que en cier­to tiem­po ne­ce­si­tes com­prar uno nue­vo.

Es­to em­pie­za des­de la mis­ma fa­se del di­se­ño, cuan­do las com­pa­ñías de­ci­den qué ma­te­ria­les usar en la fa­bri­ca­ción de un pro­duc­to o en cuán­to tiem­po se lan­za­rá la ac­tua­li­za­ción del soft­wa­re que per­mi­te que fun­cio­ne o, sim­ple­men­te, cuán­do de­ja­rá de ser­vir al cien por cien­to.

El ob­je­ti­vo de es­to es sim­ple: ven­der más.

Hoy duran me­nos las co­sas

Así, mien­tras ha­ce unos años la pu­bli­ci­dad pro­me­tía co­sas co­mo “Diez años de ga­ran­tía” o po­nía ad­je­ti­vos a sus pro­duc­tos co­mo “El ren­di­dor”, hoy bas­ta con lan­zar pe­que­ñas va­ria­cio­nes de un mis­mo pro­duc­to pa­ra que las ma­sas co­rran a ad­qui­rir­lo y, ade­más, sean los pri­me­ros en ha­cer­lo.

Por ejem­plo, en un ini­cio, el ipho­ne era un pro­duc­to muy di­fe­ren­te a lo que to­dos ha­bían vis­to an­tes, pues in­cluía un di­se­ño úni­co y fun­cio­nes que na­die más ha­bía ofre­ci­do has­ta en­ton­ces. Hoy to­dos los te­lé­fo­nos ha­cen lo mis­mo y lu­cen prác­ti­ca­men­te igua­les, pe­ro la ma­yo­ría de las per­so­nas si­guen as­pi­ran­do a ese mo­de­lo de Ap­ple o a un par de otras mar­cas con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res, a pe­sar de que no sa­ben exac­ta­men­te pa­ra qué.

¿Cuán­ta gen­te sa­be cuán­tas fo­tos o can­cio­nes le ca­ben a un te­lé­fono?, ¿cuán­tas de esas fo­tos ven y cuán­tas de esas can­cio­nes es­cu­chan? Y no se di­ga si so­la­men­te se quie­re el úl­ti­mo ipho­ne con el fin de man­dar ca­de­ni­tas en el chat de los pri­mos, to­mar el vi­deo del bai­la­ble de pri­ma­ve­ra que nun­ca más na­die vuel­ve a ver o pa­ra stal­kear el Fa­ce­book del ex. Na­da de eso im­por­ta, por­que to­dos sien­ten la ne­ce­si­dad de te­ner la úl­ti­ma ver­sión de al­go.

His­tó­ri­ca­men­te, en lo que a la tec­no­lo­gía se re­fie­re, es­to ha pro­vo­ca­do re­tra­sos im­por­tan­tes en avan­ces que pue­den ir des­de la ma­si­fi­ca­ción de las ba­te­rías re­car­ga­bles pa­ra el con­trol de la con­so­la de vi­deo­jue­gos has­ta el aba­ra­ta­mien­to de los au­tos eléc­tri­cos, que re­quie­ren me­nos re­fac­cio­nes y ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to.

Y es en la tec­no­lo­gía don­de ini­ció el con­cep­to de “ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da”, a ini­cios del si­glo XX.

El fo­co de mil ho­ras

En 1924, Wi­lliam Mein­hardt di­ri­gía la em­pre­sa ale­ma­na Os­ram, que has­ta hoy es una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes en el ra­mo de la ilu­mi­na­ción a ni­vel glo­bal. En ese en­ton­ces, la in­dus­tria se pe­lea­ba por fa­bri­car la bom­bi­lla de luz más inaca­ba­ble del mer­ca­do, pe­ro él tu­vo una idea de mer­ca­do­tec­nia to­da­vía me­jor: ha­bía que crear fo­cos que du­ra­ran me­nos tiem­po.

En los días pre­vios a la Na­vi­dad de ese año, Mein­hardt reunió en Sui­za a los fa­bri­can­tes de fo­cos más im­por­tan­tes del mun­do, co­mo Phi­lips y Ge­ne­ral Elec­tric, con el pro­pó­si­to de fir­mar un pac­to que fue lla­ma­do “Cártel Phoe­bus” y que con­sis­tía – en tér­mi­nos ge­ne­ra­les– en que to­dos es­ta­rían de acuer­do en pro­du­cir bom­bi­llas que sir­vie­ran, co­mo má­xi­mo, du­ran­te 1 000 ho­ras.

De esa for­ma se evi­ta­ba que com­pi­tie­ran en­tre sí pa­ra crear fo­cos que du­ra­ran más tiem­po (lo cual era tec­no­ló­gi­ca­men­te po­si­ble des­de en­ton­ces) y pro­vo­ca­ban que la gen­te com­pra­ra sus pro­duc­tos de ma­ne­ra más cons­tan­te, aun­que la ca­li­dad no fue­ra la más al­ta.

Con el ob­je­ti­vo de con­ven­cer a la gen­te, es­tos fa­bri­can­tes in­di­ca­ron que los fo­cos de 1 000 ho­ras pro­du­cían me­jor ilu­mi­na­ción (lo cual era re­la­ti­va­men­te cier­to), por lo que el mer­ca­do los re­ci­bió gus­to­so du­ran­te mu­chos años.

Si bien hay va­rias prue­bas al res­pec­to, la exis­ten­cia de es­te pac­to es al­go in­cier­ta, no obs­tan­te, lo que sí es ver­dad es que la in­dus­tria ge­ne­ró esos es­tán­da­res, los cua­les per­ma­ne­cen has­ta el si­glo XXI.

Ese fue el na­ci­mien­to de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da.

im­pac­to Eco­ló­gi­co

No es ca­sua­li­dad que hoy la la­va­do­ra de la ca­sa de tus abue­los ten­ga cua­tro dé­ca­das fun­cio­nan­do y que la de tu de­par­ta­men­to se des­com­pon­ga tres años des­pués de que la com­pras­te.

Lo mis­mo su­ce­de con el sué­ter que se des­ti­ñe a la quin­ta la­va­da, la compu­tado­ra que ya no es tan rá­pi­da co­mo cuan­do es­ta­bas en la uni­ver­si­dad o el co­che pa­ra el cual ya no hay re­fac­cio­nes en Mé­xi­co y, si se con­si­guen, son im­por­ta­das y muy ca­ras.

Ade­más de las ob­vias con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que es­to tie­ne en tu bol­si­llo, tam­bién re­pre­sen­ta un fuer­te im­pac­to en el pla­ne­ta, ya que ge­ne­ra una ma­yor can­ti­dad de desechos.

Tan só­lo en lo que a apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos se re­fie­re, se es­ti­ma que en 2018 se pro­du­ci­rán 50 mi­llo­nes de to­ne-

la­das de residuos, lo cual es to­da­vía más alar­man­te si se con­si­de­ra que, por ejem­plo, un ce­lu­lar cuen­ta con unos 60 com­po­nen­tes de ma­te­ria­les co­mo alu­mi­nio, co­bre, co­bal­to y has­ta oro, que son ex­traí­dos de la na­tu­ra­le­za y lue­go son desecha­dos sin con­trol al­guno.

Y es que se es­ti­ma que so­la­men­te el 20 % de esos residuos se re­ci­cla anual­men­te en el mun­do, lo que equi­va­le a que unas 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das con­ta­mi­nen, se que­men o cir­cu­len de ma­ne­ra irre­gu­lar, ade­más de que se des­apro­ve­chan ma­te­rias pri­mas, sin con­tar los da­ños so­cia­les y de sa­lud que eso pro­vo­ca.

Así que de­bes to­mar en cuen­ta que cam­biar tu ce­lu­lar ca­da año (o dos, co­mo es la ten­den­cia de las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas) es muy fas­hion, pe­ro tam­bién es un ries­go pa­ra el mun­do.

El avan­ce En la le­gis­la­ción

Téc­ni­ca­men­te, la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da se­ría ile­gal por­que es una prác­ti­ca co­mer­cial abu­si­va, pe­ro ha si­do ig­no­ra­da por las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes du­ran­te años. Sin em­bar­go, en Ita­lia ya se sen­tó un pre­ce­den­te.

Ha­ce unas se­ma­nas, la Au­to­ri­tà Ga­ran­te de­lla Con­co­rren­za e del Mer­ca­to (AGCM) –la agen­cia ita­lia­na en­car­ga­da de re­gu­lar la com­pe­ten­cia en ese país– con­de­nó a Ap­ple y Sam­sung por prác­ti­cas co­mer­cia­les in­jus­tas re­la­cio­na­das pre­ci­sa­men­te con la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da.

Y aun­que las mul­tas de 10 y 5 mi­llo­nes de eu­ros que res­pec­ti­va­men­te se les asig­na­ron a esas com­pa­ñías son más bien sim­bó­li­cas, re­pre­sen­tan un pa­so pa­ra evi­den­ciar en el mun­do las im­pli­ca­cio­nes que, más allá de lo co­mer­cial, pue­den te­ner es­tas prác­ti­cas.

De he­cho, el Par­la­men­to Eu­ro­peo es­tá en bus­ca de im­plan­tar me­dias co­mo ase­gu­rar que quien ad­quie­ra un pro­duc­to elec­tró­ni­co pue­da te­ner lu­ga­res dón­de arre­glar­los o im­pul­sar la crea­ción de eti­que­tas en las que se in­di­que si un pro­duc­to es fá­cil­men­te re­pa­ra­ble o qué tiem­po de vi­da tie­ne (si­mi­lar a las ta­blas de “con­te­ni­do nu­tri­men­tal” que hoy lle­van to­dos los ali­men­tos).

De esa ma­ne­ra, las per­so­nas po­drían ele­gir los pro­duc­tos que du­ren más tiem­po y así con­ta­mi­na­rían me­nos y, de pa­so, se ge­ne­ra­rían em­pleos den­tro de una nue­va in­dus­tria de la re­pa­ra­ción de dis­po­si­ti­vos.

Es­to mis­mo pue­de fun­cio­nar con la ro­pa, los úti­les es­co­la­res, los te­le­vi­so­res, los mue­bles, los au­tos o has­ta con los ali­men­tos y me­di­ci­nas.

Pue­des ac­tuar des­de ya

Co­mo pa­sa siem­pre, las le­yes tar­dan en es­tar lis­tas pa­ra ser apli­ca­das; sin em­bar­go, des­de hoy tú pue­des em­pren­der al­gu­nas ac­cio­nes con el fin de ter­mi­nar con la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da.

Por ejem­plo, reparar la ro­pa pue­de ser una nue­va prác­ti­ca. Un par­che o un zur­ci­do hoy pue­de ser mal vis­to en al­gu­nos círcu­los, pe­ro pue­de re­pre­sen­tar tam­bién una nue­va ban­de­ra pa­ra crear con­cien­cia de la ne­ce­si­dad que exis­te de alar­gar la vi­da de las co­sas.

Asi­mis­mo, cuan­do ad­quie­ras un elec­tro­do­més­ti­co, con­sul­ta el tiem­po de ga­ran­tía y pre­fie­re aque­llos que ten­gan una co­ber­tu­ra ma­yor; tam­bién re­vi­sa si cuen­tan con una red de es­ta­ble­ci­mien­tos ofi­cia­les en dón­de re­pa­rar­los en ca­so de que así lo re­quie­ras.

Alar­gar la vi­da de las co­sas tam­bién tie­ne que ver con el cui­da­do que pon­gas en ellas. Por ejem­plo, si a una bi­ci­cle­ta le das man­te­ni­mien­to, evi­tas dar­le ban­que­ta­zos y le com­pras al­gu­nos adi­ta­men­tos, po­drías alar­gar su tiem­po de uso.

Si quie­res cam­biar tu ce­lu­lar, pre­gún­ta­te an­tes si de ver­dad ne­ce­si­tas uno nue­vo y si las aplicaciones fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te. Pre­su­mir el ce­lu­lar po­nién­do­lo so­bre la me­sa es una prác­ti­ca an­ti­cua­da del si­glo pa­sa­do, así que tam­po­co en eso hay ra­zón pa­ra traer siem­pre la úl­ti­ma ver­sión de cual­quier dis­po­si­ti­vo.

Usa ba­te­rías re­car­ga­bles, pre­fie­re los fo­cos de lar­ga du­ra­ción y ad­quie­re há­bi­tos co­mo te­ner una so­la te­le­vi­sión en to­da la ca­sa o no com­prar elec­tro­do­més­ti­cos que ja­más uti­li­zas (de esos que anun­cian mu­cho en los in­fo­mer­cia­les), co­mo un ra­lla­dor au­to­má­ti­co o un abre­la­tas eléc­tri­co.

Evi­ta tam­bién vi­si­tar tien­das en las que des­de la pu­bli­ci­dad te pro­me­ten que sal­drás con ar­tícu­los que no ne­ce­si­tas, por­que se­gu­ra­men­te ter­mi­na­rán en la ba­su­ra en po­co tiem­po.

Así que hoy la hu­ma­ni­dad tie­ne que pen­sar en có­mo alar­gar la vi­da útil de las co­sas, y la me­jor for­ma de em­pe­zar es ha­cien­do pe­que­ños cam­bios en uno mis­mo. ¿Por dón­de vas a em­pe­zar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.