No me pue­do re­sis­tir a las com­pras

Cambio - - PANORAMA - POR JU­LIÁN VE­RÓN

El fin de se­ma­na más ca­pi­ta­lis­ta ha lle­ga­do, y aun­que no de­be­rías des­bor­dar­te por las com­pras, sa­be­mos que hay quie­nes no se re­sis­ten. Yo soy uno de ellos, por ello aquí te de­jo mis me­jo­res con­se­jos pa­ra que lo­gres tu ob­je­ti­vo: com­prar esa cha­ma­rra ins­ta­gramea­ble

So­mos pri­sio­ne­ros del ca­pi­ta­lis­mo tar­dío. Nos ex­ci­tan las ofer­tas: sa­can en­dor­fi­nas más rá­pi­do que al­gún enamo­ra­mien­to en aplicaciones de li­gue. En mi ca­so, ca­da vez que veo al­gún 50 % o “lle­ve su se­gun­da pren­da a mi­tad de pre­cio” mi ce­re­bro au­to­má­ti­ca­men­te suel­ta una sus­tan­cia que fre­na mi sen­ti­do co­mún y lo­gra que mis ma­nos sa­quen cual­quie­ra de mis tar­je­tas de cré­di­to y ter­mi­ne com­pran­do el pro­duc­to en cues­tión.

¿Hay al­go más sa­tis­fac­to­rio que un ar­tícu­lo en ofer­ta? Pa­ra no­so­tros los com­pra­do­res, pro­ba­ble­men­te no. Aun­que tam­bién hay mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios pa­ra el lo­cal o ven­de­dor que ha­ce las pro­mo­cio­nes: atraen clien­tes, au­men­ta las ven­tas, li­be­ra es­pa­cio, tie­ne una repu­tación po­si­ti­va. Así que po­dría de­cir­se que es una si­tua­ción de ga­nar ga­nar.

Fui pro­duc­tor de un do­cu­men­tal bien ca­pi­ta­lis­ta en el que re­tra­ta­mos a mu­chí­si­mas per­so­nas que vi­vían de re­co­lec­tar cu­po­nes con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner co­sas gra­tis (fue una de las ex­pe­rien­cias más di­ver­ti­das de mi vi­da, ya que pu­de pla­ti­car con gen­te que real­men­te vi­ve el día a día de su exis­ten­cia pa­ra en­con­trar la ma­yor can­ti­dad de ofer­tas po­si­bles). In­clu­so al­gu­nos de los en­tre­vis­ta­dos co­lec­cio­na­ban cu­po­nes –con el fin de com­prar co­sas con des­cuen­to o ad­qui­rir­las gra­tis– pa­ra re­ven­dér­se­los a otras per­so­nas; es al­go que has­ta el día de hoy me cues­ta en­ten­der. Lo que sí en­tien­do es la cien­cia que hay de­trás de to­dos es­tos me­ca­nis­mos que fa­ci­li­tan com­prar o ven­der un pro­duc­to.

El Buen Fin es ese ti­po de opor­tu­ni­dad don­de bá­si­ca­men­te gas­ta­mos to­do el di­ne­ro que guar­da­mos du­ran­te el año con el pro­pó­si­to de “aho­rrar”. Por cier­to, me ha to­ca­do ver fi­las in­ter­mi­na­bles, gen­te co­rrien­do con te­le­vi­so­res y elec­tro­do­més­ti­cos y has­ta gen­te que lle­ga a los gol­pes por ver quién vio al­gún ar­te­fac­to pri­me­ro.

Real­men­te hay mu­chí­si­ma gen­te que es­pe­ra es­ta fe­cha con el fin de ad­qui­rir bie­nes que de nin­gu­na otra for­ma po­drían con­se­guir en otra épo­ca del año. Y co­mo sa­be­mos que es­tas fe­chas pue­den ser muy de­li­ca­das pa­ra nues­tros aho­rros y sa­lud men­tal, hay que te­ner una ma­ne­ra de so­bre­vi­vir es­te día. Lue­go de pla­ti­car con ex­per­tos, eco­no­mis­tas, ma­más que co­lec­cio­na­ban cu­po­nes y re­vi­sar fo­ros bien os­cu­ros de Red­dit, pu­de ela­bo­rar una lis­ta de qué ha­cer con el pro­pó­si­to de so­bre­vi­vir al Buen Fin y ter­mi­nar fe­liz y con­ten­to esos días.

Usa pá­gi­nas de cu­po­nes

Goo­glea “cu­po­nes buen fin”. Hay gan­gas y pro­mo­cio­nes que ja­más pen­sa­rías; in­clu­so sus­cri­bir­se a los news­let­ter fun­cio­na bas­tan­te bien. Hay ofer­tas del Buen Fin que so­la­men­te lle­gan on­li­ne. Es co­mo un club se­cre­to en­tre clu­bes se­cre­tos es­to de re­ci­bir ofer­tas que só­lo lle­gan por mail. Haz­lo.

El Buen Fin es ese ti­po de opor­tu­ni­dad don­de bá­si­ca­men­te gas­ta­mos to­do el di­ne­ro que guar­da­mos du­ran­te el año con el pro­pó­si­to de “aho­rrar”

Dios ben­di­ga las aplicaciones

Haz­me ca­so: hay aplicaciones que usan al­go­rit­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos pa­ra en­con­trar las me­jo­res ofer­tas en­tre las me­jo­res ofer­tas; ade­más, las com­pa­ra y se ac­tua­li­za dia­ria­men­te con las me­jo­res pro­mo­cio­nes. Es­tas app se­rían la pe­sa­di­lla más te­rri­ble que al­gu­na vez ima­gi­nó Karl Max.

Es­pe­ra el cy­ber mon­day

Es­ta es la se­gun­da opor­tu­ni­dad que to­dos los se­res hu­ma­nos me­re­ce­mos en el amor (ob­vio que en el amor no exis­te, pe­ro en el ca­pi­ta­lis­mo sí). Va­ya, el Cy­ber Mon­day es una gran op­ción pa­ra las per­so­nas que ne­ce­si­ta­mos siem­pre un se­gun­do chan­ce. A ve­ces hay mu­chí­si­mas ofer­tas y po­co tiem­po pa­ra es­co­ger, y es­te lu­nes es la so­lu­ción her­mo­sa y per­fec­ta pa­ra es­to. De a ra­tos has­ta re­du­cen más sus pre­cios las tien­das. Es el es­ce­na­rio ideal.

Re­vi­sa to­das las re­des so­cia­les

Es­to me pa­só ha­ce días: le di clic a una pu­bli­ci­dad en Ins­ta­gram, guar­dé la cha­ma­rra que mos­tra­ban y lla­mé a la tien­da. La per­so­na que me aten­dió me co­men­tó que esa cha­ma­rra era “Ins­ta­gram only”. Caí en cuen­ta de la cla­se de mons­truo que he­mos crea­do. So­mos la ge­ne­ra­ción cul­pa­ble de es­to. Aun­que ya lue­go de la­men­tar­me, me di cuen­ta de que es una gran ma­ne­ra de ras­trear ofer­tas: es exac­ta­men­te lo mis­mo, pe­ro aho­ra hay de­ce­nas de for­mas de lo­grar una que una pro­mo­ción lle­gue a no­so­tros: Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Twit­ter, e-mail, Goo­gle. Mu­chí­si­mos ca­na­les pa­ra el mis­mo men­sa­je: com­pra nues­tro pro­duc­to.

Ca­li­dad so­bre can­ti­dad

Es­to de­be­ría ser la re­gla pa­ra to­do en nues­tra vi­da, sin em­bar­go, por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón siem­pre pre­fe­ri­mos can­ti­dad que ca­li­dad. Los nú­me­ros: es co­mo si vi­vir al­go cu­le­ro 10 ve­ces fue­ra me­jor que vi­vir al­go chi­do una o dos ve­ces; y no hay na­da más ca­pi­ta­lis­ta que es­to. He ha­bla­do mu­cho so­bre el ca­pi­ta­lis­mo en es­te texto, lo sé, pe­ro ¿qué es­pe­ran? Es un texto so­bre qué ha­cer en el día más ca­pi­ta­lis­ta de la his­to­ria del pla­ne­ta tie­rra. Es me­jor se­lec­cio­nar co­sas que real­men­te que­ra­mos, ya que si no, va­mos a es­tar gas­ta- do di­ne­ro de más y ten­dre­mos mu­chí­si­mos ar­tícu­los guar­da­dos en el ga­ra­ge de nues­tra abue­la o tía.

Haz una lis­ta

¿Por qué es­cri­bi­mos una lis­ta pa­ra ir al mer­ca­do? Por­que nos ahorra tiem­po y ener­gía. En­ton­ces es­ta recomendación no de­be ser muy di­fí­cil de en­ten­der: haz una lis­ta con el pro­pó­si­to de que va­yas di­rec­ta­men­te a tus ob­je­ti­vos, así no los com­pra­rá otra per­so­na y no ter­mi­na­rás lle­van­do unos za­pa­tos de fut­bol que nun­ca vas a uti­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.