Ahorra en bi­ci

Cambio - - OPINIÓN - POR ELIZABETH SAN­TA­NA* @Ro­da­da2pun­to0

Creo que cul­tu­ral­men­te te­ne­mos un dé­fi­cit res­pec­to có­mo ad­mi­nis­trar nues­tro di­ne­ro. Au­na­do a ello, quie­nes in­ten­ta­mos ad­mi­nis­trar­nos so­mos juz­ga­dos de co­dos y de­más, he­cho que en lo per­so­nal con­si­de­ro un ac­to de vio­len­cia eco­nó­mi­ca, pues­to que no es­ta­mos obli­ga­dos a dar ex­pli­ca­cio­nes del por qué o có­mo ad­mi­nis­tra­mos nues­tros re­cur­sos; asi­mis­mo, las bre­chas sa­la­ria­les son va­rias y los in­gre­sos in­dis­tin­tos, y nues­tras ne­ce­si­da­des per­so­na­les tam­bién.

¿O se­rá tal vez que pri­vi­le­gia­mos las apa­rien­cias? Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas asis­tí al lan­za­mien­to de una con­sul­to­ra fi­nan­cie­ra. Nos ex­pli­ca­ron que más del 81% de los mi­llen­nials tie­ne una deu­da a lar­go pla­zo en su tar­je­ta de cré­di­to. Es de­cir, nos en­deu­da­mos an­tes de aho­rrar, y ni qué de­cir de in­ver­tir. ¿Tú de qué la­do es­tás?: ¿te preo­cu­pas juz­gan­do o te ocu­pas ahorrando e in­vir­tien­do?

El trans­por­te es una de las ne­ce­si­da­des en las que más di­ne­ro gas­ta­mos, más aun si te mo­vi­li­zas en au­to. En enero pu­bli­qué en mi blog un reportaje so­bre ello (“Al tra­ba­jo en bi­ci CDMX”), don­de una de las ideas prin­ci­pa­les fue que un ca­pi­ta­lino in­vier­te has­ta el 27 % de su sa­la­rio en tras­la­dar­se al tra­ba­jo en co­che, bá­si­ca­men­te por los ga­tos de­ri­va­dos de es­ta­cio­na­mien­to, ga­so­li­na y man­te­ni­mien­to del mis­mo –sin eva­luar el se­den­ta­ris­mo que eso con­lle­va.

Tal vez una so­lu­ción pa­ra cier­tos tra­yec­tos o mo­men­tos de nues­tra ru­ti­na sea des­pla­zar­nos en bi­ci. De he­cho, 50 % de los via­jes que se rea­li­zan en la CDMX son de me­nos de 8 ki­ló­me­tros; es de­cir, no son dis­tan­cias que de­man­den gran es­fuer­zo y que se po­drían cu­brir en un tra­yec­to de en­tre 30 y 40 mi­nu­tos. En mi ca­so, pe­da­lear al tra­ba­jo en bi­ci me re­pre­sen­ta 8 ki­ló­me­tros, y de 35 a 45 mi­nu­tos, se­gún la di­fi­cul­tad del trán­si­to.

¿Có­mo ele­gir una bi­ci que ade­más de to­do sea bue­na y eco­nó­mi­ca? An­tes que na­da, pri­me­ro, no com­pres una bi­ci usa­da, y mu­cho me­nos si es­ta no cuen­ta con fac­tu­ra, pues só­lo con­tri­bui­rías a ali­men­tar el mer­ca­do ne­gro (#No­com­pres­bi­cis­ro­ba­das). Se­gun­do: de­fi­ne con qué ob­je­ti­vo usa­rás tu bi­ci y tu pre­su­pues­to –tal vez la quie­ras pa­ra ir al tra­ba­jo o só­lo pre­fie­ras al­go bo­ni­to con qué pe­da­lear los do­min­gos, o pue­de ser que quie­ras ha­cer de­por­te. Ter­ce­ro: an­tes de pa­rar­te en una tien­da y una vez que ha­yas de­fi­ni­do pa­ra qué quie­res una bi­ci, na­ve­ga en In­ter­net y vi­sua­li­za op­cio­nes. Cuar­to: cuan­do ya es­tés cer­ca de com­prar­la, ase­gú­ra­te de que la bi­ci­cle­ta sea de tu ta­lla. Ex­plí­ca­le al com­pra­dor con qué fi­na­li­dad uti­li­za­rás la bi­ci y cuá­les son tus ne­ce­si­da­des. No te que­des con du­das, hay com­po­nen­tes que no sa­be­mos pa­ra qué sir­ven aun­que son im­por­tan­tes, co­mo el ti­po de fre­nos.

Sé que lo an­te­rior po­dría leer­se muy ba­nal, sin em­bar­go es la for­ma re­su­mi­da que se me ocu­rre de ex­pli­car­te có­mo se­lec­cio­nar ade­cua­da­men­te tu bi­ci. Por ejem­plo, la bi­ci­cle­ta con la que voy al tra­ba­jo es hí­bri­da, es de­cir, me sir­ve pa­ra pe­da­lear en la ciu­dad y en la mon­ta­ña; tie­ne unas llan­tas con buen aga­rre, sus­pen­sio­nes y cam­bios de velocidades. Es de alu­mi­nio, por­que es­te me­tal es mu­cho me­nos pe­sa­do que el ace­ro, y así pue­do car­gar­la yo so­la.

Y ojo, sin im­por­tar el ti­po de bi­ci que se­lec­cio­nes, por fa­vor re­cuer­da com­prar un buen can­dan­do (a mí me ro­ba­ron una bi­ci y no de­seo que pa­ses por eso). Tam­bién te su­gie­ro com­prar un buen cas­co; no es obli­ga­to­rio, pe­ro po­drías pre­ve­nir un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co. Tam­po­co ol­vi­des las lu­ces (una ro­ja tra­se­ra y una blan­ca de­lan­te­ra). Otros tips bá­si­cos se­rían car­gar bom­ba, un kit pa­ra par­char y has­ta una cá­ma­ra pa­ra llan­ta ex­tra. ¿Y una cam­pa­ni­ta?

*Pe­rio­dis­ta. Au­to­ra de Ro­da­da 2.0, mar­ca que ce­le­bra la in­clu­sión de la bi­ci co­mo es­ti­lo de vi­da en to­das sus mo­da­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.