Con­su­mo cons­cien­te

Cambio - - OPINIÓN - POR AURÉLIEN GUILABERT* @au­re­l_gt

uán­tos li­tros de agua fue­ron con­ta­mi­na­dos por los ali­men­tos in­dus­tria­les pre­pa­ra­dos pa­ra una co­mi­da? ¿Cuán­to ga­na un ca­fe­te­ro de Chia­pas por la com­pra de un ca­fé en Star­bucks? ¿Cuál es el im­pac­to de una so­la per­so­na en ma­te­ria de hue­lla de car­bono y con­ta­mi­na­ción de sue­los por co­mer dia­rio car­ne? La cons­cien­cia co­lec­ti­va to­da­vía no res­pon­de de ma­ne­ra in­for­ma­da, cons­cien­te y res­pon­sa­ble en cuan­to al con­su­mis­mo. Los mer­ca­dos y sus he­rra­mien­tas se han apo­de­ra­do de las ma­sas en con­tra de la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y hu­ma­na. El con­su­mis­mo no so­la­men­te es el opio del pue­blo, tam­bién de los Es­ta­dos y de las au­to­ri­da­des, que no han to­ma­do me­di­das ta­jan­tes con el fin de sen­tar las ba­ses del con­su­mo res­pon­sa­ble.

El Ob­je­ti­vo 12 de la Agen­da pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das apun­ta la im­por­tan­cia de pro­mo­ver e im­pul­sar ac­cio­nes de Pro­duc­ción y de Con­su­mo Res­pon­sa­ble. Es de­cir, abo­gar pa­ra un sis­te­ma que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas ba­sa­do en la éti­ca, en la sos­te­ni­bi­li­dad, en la in­clu­sión so­cial, pe­ro so­bre to­do en la in- for­ma­ción en cuan­to a las con­se­cuen­cias del uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les y de los residuos o desechos ori­gi­na­dos por con­su­mir. Se tra­ta tam­bién de di­fun­dir y ob­ser­var el cum­pli­mien­to de las aris­tas del con­su­mo jus­to; de exi­gir es­truc­tu­ras la­bo­ra­les dig­nas y con­di­cio­nes pro­fe­sio­na­les que ten­gan co­mo ba­se irre­nun­cia­ble una es­tra­te­gia pro­duc­ti­va pri­mor­dial: la del res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les.

Las op­cio­nes exis­ten. Pri­vi­le­giar lo lo­cal me­dian­te com­pras a pro­duc­to­res o coope­ra­ti­vas agrí­co­las lo­ca­les –ba­jo los le­mas del cam­po o del huer­to al pla­to– con­tri­bu­yen a re­du­cir la hue­lla de car­bono de los tras­la­dos y tam­bién ac­ti­va la red de la eco­no­mía cir­cu­lar. Las re­cien­tes cam­pa­ñas de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo ONU Me­dio Am­bien­te, así co­mo el li­de­raz­go po­lí­ti­co de al­gu­nas per­so­nas re­pre­sen­tan­tes del pue­blo han per­mi­ti­do en Mé­xi­co pro­mo­ver ca­da vez más el con­su­mo li­bre de plás­ti­co. En el mis­mo sen­ti­do, la pe­lí­cu­la fran­ce­sa De­main, de Me­la­nie Lau­rent y Cy­ril Dion, plan­tea alternativas sin caer en un pe­si­mis­mo ca­tas­tro­fis­ta y re­la­ta so­lu­cio­nes ade­cua­das, des­de una pers­pec­ti­va via­ble.

Es­te do­cu­men­tal pro­po­ne un ba­lan­ce del desa­rro­llo te­rres­tre y hu­mano en­fa­ti­zan­do ac­cio­nes con­cre­tas po­si­bles con el fin de en­fren­tar y mi­ti­gar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Va­rias gran­des ciu­da­des glo­ba­les se han com­pro­me­ti­do tam­bién a for­ta­le­cer las re­des de pro­duc­ción y con­su­mo res­pon­sa­ble gra­cias a la aper­tu­ra de es­pa­cios de en­cuen­tros en­tre la ofer­ta y la de­man­da, fe­rias de pro­mo­ción y de­más ac­cio­nes cla­ve con el pro­pó­si­to de em­po­de­rar a los ac­to­res emer­gen­tes del cam­bio de pa­ra­dig­ma bru­to ca­pi­ta­lis­ta del con­su­mis­mo tra­di­cio­nal.

No se tra­ta de de­jar de con­su­mir, se tra­ta de crear y creer en el efec­to trans­for­ma­dor de una nue­va for­ma de con­su­mo. Di­cha con­cien­cia ya no pue­de de­pen­der so­la­men­te de nues­tra opi­nión in­di­vi­dual. Por un la­do, las au­to­ri­da­des de­ben to­mar las de­ci­sio­nes per­ti­nen­tes con el ob­je­ti­vo de de­to­nar, acom­pa­ñar y re­for­zar las re­des de ofer­tas pro­duc­ti­vas pa­ra el con­su­mo res­pon­sa­ble; no úni­ca­men­te por in­cen­ti­vos fis­ca­les, sino con una nor­ma­ti­vi­dad in­ci­si­va e in­dis­cu­ti­ble al res­pec­to. Se tie­ne que tra­ba­jar so­bre una pro­pues­ta de ini­cia­ti­va de ley que in­for­me al com­pra­dor los im­pac­tos de su con­su­mo des­de la mer­ca­do­tec­nia y eti­que­ta­do de las mer­can­cías.

Y, por otro la­do, in­te­grar des­de la más tem­pra­na edad en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y a lo lar­go de las eta­pas del desa­rro­llo hu­mano, la his­to­ria del ci­clo de un pro­duc­to y los va­lo­res in­dis­pen­sa­bles del con­su­mo res­pon­sa­ble y cons­cien­te: so­li­da­ri­dad, jus­ti­cia so­cial, sos­te­ni­bi­li­dad y re­dis­tri­bu­ción.

La re­fle­xión, fue­ra de dog­ma­tis­mo y ba­sa­da en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, de­be dar lu­gar a la ela­bo­ra­ción cons­truc­ti­va, plu­ral e in­clu­yen­te de una gran es­tra­te­gia na­cio­nal pa­ra el con­su­mo cons­cien­te y res­pon­sa­ble, con la par­ti­ci­pa­ción de ca­da uno de los sec­to­res de la so­cie­dad, con com­pro­mi­sos reales y me­di­bles en el tiem­po.

*Fun­da­dor de Es­pa­cio Pro­gre­sis­ta, A. C. Ase­sor en es­tra­te­gias de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­ci­den­cia so­cial y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.