La be­lle­za… ¿cues­ta?

Cambio - - OPINIÓN - POR VA­LE­RIA GAL­VÁN* @va­le­ria_­gal­vanl

de­más de apor­tar mi opi­nión so­bre el amor y las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, al­gu­na vez es­cri­bí en la sec­ción de be­lle­za de una re­vis­ta de es­ti­lo de vi­da. Du­ran­te esa eta­pa in­ves­ti­gué ex­haus­ti­va­men­te el te­ma y co­men­cé a emi­tir mi opi­nión so­bre pos­tu­ras, pro­duc­tos y los ser­vi­cios re­la­cio­na­dos.

No des­cu­brí el hi­lo ne­gro ni apor­té una nue­va teo­ría re­vo­lu­cio­na­ria, pe­ro sí lle­gué a una bue­na con­clu­sión: me­jo­rar nues­tro as­pec­to fí­si­co pue­de ser más eco­nó­mi­co de lo que cree­mos –no es­toy to­man­do en cuen­ta ci­ru­gías plás­ti­cas, cam­bios irre­ver­si­bles o me­jo­ras de uso pro­fe­sio­nal (tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos)–. Ha­blo de las ac­cio­nes más bá­si­cas de be­lle­za: el cui­da­do per­so­nal. Sí, el que in­clu­ye ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, ejer­ci­cio, lim­pie­za fa­cial y cor­po­ral, ade­más de un ba­ño dia­rio, una pei­na­di­ta y el ade­cua­do uso de la mo­da de acuer­do con nues­tras ne­ce­si­da­des y re­cur­sos (re­cuer­da que de la mo­da, lo que nos aco­mo­da).

Ha­ce po­co mi ami­ga mo­dis­ta Car­men me di­jo al ver­me: “¿Qué te has he­cho?, te ves más jo­ven”. Me sen­tí co­mo Ben­ja­min But­ton y le res­pon­dí que to­do se lo de­bía a la com­bi­na­ción de há­bi­tos

Aque ten­go. Es­to no in­clu­ye ci­ga­rro ni al­cohol, pe­ro sí un há­bi­to noc­turno: la lim­pie­za fa­cial.

Ha­ce un año y con el fin de es­cri­bir una re­se­ña hi­ce un ex­pe­ri­men­to: de­ci­dí com­prar un tra­ta­mien­to com­ple­to de be­lle­za muy re­co­no­ci­do y acla­ma­do; cons­ta de es­pu­ma fa­cial, tó­ni­co, cre­ma pa­ra ojos, sue­ro hi­dra­tan­te, cre­ma fa­cial noc­tur­na y cre­ma fa­cial diur­na. El chis­te me cos­tó al­re­de­dor de 15 000 pe­sos, y creo que sa­lió ba­ra­to ya que hay mar­cas más ca­ras. Bien, com­pre mi kit de be­lle­za y lo guar­dé du­ran­te dos me­ses. Ese tra­ta­mien­to ren­di­ría 3 me­ses si pre­ten­día ser dis­ci­pli­na­da. Tra­du­ci­do en in­ver­sión de un mes, el cos­to se­ría de 5 000 pe­sos.

¿Qué hi­ce esos dos me­ses? Du­ran­te el pri­me­ro uti­li­cé pro­duc­tos na­tu­ra­les o de pro­ce­den­cia “na­tu­ris­ta”, y una cre­ma de tra­di­ción que uti­li­za­ban mis abue­las. De­fi­ni­ti­va­men­te se con­vir­tió en to­do un ri­tual sus­ti­tuir mis pro­duc­tos “ca­ros” por el equi­va­len­te en for­ma­to na­tu­ral. Ja­bón con ex­trac­to de rosas, agua mi­ne­ral, acei­tes na­tu­ra­les, et­cé­te­ra, me acom­pa­ña­ron du­ran­te 30 no­ches en mi ru­ti­na de be­lle­za. Mi in­ver­sión pa­ra un mes de tra­ta­mien­to fue de apro­xi­ma­da­men­te 350 pe­sos.

El se­gun­do mes uti­li­cé una lí­nea de pro­duc­tos de ca­tá­lo­go que tu­vo un cos­to de 3 000 pe­sos pa­ra tres me­ses de tra­ta­mien­to. Es de­cir, la in­ver­sión men­sual se­ría de 1 000 pe­sos.

Voy a com­par­tir­te un se­cre­to que no te di­cen to­dos: el re­sul­ta­do a lar­go pla­zo es el mis­mo. El va­lor de una mar­ca de lu­jo ra­di­ca en los re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo. Lo que un tra­ta­mien­to na­tu­ral lo­gra en un año, uno low cost lo ha­ce en 6 me­ses, y el high end (o sea el ca­rí­si­mo de Pa­rís) lo pue­de lo­grar has­ta en 3 se­ma­nas o un mes.

Con­clu­sión 1: la cons­tan­cia y la dis­ci­pli­na te lle­van al éxi­to, y es­to es apli­ca­ble has­ta a la ho­ra de cui­dar­nos. Que­rer re­sul­ta­dos in­me­dia­tos te cues­ta di­ne­ro y el aho­rro im­pli­ca pa­cien­cia. ¿De qué equi­po eres tú?

Con­clu­sión 2: si eres de los que fu­man, to­man, se es­tre­san o se des­ve­lan cons­tan­te­men­te, ni el tra­ta­mien­to ca­rí­si­mo de Pa­rís te salvará del efec­to “en­ve­je­ci­mien­to”, ade­más de que qui­zá te pro­vo­quen al­gu­nas en­fer­me­da­des.

La be­lle­za em­pie­za de aden­tro ha­cia afue­ra, y eso no in­clu­ye las cos­to­sas ca­je­ti­llas de ci­ga­rro en las que te gas­tas lo mis­mo que pue­des in­ver­tir en un bo­ni­to tra­ta­mien­to fa­cial que te ha­rá ex­pe­ri­men­tar el efec­to Ben­ja­min But­ton.

*Bus­ca­do­ra de his­to­rias ur­ba­nas de sus con­tem­po­rá­neos Pon­te aten­to, tu his­to­ria pue­de ser la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.