Ca­mi­na­tas fe­mi­nis­tas

Cambio - - CULTURA - POR JA­VIER PÉ­REZ

Pla­ti­car de fren­te con Vi­vian Gor­nick (1935) es una ex­pe­rien­cia emo­ti­va, pues es una pe­rio­dis­ta em­ble­má­ti­ca y una de las vo­ces más re­co­no­ci­bles del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se. Des­de fi­na­les de los años se­sen­ta, ha he­cho un pe­rio­dis­mo activista en pri­me­ra per­so­na en el que, di­ce, se usa a sí mis­ma pa­ra ha­blar de una con­di­ción en el mun­do

Ape­nas el año pa­sa­do se pu­bli­có en es­pa­ñol Ape­gos fe­ro­ces (Sex­to Pi­so), las me­mo­rias de Vi­vian Gor­nick, que ha­blan so­bre su re­la­ción con su ma­dre ori­gi­nal­men­te pu­bli­ca­das en 1987. Es una pie­za fa­bu­lo­sa de no fic­ción que a par­tir de las ca­mi­na­tas por las ca­lles de Nue­va York con su ma­dre an­cia­na, des­de su pre­sen­te de aquel en­ton­ces, re­cu­rre a al­gu­nos de sus re­cuer­dos pa­ra dar cuen­ta del sig­ni­fi­ca­do de ser mu­jer en dos ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas.

Des­de la mis­ma óp­ti­ca per­so­na­lí­si­ma, Gor­nick es­cri­bió La mu­jer sin­gu­lar y la ciu­dad (Sex­to Pi­so), don­de la re­fle­xión gi­ra al- re­de­dor de lo que im­pli­ca ser una fe­mi­nis­ta mo­der­na mien­tras vuel­ven a apa­re­cer las ca­lles de Nue­va York.

Son mu­chos te­mas so­bre los que quie­ro pre­gun­tar­le, y el tiem­po es re­du­ci­do, es­ca­sí­si­mo pa­ra pla­ti­car con ella. Eli­jo eso del sig­ni­fi­ca­do de ser fe­mi­nis­ta hoy.

“Es el mis­mo que siem­pre –di­ce en su mag­né­ti­co tono de voz, pau­sa­do y ex­pli­ca­ti­vo–: el fe­mi­nis­mo es la lu­cha por los de­re­chos igua­li­ta­rios pa­ra las mu­je­res en tér­mi­nos de po­lí­ti­ca, cul­tu­ra y so­cie­dad. Es la mis­ma lu­cha, pa­re­ce que cam­bian los per­so­na­jes en­tre una ge­ne­ra­ción y otra, pe­ro esen­cial­men­te de eso tra­ta. Cuan­do yo era una jo­ven fe­mi­nis­ta, ha­ce 40 años, pa­re­cía mu­cho más sim­ple. Ha­bía mu­chas vo­ces en con­tra nues­tra, pe­ro pe­día­mos que se co­rri­gie­ran las co­sas con el fin de po­der es­tar en igual­dad de de­re­chos en el mun­do. Y ha­bía mu­chas pre­dis­po­si­cio­nes cul­tu­ra­les, co­mo que un hom­bre era cria­do pa­ra ir a tra­ba­jar y la mu­jer pa­ra ca­sar­se y que eso era te­ner iden­ti­dad.

“Y esa lu­cha vie­ne des­de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa. El fe­mi­nis­mo es una lu­cha que tie­ne 200 años y ca­da 50 te­ne­mos un pe­que­ño pro­gre­so. Me ex­pli­co: ha­ce 50 años lu­cha­mos sim­ple­men­te con el ob­je­ti­vo de po­der vo­tar, y ca­da 50 años no hay un pro-

gre­so su­fi­cien­te, así que vol­ve­mos de nue­vo y aquí es­ta­mos. Cuan­do era una mu­jer jo­ven, aho­ra ya es­toy vie­ja, me con­ver­tí en una fe­mi­nis­ta du­ra, ra­di­cal, es­ta­ba en las ba­rri­ca­das. Y 40 años des­pués, otra bue­na can­ti­dad de mu­je­res jó­ve­nes es­tán en­fu­re­ci­das y eso es por­que na­da ha cam­bia­do lo su­fi­cien­te. Lo que su­ce­dió ha­ce 40 años fue que la idea de los de­re­chos de las mu­je­res vol­vió a sur­gir des­pués de mu­chí­si­mos años, así que pa­re­cía nue­va.” –¿Ya no lo es? —Cua­ren­ta años des­pués no pa­re­ce tan nue­va, aun­que en mu­chas par­tes del pla­ne­ta sí lo es. Es­toy aquí [en Mé­xi­co] por­que en es­ta par­te del mun­do re­pen­ti­na­men­te es­tán des­per­tan­do al po­der de la lu­cha, y mis li­bros han si­do tra­du­ci­dos y se ven­den bien, y es­toy aquí por­que el mun­do de ha­bla his­pa­na re­pen­ti­na­men­te es­tá muy preo­cu­pa­do por es­tos te­mas. No pa­re­ce muy nue­vo en otros lu­ga­res, pe­ro es lo mis­mo una y otra vez por­que cuan­do em­pie­zas a pen­sar­los, es­tos te­mas de los de­re­chos de las mu­je­res to­can las an­sie­da­des, te­mo­res e in­se­gu­ri­da­des más pro­fun­dos que to­dos te­ne­mos. No hay na­da más in­se­gu­ro que mu­chas mu­je­res jun­tas. Así que ser una fe­mi­nis­ta hoy es sim­ple­men­te co­lo­car­se jun­to a cual­quier otra lu­cha en la que se bus­que la igual­dad de los se­res hu­ma­nos. Es un ne­go­cio com­pli­ca­do, tal y co­mo lo son las re­la­cio­nes en­tre blan­cos y ne­gros, ju­díos y gen­ti­les, in­mi­gran­tes y lu­ga­re­ños, lis­tos y es­tú­pi­dos. To­do es­to afec­ta la for­ma co­mo nos lle­va­mos unos y otros.

—¿Qué la mo­ti­va a se­guir es­cri­bien­do, lu­chan­do?

—Mis pro­pios sen­ti­mien­tos do­lo­ro­sos. Mien­tras hie­ran, ha­ré lo que ha­go.

—Us­ted abre su co­ra­zón en sus li­bros, tie­ne es­tos li­bros au­to­bio­grá­fi­cos, ¿qué tan di­fí­cil es ex­po­ner eso?

—Cuan­do crees que es­tás usán­do­te a ti mis­ma pa­ra de­cir al­go acer­ca del mun­do, no es di­fí­cil. Y nun­ca he sen­ti­do que es­té con­fe­san­do al­go. Siem­pre soy cui­da­do­sa de usar mi pro­pia vi­da con el fin de ha­blar ho­nes­ta­men­te de una con­di­ción en el mun­do. Nun­ca he sen­ti­do que sean au­to­com­pla­cien­tes ni con­fe­sio­na­rios. Y mu­cha gen­te que es­cri­be me­mo­rias exi­to­sas sien­te más o me­nos lo mis­mo, que no es­tá con­fe­san­do al­go. Sim­ple­men­te te usas a ti mis­mo pa­ra dis­cu­tir otra co­sa.

—¿Có­mo des­cu­brió que esa era la ma­ne­ra que me­jor le aco­mo­da­ba a su es­cri­tu­ra?

—Des­cu­bres por ti mis­mo mien­tras es­cri­bes qué for­ma te que­da me­jor. Ca­da es­cri­tor tie­ne una ima­gi­na­ción que ne­ce­si­ta ser li­be­ra­da; al­gu­nos ha­cen poe­sía, otros fic­ción y otros más lo que yo ha­go, que es una com­bi­na­ción en­tre la re­fle­xión per­so­nal y las me­mo­rias. Cuan­do era jo­ven, to­dos los es­cri­to­res po­ten­cia­les que co­no­cía que­rían ha­cer la nue­va gran no­ve­la ame­ri­ca­na, y nun­ca me ha­bía plan­tea­do otra co­sa que ser una es­cri­to­ra de fic­ción. Pe­ro nun­ca pu­de es­cri­bir­la, y no sa­bía por qué. Lue­go em­pe­cé mi vi­da pro­fe­sio­nal co­mo es­cri­to­ra, co­mo pe­rio­dis­ta, al prin­ci­pio de los mo­vi­mien­tos de li­be­ra­ción en Es­ta­dos Uni­dos: los de­re­chos ci­vi­les de los ho­mo­se­xua­les, las mu­je­res y los ne­gros. Esos tres mo­vi­mien­tos fue­ron los de mi ju­ven­tud. Yo tra­ba­jé pa­ra un bien co­no­ci­do me­dio con­tra­cul­tu­ral, el Vi­lla­ge Voi­ce, y ahí pu­de ha­cer un pe­rio­dis­mo activista, un pe­rio­dis­mo fe­mi­nis­ta. No hu­bo nin­gún mo­men­to mien­tras es­cri­bía en que no lo hi­cie­ra a par­tir del fe­mi­nis­mo. En esa épo­ca mu­chos es­cri­bían un pe­rio­dis­mo per­so­nal, así que en ca­da pie­za que ha­cía­mos nos usá­ba­mos a no­so­tros mis­mos. Pe­ro yo era un per­so­na­je, veía to­do a tra­vés de mí, de mi per­so­na­je. Con ese ojo hi­ce ca­da his­to­ria par­ti­cu­lar, y des­cu­brí muy pron­to que es lo que ha­cía me­jor y así las his­to­rias sur­gían. Por eso me con­ver­tí en una es­cri­to­ra de no fic­ción.

—En sus li­bros son muy im­por­tan­tes las ca­mi­na­tas…

–Nue­va York es una gran ciu­dad pa­ra eso. Es­tos li­bros que he es­cri­to cuen­tan mis pro­pias aven­tu­ras en las ca­lles. Siem­pre he es­ta­do abier­ta a te­ner una con­ver­sa­ción con al­guien y, si pue­do, es­cri­bir una his­to­ria so­bre ella. Es una vie­ja tra­di­ción de la que no mu­chas mu­je­res han for­ma­do par­te; me veo a mí mis­ma así, co­mo una mu­jer de me­dia­na edad, di­vor­cia­da, fe­mi­nis­ta, que ca­mi­na las ca­lles de una gran ciu­dad y con­tri­bu­ye a la li­te­ra­tu­ra del fla­neur, de al­guien que ca­mi­na las ca­lles con el fin de ver las aven­tu­ras de la ciu­dad. Nue­va York es una gran ciu­dad pa­ra eso, por­que en las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do, so­bre to­do en Oc­ci­den­te, la gen­te usa las ca­lles con el pro­pó­si­to de ex­pre­sar­se, pa­ra ser ex­pre­si­va.

—¿Al­gu­na vez ima­gi­nó que sus li­bros es­ta­rían por to­do el mun­do? —No, nun­ca

—¿Y có­mo se sien­te? —En shock; sor­pren­di­da, muy sor­pren­di­da, y con­ten­ta, muy agra­de­ci­da. Es bueno ha­ber vi­vi­do tan­to tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.