Una gui­ta­rra, un dra­gón y Led Zep­pe­lin

Jimmy Pa­ge te­nía el so­ni­do de Led Zep­pe­lin an­tes de que exis­tie­ra la ban­da, y fue un dra­gón que él mis­mo pin­tó so­bre su Fen­der Te­le­cas­ter lo que mar­có el ori­gen del le­gen­da­rio gru­po que ce­le­bra 50 años

Cambio - - MÚSICA - POR AN­DREW DAL­TON / AS­SO­CIA­TED PRESS

Jimmy Pa­ge pin­tó una vez un dra­gón, y lo usó pa­ra to­car. El gu­rú de la gui­ta­rra re­bo­sa­ba tan­ta crea­ti­vi­dad ha­ce 50 años, que to­mó un pin­cel y usó sus ha­bi­li­da­des de la es­cue­la de ar­te con el fin de lle­var la pin­tu­ra de un afi­che a su ins­tru­men­to fa­vo­ri­to, una Fen­der Te­le­cas­ter de 1959 que de­co­ró con una bes­tia psi­co­dé­li­ca.

Di­ce que es­te fue la “Ex­cá­li­bur” que blan­dió a lo lar­go de un me­mo­ra­ble 1968, cuan­do su vie­ja ban­da, los Yard­birds, se de­sin­te­gró, y Led Zep­pe­lin na­ció ape­nas dos me­ses des­pués.

“To­da mi vi­da iba muy rá­pi­do a ese pun­to”, di­jo Pa­ge, aho­ra de 74 años, al re­fle­xio­nar so­bre el 50 aniver­sa­rio de Led Zep­pe­lin en una en­tre­vis­ta con The As­so­cia­ted Press en la fá­bri­ca de gui­ta­rras Fen­der en Ca­li­for­nia. “Era ab­so­lu­ta­men­te un via­je en mon­ta­ña ru­sa”.

Jimmy di­ce que él te­nía el so­ni­do de Led Zep­pe­lin, y sus pri­me­ras can­cio­nes, com­ple­ta­men­te for­ma­do en su ca­be­za in­clu­so an­tes de que los Yard­birds se se­pa­ra­ran.

“Sim­ple­men­te sa­bía qué ca­mino to­mar”, di­ce Pa­ge. “Es­ta­ba en mi ins­tin­to”.

En­con­tró a su pri­mer alia­do en el can­tan­te Ro­bert Pla­nt, a quien in­vi­tó a su ca­sa a echar un vis­ta­zo a sus dis­cos y ha­blar de mú­si­ca.

Es­te gran gui­ta­rris­ta di­ce que ape­ló al fol­clo­re de Joan Baez pa­ra mos­trar­le a Pla­nt el so­ni­do que que­ría, to­can­do su ver­sión del te­ma “Ba­be I’m gon­na lea­ve you” y di­cién­do­le que emu­la­ra el mo­do en que ella can­ta­ba la pri­me­ra lí­nea. Zep­pe­lin in­clu­yó la pie­za en su pri­mer ál­bum.

Jimmy aún se ma­ra­vi­lla de la ra­pi­dez con que to­do des­pe­gó lue­go que Pla­nt tra­jo al ba­te­ris­ta John Bon­ham, y Pa­ge a su ami­go John Paul Jo­nes co­mo ba­jis­ta.

“To­do el re­co­rri­do de Led Zep­pe­lin y el as­cen­so de Led Zep­pe­lin, ca­da gi­ra fue sen­ci­lla­men­te ex­tra­or­di­na­ria, y el cre­ci­mien­to y el res­pe­to y el amor de la ban­da, y có­mo la gen­te que se aba­lan­za­ba a ver­nos”, di­ce Pa­ge.

El pri­mer dis­co tam­bién in­clu­yó “Da­zed and con­fu­sed”, en la que él, co­mo es fa­ma, usó un ar­co de vio­lín en la gui­ta­rra del dra­gón, que to­có en ca­da can­ción eléc­tri­ca de la pro­duc­ción.

La gui­ta­rra ha­bía si­do un pre­cia­do re­ga­lo que el mú­si­co Jeff Beck le dio a Pa­ge en agra­de­ci­mien­to por ha­ber­lo re­co­men­da­do pa­ra un tra­ba­jo muy bien re­mu­ne­ra­do con los Yard­birds.

“Él se com­pró un Cor­vet­te Stin­gray y lle­gó a mi ca­sa ha­cien­do ru­gi­dos con él”, re­cuer­da Jimmy. “Di­jo, ‘es­to es tu­yo’. Me pu­se con­ten­tí­si­mo. Me lo dio con tan­to afec­to”.

Pa­ge di­ce que de in­me­dia­to usó in­ten­sa­men­te el ins­tru­men­to, y que qui­so “con­sa­grar­lo”. Así que bus­có pin­tu­ras que en­ton­ces se usa­ban con el pro­pó­si­to de ha­cer afi­ches psi­co­dé­li­cos y creó al dra­gón.

Más tar­de, de­jó la gui­ta­rra en In­gla­te­rra al sa­lir en una de las pri­me­ras gi­ras de Led Zep­pe­lin por Es­ta­dos Uni­dos en 1969, una de­ci­sión que lue­go la­men­tó. Al re­gre­sar, ex­haus­to y enar­de­ci­do, en­con­tró que un ami­go ce­ra­mis­ta que ha­bía es­ta­do cui­dán­do­le la ca­sa pin­tó so­bre el dra­gón con su pro­pio es­ti­lo mo­sai­co co­mo un “ob­se­quio” pa­ra Pa­ge. “Fue un desas­tre”, di­ce.

Jimmy arran­có con ra­bia to­da la pin­tu­ra y la gui­ta­rra pa­só dé­ca­das guar­da­da. Cin­cuen­ta años des­pués, es­ta­ba ar­man­do un li­bro pa­ra el aniver­sa­rio de la ban­da, y la gui­ta­rra del dra­gón apa­re­cía en una fo­to tras otra.

Pa­ge sin­tió que qui­zás era mo­men­to de traer a su vie­ja bes­tia de vuel­ta a la vi­da. Tra­ba­jó con un ar­tis­ta grá­fi­co que ayu­dó a ilus­trar el li­bro, usan­do fo­tos con el fin de vol­ver a pin­tar la gui­ta­rra y re­crear su vie­jo es­ti­lo.

El re­sul­ta­do le gus­tó tan­to que se acer­có a Fen­der, y el fa­bri­can­te fe­liz­men­te acep­tó ha­cer una ré­pli­ca de aniver­sa­rio pa­ra el pú­bli­co.

“Es ab­so­lu­ta­men­te idén­ti­ca”, di­jo Pa­ge. “No po­drías ver nin­gu­na di­fe­ren­cia. Si aca­so, los co­lo­res son li­ge­ra­men­te más vi­vos”.

Cua­tro ver­sio­nes di­fe­ren­tes de la gui­ta­rra se lan­za­rán el pró­xi­mo año.

Ade­más del li­bro, los ins­tru­men­tos son un ho­me­na­je al le­ga­do de la ban­da en me­dio si­glo.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron qué le re­ga­la­ría a sus com­pa­ñe­ros de Led Zep­pe­lin por tal hi­to, Pa­ge di­jo: “Les da­ría un pin­cel, y el cuer­po de una gui­ta­rra, y ve­ría si pue­den ha­cer al­go con eso”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.