First Man

Da­mien Cha­ze­lle fil­ma una pe­lí­cu­la, no so­bre una mi­sión es­pa­cial, sino so­bre el do­lor de un hom­bre que per­dió a su hi­ja más pe­que­ña, aun­que aún así te­nía que lle­gar a la lu­na

Cambio - - CINE & SERIES - POR ALE­JAN­DRO ALE­MÁN

Has­ta aho­ra, las fi­gu­ras cen­tra­les de la bre­ve pe­ro exi­to­sa fil­mo­gra­fía de Da­mien Cha­ze­lle (Whi­plash, La La Land) eran per­so­na­jes dis­pues­tos a sa­cri­fi­car­lo to­do con tal de ser los me­jo­res en su dis­ci­pli­na (la mú­si­ca) y así cum­plir sus sue­ños de gran­de­za. En First Man esa idea si­gue pre­sen­te, aun­que en sen­ti­do con­tra­rio; he aquí la his­to­ria de un hom­bre des­ti­na­do a la gran­de­za y que en el inevi­ta­ble ca­mino ha­cia ella se vio obli­ga­do a sa­cri­fi­car lo que más que­ría: su fa­mi­lia.

Ba­sa­da en la bio­gra­fía de Neil Arms­trong, es­cri­ta por Ja­mes R. Han­sen, Cha­ze­lle nos mues­tra los días pre­vios a que el en­ton­ces in­ge­nie­ro y piloto mi­li­tar per­die­ra a su hi­ja más pe­que­ña a cau­sa de un tu­mor ce­re­bral. El he­cho re­so­na­rá en to­da la ca­rre­ra de Arms­trong: el hom­bre que cum­plió la ha­za­ña más in­creí­ble ja­más rea­li­za­da por la hu­ma­ni­dad ca­mi­nó so­bre la lu­na aun guar­dan­do due­lo por su hi­ja.

Así, es­ta no es una pe­lí­cu­la so­bre una mi­sión es­pa­cial, es un fil­me so­bre el do­lor y la pér­di­da.

En un mun­do de cin­tas in­con­se­cuen­tes, es­ta­mos fren­te a una don­de la muer­te se sien­te y se ve a ca­da pa­so. El re­tra­to que Cha­ze­lle crea de la ca­rre­ra rum­bo a la lu­na es bru­tal: na- ves que ex­plo­tan en vue­los de prác­ti­ca, tor­ni­llos que se sa­fan, avio­nes im­po­si­bles de pi­lo­tear, de­ce­nas de muer­tes en ca­da pa­so. La es­po­sa de Arms­trong, Ja­net (mag­ní­fi­ca Clai­re Foy), lo di­ce bien: “Son un pu­ña­do de ni­ños cre­yen­do que tie­nen to­do ba­jo con­trol cuan­do só­lo es­tán ju­gan­do con sus na­ve­ci­tas”. Eso era la Na­sa en los años se­sen­ta, y Cha­ze­lle no tie­ne em­pa­cho en re­tra­tar el la­do me­nos ro­mán­ti­co y más os­cu­ro de la cien­cia, aquel que se co­dea con la muer­te.

La sen­sa­ción de pe­li­gro, de náu­sea, de ma­reo se lo­gra me­dian­te la edi­ción y las to­mas ce­rra­das, elu­dien­do al má­xi­mo el uso de efec­tos por compu­tado­ra. Cha­ze­lle nos si­túa en las ca­bi­nas de avión –las pie­zas más de­pu­ra­das de in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca de la épo­ca– só­lo pa­ra des­cu­brir que so­na­ban cual car­ca­cha des­tar­ta­la­da y tem­bla­ban cual la­va­do­ra en ci­clo de se­ca­do.

First Man desnuda a la ca­rre­ra es­pa­cial, a la Na­sa y a la cien­cia mis­ma; eli­mi­na to­do el ha­lo mís­ti­co y ro­mán­ti­co que el ci­ne de Holly­wood ha cons­trui­do al­re­de­dor de la ha­za­ña es­pa­cial y lo po­ne en una pers­pec­ti­va su­ma­men­te pe­si­mis­ta: el ca­mino ha­cia la lu­na se pa­vi­men­tó de erro­res mor­ta­les. No hay gla­mur, y la glo­ria es só­lo pa­ra al­gu­nos.

La ac­tua­ción usual­men­te plana y de po­cos ma­ti­ces que en­tre­ga Gos­ling vie­ne mu­cho al ca­so. Arms­trong, de po­cas ex­pre­sio­nes fa­cia­les y mi­ra­da ta­ci­tur­na, va por la vi­da con una ac­ti­tud par­ca y de­sola­da: co­mu­ni­ca a sus hi­jos su via­je a la lu­na cual si se tra­ta­ra de una reunión de con­se­jo (“¿al­guien tie­ne al­gu­na pre­gun­ta?”). Gos­ling es per­fec­to pa­ra el pa­pel de es­te hom­bre de sen­ti­mien­tos re­pri­mi­dos, en eterno lu­to y con un au­to­con­trol ca­si im­po­si­ble de creer.

¿Y la mú­si­ca? La ob­se­sión au­to­ral de Cha­ze­lle es­tá pre­sen­te, tan­to de ma­ne­ra ve­da­da (Arms­trong era un jaz­zis­ta frus­tra­do) co­mo ex­plí­ci­ta. El di­rec­tor no pue­de evi­tar emu­lar a Ku­brick en la mu­si­ca­li­za­ción, sin em­bar­go, en es­te ca­so lo ha­ce con su pro­pia sin­fo­nía. Des­de el uso del the­re­mín (¿es es­to un cli­ché?) has­ta con or­ques­ta com­ple­ta, el sco­re de Jus­tin Hur­witz no es tan pe­ga­jo­so co­mo en La La Land, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es re­co­no­ci­ble y em­pa­ta muy bien en las es­ce­nas del alu­ni­za­je.

Tan po­co ce­re­mo­nio­sa es es­ta cin­ta que ahí te­ne­mos el es­cán­da­lo sus­ci­ta­do en las re­des so­cia­les por la au­sen­cia de la ban­de­ra de EU en la lu­na. A Cha­ze­lle no le in­tere­sa el re­gis­tro de la his­to­ria por to­dos co­no­ci­da. Sin de­jar de ser un pa­trio­ta, él pre­fie­re lle­var­nos al la­do os­cu­ro del via­je a la lu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.