Pla­cer so­bre rue­das

Cambio - - OPINIÓN - POR ELI­ZA­BETH SAN­TA­NA* @Ro­da­da2pun­to0

Es­te 18 de no­viem­bre se con­me­mo­ra el Día Mun­dial en Re­cuer­do de las Víc­ti­mas de Ac­ci­den­tes de Trá­fi­co. En el 2017 mu­rie­ron 32 per­so­nas dia­ria­men­te en ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos re­la­cio­na­dos con el con­su­mo del al­cohol, y en 2018 es­ta ci­fra si­gue au­men­tan­do. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), Mé­xi­co ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar a ni­vel mun­dial en muer­tes por ac­ci­den­tes de trán­si­to.

Ade­más, se­gún el Cen­tro de Ex­pe­ri­men­ta­ción y Se­gu­ri­dad Vial (Ces­vi), los ac­ci­den­tes de trán­si­to equi­va­len a 1.7 y 2.3 % del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB). Por si fue­ra po­co, 8 de ca­da 10 ac­ci­den­tes se po­drían evi­tar pues son por cau­sa del fac­tor hu­mano. ¿Eres de las per­so­nas que con­du­ce ha­blan­do por ce­lu­lar? ¿Sa­bías que el co­lor ama­ri­llo es una se­ñal pre­ven­ti­va a fre­nar y no a ace­le­rar? ¿Sa­bes pa­ra qué sir­ven las in­ter­mi­ten­tes, los es­pe­jos y los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad?

Peor aún, y de acuer­do con in­for­ma­ción que me pro­por­cio­na­ron los res­pon­sa­bles de la apli­ca­ción Au­to Chi­lan­go, en la CDMX es obli­ga­to­rio te­ner una pó­li­za que am­pa­re por lo me­nos el da­ño a ocu­pan­tes de un vehícu­lo y a ter­ce­ros, sin em­bar­go, só­lo el 31% del par­que vehi­cu­lar to­tal en Mé­xi­co cuen­ta con un se­gu­ro. ¡Ade­más se si­guen ex­pi­dien­do li­cen­cias de ma­ne­jo sin exa­men de con­du­cir!

¿Pe­ro qué pa­sa­ría si las per­so­nas en­fer­mas de al­coho­lis­mo en vez de con­du­cir un au­to­mó­vil se subie­ran a una bi­ci? Usar dro­gas es pa­ra pro­vo­car­te pla­cer o evi­tar el do­lor (fí­si­co o men­tal). La bi­ci­cle­ta y el ejer­ci­cio, en ge­ne­ral, pro­vo­can esa mis­ma sen­sa­ción sin da­ñar tu cuer­po, in­clu­so has­ta me­jo­ra tu estilo de vi­da por­que te vuel­ves más sa­lu­da­ble.

Eres más cons­cien­te de ti y tu cuer­po, por en­de te ha­ces más res­pon­sa­ble has­ta de lo que in­gie­res. Yo lo in­ter­pre­to co­mo un ac­to de amor pro­pio, por­que te pro­cu­ras y cui­das; nos cui­da­mos, no en vano va­rios gru­pos de ci­clis­mo ur­bano cul­mi­nan sus ro­da­das con cenas, o en­tre amis­ta­des acor­da­mos des­pués de ro­dar ir a desa­yu­nar. La bi­ci­cle­ta tam­bién te vin­cu­la a una co­mu­ni­dad.

A ma­yor uso de la bi­ci­cle­ta es pro­ba­ble que el con­su­mo de ta­ba­co (la dro­ga más adic­ti­va) se re­duz­ca y coad­yu­ve a que aban­do­nes el há­bi­to por com­ple­to, por­que tus pul­mo­nes lo de­man­dan, y tam­bién lo re­sien­ten... So­bra de­cir que si to­mas no pue­des con­du­cir tu bi­ci, por­que al igual que con­du­cir un au­to tu tiem­po de res­pues­ta es len­to y tu án­gu­lo de vi­sión se re­du­ce.

No se tra­ta de ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, sim­ple­men­te creo que la bi­ci­cle­ta es una he­rra­mien­ta de re­sis­ten­cia en va­rios as­pec­tos. ¿Se ima­gi­nan que los gru­pos de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos y Neu­ró­ti­cos Anó­ni­mos in­vo­lu­cra­rán en sus mé­to­dos usar la bi­ci? Yo creo que fun­cio­na­ría, por­que cuan­do ha­ce­mos ejer­ci­cio li­be­ra­mos en­dor­fi­nas, y es­tas hor­mo­nas re­gu­lan nues­tros ni­ve­les de do­lor fí­si­co pe­ro tam­bién nues­tra an­sie­dad; es, de al­gu­na for­ma, otro pla­cer so­bre rue­das.

*Pe­rio­dis­ta. Au­to­ra de Ro­da­da 2.0, mar­ca que ce­le­bra la in­clu­sión de la bi­ci co­mo estilo de vi­da en to­das sus mo­da­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.