Cam­bio de pa­ra­dig­ma

Cambio - - OPINIÓN - POR AURÉLIEN GUILABERT* @au­re­l_gt

es­pec­to a cual­quier sus­tan­cia, es fun­da­men­tal dis­tin­guir cla­ra­men­te cua­les son los dis­tin­tos ti­pos de con­su­mo. No to­dos los con­su­mos son pro­ble­má­ti­cos, ni to­dos im­pli­can for­zo­sa­men­te un com­por­ta­mien­to adic­ti­vo.

El en­fo­que de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de adic­cio­nes y con­su­mo de sus­tan­cias tie­ne que re­plan­tear­se con el fin de me­jo­rar sus efec­tos, pa­ra ge­ne­rar un cam­bio de pa­ra­dig­ma. La so­cie­dad se en­cuen­tra en­ce­rra­da en una pa­ra­do­ja con res­pec­to al con­su­mo de dro­gas legales e ile­ga­les: se cri­mi­na­li­za a un con­su­mi­dor es­po­rá­di­co de can­na­bis, pe­ro se so­la­pa al mis­mo tiem­po el con­su­mo de ci­ga­rros y al­cohol, per­mi­tien­do la in­ci­ta­ción a la ten­ta­ción gra­cias a la pre­sen­cia de pro­duc­tos atrac­ti­vos en los es­pec­ta­cu­la­res más gran­des del es­pa­cio pú­bli­co.

El mon­to re­cau­da­do gra­cias a los im­pues­tos so­bre el ta­ba­co y las be­bi­das al­cohó­li­cas es in­su­fi­cien­te fren­te al cos­to ne­ce­sa­rio en ma­te­ria de tra­ta­mien­to de adic­cio­nes y en­fer­me­da­des vin­cu-

Rla­das al con­su­mo de sus­tan­cias. En es­te sen­ti­do, se re­ve­la que el gas­to pú­bli­co en ma­te­ria de pre­ven­ción re­pre­sen­ta so­la­men­te cer­ca del 4 % del mon­to re­cau­da­do por di­chos im­pues­tos.

Ade­más de transparentar el uso de di­chos im­pues­tos, las y los le­gis­la­do­res, así co­mo las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, tie­nen que rom­per el ta­bú del con­su­mo de sus­tan­cias y di­se­ñar una es­tra­te­gia na­cio­nal con ver­tien­tes lo­ca­les, co­mu­ni­ta­rias y te­rri­to­ria­les en ma­te­ria de pre­ven­ción y aten­ción a las adic­cio­nes y al con­su­mo de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas.

Aten­dien­do las recomendaciones de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ca­da vez más paí­ses re­du­cen o prohí­ben la pu­bli­ci­dad ma­si­va. Por ejem­plo, im­ple­men­tan la ven­ta de ca­je­ti­llas neu­tra­les de ci­ga­rros o prohí­ben cual­quier pre­sen­cia de mar­ca de al­cohol o ta­ba­co en el es­pa­cio pú­bli­co o dic­tan res­tric­cio­nes fuer­tes en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De he­cho, la po­bla­ción no pa­re­ce ma­ni­fes­tar­se en con­tra de es­te ti­po de ac­cio­nes. La En­cues­ta glo­bal de ta­ba­quis­mo en adul­tos se­ña­la que 84 % de los adul­tos apo­ya la prohi­bi­ción to­tal de la pu­bli­ci­dad, pro­mo­ción y pa­tro­ci­nio. En Mé­xi­co, el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol es­tá en au­men­to es­pe­cial­men­te por su fá­cil ac­ce­so des­de muy tem­pra­na edad; pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el ori­gen de las vio­len­cias in­tra­fa­mi­lia­res, y en la re­pro­duc­ción de la vio­len­cia so­cial. A pe­sar de ello, si­gue sin es­tar men­cio­na­do ni aten­di­do de ma­ne­ra in­te­gral y con cer­ca­nía a las per­so­nas ob­je­ti­vo des­de los es­pa­cios de con­vi­ven­cia so­cial.

Los go­bier­nos tie­nen que aten­der to­das las aris­tas re­fe­ren­tes al con­su­mo de sus­tan­cias legales e ile­ga­les des­de una vi­sión ba­sa­da en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, en la cer­te­za cien­tí­fi­ca y en la di­vul­ga­ción efi­cien­te de la in­for­ma­ción. Pa­ra ello, de­ben pri­vi­le­giar los ejes de pre­ven­ción de adic­cio­nes, así co­mo las me­di­das de re­duc­ción de ries­gos y da­ños fren­te a la es­tig­ma­ti­za­ción o cri­mi­na­li­za­ción de las per­so­nas con­su­mi­do­ras, aun en si­tua­ción de con­su­mo pro­ble­má­ti­co.

Sin du­da, una per­so­na que mues­tra un con­su­mo pro­ble­má­ti­co o no, de una sus­tan­cia le­gal o ile­gal no me­re­ce ser tra­ta­da co­mo cri­mi­nal de al­to im­pac­to so­cial. El con­su­mo per­so­nal de cual­quier sus­tan­cia tie­ne que aten­der­se con in­for­ma­ción ve­raz, des­de una vi­sión de aten­ción in­te­gral en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca, y no a par­tir de un en­fo­que pe­nal de en­car­ce­la­mien­to in­me­dia­to.

*Fun­da­dor de Es­pa­cio Pro­gre­sis­ta, A. C. Ase­sor en es­tra­te­gias de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­ci­den­cia so­cial y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.