Se­xo, amor y otras adic­cio­nes

Cambio - - OPINIÓN - POR VA­LE­RIA GAL­VÁN* @va­le­ria_­gal­vanl

ván era adic­to al se­xo. Me con­tó su his­to­ria. Así em­pe­zó to­do.

“Era mi cum­plea­ños nú­me­ro 27, mis ami­gos y yo es­tá­ba­mos ce­le­bran­do cuan­do a al­guien se le ocu­rrió pre­gun­tar­me ‘¿A cuán­tas vie­jas te has da­do?’. Yo res­pon­dí, pe­ro co­mo ellos me con­si­de­ra­ban el ga­lán del gru­po no me cre­ye­ron, ya que mi nú­me­ro era bas­tan­te ba­jo pa­ra sus ex­pec­ta­ti­vas. Hu­bo al­guien que lan­zó el re­to. Me di­jo que te­nía un año a par­tir de esa noche pa­ra lle­gar a 100. Es­tá­ba­mos es­tú­pi­dos y la re­gla era sim­ple. Yo te­nía exac­ta­men­te has­ta mi pró­xi­mo cum­plea­ños pa­ra en­tre­gar­les una lis­ta con el nom­bre o re­fe­ren­cia de ca­da uno de mis ‘tro­feos’”.

Fran­ca­men­te no creí su his­to­ria, y me­nos en el nú­me­ro. Las cuen­tas no me sa­lían. Des­con­tan­do sus re­la­cio­nes se­xua­les pre­vias, la can­ti­dad me pa­re­cía im­po­si­ble de cum­plir. “¿Có­mo le hi­cis­te?, ¿lo lograste?, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra un hom­bre un re­to así?”, le pre­gun­té, muy cu­rio­sa.

Iván res­pon­dió: “¿Có­mo lo hi­ce? Es más sen­ci­llo de lo que crees: pa­ra co­ger, con cual­quie­ra, só­lo de­bes abrir el Whats, Fa­ce­book, Tin­der o ha­cer una

Illa­ma­da a al­gu­na vie­ja ami­ga. Con al­gu­nas pue­des apli­car el ‘ver­bo’ y vas pre­pa­ran­do te­rreno. Lo­grar un ‘acos­tón’ con una cha­va a la que te­nía que ‘se­du­cir’ me lle­va­ba en­tre tres días y una se­ma­na, con otras la co­sa era más sim­ple. La li­be­ra­ción se­xual de nues­tros días me ayu­dó y só­lo te­nía que de­cir ‘¡Qué on­da!, ¿nos ve­mos?’ o ha­blar­les muy cla­ra­men­te. Sí, sí lo lo­gré. Hi­ce mi lis­ta y de las del fin de se­ma­na ni me acor­da­ba. Ob­via­men­te me me­tí en pro­ble­mas en al­gu­nas oca­sio­nes. A las que les apli­qué el ‘ver­bo’, pues se cla­va­ron y yo tu­ve que de­cir el tí­pi­co ‘no eres tú soy yo’. Un re­to de es­tos pa­ra un hom­bre es eso: un re­to. A la me­ra ho­ra no im­por­ta si la per­so­na te gus­ta o no tan­to. Des­pués de ese año ya no pu­de pa­rar, fue un in­fierno. Lo úni­co que que­ría era te­ner se­xo, has­ta que pa­só lo peor.

“Des­pués de acos­tar­me con to­do ti­po de mu­je­res y a pun­to de te­ner­lo con un hom­bre, un día no ha­bía na­die dis­po­ni­ble y yo me vol­vía lo­co. Le pe­dí ayu­da a una ami­ga y me con­si­guió una ‘ci­ta’. Pa­sé por ella en la mo­to, no la vi bien por­que no me im­por­ta­ba có­mo es­tu­vie­ra. Le pu­se el cas­co y subió. Cuan­do lle­ga­mos a mi ca­sa ya no ha­bía mar­cha atrás, mi ca­be­za se con­ver­tía en un glo­bo lleno de ai­re mien­tras iba qui­tán­do­le la ro­pa sin po­der creer lo que es­ta­ba fren­te a mí: una mu­jer con hi­per­tri­co­sis, o bueno, sín­dro­me del hom­bre lo­bo.

“Cuan­do to­do ter­mi­nó y le pe­dí que se fue­ra, co­rrí al ba­ño, vo­mi­té y me pu­se a llo­rar. Ha­bía to­ca­do fon­do. De­ci­dí en­trar a un gru­po de ayu­da, y lo de­más es his­to­ria”.

Cual­quier adic­ción pue­de en­fer­mar­nos, da­ñar­nos o ma­tar­nos. El ci­ga­rro, al­cohol, dro­gas son adic­cio­nes co­mu­nes y “so­cial­men­te” pre­sen­tes. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a tra­tar to­dos los días con un adic­to; sin em­bar­go, hay al­gu­nos de los que na­die sa­be, adic­tos a una emo­ción, a un sen­ti­mien­to, a una per­so­na o a un pen­sa­mien­to. Es­tas adic­cio­nes nos ma­tan emo­cio­nal o so­cial­men­te.

En lo per­so­nal, me de­cla­ro una ex adic­ta al enamo­ra­mien­to. Mi ca­so es muy sim­ple: mi vi­da no es­ta­ba com­ple­ta si no exis­tía una per­so­na por la que tu­vie­ra sen­ti­mien­tos “ro­mán­ti­cos”. No era fe­liz sin ese in­gre­dien­te que me ha­cía ver la vi­da en to­nos ro­sas. ¿Qué hi­ce yo? (vio­li­nes por fa­vor). Hi­ce dos co­sas: La pri­me­ra, in­ves­ti­gué so­bre el amor (aún no ter­mino); la se­gun­da (se lee­rá co­mo una “ja­la­da”, pe­ro es real), me tu­ve que con­cen­trar en una so­la per­so­na: en mí. Tra­du­ci­do al len­gua­je del ro­man­ce y la su­pera­ción per­so­nal, tu­ve que enamo­rar­me de mí mis­ma pa­ra con­tro­lar mi cri­te­rio y de­di­car ese tiem­po y ener­gía a otras co­sas más ob­je­ti­vas.

Es­te ti­po de adic­cio­nes no só­lo nos da­ñan a no­so­tros, las­ti­man a los que nos ro­dean ya que nues­tras ac­cio­nes y de­ci­sio­nes son im­pul­si­vas, egoís­tas y po­co aser­ti­vas. ¡Vi­ve sin adic­cio­nes!

*Bus­ca­do­ra de his­to­rias ur­ba­nas de sus con­tem­po­rá­neos Ponte aten­to, tu his­to­ria pue­de ser la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.