Cin­co per­so­na­jes, una ac­triz

A Erén­di­ra Iba­rra, el tea­tro le da la opor­tu­ni­dad de bus­car ca­mi­nos di­ver­sos pa­ra un per­so­na­je, y así en­tre­gar­lo de ma­ne­ra dis­tin­ta en ca­da fun­ción, ejer­ci­cio que rea­li­za en su más re­cien­te obra: En­fer­mos de amor

Cambio - - CULTURA - POR JAVIER PÉREZ Y JU­LIE­TA SÁN­CHEZ

Erén­di­ra Iba­rra es una ac­triz son­rien­te, a quien has­ta ha­ce po­co di­fí­cil­men­te se le aso­cia­ría con una co­me­dia, pues ha­bía par­ti­ci­pa­do úni­ca­men­te en pro­yec­tos de dra­ma o in­clu­so me­lo­dra­ma, co­mo Ca­pa­do­cia o Sen­se 8. Sin em­bar­go, es­te año ya pro­ta­go­ni­zó una co­me­dia romántica en ci­ne y aho­ra par­ti­ci­pa en el re­par­to co­lec­ti­vo de En­fer­mos de amor, obra ori­gi­nal del tam­bién ac­tor John Ca­ria­ni que, di­ri­gi­da por Ro­dri­go Na­va, se pre­sen­ta en La Tea­tre­ría des­de el 10 de no­viem­bre.

“Ha­bía te­ni­do un acer­ca­mien­to a es­te dra­ma­tur­go en Ca­si un pue­blo (Al­most, Mai­ne, una de las obras más mon­ta­das en EU), y jus­ta­men­te esa obra me mo­vió mu­chas fi­bras. Me ha­cía reír, pe­ro tam­bién me ha­cía llo­rar y me sa­cu­dió el ta­pe­te; siem­pre se­rá una de mis obras de tea­tro fa­vo­ri­tas”.

Así que cuan­do le die­ron el li­bre­to ella sim­ple­men­te co­rro­bo­ró la gran vi­sión del amor y de la vi­da de Ca­ria­ni. “Me sa­cu­dió de mu­chas ma­ne­ras. Me pa­re­ció un re­to in­creí­ble ha­cer tan­tos per­so­na­jes, me pa­re­ció una his­to­ria em­pá­ti­ca, con una pers­pec­ti­va dis­tin­ta del amor. Sí da ri­sa, aun­que hay ve­ces que esa ri­sa te pue­de pro­vo­car un llanto. El tex­to es es­pec­ta­cu­lar”.

El elen­co de la obra lo con­for­man, ade­más de Iba­rra, Mó­ni­ca Huar­te, Adria­na Lou­vier, Es­me­ral­da Pi­men­tel, Ale­jan­dro de la Ma­drid, Luis Arrie­ta, Nacho Te­rán y Andrés Pa­la­cios; sin em­bar­go, no sa­len to­dos jun­tos a es­ce­na, se di­vi­den en dos elen­cos. Al prin­ci­pio se­rán ina­mo­vi­bles, lue­go se com­bi­na­rán has­ta que to­dos ha­yan es­ta­do jun­tos al me­nos al­gu­na vez.

A Erén­di­ra le to­ca in­ter­pre­tar cin­co per­so­na­jes en la his­to­ria, des­de una mu­jer que se enamo­ra a pri­me­ra vis­ta has­ta una que lle­va mu­cho tiem­po ca­sa­da y que no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te fe­liz. “Ca­da una de las obras tie­ne su pro­pio ar­co y ca­da una es­tá en una en­cru­ci­ja­da. Me gus­ta pen­sar que si el per­so­na­je sol­ta­ra la ver­dad, lo que ve­ría­mos se­ría una es­ce­na co­ti­dia­na de una re­la­ción cual­quie­ra. Pe­ro co­mo se suel­ta una ver­dad, su re­la­ción ya nun­ca va a lle­gar a ser igual des­pués de esa es­ce­na. En­ton­ces son en­cru­ci­ja­das muy par­ti- cu­la­res de ca­da uno de los per­so­na­jes, y cuan­do la ves des­de afue­ra lo­gras ver un ar­co to­tal de una re­la­ción”.

Pa­ra es­ta obra, Erén­di­ra ha te­ni­do una apro­xi­ma­ción dis­tin­ta a los per­so­na­jes, pues nor­mal­men­te, di­ce, “so­mos yo, mi plu­ma, mis ex­pe­rien­cias y el di­rec­tor bus­can­do y cons­tru­yen­do. Pe­ro aquí no, es un ac­to de co­la­bo­ra­ción por­que so­mos dos ac­tri­ces ha­cien­do los mis­mos per­so­na­jes”. Ella y Mó­ni­ca Huar­te los com­par­ten. “He­mos lle­va­do co­mo una ta­rea muy emo­cio­nal cons­truir jun­tas per­so­na­jes dis­tin­tos, que a su vez son en­ri­que­ci­dos por la vi­sión de ca­da una. Por ejem­plo, hay una es­ce­na en par­ti­cu­lar don­de Mo­ni lle­va la his­to­ria por un la­do muy dis­tin­to que yo, pe­ro gra­cias a su vi­sión e in­ter­pre­ta­ción de ese per­so­na­je, yo lo­gré crear el mío. Ha si­do un pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción muy en­ri­que­ce­dor”.

Se­gún Erén­di­ra, el es­pec­ta­dor se pue­de iden­ti­fi­car con va­rios as­pec­tos de di­fe­ren­tes per­so­na­jes. “A al­guien le va a que­dar el sa­co de por lo me­nos dos o tres per­so­na­jes, por­que en tu vi­da su­ce­de. Es­toy se­gu­ra de que en al­gún mo­men­to al­go te va a que­dar co­mo si es­tu­vie­ra he­cho pa­ra ti”.

Erén­di­ra ha tra­ba­ja­do po­co en tea­tro por el rit­mo de tra­ba­jo, “y por­que las ofer­tas de tra­ba­jo que he te­ni­do han si­do muy pocas y no de lo que qui­sie­ra ha­cer. Es­ta, en cam­bio, en to­dos los sen­ti­dos la quie­ro. Es un re­to que me tie­ne muy ner­vio­sa y tam­bién muy emo­cio­na­da. Es la opor­tu­ni­dad de te­ner un tex­to tan chin­gón con un elen­co tan chin­gón y con un rit­mo de vi­da dis­tin­to. El tea­tro es muy difícil; tienes fun­ción de jue­ves a domingo, y es muy com­ple­jo te­ner ese rit­mo de vi­da y apar­te te­ner un be­bé y apar­te cum­plir con tus lla­ma­dos y apar­te cum­plir con tan­tas otras co­sas. Pe­ro en es­ta obra en par­ti­cu­lar te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de que no nos es­ta­mos ama­rran­do por com­ple­to a al­go que no nos va a de­jar ha­cer los de­más pro­yec­tos que que­re­mos”.

A Erén­di­ra, el tea­tro le da la opor­tu­ni­dad de “ana­li­zar, ana­li­zar y ana­li­zar un per­so­na­je y re­gre­sar y pro­bar y acer­tar. Tienes la opor­tu­ni­dad de ir bus­can­do tan­tos ca­mi­nos y en­tre­gar­los de for­ma dis­tin­ta en ca­da fun­ción. Eso es muy en­ri­que­ce­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.