Abu­so nor­ma­li­za­do

La vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca que se ejer­ce cuan­do hay abu­so se­xual es­tá arrai­ga­da más allá de un mo­men­to es­pe­cí­fi­co; vie­ne des­de las raí­ces del com­por­ta­mien­to que se en­se­ña a hom­bres y mu­je­res, con el que con­vi­ven des­de pe­que­ños has­ta que son adul­tos

Cambio - - PANORAMA - POR ARANZAZÚ AYA­LA MAR­TÍ­NEZ

“Si no es vio­la­ción en­ton­ces de qué te que­jas, en­ton­ces no pa­só na­da”, es­ta es una fra­se que se re­pi­te una y otra vez en la ca­be­za de mu­chas mu­je­res víc­ti­mas de abu­so. Es­tán se­gu­ras de que no hay na­da gra­ve por­que el mun­do don­de vi­ven les ha en­se­ña­do que si no hu­bo vio­la­ción en­ton­ces no hay na­da ma­lo, en­ton­ces no hay de qué que­jar­se.

Pe­ro ahí ya­ce el pro­ble­ma: hay to­da una nor­ma­li­za­ción psi­co­ló­gi­ca del abu­so se­xual que va des­de la edu­ca­ción que re­ci­ben de ma­ne­ra dis­tin­ta hom­bres y mu­je­res has­ta el sis­te­ma de jus­ti­cia.

La vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca que se ejer­ce cuan­do hay abu­so se­xual es­tá arrai­ga­da más allá de un mo­men­to es­pe­cí­fi­co; vie­ne des­de las raí­ces del com­por­ta­mien­to que se en­se­ña a hom­bres y mu­je­res, con el que con­vi­ven des­de pe­que­ños has­ta que son adul­tos.

La psi­có­lo­ga Zoe­lia Sa­li­nas, edu­ca­do­ra se­xual y es­pe­cia­lis­ta en abu­so se­xual in­fan­til, ex­pli­ca que a las mu­je­res en Mé­xi­co, al me­nos has­ta la ge­ne­ra­ción ac­tual, las edu­can pa­ra que no den pro­ble­mas, pa­ra agra­dar, pa­ra dar, pa­ra es­tar aten­tas a las ne­ce­si­da­des del otro. Y a los hom­bres les en­se­ñan a to­mar, a re­ci­bir, a ser me­re­ce­do­res.

La mu­jer, di­ce la psi­có­lo­ga, se for­ma con el dar y dar, sin cues­tio­nar, mien­tras que el hom­bre es acos­tum­bra­do a re­ci­bir así por­que sí; es­to to­man­do en cuen­ta có­mo se ha edu­ca­do a los me­xi­ca­nos du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro o cin­co ge­ne­ra­cio­nes, y por su­pues­to ge­ne­ra­li­zan­do.

Sin em­bar­go, di­cha for­ma de pen­sar y ta­les creen­cias arrai­ga­das de ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te in­cons­cien­te pro­vo­can que el abu­so se­xual se nor­ma­li­ce y ni si­quie­ra se re­co­noz­ca co­mo tal.

Zoe­lia ex­pli­ca que den­tro de la psi­co­lo­gía hay ele­men­tos que fa­vo­re­cen que ocu­rran los abu­sos, por­que son in­cen­ti­vos pa­ra la dis­pa­ri­dad. La con­fi­gu­ra­ción psi­co­ló­gi­ca de la mu­jer, edu­ca­da a “ser pa­ra los otros”, y cre­cien­do con mu­cha me­nos es­ti­mu­la­ción a dar su opi­nión, se en­tre­la­za en un te­ji­do muy fino, ca­si im­per­cep­ti­ble, con el he­cho de que los hom­bres a ve­ces ni si­quie­ra re­gis­tran que es­tán co­me­tien­do un abu­so. Es­ta tra­ma cre­ce y acom­pa­ña a las mu­je­res y a los hom­bres du­ran­te to­da su vi­da, lle­gan­do al pun­to de per­mi­tir que dis­tin­tos ti­pos de abu­so no sean iden­ti­fi­ca­dos.

Ca­si siem­pre exis­te una dis­pa­ri­dad en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo en­tre gé­ne­ros y la creen­cia des­de la psi­co­lo­gía en que las mu­je­res son “ciu­da­da­nas de se­gun­da”, di­ce Zoe­lia. La mu­jer ca­si siem­pre es­tá en una si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, co­mo en un es­ca­lón más aba­jo.

La psi­có­lo­ga po­ne un ejem­plo: ima­gi­ne­mos una ofi­ci­na don­de una mu­jer y un hom­bre tra­ba­jan jun­tos y tie­nen el mis­mo pues­to. En el día a día él le di­ce a ella “pi­ro­pos”, co­mo “oye, qué bien te ves”, o “mi día aho­ra es­tá me­jor des­de que te vi”. A ella le in­co­mo­da pe­ro no di­ce na­da. ¿Y por qué él no le ha­ce los mis­mos co­men­ta­rios a un hom­bre? Por­que un hom­bre va a res­pon­der, un hom­bre “no se va a de­jar”. Sin em­bar­go las mu­je­res, “con es­te te­mor a no ser es­cu­cha­das, a pen­sar au­to­má­ti­ca­men­te ‘no nos van a creer’, nos ca­lla­mos y en­ton­ces es­tas con­duc­tas que nos in­co­mo­dan las per­mi­ti­mos, y po­de­mos per­mi­tir co­sas más gra­ves tam­bién sin dar­nos cuen­ta”.

re­co­no­cer y de­nun­ciar

En el ám­bi­to de la psi­co­lo­gía, di­ce Na­ta­li Her­nán­dez Arias, psi­có­lo­ga de la or­ga­ni­za­ción CAFIS, que tra­ba­ja con vio­len­cia de gé­ne­ro, hay va­rios sín­dro­mes que se han es­tu­dia­do, re­la­cio­na­dos con la vio­len­cia de gé­ne­ro y es­pe­cí­fi­ca­men­te a agre­sio­nes se­xua­les. Uno de los más gra­ves co­rres­pon­de a las con­se­cuen­cias de vi­vir un abu­so si­len­cio­so o nor­ma­li­za­do: ma­ni­fies­tan ais­la­mien­to, an­sie­dad so­cial, re­du­cen sus gru­pos de amis­ta­des por­que sus víncu­los cer­ca­nos se rom­pen y tie­nen una sen­sa­ción de des­con­fian­za con el en­torno. “Se vuel­can en su ma­les­tar en vez de lo que lo ori­gi­nó”, ex­pli­ca, y es­to lle­ga a cau­sar in­clu­so do­lo­res fí­si­cos.

Tam­bién la sa­lud emo­cio­nal de quie­nes en­fren­tan abu­so se con­vier­te en otro obs­tácu­lo, por­que de en­tra­da les cues­ta más, tan­to acep­tar­lo co­mo de­cir­lo. “Se di­fi­cul­ta por­que las mu­je­res pien­san que pri­me­ro ne­ce­si­tan re­sol­ver su sa­lud emo­cio­nal pa­ra que les crean, por­que si no van a de­cir ‘ah, cla­ro es que es­tá de­pri­mi­da’, o ‘tie­ne ba­ja au­to­es­ti­ma’”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.