Bún­ker an­tis­tal­kers

De acuer­do con un es­tu­dio del 2016 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res, 4.5 mi­llo­nes de ni­ñas y ado­les­cen­tes de 12 a 19 años han si­do víc­ti­mas de ci­be­ra­co­so. Aquí de­ja­mos es­ta guía pa­ra pre­ve­nir y de­fen­der­te de un aco­sa­dor en lí­nea

Cambio - - PANORAMA - POR GIOVANNA FRANZONI

Co­mo lo ha­ce­mos ca­da que to­ma­mos un ta­xi, sa­li­mos de fies­ta, va­mos a co­rrer al par­que o pa­sea­mos a nues­tro pe­rro, las mu­je­res tam­bién de­be­mos te­ner cier­ta pre­cau­ción en los lu­ga­res por los que tran­si­ta­mos en la web.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, la vio­len­cia e inequi­dad de gé­ne­ro nos si­gue dan­do muy en la ma­dre a pe­sar de la lu­cha y el pac­to de re­sis­ten­cia que he­mos he­cho mu­chas fe­mi­nis­tas a ni­vel glo­bal, pro­vo­can­do que nues­tra exis­ten­cia en In­ter­net tam­bién nos con­vier­ta en un blan­co fá­cil pa­ra el aco­so se­xual, la in­ti­mi­da­ción y la vio­len­cia de gé­ne­ro en cual­quie­ra de sus for­mas.

Un­sa­ne de Ste­ven Andrew So­der­bergh es, aun­que bas­tan­te ex­tre­mo, un ejem­plo cla­ro del da­ño emo­cio­nal, psi­co­ló­gi­co y fí­si­co que pue­de su­frir una mu­jer que es aco­sa­da en lí­nea.

La pri­me­ra vez que vi el fil­me no pu­de de­jar de pen­sar du­ran­te se­ma­nas qué ha­ría si co­rrie­ra con la mis­ma ma­la suer­te que Saw­yer Va­len­ti­ni (in­ter­pre­ta­da por Clai­re Foy) y acep­ta­ra a la per­so­na equi­vo­ca­da en Fa­ce­book o pla­ti­ca­ra con un po­si­ble stal­ker en la fi­la del sú­per con mi in­for­ma­ción siem­pre tan ex­pues­ta en lí­nea.

La si­tua­ción se vuel­ve aún más preo­cu­pan­te cuan­do te­ner aco­sa­do­res o tro­les en lí­nea se vuel­ve un te­ma re­gu­lar en las reunio­nes en­tre ami­gas. A las mías les ha pa­sa­do des­de te­ner que mu­dar­se de de­par­ta­men­to has­ta de­fi­ni­ti­va­men­te cam­biar de ciu­dad por cul­pa de hom­bres obsesionados que usan to­do lo que hay en la web con el pro­pó­si­to de aco­sar a las mu­je­res.

De acuer­do con un es­tu­dio del 2016 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res, 4.5 mi­llo­nes de ni­ñas y ado­les­cen­tes de 12 a 19 años han si­do víc­ti­mas de ci­be­ra­co­so, y los men­sa­jes con in­sul­tos, ame­na­zas, in­ti­mi­da­cio­nes y la pu­bli­ca­ción de in­for­ma­ción fal­sa, ver­gon­zo­sa o ín­ti­ma sobre la víc­ti­ma han si­do los ti­pos de vio­len­cia más usa­dos.

Ese mis­mo es­tu­dio re­ve­ló que la red más uti­li­za­da pa­ra es­par­cir mo­vi­mien­tos de odio y vio­len­cia con­tra las mu­je­res en Mé­xi­co es Twit­ter. Fa­ce­book que­dó en se­gun­do lu­gar pues sus po­lí­ti­cas de de­nun­cia per­mi­ten que ha­ya un fil­tro que man­tie­ne a los stal­kers y tro­les “un po­co más con­tro­la­dos”; aun así de­jar al ai­re tu in­fo en cual­quier red so­cial no es na­da re­co­men­da­ble.

Por lo que re­gre­sa­mos a las pre­gun­tas a las que di mil vuel­tas en mi ca­be­za lue­go de ha­ber vis­to ese pe­li­cu­lón de So­der­bergh y que mu­chas de mis ami­gas que han es­ta­do en esa si­tua­ción se han he­cho: ¿có­mo pro­te­ger­te de un stal­ker?, sobre to­do ¿có­mo te li­bras de uno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.