Si no se nom­bra no exis­te

Cambio - - OPINIÓN - POR AU­RÉ­LIEN GUILABERT* @au­re­l_gt

ue fue­ra una pe­lí­cu­la de ci­ne o el ti­po de res­tau­ran­te, a él nun­ca lo de­ja­ba es­co­ger. Ya no lo de­jó sa­lir con sus ami­gos. Te­nía prohi­bi­do ir­se de an­tro. Te­nía que de­jar que le re­vi­sa­ra ca­da men­sa­je ajeno en su ce­lu­lar. No le per­mi­tía ha­blar con otros chi­cos. Con fre­cuen­cia, lo des­va­lo­ri­za­ba por sus ac­tos o por las ca­rac­te­rís­ti­cas de su per­so­na­li­dad.

Nun­ca ha­bía sen­ti­do al­gu­na pri­va­ción de li­ber­tad. Nun­ca ha­bía te­ni­do una re­la­ción se­ria con otro hom­bre. Pau­la­ti­na­men­te, lo ex­tro­ver­ti­do se es­fu­mó an­te lo in­tro­ver­ti­do por mie­do a de­jar de gus­tar­le; por mie­do a las ame­na­zas re­cu­rren­tes del aban­dono con el cual lo chan­ta­jea­ba.

Po­co a po­co, des­cui­dar su pri­va­ci­dad de­jó lu­gar a la vio­la­ción de su in­te­gri­dad fí­si­ca. Un día, ca­yó el pri­mer gol­pe. Bo­ca abier­ta –li­te­ral­men­te–, no su­po con­tes­tar. Otras violencias ocu­rrie­ron en pú­bli­co. “Fue el al­cohol”, “lo hi­ce eno­jar”, “se­gu­ra­men­te fue mi cul­pa”, “ya se dis­cul­pó, nun­ca vol­ve­rá a pa­sar”: ca­da hu­mi­lla­ción, ca­da ac­to vio­len­to te­nía una

Qex­pli­ca­ción. Siem­pre ha­bía una jus­ti­fi­ca­ción nor­ma­li­za­da por la au­sen­cia de reac­ción de las per­so­nas tes­ti­gos. Nin­guno de los dos asu­mía la exis­ten­cia de una si­tua­ción de vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro.

Una vio­len­cia que no se mi­de no se de­nun­cia y no se ha­bla. To­da­vía muy in­vi­si­bi­li­za­da so­cial­men­te, la vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro se pro­du­ce en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo y es­tá ba­sa­da tam­bién en la do­mi­na­ción sobre la otra per­so­na a tra­vés de la ma­ni­pu­la­ción o de com­por­ta­mien­tos de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, so­cial, fí­si­ca o se­xual; aun­que en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo las ame­na­zas pue­den gi­rar en torno al ou­ting: chan­ta­jear a la per­so­na re­ve­lan­do pú­bli­ca­men­te su orien­ta­ción se­xual.

Es así co­mo, por ejem­plo, las per­so­nas víc­ti­mas de vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro pue­den sen­tir­se en una do­ble vic­ti­mi­za­ción o do­ble­men­te es­tig­ma­ti­za­das: no so­la­men­te por las violencias re­ci­bi­das por par­te de su pa­re­ja, tam­bién por no po­der men­cio­nar­las en ca­so de no que­rer o no ha­ber asu­mi­do pú­bli­ca­men­te su orien­ta­ción se­xual; por el mie­do al re­cha­zo fa­mi­liar o al po­ten­cial com­por­ta­mien­to dis­cri­mi­na­to­rio de al­gu­na au­to­ri­dad. Ade­más, la so­cie­dad tien­de a mi­ni­mi­zar las ex­pre­sio­nes de violencias en­tre dos hom­bres o en­tre dos mu­je­res por la vi­sión pa­triar­cal o ma­chis­ta que to­da­vía pe­sa en nues­tras con­di­cio­nes so­cia­les.

Hoy en día ¿qué pa­sa con las violencias, los sui­ci­dios por violencias o los ho­mi­ci­dios en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo? Si bien se tie­nen que for­ta­le­cer y am­pliar la di­fu­sión y efi­ca­cia de las cam­pa­ñas con­tra las violencias de gé­ne­ro, val­dría la pe­na abor­dar des­de las au­to­ri­da­des, la so­cie­dad ci­vil y me­dios de co­mu­ni­ca­ción la vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro, em­pe­zan­do por re­co­no­cer su exis­ten­cia y abor­dar­la le­gal­men­te.

Al­gu­nas per­so­nas ac­ti­vis­tas LGBTTTI+ pro­po­nen fo­men­tar cam­pa­ñas gu­ber­na­men­ta­les de sen­si­bi­li­za­ción es­pe­cí­fi­cas sobre el te­ma o ins­tau­rar el Día Na­cio­nal con­tra la Vio­len­cia In­tra­gé­ne­ro. Con res­pec­to a la le­gis­la­ción, re­to­man­do la fa­mo­sa fra­se atri­bui­da a Geor­ge Stei­ner “Lo que no se nom­bra no exis­te”, y con ba­se en me­jo­res prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les (Es­pa­ña, por ejem­plo), pro­po­nen in­clu­so agre­gar al có­di­go pe­nal la no­ción de vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro con el fin de iden­ti­fi­car, pre­ve­nir y cas­ti­gar la pro­ble­má­ti­ca.

Por los es­tig­mas, la in­vi­si­bi­li­za­ción y el ries­go de nor­ma­li­za­ción a den­tro de la cé­du­la fa­mi­liar, la vio­len­cia de pa­re­ja de mis­mo se­xo o en­tre per­so­nas he­te­ro­se­xua­les de­be es­tu­diar­se, pre­ve­nir­se des­de la más tem­pra­na edad y for­mar un com­po­nen­te obli­ga­to­rio de los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos pú­bli­cos y pri­va­dos; aún más en nues­tras so­cie­da­des ca­da vez más in­di­vi­dua­lis­tas. Pe­ro pri­me­ro se­ría in­tere­san­te, qui­zá a tra­vés del Co­na­pred y del Inegi, al­gu­na en­cues­ta sobre violencias in­tra­gé­ne­ro, pa­ra em­pe­zar a me­dir y ana­li­zar las ver­tien­tes una si­tua­ción so­cial real.

*Fun­da­dor de Es­pa­cio Pro­gre­sis­ta, A. C. Ase­sor en es­tra­te­gias de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­ci­den­cia so­cial y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.