Ca­sa de re­ti­ro, ca­sa de te­rror

Cambio - - OPINIÓN - POR VA­LE­RIA GAL­VÁN* @va­le­ria_­gal­vanl

Siem­pre pen­sé que una ca­sa de re­ti­ro pa­ra per­so­nas de la ter­ce­ra edad se­ría la me­jor op­ción pa­ra vi­vir los úl­ti­mos años de mi vi­da, en ca­so de que es­ta sea lon­ge­va.

He pen­sa­do va­rias ve­ces en es­to –y po­cos lo re­fle­xio­nan con se­rie­dad–. Mu­chos no que­re­mos te­ner hi­jos, y gran par­te de las per­so­nas que los tie­nen “ase­gu­ran” que se ha­rán car­go de ellos du­ran­te la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da.

Es­to lo pen­sé has­ta ha­ce un par de se­ma­nas cuan­do su­pe de una fuen­te con­fia­ble lo que pa­sa real­men­te en uno de es­tos cen­tros de re­ti­ro pa­ra per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Es­ta ter­ce­ra edad que, aun­que nos gus­ta­ría ne­gar­lo, re­pre­sen­ta un gru­po de in­ca­pa­ci­dad. Alz­hei­mer, ce­gue­ra, in­ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y sor­de­ra son las li­mi­ta­cio­nes a las que se en­fren­tan las per­so­nas ma­yo­res, a quie­nes en mu­chos ca­sos aban­do­nan por­que, se­gún sus fa­mi­lia­res, re­pre­sen­tan una “car­ga”.

Exis­te un lu­gar en los lí­mi­tes del mu­ni­ci­pio de Tlal­ne­pantla y Atizapán en don­de la vi­da dig­na pa­ra las per­so­nas de la ter­ce­ra edad no tie­ne lu­gar.

En los pa­si­llos de es­te lu­gar las em­plea­das chis­mo­rrean sobre la vi­da pri­va­da de los due­ños. “La cu­ña­da y la es­po­sa se apro­ve­chan del se­ñor”, “an­tes era di­fe­ren­te con la ma­má a car­go”, “el due­ño no tie­ne ca­rác­ter”, “co­bran 20 000 pe­sos men­sua­les por ca­da vie­ji­to y no los ali­men­tan bien”.

Lo­li­ta es una an­cia­na que has­ta ha­ce po­co tra­ba­ja­ba; sin em­bar­go, tu­vo un ac­ci­den­te que la de­jó cie­ga, y sus fa­mi­lia­res op­ta­ron por lle­var­la a la ca­sa de re­ti­ro con el fin de que la cui­da­ran. Lo que no sa­ben es que den­tro de ese lu­gar no la ali­men­tan bien y las em­plea­das la ama­rran (ór­de­nes de los res­pon­sa­bles) con el pro­pó­si­to de que no se cai­ga.

Don Ig­na­cio es un hom­bre que pa­de­ce es­cle­ro­sis. Las em­plea­das co­men­tan que tie­ne mal ca­rác­ter por su con­di­ción y no se atre­ven a ha­blar con él. El se­ñor Ramón es el úni­co con una ha­bi­ta­ción VIP. Su “co­le­gia­tu­ra” pa­ga los au­tos y la co­mo­di­dad de las res­pon­sa­bles del cen­tro me­jor que las de otros in­ter­nos. Su ha­bi­ta­ción es más gran­de y tie­ne más “co­mo­di­da­des”.

La lis­ta es lar­ga, pue­den ser 50 o 60 an­cia­nos de los cua­les más del 50 % ha si­do ol­vi­da­do por sus hi­jos o nie­tos. Al­gu­nos de es­tos só­lo han ido a vi­si­tar­los pa­ra que fir­men los do­cu­men­tos que los acre­di­tan co­mo due­ños de to­do lo que “me­re­cen”.

Los ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar son per­so­nas que al­gu­na vez tu­vie­ron una vi­da có­mo­da, pro­pie­da­des y una fa­mi­lia; no obs­tan­te, quie­nes es­tán afue­ra los han de­cla­ra­do in­ca­pa­ces, un es­tor­bo, un bul­to que só­lo me­re­ce ser en­ce­rra­do ba­jo el mal cui­da­do de per­so­nas que de­tes­tan su tra­ba­jo y el he­dor que ema­na de es­te lu­gar.

Des­de ha­ce unos años, to­dos he­mos es­ta­do preo­cu­pa­dos por la dis­ca­pa­ci­dad in­fan­til; nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra do­nar el pró­xi­mo 8 de oc­tu­bre a la cuen­ta 9999. Me pre­gun­to: ¿al­guno de los do­nan­tes ten­drá un fa­mi­liar en un asi­lo? En esos lu­ga­res se vi­ve una in­ca­pa­ci­dad olvidada a vo­lun­tad. Con­ti­nua­rá…

*Bus­ca­do­ra de his­to­rias ur­ba­nas de sus con­tem­po­rá­neos mi­llen­nials. Pon­te aten­to, tu his­to­ria

pue­de ser la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.