No es­tás so­la

El 35 % de las mu­je­res en el mun­do ha su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia por par­te de su pa­re­ja sen­ti­men­tal. De­nun­cias hay muy po­cas, pe­ro sí mu­chas his­to­rias. Cin­co mu­je­res de­ci­die­ron pla­ti­car­nos sus ca­sos, pa­ra la anéc­do­ta o pa­ra la re­fle­xión

Cambio - - PANORAMA - POR JULIÁN VE­RÓN

He es­ta­do en re­la­cio­nes tó­xi­cas, creo que to­dos pa­sa­mos por ese ti­po de si­tua­cio­nes, y de a ra­tos sien­to que son ne­ce­sa­rias pa­ra apren­der e iden­ti­fi­car pa­tro­nes que no ne­ce­si­ta­mos en nues­tra vi­da.

En una de mis re­la­cio­nes más tó­xi­cas ha­bía mu­cho abu­so ver­bal: nos in­sul­tá­ba­mos y se­ña­lá­ba­mos nues­tros de­fec­tos. No era lo ideal, lo sé, pe­ro hay mo­men­tos en los que ni si­quie­ra te das cuen­ta de lo que es­tá su­ce­dien­do; es co­mo si es­tu­vie­ses en pi­lo­to au­to­má­ti­co, y no no­tas que ca­da si­tua­ción de ese es­ti­lo lleva la re­la­ción a un lu­gar mu­cho más tó­xi­co.

Las re­la­cio­nes abu­si­vas (men­ta­les o fí­si­cas) son bas­tan­te co­mu­nes y se han nor­ma­li­za­do, la­men­ta­ble­men­te. Se­gún ci­fras en­tre­ga­das por las Na­cio­nes Uni­das, un 35 % de las mu­je­res en el mun­do ha su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia fí­si­ca o se­xual por par­te de su pa­re­ja sen­ti­men­tal en al­gún mo­men­to de su vi­da. En el mar­co del Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer pla­ti­qué con va­rias mu­je­res que han es­ta­do o es­tán ac­tual­men­te en una re­la­ción de pa­re­ja abu­si­va. Aquí es­tán sus testimonios.

Daniela 28 añosCuan­do es­tás enamo­ra­da blo­queas co­sas o ac­ti­tu­des de tu pa­re­ja sim­ple­men­te por­que la quie­res. Le aguan­tas gri­tos, ma­las caras, in­sul­tos. El pro­ble­ma es cuan­do es­to se trans­for­ma en más vio­len­cia, fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca.Mi pri­mer no­vio sem­bró en mí una in­se­gu­ri­dad bas­tan­te gran­de con res­pec­to a mi cuer­po: me de­cía que es­ta­ba muy fla­ca, que así na­die me iba a que­rer “en un fu­tu­ro” y co­sas por el es­ti­lo. Yo siem­pre he si­do del­ga­da, y qui­zás en ese mo­men­to sí es­ta­ba un po­co más del­ga­da de lo nor­mal, pe­ro lo que co­men­zó en co­men­ta­rios “gra­cio­sos” se con­vir­tió en una pe­lea dia­ria que es­ca­la­ba a to­do lo que odia­ba de mí: mi humor, mi cuer­po, mis pa­dres, mi ro­pa.To­dos mis ami­gos y ami­gas me de­cían que lo ter­mi­na­ra, pe­ro po­cas per­so­nas en­tien­den que cuan­do es­tás enamo­ra­do o quie­res a la per­so­na, es­tos com­por­ta­mien­to son acep­ta­dos has­ta que de­ci­des que no más.Mi lí­mi­te vino en el mo­men­to en que en un arran­que de ra­bia me pe­gó; ahí su­pe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.