Ca­pa­ci­dad es ser di­fe­ren­tes

Les pre­sen­to a un hom­bre que to­dos los días sa­le a ga­nar­se la vi­da pa­ra so­bre­vi­vir; dis­fru­ta lo que ha­ce, apren­de de la gen­te y de las ex­pe­rien­cias; al­guien que ha­ce lo que tie­ne que ha­cer. Tra­ba­ja, ama, se divierte, tie­ne am­bi­cio­nes, sue­ños y preo­cu­pa­cio

Cambio - - TENDENCIAS - POR KATTYA GUTHER

Ja­vo se le­van­ta de una si­lla de rue­das y le sor­pren­de ver a un hom­bre sen­ta­do en esa mis­ma si­lla, su co­ra­zón la­te fuer­te y su res­pi­ra­ción se agi­ta, co­no­ce esa sen­sa­ción, se lla­ma an­sie­dad. –No es bro­ma, el hom­bre que es­tá ahí sen­ta­do no tie­ne pier­nas y soy yo– , se di­ce a sí mis­mo.

A lo le­jos es­cu­cha una voz que lo re­gre­sa de esas ex­pe­rien­cias ex­tra cor­pó­reas que a ve­ces ex­pe­ri­men­ta: “Án­da­le, Ja­vo, ya pá­ra­te y vá­mo­nos.” “¡La si­lla, güey!”, con­tes­ta Ja­vo rien­do. Y es que sí, es cier­to que sus ami­gos ol­vi­da­mos de pron­to que no tie­ne pier­nas, nos ha con­ven­ci­do de que él no es un dis­ca­pa­ci­ta­do; no se la cree. Ja­vier Alonso Medina siem­pre se ha pen­sa­do co­mo un hom­bre con pier­nas, sim­ple­men­te por­que en sus 36 años de vi­da nun­ca las ha ne­ce­si­ta­do; y al re­cor­dar es­to, la an­sie­dad des­apa­re­ce y sa­be que to­do es­ta­rá bien.

Le da más im­por­tan­cia al he­cho de ha­ber na­ci­do ba­jo el signo zo­dia­cal de Acua­rio que el ha­ber na­ci­do con las pier­nas co­mo pe­que­ños mu­ño­nes. Aun­que no lo sa­be a ciencia cier­ta, fo­co­me­lia es el diag­nós­ti­co que me­jor des­cri­be su con­di­ción –una mal­for­ma­ción que con­sis­te en la au­sen­cia de ele­men­tos óseos y mus­cu­la­res–, pe­ro de es­te he­cho lo úni­co que le im­por­ta y agra­de­ce es que su ma­má ha­ya con­sen­ti­do que le cor­ta­ran las pier­nas cuan­do era un be­bé; gra­cias a es­to Ja­vo tie­ne mo­vi­li­dad y no es­tá ata­do a una si­lla de rue­das.

Al lle­gar a al­gún lu­gar, la im­pre­sión es in­me­dia­ta; hay gen­te que lo ob­ser­va con na­tu­ra­li­dad y hay otros que sim­ple­men­te no pue­den de­jar de ver­lo, su­ce­de so­bre to­do con los ni­ños quie­nes, cu­rio­sos, ex­te­rio­ri­zan su sor­pre­sa, a ve­ces sin fil­tro re­fle­jan un mor­bo que lo lle­ga­ba a po­ner muy in­có­mo­do; a pe­sar de eso, Ja­vo nun­ca se es­con­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.