Los de aden­tro

Cambio - - OPINIÓN - POR VA­LE­RIA GAL­VÁN* @va­le­ria_­gal­vanl

xis­te un lu­gar en el lí­mi­te que com­par­ten dos mu­ni­ci­pios del Es­ta­do de Mé­xi­co, un lu­gar que os­ten­ta el tí­tu­lo de ca­sa de re­ti­ro que bien po­dría­mos de­fi­nir co­mo una ca­sa de te­rror.

Son las 11:00 de la ma­ña­na. Un se­ñor del­ga­do de apro­xi­ma­da­men­te 80 años lle­ga con unas flo­res en la mano y la emo­ción de ver a la úni­ca per­so­na que es­tá pen­dien­te de que apa­rez­ca: su es­po­sa.

Al des­pe­dir­se de ella, le di­ce: “Ya pron­to es­ta­re­mos jun­tos aquí, mi vi­da”. Se ale­ja y ella da un gri­to de te­rror en su in­te­rior –“¡No, no ven­gas aquí!”–. No lo ex­pre­sa abier­ta­men­te por­que al mis­mo tiem­po pien­sa que se­rá un ali­vio com­par­tir el do­lor del ol­vi­do con el amor de su vi­da. “Al me­nos nos ten­dre­mos el uno al otro”, di­ce tris­te y se vol­tear a ver có­mo se ale­ja.

¿En al­gún mo­men­to los lle­va­rán al jar­dín pa­ra que to­men el sol? Nos pre­gun­ta­mos quie­nes he­mos si­do tes­ti­gos om­nis­cien­tes de lo que su­ce­de ahí aden­tro. Las em­plea­das, con des­dén, res­pon­den: “No, ¿pa’qué? Lue­go no van a que­rer me­ter­se”.

E¡Hay una cu­ca­ra­cha en los hot ca­kes! Sí, son hot ca­kes pre­pa­ra­dos con agua, no con le­che o su­fi­cien­tes hue­vos.

¡La se­ño­ra Lu­cía tie­ne frío! Y siem­pre lo ten­drá. Nun­ca se le qui­ta, no tie­ne ca­so dar­le al­go pa­ra que se ta­pe; da igual.

Son ama­rra­dos a sus si­llas con el fin de que no se cai­gan e in­cor­dien a las cui­da­do­ras; ellas tie­nen mu­cho tra­ba­jo y po­ca pa­cien­cia. Na­die se tie­ne que preo­cu­par, es­tán pe­ga­dos al asien­to y no dan la­ta.

No só­lo los in­ter­nos la pa­san mal, los in­ten­den­tes no cuen­tan con el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo; no les dan ja­bón o he­rra­mien­tas de lim­pie­za con qué ha­cer un man­te­ni­mien­to digno al lu­gar. La jor­na­da es lar­ga y de­be cum­plir­se con cua­tro ma­nos cuan­do ha­cen fal­ta 10.

Las em­plea­das no tie­nen se­gu­ro o pres­ta­cio­nes de ley; por es­ta ra­zón es po­bre su desem­pe­ño y no les que­da otra op­ción; es el úni­co tra­ba­jo con el que creen con­tar.

Las res­pon­sa­bles del lu­gar es­ca­ti­man en gas­tos pa­ra el bie­nes­tar de la co­mu­ni­dad del asi­lo; uti­li­zan los in­gre­sos con el pro­pó­si­to de dar­le man­te­ni­mien­to a sus ca­mio­ne­tas o pa­ra lle­nar los va­cíos con co­mo­di­da­des que ellas creen ne­ce­sa­rias.

Su­pon­go que se­rán jó­ve­nes siem­pre, o al me­nos eso es lo que ellas pien­san. Su “ne­go­cio” va vien­to en po­pa, un ne­go­cio que ellas no cons­tru­ye­ron y que no les im­por­ta cui­dar.

Exis­te la ley de los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas ma­yo­res, una ley que te­ne­mos un po­qui­to ol­vi­da­da por­que alu­ci­na­mos con nue­vos mer­ca­dos que ne­ce­si­tan pro­tec­ción. Por aho­ra la prio­ri­dad es la ju­ven­tud, la mujer, la in­clu­sión.

La po­ca elo­cuen­cia hu­ma­na no de­ja de sor­pren­der­me. El tiem­po no dis­cri­mi­na, no le da me­jo­res de­re­chos a quie­nes per­te­ne­cen a una mi­no­ría de lu­cha, tam­po­co a los de es­ta­tus pri­vi­le­gia­do. To­dos per­de­re­mos lo mis­mo en la úl­ti­ma fa­se de la vi­da. ¿De qué ha­brá ser­vi­do tan­to plei­to y exi­gen­cia de de­re­chos si lo per­de­re­mos to­do al lle­gar el in­vierno? Los de­re­chos hu­ma­nos de­ben ser pa­ra to­dos. De­nun­cie­mos la vio­la­ción de es­tos, ya que so­lo así ase­gu­ra­re­mos una vi­da dig­na has­ta el fi­nal de nues­tros días.

*Bus­ca­do­ra de his­to­rias ur­ba­nas de sus con­tem­po­rá­neos Pon­te aten­to, tu his­to­ria pue­de ser la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.