Ilu­sio­nis­ta pro­fe­sio­nal

El ci­ne, la li­te­ra­tu­ra y la te­le­vi­sión han pro­vo­ca­do que ca­da vez más gen­te quie­ra apren­der tru­cos de ma­gia y ac­tos de ilu­sio­nis­mo co­mo los pro­fe­sio­na­les. En la Ciu­dad de Mé­xi­co hay una es­cue­la don­de se gra­dúan diez ma­gos por año

Cambio - - CULTURA - POR DAVID GU­TIÉ­RREZ

“Ex­pec­to pa­tro­num”, “Win­gar­dium le­vio­sa” y “Ava­da ke­da­vra” son al­gu­nos de los po­de­ro­sos he­chi­zos que se pue­den apren­der en Hog­warts, el Co­le­gio de Ma­gia y He­chi­ce­ría del uni­ver­so li­te­ra­rio y ci­ne­ma­to­grá­fi­co de la sa­ga de Harry Pot­ter; sin em­bar­go, pa­ra los “mug­gles” (per­so­nas no má­gi­cas) ca­pi­ta­li­nos exis­te una op­ción más in­me­dia­ta pa­ra co­no­cer al­gu­nos tru­cos: la Es­cue­la de Ma­gia e Ilu­sio­nis­mo Izz, úni­ca en la Ciu­dad de Mé­xi­co, que des­de ha­ce sie­te años ha tras­mi­ti­do a más de 300 alum­nos el arte de cau­ti­var a las au­dien­cias.

Di­ri­gi­da por el des­ta­ca­do ma­go Alí, la es­cue­la –ubi­ca­da en la co­lo­nia Me­xi­cal­tzin­go, en la al­cal­día Iztapalapa– con­jun­ta co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, prác­ti­cos y teó­ri­cos pa­ra el desa­rro­llo, ca­pa­ci­ta­ción e ins­truc­ción de ma­gos-ilu­sio­nis­tas pro­fe­sio­na­les.

“La es­cue­la sur­gió ha­ce 7 años, ba­jo la ne­ce­si­dad de en­con­trar un lu­gar don­de los jó­ve­nes pu­die­ran in­ter­cam­biar ideas del ilu­sio­nis­mo. Al prin­ci­pio se pen­só co­mo un ta­ller en el que los chi­cos se acer­ca­ban con el ob­je­ti­vo de com­par­tir sus in­quie­tu­des so­bre la ma­gia”, abun­da el di­rec­tor, Alí Yaf­té, quien cuen­ta con más de dos dé­ca­das de tra­yec­to­ria en el arte de apa­re­cer y des­apa­re­cer co­ne­jos den­tro de la chis­te­ra.

El ma­go re­co­no­ce que anual­men­te se ins­cri­ben a su es­cue­la unas 70 per­so­nas que bus­can co­no­cer los le­gen­da­rios se­cre­tos del ilu­sio­nis­mo, aun­que su nú­me­ro de egre­sa­dos to­da­vía no es lo que ellos de­sea­rían, pues ape­nas su­pe­ran los 10 alum­nos por año, una si­tua­ción que tam­po­co les pa­re­ce tan preo­cu­pan­te pues es un re­fle­jo de lo que su­ce­de en cual­quier otra ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va en nues­tro país.

“Sa­be­mos que se tra­ta de al­go no­ve­do­so y que to­da­vía la de­man­da de es­te ti­po de ins­ti­tu­cio­nes es bas­tan­te li­mi­ta­da, por­que es muy po­ca la gen­te que cree que pue­da exis­tir un lu­gar así pa­ra apren­der ac­tos de ma­gia, ilu­sio­nis­mo y es­ca­pis­mo pa­ra po­der de­di­car­se a es­to de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal”, re­co­no­ce el ma­go Alí, quien agre­ga que con la in­for­ma­ción que ac­tual­men­te exis­te en las re­des so­cia­les, así co­mo por las pro­pias recomendaciones de bo­ca a bo­ca de maes­tros, alum­nos y per­so­nas in­tere­sa­das, la ten­den­cia po­dría in­cre­men­tar­se sus­tan­cial­men­te en los pró­xi­mos años.

La Es­cue­la de Ma­gia e Ilu­sio­nis­mo Izz cuen­ta con un plan de es­tu­dios ex­ten­so, y un te­ma­rio ba­sa­do en ma­te­rias que abar­can to­do un año de ca­rre­ra, “de­pen­dien­do tam­bién del avan­ce de los alum­nos”.

Las ma­te­rias que ahí se im­par­ten van des­de la Car­to­ma­gia (ilu­sio­nis­mo con car­tas de pó­ker), Nu­mis­ma­gia (ilu­sio­nis­mo con mo­ne­das), Men­ta­lis­mo, Hip­no­sis, Au­tohip­no­sis, Teo­ría de dis­trac­ción, His­to­ria de la ma­gia y Ma­gia de sa­lón: aros chi­nos, el pul­gar fal­so, crea­ción y ma­ni­pu­la­ción de “ji­mix” (“son los ob­je­tos tru­ca­dos que re­gu­lar­men­te ven­den en las tien­das de ma­gia, y que un ilu­sio­nis­ta de­be co­no­cer des­de su fun­cio­na­mien­to has­ta su fa­bri­ca­ción”).

En torno a los pre­cios pa­ra es­tu­diar ahí, el di­rec­tor re­ve­la que la men­sua­li­dad en la es­cue­la es de 800 pe­sos, y dan prio­ri­dad a pro­fe­sio­nis­tas y ma­yo­res de 11 años, de­bi­do a la ma­du­rez con la que de­be to­mar­se es­te pro­gra­ma, pen­sa­do pa­ra for­mar ma­gos-ilu­sio­nis­tas pro­fe­sio­na­les con la ca­pa­ci­dad de ofre­cer un show a las pe­que­ñas y me­dia­nas au­dien­cias.

“Mu­chos de nues­tros alum­nos son gen­te pre­pa­ra­da y ma­du­ra. El es­tu­dian­te más pe­que­ño que he­mos te­ni­do, has­ta aho­ra, ha si­do un ni­ño de 9 años, una ex­cep­ción, por­que ha te­ni­do un desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des in­creí­ble; por otra par­te, la per­so­na más lon­ge­va con no­so­tros ha si­do un se­ñor de 89 años, es un mé­di­co re­ti­ra­do al que le en­can­ta­ba ha­cer tru­cos de ma­gia y que, se­gu­ra­men­te, aho­ra tie­ne cau­ti­va­dos a sus nie­tos”.

Res­pec­to al cuer­po de pro­fe­so­res con el que cuen­ta la es­cue­la de ma­gia, en un ini­cio co­men­za­ron só­lo con tres maes­tros, ca­da uno con una es­pe­cia­li­dad; sin em­bar­go, con­for­me ha pa­sa­do el tiem­po la plan­ti­lla se ha in­cre­men­ta­do, y has­ta al­gu­nos de sus me­jo­res alum­nos egre­sa­dos se han su­ma­do co­mo pro­fe­so­res por sus ex­tra­or­di­na­rias ha­bi­li­da­des.

“Ade­más de con­tar con pro­fe­so­res ex­per­tos en ca­da una de las ma­te­rias que im­par­ti­mos, tam­bién rea­li­za­mos ta­lle­res y di­plo­ma­dos de pro­fun­di­za­ción en te­mas de ilu­sio­nis­mo que los alum­nos deseen es­tu­diar más a de­ta­lle, por­que el apo­yo a nues­tros alum­nos en es­ta be­lla pro­fe­sión es lo prin­ci­pal; ese es nues­tro ob­je­ti­vo co­mo es­cue­la de ma­gia”, afir­ma Alí.

Aun­que por el mo­men­to no cuen­tan con una cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial que ava­le los es­tu­dios de los alum­nos, ya tra­ba­jan pa­ra ob­te­ner un re­gis­tro por par­te de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial (STPS), con el fin de po­der ex­pe­dir un do­cu­men­to le­gal con va­lor cu­rri­cu­lar.

De acuer­do con el ma­go, la ins­ti­tu­ción tie­ne más de­man­da du­ran­te las épo­cas de es­treno de pe­lí­cu­las cu­yas his­to­rias es­tán re­la­cio­na­das con la ma­gia y el ilu­sio­nis­mo, co­mo fue el ca­so de las exi­to­sas cin­tas Los ilu­sio­nis­tas (Now you see me, de 2013) y Los ilu­sio­nis­tas 2 (Now you see me 2, de 2016), pro­ta­go­ni­za­das por las es­tre­llas de Holly­wood Mor­gan Free­man, Mark Ruf­fa­lo, Jes­se Ei­sen­berg, Woody Ha­rrel­son y Da­niel Rad­clif­fe.

“Tu­vi­mos un gran des­pe­gue con las ins­crip­cio­nes des­pués de que se es­tre­na­ron esas pe­lí­cu­las. Mien­tras que, con­tra­rio a lo que pu­die­ra pen­sar­se, con las pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter real­men­te no fue tan­to el en­tu­sias­mo, por­que me pa­re­ce que la gen­te lo que bus­ca al acer­car­se a no­so­tros es apren­der a ha­cer ac­tos de ilu­sio­nis­mo, y no sim­ple­men­te tru­cos de ma­gia o he­chi­ce­ría co­mo la apa­ri­ción de bes­tias vo­la­do­ras y esas co­sas que só­lo se ven en el ci­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.